ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 23 de abril de 2012

La máscara de la muerte roja




Valoración personal: 9/10.

Ficha técnica:

Título: La máscara de la muerte roja

Título original: The Masque of the Red Death

Año: 1964

Duración: 89 min.

País: Reino Unido

Director: Roger Corman

Guión: Charles Beaumont & R. Wright Campbell (Historias: Edgar Allan Poe)

Música: David Lee

Fotografía: Nicolas Roeg

Reparto: Vincent Price, Hazel Court, Jane Asher, David Weston, Nigel Green, Patrick Magee, Paul Whitsun-Jones, Robert Brown, Julian Burton, David Davies, Skip Martin, Gaye Brown, Verina Greenlaw, Doreen Dawn, Brian Hewlett, Sarah Brackett

Productora: Alta Vista Productions / American International Pictures

Género: Terror. / Edad Media.

¿De qué va?:

Estamos en el siglo XII, en una región de Italia en la que una enfermedad similar a la peste negra, conocida como la muerte roja, se extiende afectando a ricos y pobres por igual. Tras arrasar una pequeña y pacífica aldea, el príncipe Prospero (Vincent Price), vil gobernante de las tierras en donde se desarrolla la historia, decide evitar la pandemia encerrándose en su castillo junto a un buen número de nobles y junto a una campesina, llamada Francesca (Jane Asher), a quien secuestra con la intención de pervertir sus creencias religiosas. Para que nadie se preocupe pensando en la muerte roja, Prospero les comunica a sus invitados que va a organizar un baile de máscaras, con juegos depravados incluidos.



Comentario:

A principios de los años 60, tras el éxito de "La caída de la casa Usher", Roger Corman tenía la intención de realizar una segunda adaptación de un relato de Edgar Allan Poe. El elegido fue "La máscara de la muerte roja". Sin embargo, las similitudes entre el personaje de "La máscara de la muerte roja" y el personaje de "El séptimo sello" (1957, Ingmar Bergman) hicieron que se echara atrás en el proyecto, ya que tenía miedo a ser acusado de plagio. Así que, finalmente, su segunda Poe-movie fue, como todos sabrán, "El péndulo de la muerte". Posteriormente, continuó realizando de manera incansable más adaptaciones de la obra de Poe. Fue en 1964 cuando por fin pudo dirigir "La máscara de la muerte roja", film basado en el relato del mismo nombre y en otro del mismo autor, "Hop-Frog o los ocho orangutanes encadenados". Muchos consideran a ésta, la penúltima Poe-movie, su producción más ambiciosa, tanto por lo que vemos como por lo que se nos cuenta.

La compañía que producía el ciclo Poe-Corman, la American International Pictures, se trasladó a Inglaterra, ya que filmar en Europa era mucho más barato que hacerlo en Estados Unidos. Eso explica, en parte, el aumento de la calidad en la puesta en escena, en el vestuario y en los escenarios. De todas formas, Corman recicló los escenarios de una producción inglesa anterior a su proyecto; los escenarios de la película "Becket" (1964, Peter Glenville). Todo con tal de no gastarse más de lo necesario, como dictaba la norma en sus producciones.

Los escenarios son asombrosos. Desde el bosque que rodea al castillo, lleno de árboles secos envueltos en una espesa niebla que parece no tener fin, hasta los interiores del castillo, con esas estancias decoradas con elementos procedentes de distintos estilos artísticos y de distintas partes del mundo. Además, la colorida fotografía hace que los escenarios ganen aún más, si cabe, en riqueza visual.

El reparto está surtido de un buen número de actores de esas tierras. Tenemos de vuelta a la actriz Hazel Court, quien ya había hecho de villana en "El cuervo" y que aquí repite en un papel similar, el de la celosa consorte de Prospero, Juliana; a una joven Jane Asher, quien por aquel entonces era la novia del Beatle Paul McCartney, dando vida a la inocente Francesca; y, también, a Patrick Magee, a quien quizás muchos recordarán por su papel en "La naranja mecánica" (1971, Stanley Kubrick), ya que era el viejecillo que acababa en silla de ruedas tras un ataque de Alex y su séquito. En esta película, el personaje al que encarna, de nombre Alfredo, tampoco es que salga muy bien parado.

Pero como pasaba en anteriores films de Corman, la auténtica estrella de la función es Vincent Price, interpretando en esta ocasión al despreciable príncipe Prospero, un tirano vil y despiadado que oprime a su pueblo tan sólo para divertirse. Vincent, como de costumbre, dota a su personaje de un magnetismo sin igual. Y eso que aquí es malo a más no poder; pero, al fin y al cabo, es el protagonista absoluto en esta historia en donde se nos muestra la peor cara del ser humano.

La historia principal, protagonizada por Prospero, está complementada por una serie de subtramas. De entre ellas, destacaría la del enano (todo un antecedente de Tyrion Lannister) y aquella otra protagonizada por la esposa del malvado opresor, Juliana.

El film cuenta con numerosos simbolismos. Es en esos simbolismos y en sus diferentes lecturas en donde radica la ambición por parte de Corman de dar un paso más allá respecto a sus anteriores producciones. Tan sólo hay que ver la escena en la que Francesa avanza a lo largo de las coloridas habitaciones del castillo, o aquella otra en la que Juliana, presa de los celos, le vende su alma al demonio y sufre una serie de "placenteras" alucinaciones.

Así mismo, se nos presentan numerosas reflexiones; reflexiones sobre la naturaleza del ser humano, el bien y el mal, los pecados como la lujuria de Juliana y la soberbia de Alfredo, el miedo hacia la muerte y las creencias religiosas. De entre todas estas reflexiones que he enumerado, la última me parece la más interesante. Francesca es católica. Prospero no; él es satánico. Por eso, el malvado príncipe intentará hacer que la joven crea en Satanás. Por medio de razonamientos que suenan bastante lógicos, intentará convencerla de que el auténtico dios es el suyo, el demonio. Es realmente inquietante la forma en la que la inocente Francesca es corrompida poco a poco por su secuestrador.

En fin, "La máscara de la muerte roja" es una de las Poe-movies más atípicas de Corman. Y también una de las más recomendadas. Distanciándose un poco del terror gótico en lo estético y de los temas recurrentes de las anteriores, Corman nos ofrece su adaptación más ambiciosa de la obra del escritor de Boston.

Muchos la consideran la mejor del ciclo. Yo no. Prefiero las que tienen una ambientación mucho más propia del terror gótico y las que están protagonizadas por un Vincent Price menos malvado y odioso. Pero no negaré que es la más perturbadora de todas. A día de hoy, muchas escenas siguen impactando de igual forma que lo hicieron en su día. Incluso algunas secuencias consiguen transmitir miedo. Y es que, como suelo decir, no hay nada más terrorífico que el ver hasta donde llega la maldad de nuestros semejantes. Y, peor aún, ver como estos aceptan dicha maldad como algo natural.

Imágenes:
























7 comentarios:

Raül Calvo dijo...

¿No te referirás al séptimo sello de Bergman en lugar del séptimo cielo?

Coincido contigo en que uno de los puntos más interesantes de la película es la relación, si se puede llamar así, de Francesca y Próspero. Así como toda la ambientación está muy lograda.

Me pregunto si Pasolini vio esta película antes de rodar Salò.

Roy D. Mustang dijo...

Raül, gracias por la corrección. No sé en qué estaría pensando cuando escribí eso XD. Ahora mismo lo corrijo y aquí no ha pasado nada, jeje.

La verdad es que lo de la "relación" entre esos dos personajes es el tema que más me impactó. Sobre todo lo que hace Francesca al final. No me lo esperaba (no diré el qué por si algún incauto anda leyendo los comentarios).

Dios mío, Salò. Yo también la recordé cuando veía la presente película. Salò es la película más perturbadora que he visto en mi vida. Aún dudo si incluirla o no en mi ciclo de cine de terror llegado el momento, porque aunque no sea una peli de terror, me pareció terrible a más no poder. Pocas películas me han transmitido tal horror (y asco).

Raül Calvo dijo...

Tal vez puedes poner Salò en una serie sobre el horror de la naturaleza humana (con otras pelis como Donkey Punch o Apocalypse Now).

S. dijo...

"La máscara de la muerte roja" debe ser mi cuento favorito de Poe, elección no particularmente sencilla dado que en general es un autor que me gusta mucho. Y tu reseña me ha hecho querer ver esta película YA.

En otras cosas, me sumo al comentario de que "Saló" es una maravilla y bien puede clasificarse como horror.

Saludos.

Ciudadano Postmoderno dijo...

La verdad, es que el Séptimo Sello, es el séptimo cielo, qué pedazo de película más buena :D

Me he quedado con ganas de ver La máscara de la muerte roja. De pequeño, no hacía otra cosa sino que leer a Poe, entre otros, y éste, creo que fue sin duda alguna uno de mis relatos favoritos.

Roy D. Mustang dijo...

Pues mírala, mírala, seguro que te encantará. Para muchos es la mejor del ciclo. Yo es que prefiero "La caída de la casa Usher", "El péndulo de la muerte" y "El palacio de los espíritus". Y, bueno, "El cuervo" para echarse unas risas no está nada mal.

Waldemar Daninsky dijo...

Algunos relatos de Poe son tan breves que hay que añadirles mucho para convertirlos en películas, la cuestión es que lo añadido resulte coherente, y aquí lo es. El satanismo del príncipe Próspero, sus intenciones corruptoras, etc.
Además, se refleja muy bien el uso de los colores que hay en el relato.
En efecto, esta película lleva la maldad a extremos difíciles de soportar, y sin apenas mostrar sangre.
Vincent Price borda su personaje, digno de todos los insultos que se nos ocurran, y al mismo tiempo noble.
En esta película conocí a Patrick Magee, al que luego he visto no sólo en La naranja mecánica, también en Las troyanas, Cromwell, Barry Lindon, El club de los monstruos -donde volvió a coincidir con Vincent Price- y alguna otra. Todo un secundario de lujo.
Otra escena inolvidable es la de la Muerte Roja y la niña jugando al tarot.