ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

martes, 24 de abril de 2012

La tumba de Ligeia




Valoración personal: 6/10.

Ficha técnica:

Título: La tumba de Ligeia

Título original: The Tomb of Ligeia

Año: 1964

Duración: 81 min.

País: Reino Unido

Director: Roger Corman

Guión: Robert Towne (Historia: Edgar Allan Poe)

Música: Kenneth V. Jones

Fotografía: Arthur Grant

Reparto: Vincent Price, Elizabeth Shepherd, John Westbrook, Derek Francis, Oliver Johnston, Richard Vernon, Frank Thornton, Ronald Adam, Denis Gilmore

Productora: Alta Vista Productions / American International Pictures

Género: Terror. Thriller.

¿De qué va?:

Verden Fell (Vincent Price) es un hombre que no ha podido sobreponerse tras la muerte de su esposa, llamada Ligeia, quien, a pesar de no ser católica, fue enterrada en una abadía. Sus últimas palabras, las cuales fueron que ni la muerte la iba a separar de su marido, han hecho que Verden no pueda seguir su vida con normalidad. Ni siquiera después de casarse con otra mujer, llamada Rowena (Elizabeth Sheperd), a quien conoció en la abadía y con la que se casó debido al gran parecido que ésta guardaba con su difunta esposa. Los problemas en su vida de casados no tardan en llegar ya que, por las noches, un espíritu parece atormentar a Rowena. Un espíritu que quizás tenga mucho que ver con Ligeia...




Comentario:

Con esta película el ciclo de Poe-movies dirigidas por Roger Corman alcanzaba su fin. Para muchos, "La tumba de Ligeia" supone un broche de oro a una de las mejores sagas de terror de todos los tiempos.

En esta ocasión, el libreto fue escrito por Robert Towne, un gran guionista. Suyos son los guiones de maravillas como "Bonnie and Clyde" (1967, Arthur Penn) o "Chinatown" (1974, Roman Polanski). Towne ya había colaborado con Corman en 1960, en el film de bajo presupuesto "Last Woman on Earth". Sirviéndose de la historia corta "Ligeia" de Edgar Allan Poe, Towne construye el guión añadiendo elementos de otras historias de la obra del escritor de Boston, como "Morella" y "El gato negro".

Quien no podía faltar en el cierre del ciclo era Vincent Price ejerciendo, una vez más, de protagonista. Vincent ya nos había deleitado con numerosas y variadas actuaciones en los distintos films que conformaban el ciclo; actuaciones como la de un mago bastante simpático en "El cuervo", la de un señor gentil y caballeroso con doble personalidad en "El palacio de los espíritus", la de un tipo al borde de la locura en "El péndulo de la muerte"... Incluso encarnó directamente al mal en "La máscara de la muerte roja". Aquí vuelve a adoptar el rol de sufrido viudo, a quien la muerte de su consorte le hace vivir atormentado, como al borde de la locura. Que en una historia de Poe saliera un personaje con ese problema no era nada extraño, sino más bien lo contrario. Su personaje de Verden Fell también resulta atractivo visualmente. Con su sombrero de copa y con su gabardina, ambas prendas de vestir tan oscuras como los cristales de sus gafas, el diseño de este personaje es bastante llamativo.

Decía en anteriores entradas que "La obsesión" era la entrega más floja del ciclo, pero un reciente visionado de "La tumba de Ligeia" ha hecho que la considere la más floja, aún más que "La obsesión". El problema de ambas es que, a veces, uno tiene la sensación de que Corman no renueva conceptos. Dicho de otro modo, si uno se ha visto con anterioridad otras películas del ciclo, en ocasiones se tiene la sensación de que ya ha visto lo que está viendo en pantalla. Además, el film es muy predecible en su recta final.

Aún así, en "La tumba de Ligeia" se nota cierto esfuerzo por parte de Corman por hacer la historia más compleja, plagándola de simbolismos. Pero, a diferencia de los simbolismos que había en "La máscara de la muerte roja", quizás aquí el director se excedió bastante, ganándose, en parte, que muchos le tacharan de pretencioso tras el estreno de este film.

La historia es demasiado densa y está narrada de una forma lenta y un tanto "literaria", por así decirlo, algo que quizás disguste a más de uno. Uno tiene la sensación de que los hechos se suceden de una forma un tanto incoherente, lo cual llega a crispar al espectador.

Robert Towne adaptó el relato de una forma bastante curiosa, haciendo que los diálogos de los personajes sonaran un tanto "pedantes". Incluso les oiremos pronunciar fragmentos del original literario, lo cual en el escrito de Poe, al leerlo, sonaba más o menos bien, pero escuchar a un personaje hablar de una forma tan literaria en una película... como que choca. Aunque, bueno, teniendo en cuenta cómo es el protagonista de esta historia y los que le rodean, así como la decadente atmósfera que se respira, tampoco se tiene la sensación de que esos diálogos y esa forma de hablar tan cargada de poesía sobren. Resultan raros, sí; pero no fuera de lugar.

De todas formas, lo que hace grande a este film, aparte de la presencia de Vincent Price, es la ambientación. La cinta fue rodada en exteriores, algo raro en Corman. Por supuesto, y como de costumbre, también tenemos los escenarios que simulan interiores, en concreto el ruinoso lugar en el que reside Verden; un lugar oscuro, sombrío en comparación con los claros e iluminados campos que lo rodean. Además, el cuarto en el que Verden se pasa encerrado prácticamente todo el día está lleno de figuras de cera de antiguos dioses de la antigüedad, sobre todo egipcios. Esos adornos y demás referencias a religiones de la antigüedad, en relación a la presencia del gato, hacen que la película gane en matices y en diferentes lecturas; lecturas que uno apreciará mejor en un segundo (y necesario) visionado.

En mi opinión, "La tumba de Ligeia" podría haber sido mejor. Mucho mejor. Y es que las anteriores Poe-movies dejaron el listón muy alto. Pero, aún así, con sus más y sus menos, y a pesar de que la considere la entrega más floja, es un buen final para el ciclo. No un broche de oro, como dicen algunos; tan sólo un buen final que no desprestigia a las anteriores.

Definitivamente, tras las adaptaciones cinematográficas de la obra de Poe, Corman dejó de ser un director asociado únicamente a producciones casposas de ciencia ficción (aunque muchos continúan, erróneamente, estableciendo dicha relación). Y en cuanto a Vincent Price... Vincent Price se había convertido en LEYENDA.

Imágenes:





















2 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Creo que, enlazando con lo que dices en el comentario, esta película la hizo Corman con el piloto automático puesto.

Roy D. Mustang dijo...

EXACTO.