ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

viernes, 15 de junio de 2012

La frusta e il corpo




Valoración personal: 7/10.

Ficha técnica:

Título: La frusta e il corpo

Título original: La frusta e il corpo

Año: 1963

Duración: 91 min.

País: Italia

Director: Mario Bava

Guión: Ernesto Gastaldi, Ugo Guerra, Luciano Martino

Música: Carlo Rustichelli

Fotografía: Ubaldo Terzano

Reparto: Daliah Lavi, Christopher Lee, Tony Kendall, Ida Galli, Harriet Medin, Gustavo De Nardo, Luciano Pigozzi, Jacques Herlin

Productora: Coproducción Italia-Francia; Francinor-PIP / Leone Film / Titanus

Género: Terror.

¿De qué va?:

Kurt Menliff (Christopher Lee) es un sádico noble del siglo XIX que regresa a su hogar años después de que su padre le desheredara y le expulsara del castillo familiar. Nada más llegar, nadie le recibe alegremente, sino todo lo contrario. Es más, una de las sirvientas ansía su muerte, ya que su hija se suicidó después de que Kurt la sedujera, la maltratara y, finalmente, la abandonara por otra mujer. Kurt también se reencuentra con la esposa de su hermano menor, llamada Nevenka Menliff (Daliah Lavi), con quien mantuvo una relación sadomasoquista, para disfrute y sufrimiento de la muchacha, quien, al igual que el resto, no le da una buena recibida. Sin embargo, su padre accede a que se aloje en el castillo; pero no le concede la herencia, ahora en poder de su segundo hijo. Una noche, Kurt aparece muerto y con el cuello degollado. Los familiares, en un principio, se muestran tan desconcertados como aliviados con su muerte; pero Nevenka comienza a sufrir como nunca, ya que afirma, completamente desesperada, que su cuñado no ha muerto y que, por las noches, la acosa y la maltrata.



Comentario:

A principios de los años 60, Christopher Lee abandonó temporalmente Reino Unido, participando en films de otros países europeos, entre ellos Italia. Fue allí donde participó en una producción codirigida por Mario Bava titulada "Hércules en el centro de la Tierra" (1961, Mario Bava, Franco Prosperi). La relación entre Lee y Bava en dicho film fue bastante favorable, así que el bueno de Christopher accedió a participar en la siguiente película dirigida íntegramente por el maestro del terror italiano: "La frusta e il corpo".

Muchos han afirmado que Kurt es un personaje muy distinto de los monstruos a los que Christopher Lee había dado vida hasta entonces; pero yo no lo veo así, ya que, en cierta forma, Kurt es un monstruo. La actuación del señor Lee en la presente película me recuerda, en cierta forma, a su otra actuación como el conde transilvano en "Drácula" (1958, Terence Fisher) y sus secuelas de la Hammer. No sólo lo digo por su vestimenta, con esa oscura capa negra que luce, sino también por ese porte elegante y, a la par, sangriento del que hace gala, así como por los actos de los que es capaz este sádico y despiadado personaje.

Según el propio Lee, este es uno de sus papeles favoritos de toda su larga y extensa carrera como actor. Curioso.

Kurt, a diferencia de sus familiares, no oculta su verdadera forma de ser ni es hipócrita. Se muestra despreocupadamente ante los demás como lo que es; o sea, un ser despreciable, un monstruo maltratador de mujeres que, en consecuencia de sus actos, recibirá su justo y mortal castigo cerca de la primera media hora de metraje.

O eso parece, porque es tras su entierro cuando para la familia Menliff empiezan los verdaderos problemas, ya que Nevenka asegura recibir visitas nocturnas de su difunto cuñado, quien, según ella, continúa con vida y la fustiga salvajemente noche tras noche.

Esta película ha sido comparada en numerosas ocasiones con "The Innocents" (1960, Jack Clayton), ya que, al igual que en el notable film de Clayton, se juega con el espectador, haciendo que éste se involucre en la trama, preguntándose si las fantasmales apariciones de Kurt son reales o, simplemente, fruto de la desquiciada mente de Nevenka, quien no es capaz de olvidar todo lo que Kurt representó para ella. Esto es, una fuerte y profunda relación de amor/odio hacia su antiguo amante y, a la par, maltratador.

Así mismo, y al igual que la mencionada "The Innocents", "La frusta e il corpo" cuenta con numerosos detalles y elementos simbólicos que hacen que sea un film complejo y rico en matices. De todas formas, dicho simbolismo puede pasar desapercibido en un primer visionado, doy fe de ello, por lo que recomiendo verla, pasado un tiempo, una segunda vez.

"La frusta e il corpo" fue una película bastante transgresora al tratar un tema en el que se había profundizado poco hasta entonces: el sadomasoquismo. Sí, en efecto, el título del film ya lo dice todo. A lo largo de la historia, seremos testigos, en más de una ocasión, de hasta dónde llegan los sadismos de Kurt, y de cómo Nevenka sufre y, al mismo tiempo, disfruta de ellos. Debido a la brutalidad y a lo explícito de dichas escenas, el film fue censurado en algunos países y prohibido en otros como España. Aún a día de hoy, los fustigamientos por parte de Kurt conservan una pequeña parte de su impacto.

El reparto no es muy numeroso. En general, todos los actores cumplen con sus actuaciones y, además, ninguno de ellos tiende en exceso a la sobreactuación, lo cual se agradece sobremanera. Lo que es una lástima es que Bava no contara con la estrella femenina de "La máscara del demonio" (1960, Mario Bava), la genial Barbara Steele; pero, bueno, la actriz de origen israelí Daliah Lavi es una sustituta idónea que, aunque no llegue al nivel de la señorita Steele, al menos da el pego como tal (físicamente, quiero decir, ya que el parecido entre ambas es increíble).

En fin, he de insistir en que veáis "La frusta e il corpo" una segunda vez. Confieso que la primera vez que la vi no me gustó. Me pareció un film extremadamente y exasperantemente lento y, dada esa lentitud, no me resultó difícil aburrirme y ponerme a pensar en otras cosas como en qué me gastaría el dinero de fin de mes, en otros films más moviditos o, simplemente, en hipopótamos rosas con tutús... Sin embargo, un tiempo después, o sea, ayer, decidí darle una segunda oportunidad, y no me arrepiento de ello... En este segundo y último visionado, la película me siguió pareciendo muy lenta y, también, seguía teniendo la sensación de que no pasaba nada, ya que algunas escenas se alargan más de lo debido; pero me fijé más en las virtudes que en los defectos de la cinta.

De entre todas esas virtudes está la ambientación, la cual es digna de un aplauso, más teniendo en cuenta los pocos medios, actores y escenarios con los que contó el director. La atmósfera que se crea es decadente, malsana e incluso diría que claustrofóbica, y los escenarios plasman muy bien el declive de la familia Menliff. Y qué decir del acertado uso de los colores... Si Bava ya había demostrado ser un genio en el uso del blanco y negro en "La máscara del demonio", con el color también demostró serlo en éste, su primer film estrenado en completo y perfecto technicolor. Pocas veces he visto una fotografía a color tan viva, hermosa y preciosa, con unos tonos azules y rojos que hacen que la atmósfera, lejos de ser alegre, resulte ser aún más, si cabe, opresiva y onírica de lo que ya es.

"La frusta e il corpo" es un film tranquilo, para ver relajadamente (pero tampoco en exceso, no sea que os quedéis dormidos). Una vez uno se adapte a su lento ritmo (que para mí es el único y principal defecto del film) y se deje llevar ante lo que ve en pantalla, disfrutará de una producción de terror gótico con tintes de melodrama de época bastante buena. Una historia de amor macabro en la que impera, de principio a fin, una dualidad constante entre la belleza y el horror, y, por supuesto, entre el amor y el odio. Como se suele decir, "del amor al odio hay un solo paso".

Imágenes:

























2 comentarios:

L.Warlock dijo...

Este blog lo petaría mil veces más si incluyera link de descarga.

Roy D. Mustang dijo...

No eres el primero que me dice eso (ni serás el último); pero no es plan.