ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 28 de mayo de 2012

Frankenstein creó a la mujer




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: Frankenstein creó a la mujer

Título original: Frankenstein Created Woman

Año: 1967

Duración: 86 min.

País: Reino Unido

Director: Terence Fisher

Guión: Anthony Hinds

Música: James Bernard

Fotografía: Arthur Grant

Reparto: Peter Cushing, Susan Denberg, Thorley Walters, Robert Morris, Duncan Lamont, Peter Blythe, Barry Warren, Derek Fowlds

Productora: Hammer Films

Género: Terror. Ciencia ficción. / Monstruos.

¿De qué va?:

La historia se desarrolla en un pueblo de la Alemania prusiana. Un joven, llamado Hans (Robert Morris), es condenado a muerte en la guillotina por un asesinato que no cometió. Su novia, Christina (Susan Denberg), al no poder soportar tamaña injusticia, se suicida arrojándose a un río. Es entonces cuando el barón Frankenstein (Peter Cushing), con la ayuda de su socio, el doctor Hertz (Thorley Walters), se aprovecha de la situación para poner en práctica su último invento, una máquina con la que puede extraer el alma de un cuerpo que acaba de morir y transmitirla a otro cadáver, reviviéndole. Y eso es lo que hace: transmitir el alma del chico al cuerpo de la muchacha, al cual le realiza previamente una operación estética. Lo que Frankenstein no sabe es que ha creado a un ser que, aunque sea bello, está sediendo de venganza.



Comentario:

No os dejéis engañar por el título. Esta cuarta incursión de la Hammer en el mito de Mary Shelley es tan buena como las dos primeras, las cuales, al igual que la presente, estuvieron dirigidas por Terence Fisher y protagonizadas por Peter Cushing.

Considero oportuno señalar que esta entrega, a pesar de contar con la dirección de Fisher, es, al igual que "The Evil of Frankenstein" (1964, Freddie Francis), totalmente independiente de las demás. La historia que se nos narra en "Frankenstein creó a la mujer" comienza desde cero. El barón nunca ha realizado un experimento de trasplante de cerebros. Aunque aquí lo que se trasplanta no son precisamente cerebros, sino la esencia de un ser humano, su yo incorpóreo. Su alma. Si a esto último le sumamos el hecho de que la criatura es una mujer de muy buen ver y no un monstruo horripilante, podríamos considerar perfectamente a la presente película como una de las revisiones más originales del mito de Frankenstein.

El film está dividido en dos partes claramente diferenciadas. En la primera, que ocupa la primera mitad de metraje, tenemos una historia protagonizada por una pareja de jóvenes que son tratados como freaks por los vecinos de la comunidad. La chica, de nombre Christina, es repudiada incluso por su propio padre tan sólo por su apariencia, ya que tiene un problema facial. Su novio, llamado Hans, es rechazado por todos porque su padre era un asesino y un borracho. Aun así, los dos son gente de buen corazón y se tienen el uno al otro.

Ambos serían más felices de no ser por los tres jóvenes ricos del pueblo. Este trío de personajes son unos niños de papá, sin educación alguna, que se sirven de la influencia de sus respectivos progenitores para hacer lo que quieren. Los tres infelices se pasean por el pueblo burlándose y atacando a la gente tan sólo por diversión. Por increíble que parezca, parecen ser bastante cultos y, a pesar de sus actos, no dejan de lado su elegancia y pulcritud a la hora de actuar.

Siempre que veo esta película me pregunto si Stanley Kubrick se inspiró en ellos a la hora de crear a Alex y sus drugos en "La naranja mecánica" (1971, Stanley Kubrick).

La pequeña pandilla de gamberros de "Frankenstein creó a la mujer" no se desfogan golpeando a mendigos (que sepamos). Tampoco entran en casas por la noche para violar a mujeres (que sepamos, insisto). Lo que sí que hacen es entrar en un bar y matar a su dueño. Desgraciadamente, estos personajes tienen algo de lo que Alex y sus drugos carecen: influencia y poder. Aprovechándose de su posición social, inculpan al pobre Hans del asesinato, ya que la tarde anterior Hans les atacó defendiendo a su novia, de quien los jóvenes ricos se suelen burlar sin compasión. Y es ahí cuando empiezan los verdaderos problemas para la pareja.

Como podéis comprobar, y aunque la historia se desarrolle en la Alemania prusiana, la crítica hacia la alta sociedad victoriana por parte de Terence Fisher está bien presente, como solía suceder en toda producción de la casa del martillo. También se tratan temas como la marginación del diferente. Se nos deja bien claro que lo importante no está en el exterior, sino en el interior. Sólo hay que ver a los personajes: Christina es fea, pero es buena persona. Los pijos, al igual que la criatura, son guapos y esbeltos, pero están podridos por dentro.

La segunda parte del film ocupa la segunda mitad de metraje, y se centra más en la venganza que en el amor. Comienza tras el juicio de Hans, en el que Fisher nos deleita con una critica hacia la policía y el sistema judicial de la época.

Hans es decapitado en la omnipresente guillotina. Gracias a la máquina de Frankenstein, el alma del muchacho es transmitida al cuerpo de su novia, quien, tras la decapitación, se había suicidado. Justo antes de realizar la transferencia del alma de un cuerpo a otro, Frankenstein había sometido a Christina a una operación facial. Como resultado, tenemos a la criatura más atractiva de todas. Atrás quedan los tornillos, los andares lentos, los gruñidos y los miembros cosidos... Susan Denberg como la criatura está, simplemente, esplendorosa. Pero esa apariencia encierra un alma vengativa y sedienta de sangre.

A diferencia de las anteriores entregas de la Hammer, en "Frankenstein creó a la mujer" se le da más protagonismo a la criatura (si es que la podemos llamar así) que al barón.

En cuanto al barón, en esta ocasión se nos presenta como un tipo que no actúa como un maniático cegado por la ciencia, como se vió y se vería en otras entregas de la saga, sino como un científico de carácter simpático e irónico. Aunque continúe comportándose de forma algo amoral, está lejos de ser un mad doctor capaz de matar o violar. Me encanta su porte; pasivo y, a la vez, respetable. Me hicieron especial gracia las contestaciones que les da a los demás. De su boca veremos salir frases como: "todo es magia hasta que lo entendemos" o "¿Yo un brujo? Que yo sepa, en brujería no se dan doctorados, pero cuando los den tenga ud. por seguro que lo obtendré". Todo un genio, ¿verdad?

El resto del reparto no es eclipsado por Cushing, como cabría esperar. Thorley Walters está muy bien en el papel de Hertz, ese ayudante borrachín, simpático y entrañable del barón, que hace de elemento cómico de la historia. Así mismo, los jóvenes ricachones consiguen con su actuación que el espectador les odie hasta el punto de que les quiera ver muertos bajo tierra. Lo más terrorífico del film es que hasta el espectador más pacífico apoyará la venganza de la criatura, quien vuelve a la vida con una clara y única intención en su nueva existencia: vengarse.

En fin, como decía al principio, "Frankenstein creó a la mujer" es, sin duda, una de las revisiones más originales e interesantes del mito de Shelley. No sólo le aporta un toque de sci-fi a la historia con el tema de la máquina extractora de almas, sino que también resulta ser tremendamente divertida. Además, tenemos escenas truculentas para la época, un uso ejemplar de la elipsis a la hora de ocultar la violencia explícita, la ambientación y la fotografía propia de las producciones de la Hammer y a un gran actor como Peter Cushing en el reparto, acompañado de una maciza como Susan Denberg... ¿qué más se puede pedir?

Imágenes:


























1 comentario:

Raül Calvo dijo...

No sé si ya te dije que esta y la primera son las mejores, el resto se me hacen todas iguales e incluso a veces las confundo de lo parecidos que son. El otro día hablábas de The Evil of Frankenstein y por un momento pensaba que hablabas de Frankenstein y el monstruo del infierno. Aunque como dijo Peter Cushing, son todas la misma película.