ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

martes, 17 de abril de 2012

La caída de la casa Usher




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: La caída de la casa Usher

Título original: House of Usher

Año: 1960

Duración: 79 min.

País: Estados Unidos

Director: Roger Corman

Guión: Richard Matheson (Historia: Edgar Allan Poe)

Música: Les Baxter

Fotografía: Floyd Crosby

Reparto: Vincent Price, Mark Damon, Myrna Fahey, Harry Ellerbe

Productora: American International Pictures

Género: Terror.

¿De qué va?:

Siglo XIX. El joven Philip Winthrop (Mark Damon) acude a la mansión de los Usher con el objetivo de pedir el matrimonio a Madeline Usher (Myrna Fahey). Tras ser recibido por el criado de la mansión, Philip se topa con el posesivo hermano de su amada, Roderick Usher (Vincent Price), quien se niega en rotundo a que su hermana se marche de la casa de los Usher con Philip. Según Roderick, tanto a él como a su hermana les queda muy poco tiempo de vida. Madeline tampoco se muestra decidida a marcharse, y Philip no entiende nada. Al caer la noche, comienzan a suceder cosas extrañas...



Comentario:

En los años 50, Roger Corman se había dedicado a dirigir películas de ciencia ficción casposas (y encantadoras) con un presupuesto ínfimo, en un tiempo record y, por increíble que parezca, con muy buenos resultados. En 1960, convenció a los mandamases de la American International Pictures para que su próxima producción contara con más dinero y fuera rodada a color en el tiempo en que él tardaba en rodar dos films en blanco y negro. Partiendo de la idea de adaptar un relato de Poe, la AIP cedió y le concedió un presupuesto de unos 270.000 $ de la época. En manos de Corman, esa cantidad podría dar lugar a un producto de serie B que a ojos de los espectadores parecería de serie A. Y, en efecto, así fue. Si a algo estaba acostumbrado este director, era a aprovechar y a explotar al máximo los recursos de los que disponía, como bien demostró en films como "Un cubo de sangre" o "La pequeña tienda de los horrores", de los que ya hablé por aquí. Así que dicho y hecho; en tan sólo quince días, como estaba estipulado en el contrato, Corman terminó la primera de sus Poe-movies.

A lo largo de las décadas, no han sido pocas las adaptaciones cinematográficas del relato de Edgar Allan Poe "The Fall of the House of Usher". De todas ellas, la más recordada es la presente película. Y no me extraña que sea la más recordada, pues es muy, pero que muy buena.

Muchos fans de Poe afirman que esta es la mejor adaptación cinematográfica de un relato del escritor bostoniano. Me gustaría opinar, pero hace mucho que leí el relato. Creo que la diferencia más destacable, si mal no recuerdo, es que en el escrito original la relación de Philipe con los Usher es con Roderick, ya que ambos eran amigos de la infancia. En el film, como ya sabréis, la relación de Philip es con Madeline, quien se nos presenta como su amada. De todas formas, una cosa sí que tengo clara, y es que Corman supo llevar de una forma más que notable la esencia de los textos de Poe a la gran pantalla.

Esta historia con casa encantada y familia maldita de por medio fue guionizada por Richard Matheson, a quien supongo que conoceréis... Suyas son auténticas obras maestras de la literatura fantástica como "Soy leyenda" o "El increíble hombre menguante". De esta forma tenemos un guión coherente, bien planteado, que da importancia a la atmósfera y a los diálogos y que nos narra una historia dividida en dos partes. Al principio, los hechos se suceden lenta y tranquilamente. Es a partir de la segunda mitad de metraje cuando la opresiva y misteriosa atmósfera desemboca en una serie de escenas que siguen siendo sorprendentes en la actualidad; escenas que confluirán en un clímax de los que no se olvidan. De esos con muchas luces y mucho ruido.

Aparte del buen uso de colores cálidos y llamativos, el film tiene dos puntos fuertes. Uno de ellos es la ambientación, la cual es sublime. Escenarios góticos y decadentes, hasta arriba de telarañas, tan deteriorados como el estado actual del linaje de los Usher. Además, la casa en donde se desarrollan los hechos es grande, muy grande. Sin embargo, y dejando de lado el plano general de la fachada que se nos muestra al principio, esto es algo que se nos sugiere, ya que vemos muy pocas habitaciones y tan sólo unos cuantos (de los muchos) pasadizos secretos del lugar.

Si hay algo que ayuda a que la ambientación sea tan buena, eso son los personajes. A las modestas actuaciones de la joven pareja y del criado se le suma una más, el otro punto fuerte del film: la actuación de Vincent Price, quien, aún sin lucir su característico bigote, consigue eclipsar con su presencia a los otros tres actores del reparto. Su actuación como Roderick Usher es asombrosa. Este atormentado personaje, al igual que la apariencia de la casa y sus tétricas inmediaciones, refleja muy bien el estado de decadencia de los Usher. Destacaría el momento en el que fija su mirada en Philip y comienza a hablar pausada y tranquilamente, con ese tono de voz tan característico suyo. Fue un momento en el que me sentí como si el mismísimo Roderick me estuviera hablando a mí, en vez de a Philip. O, dicho de otro modo, como si yo ocupara el lugar de Philip. Su actuación hipnotiza, sumerge al espectador en la trama haciendo que se olvide de todo lo que hay a su alrededor. Pocas veces he visto a Vincent Price desempeñar un papel con tal magnetismo.

Hay una escena que me llamó bastante la atención. Una escena onírica, incluso diría que psicodélica. Me estoy refiriendo a la escena en la que contemplamos un sueño de Philip. Impresionante. Me cuesta mucho escribir lo que me transmite cada vez que la veo, ya que a cada nuevo visionado me transmite algo nuevo; pero el final en un velatorio, en el que vemos a los desgraciados antepasados de los Usher y a Roderick sonriente, me pareció tan inquietante como impactante. Una escena pesadillesca ante la que me quito el sombrero. Y es que, si algo me encanta de esta película, es esa capacidad que tiene de hacer que el espectador se ponga en el lugar de Philip. Uno puede sentir perfectamente lo que siente el protagonista cuando avanza a través de las lúgubres estancias de la casa.

En fin, juzgándolas únicamente como películas, y no como adaptaciones, "La caída de la casa Usher" y las siete siguientes películas que componen el ciclo Poe-Corman me parecen una auténtica maravilla. Una serie de terrores góticos que nada tienen que envidiar a las otras producciones del mismo estilo que por aquel entonces hacía la Hammer al otro lado del océano. Si no os habéis visto ninguna, bien podríais empezar por esta joya del cine de terror.

Imágenes:




















2 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Estoy bastante de acuerdo con todo lo que dices. Y o también creo que es la mejor adaptación que se ha hecho del relato, aunque se toma muchas libertades y se elimina todo el aspecto incestuoso entre Roderick y su hermana. (Ya lo comenté en mi blog, pero Mark Damon se convirtió más adelante en productor y fue gracias a él que se produjo The Arena, una producción Corman protagonizada por Pam Grier).

La ambientación, como señalas, es uno de sus puntos fuertes, estoy de acuerdo. Corman también debería estarlo porque luego se pueden ver estos decorados en el resto de películas del ciclo! (Incluso en El terror que dirigieron Corman, Jack Nicholson y un montón de gente más).

De todo el ciclo, mis favoritas son esta, El pozo y el péndulo y El palacio de los espíritus (que se aprovechó comercialmente del nombre de Edgar Allan Poe pero de hecho es una adaptación de El caso de Charles Dexter Ward de H. P. Lovecraft, simplemente se incluyó una cita del poema de Poe El palacio encantado para justificarlo. No fue la única vez que lo hizo). Las puedes encontrar en post que le dediqué al maestro Vincent Price:

http://elcinefagodelalagunanegra.blogspot.com.es/2011/05/eterno-vincent-price.html

Roy D. Mustang dijo...

Veo que nuestras favoritas son las mismas. Una vez más, veo que tenemos gustos similares. Mola.

Muy buena tu entrada sobre el gran Vincent Price.