ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

sábado, 14 de abril de 2012

Los hijos de los malditos




Valoración personal: 7/10.

Ficha técnica:

Título: Los hijos de los malditos

Título original: Children of the Damned

Año: 1963

Duración: 90 min.

País: Reino Unido

Director: Anton Leader

Guión: John Briley (Novela: John Wyndham)

Música: Ron Goodwin

Fotografía: Davis Boulton (B&W)

Reparto: Ian Hendry, Alan Badel, Barbara Ferris, Alfred Burke, Sheila Allen, Ralph Michael, Patrick Wymark, Martin Miller, Harold Goldblatt, Patrick White, Bessie Love, Clive Powell, Yoke-Moon Lee, Roberta Rex, Gerald Delsol, Mahdu Mathen, Frank Summerscale

Productora: Metro-Goldwyn-Mayer British Studios

Género: Terror. Ciencia ficción.

¿De qué va?:

El Dr. David Neville (Alan Badel) y el experto en psicología Tom Llewellyn (Ian Hendry) se hallan realizando tests de inteligencia a unos niños para un proyecto de la UNESCO. Este experimento les llevará a descubrir a seis niños superdotados que acuden a Inglaterra desde distintas partes del mundo. Pronto se dan cuenta de que las capacidades de los infantes van más allá de lo normal, ya que poseen unos extraños poderes psíquicos muy desarrollados. Además, el misterio aumenta cuando descubren que ninguno de ellos tiene padres ya que, por increíble que parezca, fueron concebidos sin que la madre tuviera ningún tipo de relación. Los gobiernos no tardan en fijarse en ellos como si fueran armas con las que alcanzar sus fines. Los niños, sintiéndose amenazados, se atrincheran en una iglesia abandonada.



Comentario:

Tras ver "Los hijos de los malditos", una cosa me quedó clara, y es que, antiguamente, no todas las secuelas se hacían con el único fin de mostrar más de lo mismo y hacer más dinero. Esta segunda parte de "El pueblo de los malditos", estrenada tres años después del film de Wolf Rilla, y dirigida por Anton Leader, es un buen ejemplo de ello.

Muchos consideran a "Los hijos de los malditos" inferior a la primera parte. E inferior es, pero yo la consideraría más bien distinta. Esta pseudo-secuela, llamémosla así, se puede ver perfectamente sin haber visto la anterior película, ya que no es que tenga mucha coherencia con su antecesora. Buena prueba de ello es que los gobiernos reaccionan ante los niños que aquí se nos presentan como si el suceso de Midwich que se nos relataba en el film anterior nunca hubiera acontecido. Eso sin olvidar la apariencia de los niños, completamente distinta a los de "El pueblo de los malditos". Mientras que en el film de Rilla todos eran albinos y de ojos claros (lo que algunos interpretaron como una parábola al nazismo), aquí se reune un elenco infantil intercultural. Tenemos a un niño de cada parte del mundo; Inglaterra, Nigeria, China, India, etc... Hasta llegar al total de seis niños prodigios de naturaleza inusitada.

Una cosa por la que me gustaba mucho la primera película es porque en ningún momento se nos explicaba el verdadero origen de los niños. No sabíamos si eran extraterrestres, si eran demonios, si eran seres de otra dimensión, etc... Lo único que sabíamos es que habían sido concebidos por unas mujeres en edad fértil que les tuvieron al mismo tiempo sin explicación alguna. En "Los hijos de los malditos" se nos dice, tras analizar la sangre de uno de ellos, que son seres humanos evolucionados. Una especie de mutantes con un millón de años de evolución por encima de nosotros (cosa que no me explico, ¿todos mutantes, con las mismas características, nacidos al mismo tiempo y en distintas partes del mundo? Qué casualidad).

Esta pseudo-secuela no se queda atrás en cuanto a segundas lecturas, dejando bien claro su mensaje antibelicista en plena Guerra Fría. También hay cierto mensaje sobre el estado actual (el de por aquel entonces) de la religión; tan sólo hay que ver el estado de la iglesia en la que se refugian los niños para comprobarlo.

Mientras que en la primera parte los niños albinos eran malvados y tenían el objetivo de infiltrarse en la sociedad y dominar el mundo, en la presente película no es difícil darse cuenta de que los niños tan sólo atacan si los adultos les hacen algo o si se sienten amenazados por ellos. De esta forma, el ejército y los altos cargos del gobierno son vistos como los auténticos malos de la historia, ya que quieren hacerse con los niños cuanto antes y como sea para tener más poder sobre el resto de los países. Y piensan que si no pueden hacerse con ellos, lo mejor es destruirles antes de que caigan en manos de otras potencias.

Así mismo, tampoco sabemos cuál es el verdadero objetivo de los niños, qué pretenden, etc... Y es que, mientras los chiquillos de Midwich hablaban por los codos y hasta desvelaban sus planes, estos apenas abren la boca. Tan sólo sabemos que no quieren formar parte de ningún gobierno dirigido por seres inferiores a ellos. En un momento dado les preguntarán: "¿por qué estáis aquí?" A lo que ellos responderán: "por lo mismo que vosotros". Una respuesta tan ambigua como llena de matices.

Al mensaje antibelicista y en pos de un mundo intercultural unido se le suma un mensaje que aboga por la lucha contra la intolerancia, que nos invita a comprender y aceptar lo que es distinto, más si ese algo que es diferente nos trae, con el cambio, algo bueno. Los gobiernos podrían usar a los niños en beneficio de la humanidad. Pero, de primeras, piensan en los peligros que entrañan estas pequeñas y extrañas criaturas a las que no comprenden. Y los niños, gracias a sus poderes psíquicos, saben lo que los adultos piensan de ellos. Son conscientes del miedo y de la desconfianza que provocan sólo por ser distintos y, dicho sea de paso, superiores. Y eso no les gusta. Nada.

En fin, una segunda parte que recomiendo a todo aquel al que le gustó la primera. Cierto es que en algunos momento se hace algo lenta y pesada, y que podía haber durado menos... También estoy de acuerdo en que estos niños, sobre todo estéticamente, no son tan carismáticos como los de la primera parte. Además, el film no es que sea muy terrorífico. De hecho, más que una película de terror o de ciencia ficción parece únicamente una película de fantasía con un claro mensaje pacifista incluido. Pero, en definitiva, podríamos considerar a "Los hijos de los malditos" como una digna pseudo-secuela que está bastante bien.

Imágenes:












3 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Aquí el mensaje político sí que era intencionado, de acuerdo con lo que explica el guionista en el audiocomentario de la edición en DVD. Este guionista, John Briley, también escribió una peli que me encanta no muy conocida que comenté hace un tiempo en mi blog: Alarma - Catástrofe (The Medusa Touch), un flipante pre-Carrie.

Estoy de acuerdo con lo que dices de Los hijos de los malditos, no es tan buena como la primera pero está bastante bien por sus propios méritos.

Roy D. Mustang dijo...

¡Me apunto el título!

Maldad dijo...

Yo la tengo en VHS :D