ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

miércoles, 16 de mayo de 2012

The Last Man on Earth




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: The Last Man on Earth

Título original: The Last Man on Earth

Año: 1964

Duración: 87 min.

País: Estados Unidos

Director: Sidney Salkow, Ubaldo Ragona

Guión: Richard Matheson, Furio M. Monetti, Ubaldo Ragona, William Leicester (Novela: Richard Matheson)

Música: Paul Sawtell, Bert Shefter

Fotografía: Franco delli Colli

Reparto: Vincent Price, Franca Bettoia, Emma Danieli, Giacomo Rossi-Stuart, Christi Courtland

Productora: Coproducción USA-Italia; American International Pictures

Género: Terror. Ciencia ficción. / Futuro postapocalíptico. Vampiros.

¿De qué va?:

Una plaga bacteriológica ha matado a todos los habitantes de la Tierra, y el único hombre vivo en todo el planeta es Robert Morgan (Vincent Price). Pero no está solo. Debido a la epidemia, algunos humanos han mutado en una especie de vampiros. Durante el día, Morgan se aprovisiona y asesina a los miembros de esta extraña raza de mutantes cuando estos se encuentran descansando en sus escondites, ocultos de la luz del sol. Por la noche, resiste en el interior de su hogar los ataques de los vampiros.



Comentario:

Ya he dicho en anteriores comentarios de este ciclo de cine de terror que Richard Matheson es uno de los autores más influyentes de la literatura fantástica del siglo XX. Tan sólo hay que leerse algunas de sus obras más conocidas para comprobarlo, como "El increíble hombre menguante" y "Soy leyenda", siendo esta última la novela que adapta el presente film.

Estrenada en 1964, "The Last Man on Earth" es la primera adaptación cinematográfica de "Soy leyenda". Posteriormente, se realizarían más adaptaciones; una en los años 70, protagonizada por Charlton Heston, y otra estrenada en el año 2007, protagonizada por Will Smith.

La versión protagonizada por Vincent Price, la cual comento aquí, es considerada por muchos como la más fiel al escrito original de Matheson. Al fin y al cabo, fue él quien se encargó del guión del film.

En un principio, se tenía planeado que la Hammer Films produjese el escrito cinematográfico de Matheson; pero la censura británica era tan férrea que el mandamás de la compañía británica, Michael Carreras, decidió cancelar el proyecto y le cedió el guión a un productor estadounidense, dando lugar a esta producción italo-americana (lo de italo-americana fue para abaratar costes de producción, rodando las escenas en exteriores en Italia y recurriendo a un reparto formado por actores que, a excepción de Vincent Price, eran nativos de aquel país).

Desgraciadamente, el guión original cayó en manos de William P. Leicester, quien efectuó algunos cambios; cambios que no fueron del agrado de Matheson, por lo que en los créditos firmó bajo el pseudónimo de Logan Swanson.

El inicio de la cinta es lo mejor. En él, se nos presenta al protagonista, quien, en vez de llamarse Neville como en la novela, responde al nombre de Robert Morgan. Morgan era un antiguo científico que vivía felizmente con su mujer y su hija. En tan sólo un lapso de tres años, se ha visto relegado, muy a su pesar, a vivir como único superviviente de una raza extinta. Constantemente escuchamos su voz en off, o sea, sus tristes pensamientos. Esto podría resultar pesado si escucháramos la voz de otro actor; pero, claro, es la voz de Vincent Price. Es imposible que resulte pesada.

Me encantan los planos que se nos muestran de la ciudad en la que Neville reside. No es un Nueva York en ruinas, pero el efecto de mostrarnos un lugar decadente y abandonado, que en otros tiempos fue un lugar lleno de gente, se consigue (aunque, a veces, a lo lejos, veamos de forma casi imperceptible algunos coches en movimiento). Me llamó bastante la atención esa escena en la que Morgan se abastece en un supermercado completamente abandonado, así como aquella otra en la que le vemos conduciendo su coche fúnebre a través de una carretera en la que hay cadáveres humanos sobre el asfalto.

Es en el momento en el que aparecen los zombies cuando las cosas se ponen interesantes de verdad. Perdón, ¿he dicho zombies? Quería decir vampiros. Y es que los vampiros que aquí se nos aparecen son un claro antecedente de los muertos vivientes que saldrían en las películas sobre zombies del director George A. Romero. Lejos de parecer vampiros como los que la Hammer nos mostraba en sus producciones, aquí los vampiros se parecen más a los zombies que saldrían a finales de esa misma década en "La noche de los muertos vivientes" (1968, George A. Romero). Podríamos considerarlos zombies, infectados, mutantes o lo que ustedes quieran. Ahora que, sean lo que sean, tienen debilidades propias de los vampiros (como la luz solar y el ajo).

Pero el diseño de estos zombies-vampiros y su forma de moverse, en grupo y torpemente, como si estos ansiaran alimentarse de cerebros en vez de sangre, no son lo único que me hace ver a este film como un clarísimo y directo antecedente del zombie post-Romero. Hay escenas, como aquellas en las que vemos a los presentadores de los telediarios transmitir informes sobre la plaga que asola a los humanos, u otras en las que vemos a los vampiros-zombies amontonándose en torno al hogar de Morgan, que me hacen pensar una y otra vez en las pelis de zombies de Romero. Incluso el final, en el que se produce un giro brusco de los acontecimientos, tiene algún que otro parecido con el final de la mencionada "La noche de los muertos vivientes" y, también, con el de "Zombi" (1978, George A. Romero).

Tras haber acaparado toda la atención del espectador con la primera media hora de metraje apróximadamente, comienza un flashback en el que se nos explican los hechos que han llevado a Morgan a acabar en esa situación. Un flashback que no está nada mal, aunque no veamos, como en la novela original, una explosión atómica de por medio (como ya he dicho en la sinopsis, aquí la hecatombe es debida a una epidemia bacteriológica).

Al finalizar este flashback, llegamos a la tercera y última parte del film, la cual es algo floja si uno la compara con las dos anteriores. Aunque he de decir que la conclusión me gustó, bastante. Me pareció bastante curiosa la forma en la que se invierten los papeles para nuestro protagonista.

Sin duda, "The Last Man on Earth" es un producto de serie B de la buena. Toda una joya del género fantástico. Vincent Price se estaba convirtiendo en un grande del cine de terror gracias a las Poe-movies de Roger Corman (ya comentadas en este ciclo), y, al igual que su personaje de Robert Morgan, Vincent se convirtió, a mediados de los 60, en leyenda; una auténtica leyenda del cine fantástico y de terror.

Para finalizar, os diré que el film originalmente fue concebido en blanco y negro, aunque haya puesto imágenes del largometraje en color. Estas son capturas de una versión coloreada, la cual me he visto recientemente, justo antes de escribir este comentario. Y qué decir de ella... Tiene su encanto, con esos colores chillones, y tal; pero, si podéis, mirad la que está en blanco y negro. O sea, la original. Sólo por ver el acertado uso de los claroscuros ya vale la pena.

Imágenes:

























7 comentarios:

Raül Calvo dijo...

¿No habíamos hablado ya de esta peli?

Han sido un shock estas imágenes que has puesto en color. No tenía ni idea de que se había hecho una versión coloreada. Es destrozar la estupenda fotografía en blanco y negro.

Roy D. Mustang dijo...

No lo sé, ahora mismo no lo recuerdo.

En cuanto a lo del color... me remito al último párrafo de mi comentario, jeje.

Javier Simpson dijo...

La versión de Charlton Heston no me pareció ninguna maravilla, y la de Will SEIT no me tira absolutamente nada, no así esta versión de Vincent Price. A ver si la consigo pronto. La Hammer le hubiese dado personalidad sin duda. Me hubiese tirado aún más si se hubiesen metido ellos con el proyecto.

PD: Estoy mirando por Internet y me está complicado bajarla. Ni siquiera en eMule la consigo.

Buena entrada, Roy. Un saludo.

El Tipo de la Brocha dijo...

No recuerdo si esta me gustaba más o menos que la de Charlton Heston. Creo que incluso mezclo escenas de una y otra. Voy a tener que verlas otra vez.

Roy D. Mustang dijo...

@Javier Simpson: quizás te alegre saber que la venden en la Fnac, por menos de 12 euros la vi, jeje. ¡Lo que se dice tirada de precio! (Y no, no trabajo para Fnac).

@El Tipo de la Brocha: DEBES.

Einer dijo...

Es cierto que es la más fiel a la novela y es cierto que Richard Matheson se encargó del guion hasta que ese personaje que comentas llamado Leicester empezó a desvirtuar el proyecto y Matheson decidió desvincularse, pero tiene el mismo problema que han tenido todas las adaptaciones: modificar el final. Y también me gusta este final, pero el de la novela es grandioso y es lo que hace especial a Soy leyenda.

Las demás versiones se alejan de una manera brutal de la obra de Matheson. Especialmente hiriente me resulta el tema del perro en la versión del 2007, y cualquiera que haya leído la novela sabrá el porqué.

Por cierto, hay una cuarta versión de 2007 titulada Soy Omega.

Roy D. Mustang dijo...

Bueno, pero como película cumple de sobras las expectativas. ¿Soy Omega? ¿Del 2007? Vaya, pues no la conocía.