ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

viernes, 20 de abril de 2012

Historias de terror




Valoración personal: 8/10.

Ficha técnica:

Título: Historias de terror

Título original: Tales of Terror

Año: 1962

Duración: 80 min.

País: Estados Unidos

Director: Roger Corman

Guión: Richard Matheson (Historias: Edgar Allan Poe)

Música: Les Baxter

Fotografía: Floyd Crosby

Reparto: Vincent Price, Peter Lorre, Basil Rathbone, Maggie Pierce, Leona Gage, Joyce Jameson, Debra Paget, David Frankham, Lennie Weinrib, Wally Campo, Alan DeWitt, John Hackett, Edmund Cobb, Scott Brown

Productora: American International Pictures

Género: Terror. / Película de episodios.


¿De qué va?:

En la primera historia, un hombre recibe la visita de su hija, con quien había perdido el contacto hace muchos años. En la segunda, un borracho que odia a un gato negro abusa de su mujer y desafía a un reconocido catador de vinos. Por último, la tercera historia trata sobre un anciano que se somete a las sesiones de hipnotismo de un despreciable hipnotizador interesado en la mujer de su cliente.




Comentario:

En 1962, pocos meses después del estreno de "La obsesión", y tras la movida con la American International Pictures y otra productora, se estrenó la cuarta entrega de películas basadas en relatos de Edgar Allan Poe dirigidas por Roger Corman. De nuevo, Corman contó con la colaboración de Richard Matheson en los guiones. Así mismo, volvía Vincent Price desempeñando no uno, sino tres papeles estrella. Y es que esta película es, como ya sabréis, una de esas películas de episodios, dividida en tres partes; tres historias que antes de comenzar tienen una pequeña introducción en la que aparte de ver el color rojo de la sangre sobre un fondo negro, la voz en off de Vincent Price nos prepara ante lo que vamos a ver. O sea, ante el terror absoluto; aunque luego no sea para tanto.

Uno puede pensar que al ser tres historias de no más de media hora cada una, éstas son fieles al relato corto en el que se basan; pero no, Corman y Matheson continuaron adaptando los escritos de Poe libremente, de tal forma que mezclaban conceptos de distintos relatos del escritor bostoniano y también de los films que ya habían realizado.

Será mejor que hable de cada historia por separado. Una por una. Vayamos por partes, pues.

Muchos están de acuerdo en que la primera de las tres historias que presenciamos es la mejor de todas. No opino lo mismo. Objetivamente hablando, es innegable que es la que más calidad tiene; pero a mí, personalmente, me entretuvo menos que las demás. Lo cual no me importó en absoluto, ya que me la tomé como una introducción perfecta que, además, dura poco tiempo (menos que las otras dos). Esta historia, basada en el relato de Poe titulado "Morella", tan sólo cuenta con dos personajes, Vincent Price en el papel del depresivo Locke y la actriz Maggie Pierce como la sufrida hija de éste. Si por algo destaca esta historia, más que por su premisa argumental, es por la cuidada ambientación. Sin duda, me quito el sombrero ante la atmósfera que Corman consigue recrear en los interiores del caserón en el que se desarrollan los hechos; esa atmósfera tan propia del terror gótico.

La segunda historia, basada en el famoso relato de Poe "El gato negro", es mi favorita. Dicha historia supuso el retorno al género de un gran actor de los años 30 y 40 del cine de terror: Peter Lorre, protagonista de clásicos indiscutibles como "M, el vampiro de Düsseldorf", y también de cintas bastante curiosas e interesantes como "Las manos de Orlac" o "La bestia con cinco dedos". Peter Lorre encarna al señor Montresor, un desperdicio humano que se pasa todos los días borracho abusando de su esposa. Un día se presenta totalmente ebrio en una cata de vinos, en donde desafía a un gran catador llamado Fortunato Luchresi. O lo que es lo mismo, se produce un duelo interpretativo entre Peter Lorre y Vincent Price. Tras esto, Luchresi acabará acompañando a Montresor a su hogar, en donde conocerá a la esposa del borracho al que acompaña, de quien se enamorará prácticamente a primera vista...

Si esta historia es mi favorita es por lo graciosa que me pareció. Los que me conozcan ya sabrán que yo soy de esas personas que se ríen ante algo muy simple, y el humor de este corto es eso, un humor simple, basado prácticamente en ver cómo Peter Lorre deambula borracho perdido por las calles y se tira eructos rodeado de gente educada y refinada. También me pareció muy graciosa la actuación de Vincent Price, prueba más que suficiente de que es un actor que no sólo sabe transmitir al espectador tristeza, desesperación y miedo, sino también humor. Cómo me reí cuando éste se dispone a beber vino... Con esos curiosos ejercicios de precalentamiento que hace; ejercicios que a Montresor no le hacen ninguna falta.

Esta historia no sólo me parece la mejor de las tres por la gracia que me hizo, sino también por cómo se nos plantea. Se titula "El gato negro", pero el gato parece no tener importancia alguna... O, al menos, eso es lo que parece en un principio. Sin ánimo de desvelaros el final, sólo os diré que el gato sí que es importante. Por algo se titula así, ¿no creéis? En fin, otra cosa por la que me encantó es por esas escenas tan surrealistas que se nos presentan. No son tan psicodélicas como las que vimos en anteriores producciones de Corman. Verlas es como ver una película en un estado de embriaguez. Nada parece tener sentido. Sobre todo el momento en el que dos personajes comienzan a jugar con una cabeza cortada; un momento tan delirante como cómico (os repito que soy de humor fácil y simplón).

En la tercera y última historia Vincent Price da vida al Sr. Valdemar, personaje cuyo apellido forma parte del título del fragmento y del relato de Poe en el que se basa, "La herencia de Valdemar". Al igual que en la segunda historia, tenemos de vuelta a otra gran leyenda del cine de terror de los años 30 y 40: Basil Rathbone, quien, al igual que Peter Lorre, se encontraba al final de su carrera cinematográfica (desgraciadamente, a ambos no les quedaban muchos años de vida). Rathbone nos ofrece una espléndida actuación interpretando al hipnotizador Carmichael, un villano al que no es muy difícil odiar.

Por supuesto, en "Historias de terror" no faltan los elementos propios de la literatura de Poe y de las adaptaciones de Corman: personajes atormentados, cosas que no son lo que parecen, entierros en vida, escenas oníricas, historias de amor con sentimientos negativos de por medio, etc...

En fin, junto con "La obsesión", esta es la entrega más peculiar de la saga Poe-Corman. Sobre todo por su estructura, dividida en tres partes, que ya la hace ser distinta a las demás.

Una película entretenida, cuyo visionado se hace bastante ameno y que cuenta en su reparto con tres leyendas del cine de terror como son Vincent Price, Peter Lorre y Basil Rathbone.

Imágenes:

























2 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Los dos primeros me gustaron bastante, no así el tercero. El caso del señor Valdemar no es que haya tenido mucha fortuna en el cine, la adaptación que hizo George Romero en Two Evil Eyes no era tampoco muy buena (aunque aquí se compensaba por la soberbia adaptación de El gato negro que hizo Dario Argento).

Roy D. Mustang dijo...

A mí me gustó bastante. La escena final me pareció estremecedora, la verdad. Pero bueno, en realidad todas me gustaron. Unas más que otras (dos más que una).