ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

martes, 26 de junio de 2012

El pájaro de las plumas de cristal




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: El pájaro de las plumas de cristal

Título original: L'Uccello dalle piume di cristallo

Año: 1970

Duración: 91 min.

País: Italia

Director: Dario Argento

Guión: Dario Argento & Bryan Edgar Wallace

Música: Ennio Morricone

Fotografía: Vittorio Storaro

Reparto: Tony Musante, Suzy Kendall, Mario Adorf, Enrico Maria Salerno, Eva Renzi, Umberto Raho, Renato Romano, Giuseppe Castellano, Omar Bonaro

Productora: Coproducción Italia-Alemania

Género: Terror. Thriller. / Giallo. Asesinos en serie.

¿De qué va?:

Sam Dalmas (Tony Musante) es un escritor estadounidense que se encuentra en Roma. La noche anterior a su viaje de vuelta se va a dar un paseo, y es testigo de cómo en el interior de una galería de arte una figura de negro apuñala a una joven. Sam acude al rescate; pero se queda encerrado entre las dos puertas de cristal de la entrada, ya que el misterioso atacante pulsó el botón de cierre antes de darse a la fuga. Sam presencia impotente cómo la chica se arrastra moribunda hacia las puertas; pero, gracias a un transeúnte que paseaba por la zona, consigue pedir ayuda y la policía llega justo en el último momento, salvando, así, la vida de la víctima. Según la policía, esa chica era el último objetivo de un peligroso asesino en serie que ya ha matado a tres mujeres. Después de una serie de problemas con la policía, y tras sobrevivir a un inesperado ataque del asesino de negro, Sam decide comenzar a investigar por su cuenta.



Comentario:

Antes de nada, una aclaración sobre el giallo

En mi comentario sobre "La muchacha que sabía demasiado" (1962, Mario Bava), aparte de explicar qué era un giallo, decía que dicho film, dirigido por Mario Bava, era el primer antecedente del giallo. Más tarde, comenté otro film del maestro Bava, titulado "Seis mujeres para el asesino" (1964, Mario Bava), en donde dije que ese era el segundo antecedente del giallo y, además, el que marcó las pautas a seguir de cara a futuras producciones del mismo estilo.

También dije que años después, en 1970, se estrenaría "El pájaro de las plumas de cristal", de Dario Argento, el primer giallo en ser considerado como tal.

Pues bien, me equivoqué, y pido disculpas por ello.

Gracias a un comentario de Raül (si no habéis visitado su blog, en el que comenta infinidad de joyas y rarezas, ya estáis tardando), averigüé que tanto "La muchacha que sabía demasiado" como "Seis mujeres para el asesino" no son simples antecedentes del giallo. SON giallos.

Por lo visto, y como me comentó Raül, todas las películas de suspense y algunas policíacas eran llamadas giallo en Italia. Los italianos usaban ese término para esos films porque las antiguas novelas de intriga y policíacas que se publicaban allí tenían la portada de color amarillo (giallo es amarillo en italiano). En otros países, el término giallo se comenzó a usar a principios de la década de los 70 para designar a aquellas producciones mezcla de thriller, misterio y terror realizadas en Italia durante los años 70 (o incluso en los 80), década en la que el subgénero se popularizó a nivel internacional, y yo pensaba que todo lo anterior a esa década eran tan sólo antecedentes.

Vamos, resumiendo, que Dario Argento no fue quien creó el giallo. Si alguien lo creó, ese fue Mario Bava. Dario Argento lo que hizo fue terminar de definirlo y popularizarlo a nivel internacional, generando un boom que años después, a finales de los 70, tendría su vertiente estadounidense con el nacimiento del subgénero slasher.

Sobre la película en sí

Muchos de los elementos ya introducidos por Bava en sus dos primeros giallos están presentes aquí, en "El pájaro de las plumas de cristal".

El asesino de la presente película es muy parecido al de "Seis mujeres para el asesino". A pesar de que no le veamos el rostro con claridad, podemos comprobar perfectamente que viste unos guantes de cuero negro y, también, una gabardina y un sombrero hechos del mismo material y del mismo color.

Dario Argento admitió que este film era un claro homenaje a la filmografía del maestro del suspense, Alfred Hitchcock, y eso lo demuestra introduciendo diversos elementos hitchcockianos, como pistas falsas que desvían nuestra atención de lo verdaderamente importante, o la forma en la que se nos presenta a la policía, con toda esa tecnología punta de la época a su alcance, pero incapaz de dar con el asesino. Es más, hasta reciben llamadas telefónicas de aquel a quien buscan burlándose de ellos.

La escena en la que el protagonista contempla un intento de asesinato tras un cristal es muy importante de cara al desarrollo y posterior conclusión de la historia. A lo largo de la cinta se repite una y otra vez  dicha escena tal y como Sam la recuerda; pero, claro, ¿fue así como sucedió? Nosotros, los espectadores, estamos en las mismas que Sam, ya que no logramos recordar el crimen con claridad y con todo lujo de detalles, y eso que, al igual que él, lo hemos visto. Con esos recuerdos, Argento juega con el espectador, haciendo que éste se involucre aún más en la investigación que decide comenzar el joven americano, intentando recordar, al igual que el protagonista, un elemento clave en el momento del crimen para la resolución del caso. Además, una de las cosas que más me gustaron de esta película es que el espectador tiende a desentrañar el misterio en torno al asesino antes que el protagonista, lo cual hace que la historia sea aún más, si cabe, intrigante de lo que ya es.

La verdad es que la historia es muy intrigante, cuenta con un planteamiento muy original, un final inesperado y consigue mantener en vilo al espectador.

Como sucedía en "La muchacha que sabía demasiado" y en "Seis mujeres para el asesino", la historia se desarrolla en las calles de Roma. Gracias a la lograda ambientación, Argento crea una atmósfera que hace posible que sitios apacibles, en los que nada podría pasar, se conviertan en lugares terroríficos, extraños y, por supuesto, peligrosos. Un buen ejemplo de lo que acabo de decir es la escena en la que Sam es atacado por primera vez por el asesino, o aquella otra en la que se produce una persecución nocturna en un lugar lleno de autobuses aparcados.

La banda sonora está compuesta por el genial Ennio Morricone. Doy por hecho que este  grandioso compositor no necesita presentación alguna, ¿verdad? En esta ocasión, sus partituras no están nada mal, aunque no sean, ni de lejos, tan buenas (y míticas) como las de otras producciones.

"El pájaro de las plumas de cristal", al igual que anteriores y posteriores giallos, cuenta con numerosas escenas que provocan tensión en el espectador, y algunas de ellas son más propias del género de terror que del género de suspense. De todas ellas, me quedo con la claustrofóbica escena en la que la novia de Sam resiste en el interior de su apartamento mientras el asesino intenta entrar dentro para matarla.

También me gustó mucho esa otra escena en la que vemos lo que el asesino ve a través de una vista en primera persona. Al igual que el asesino, vemos a una joven entrando en su hogar. Tras esto, presenciamos un nuevo asesinato. Como en todo buen giallo, los asesinatos se nos muestran de forma explícita y brutal. Sin sugerencia alguna. Además, sólo vemos las manos del atacante, lo cual, en relación con lo de la vista en primera persona, hace que el espectador se sienta como si estuviera en la piel del criminal, provocando una sensación que debió de resultar inquietante para las audiencias de la época. De todas formas, este recurso consistente en mostrarnos lo que el asesino ve ya se había usado en la polémica y prohibida "El fotógrafo del pánico" (1960, Michael Powell), y sería algo que se emplearía a menudo en posteriores slashers. Tan sólo hay que ver el inicio de "Halloween" (1978, John Carpenter) para comprobarlo.

Como decía en la aclaración al principio de este comentario, con "El pájaro de las plumas de cristal" Dario Argento consiguió popularizar el giallo a nivel internacional, por lo que sobra decir que la cinta fue un éxito absoluto. Tras este su primer giallo y, a la par, debut cinematográfico, Argento dirigió y estrenó en 1971 "El gato de las nueve colas" y "4 moscas sobre terciopelo gris", creando, junto a la presente película, una curiosa trilogía conocida como "La trilogía animal". Eso sí, la única relación que tienen entre sí estas tres películas es el nombre de un animal en su título. Por lo demás, son completamente independientes las unas de las otras.

Podría comentar "El gato de las nueve colas" y "4 moscas sobre terciopelo gris" en futuros comentarios; pero he decidido no hacerlo ya que, aunque no sean malas, no llegan al nivel de "El pájaro de las plumas de cristal". En su lugar, prefiero comentar dentro de unos meses "Rojo oscuro" (1975, Dario Argento), giallo en el que Argento perfeccionó su estilo y los elementos propios de sus films; elementos de los que espero poder hablar más largo y tendido cuando llegue el momento.

En fin, si os gustan las historias de intriga, los thriller, los slasher y, en definitiva, las buenas películas, originales e intrigantes, no os perdáis "El pájaro de las plumas de cristal". Un film básico, revolucionario y muy importante de cara a los giallos que vinieron después.

Imágenes:


























1 comentario:

Raül Calvo dijo...

El título de este film fue lo primero que se le ocurrió a Argento y desarrolló la peli a partir de él, así que se vio en la necesidad de justificarlo en algún momento,"inspirándose" en el de la novela The Screaming Mimi de Fredric Brown, que como es tradición con los italianos no recibió ningún crédito ni mención. Esta manera de planear las pelis (pensando primero el título y luego la trama) se repetiría en las siguientes películas.

4 moscas sobre terciopelo gris también me gustó bastante (y algunos elementos se repiten luego en Rojo oscuro), especialmente al verla de nuevo en Blu-ray plenamente restaurada la pude apreciar mejor. El gato... sí que es más flojita.