ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 26 de abril de 2012

Los ojos sin rostro




Valoración personal: 7/10.

Ficha técnica:

Título: Los ojos sin rostro

Título original: Les yeux sans visage

Año: 1960

Duración: 88 min.

País: Francia

Director: Georges Franju

Guión: Claude Sautet, Pierre Boileau, Thomas Narcejac (Novela: Jean Redon)

Música: Maurice Jarre

Fotografía: Eugen Schüfftan (B&W)

Reparto: Pierre Brasseur, Alida Valli, Juliette Maynel, Edith Scob, François Guérin, Alexandre Rignault, Béatrice Altariba

Productora: Coproducción Francia-Italia

Género: Terror. Thriller. / Crimen. Nouvelle vague. Asesinos en serie.

¿De qué va?:

El doctor Génessier (Pierre Brasseur) es un médico cirujano que investiga los transplantes de piel entre seres humanos. Por su culpa, su hija, llamada Christiane Génessier (Edith Scob), sufrió un accidente de tráfico que le desfiguró el rostro, siendo condenada a vivir ocultando su cara bajo una máscara blanca. El Dr. Génessier decide llevar a la práctica sus investigaciones, comenzando por hacer que su ayudante, de nombre Louise (Alida Valli), a quien ya operó en el pasado, se dedique a secuestrar a jóvenes parecidas a su sufrida hija. Una vez secuestradas, les arranca la piel de la cara para darle a Christiane un nuevo y bello rostro como el que tenía antes del accidente y así finalizar su investigación y sus crueles experimentos con éxito. El problema es que sus operaciones acaban fallando, lo que le llevará a volver a matar.



Comentario:

Pierre Boileau y Thomas Narcejec son dos escritores conocidos por haber escrito "Celle qui n'était plus", novela que luego sería llevada al cine en 1954 bajo el título de "Las diabólicas", gracias al director H.G. Clouzot. Así mismo, escribieron "D'entre les morts", novela de la que se serviría el director Alfred Hitchcock para dirigir su obra maestra, "De entre los muertos / Vértigo". Este dúo de autores también escribió el guión de "Los ojos sin rostro", film dirigido por Georges Franju, y una de las películas más valoradas de la historia del cine de terror.

Durante su visionado, en más de un momento me acordé del citado film de Clouzot. Sobre todo al principio, con esa escena inicial llena de misterio; un inicio que hace que el espectador sienta curiosidad por saber qué ocurrirá a continuación, lo cual no tardará en descubrir.

Otra película de la que me acordé mucho fue "El Doctor Frankenstein".

Tenemos al doctor Génessier, a quien conocemos durante los primeros minutos de metraje como un tipo borde, serio y arrogante, que se presenta ante los demás como un reconocido doctor que no soporta que la ciencia no haya avanzado a lo largo de los siglos por culpa de la incertidumbre humana. Un comportamiento similar al del doctor Frankenstein. Sobre todo al del Frankenstein que vimos en "La maldición de Frankenstein" y su secuela.

Por otra parte está su hija, una pobre muchacha que por culpa de su padre se llevó la peor parte de un accidente de tráfico y que, por orden de su progenitor, se ve obligada a permanecer encerrada en el interior de una habitación de la inmensa mansión en donde viven. Un personaje que es tratado como un monstruo por sus semejantes, como un ser distinto por el simple hecho de tener el rostro desfigurado. Esto nos hace pensar en personajes fantásticos como la criatura de Frankenstein interpretada por Boris Karloff o el fantasma de la ópera. Si una cosa está clara, es que su forma de ser y su apariencia con la máscara puesta, la cual será comparada con la de un ángel (y con razón), distan mucho de la de un auténtico monstruo.

El auténtico monstruo del film es el padre de Christiane. El auténtico psicópata que mueve los hilos de su ayudante, quien le obedece ciegamente. En ningún momento sabremos a ciencia cierta si sobre él pesa un sentimiento de culpa por lo del accidente o si hace sus experimentos únicamente en pos de la ciencia y de los avances médicos. De un modo u otro, sus actos son monstruosos y abominables. Más si se tiene en cuenta la frialdad con la que actúa y cómo, a ojos de la sociedad, oculta su otra personalidad, la de secuestrador y asesino que cree que hace lo correcto porque piensa que ayudará a miles de personas en el futuro.

Lo que más me sorprendió del film es la naturalidad con la que se nos muestran los hechos. Veremos una escena que para la época debió de ser impactante a más no poder. Incluso hoy en día sorprende, ya que uno no espera encontrarse algo así de sangriento en una película tan antigua. Sí, en efecto, me refiero a la escena en donde se nos muestra explícitamente cómo el doctor y su ayudante le cortan la cara a una de las chicas secuestradas. Así mismo, los secuestros, los asesinatos y todo lo que se nos cuenta es algo que podría suceder perfectamente en la realidad, fuera de la pantalla. Por eso esta película está más cerca de los films que se harían años después sobre psicópatas y asesinos en serie que de los films fantásticos ambientados en épocas pasadas.

La ambientación es fantástica, así como la fotografía, de estética expresionista. En cuanto a la banda sonora, destaca la ausencia de música ambiental, algo que me parece perfecto en un film de terror, ya que ayuda a que la atmósfera sea más perturbadora e inquietante.

Sin embargo, no todo en "Los ojos sin rostro" me pareció una maravilla.

Estoy totalmente de acuerdo en que es un film bello y lleno de matices y de metáforas (tan sólo hay que ver el momento en el que Christiane entra en la sala en donde su padre tiene encerrados a los perros, o el final); pero, en cuanto a las actuaciones, más allá de la actriz principal, el resto del reparto como que no convence.

Hubo un momento que me pareció patético, aquel en el que a una de las actrices le clavan un bisturí en el cuello y apenas lo siente... ¿Quién reaccionaría como reacciona ella, sin inmutarse siquiera? Es una de: "¡Que te han apuñalado en el cuello! ¡Reacciona!" ¡Si hasta se nota que es fingida la forma en que se desploma, justo a continuación del ataque!

Luego el Dr. Génessier me pareció un personaje demasiado soso e inexpresivo, que no da la talla como mad doctor, aunque algunos digan que esta forma de ser le da cierto realismo, alejándole del típico mad doctor que se comporta como un maniaco... Vale que se muestre así de cara a la sociedad, pero que en su propia casa mantenga el mismo semblante haga lo que haga y pase lo que pase...

Además, hubo momentos que se me hicieron muy lentos y pesados, sobre todo hacia el final, como si el director quisiera alargar innecesariamente la cinta hasta alcanzar la hora y media de duración.

De todas formas, es innegable que estamos ante todo un clásico del cine de terror, aunque la forma en la que se desarrollan los hechos y su premisa argumental estén más cerca del género policíaco que del cine de terror de toda la vida. Una peli tranquila, con un ritmo lento, para ver calmadamente. Recomendada queda.

Imágenes:





















4 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Voy a repetir un poco lo que comenté en mi blog sobre esta peli: la manera clínica y fría que tiene Georges Franju de filmar las escenas de las operaciones hace que sea más escalofriante y contrasta con las secuencias/escenas más teatrales. La edición de Criterion es muy buena.

Roy D. Mustang dijo...

Repito lo que he comentado, Raül. No esperaba ver algo así de truculento en una producción de principios de los 60 (a no ser que fuera del señor Lewis, jeje). Me pregunto si de aquella algún espectador vomitó, o algo. Como la gente era tan sensible e inocente...

S. dijo...

Pues a mí las actuaciones teatrales me parecieron parte de la ambientación. Como contraste con la parte más 'realista' que mencionas, de cómo todo es tratado con una seriedad que se distanciaba un poco del tratamiento a veces exagerado del terror. Eso o la miro demasiado con ojos de amor.

Saludos.

El Tipo de la Brocha dijo...

Odio esa clase de máscara. Había una igual en la casa donde pasaba las vacaciones de verano y me daba pavor.