ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

miércoles, 9 de febrero de 2011

Los 4 Fantásticos de Stan Lee y Jack Kirby - Parte III


De villanos, antagonistas y marcianitos amigables va el artículo de hoy dedicado a los 4 Fantásticos de Stan y Kirby, basicamente... Ya dije en el anterior artículo de los 4 Fantásticos que la creatividad de Stan Lee y Jack Kirby no conocía límites, y esa explosión creativa comenzó directamente con la creación del cuarteto protagonista. Personajes considerados como iconos populares que se crean muy de vez en cuando, este duo los creaba dia tras dia, como si fuese un milagro. De momento, solo he hablado de la creación del cuarteto, así como sus primeras aventuras relacionándolas con épocas y momentos del pasado de la editorial. Ahora, entraré de lleno en los primeros años del cuarteto, que son algo así como creatividad al máximo... Y es que tras el primer encontronazo con Namor, este personaje tenía demasiado potencial como para desterrarle de la serie tan pronto, aunque no diese la talla como gran enemigo de los 4 Fantásticos (aparte que mas que villano era un antagonista). Estaba claro que los 4 Fantásticos necesitaban una némesis de la misma forma que Superman tenía a Lex Luthor o Batman al Joker, así que en Fantastic Four nº 5 (Julio de 1962), crearon al que sería el mayor enemigo del grupo y que pocos años después sería considerado definitivamente como el mayor enemigo no solo del cuarteto, si no también como el villano más importante del Universo Marvel. Este era, para los que no lo hayan adivinado aún, el Doctor Muerte (Doctor Doom en el original).


Hasta ahora los 4 Fantásticos se habían enfrentado a enemigos tales como Namor (un superhéroe que ahora se había erigido en contra de la raza humana por las acciones llevadas a cabo por sus líderes), los multiformes skrulls del espacio exterior (raza de extraterrestres que eran todo un guiño a las invasiones a la Tierra por parte de otros planetas), y ya tenían a otros enemigos pero que no daban la talla como némesis del grupo por así decirlo, como por ejemplo el Hombre Topo, un gran villano pero que tampoco era para tanto, y mucho menos el Hombre Maravilla, personaje un tanto ridículo que aparte de no contar con la misma aceptación que tuvo Namor o el Hombre Topo no aparecería hasta muchísimo después de su primera aparición en la misma serie... El Doctor Muerte se nos presentaba como un nuevo villano mas, de aspecto misterioso, con el rostro cubierto por una máscara metálica y ropaje medieval sobre la armadura metálica que cubría su cuerpo (en su primera aparición no llevaba la capa que formaría parte de su atuendo poco después); pero no era solo eso, superficialidad aparte, Stan y Jack crearon a un genio científico cuya mente podía ser perfectamente comparable con la de Richards, su opuesto malvado por así decirlo, aunque Muerte no tuviese superpoderes, y ni falta que le hacían porque gracias a su genio científico contaba con poderosas armas e inventos con los que podía poner fácilmente en jaque a sus rivales, empezando por su armadura. Su rostro era toda una incógnita (poco después sabríamos de boca de Reed Richards que una explosión en la universidad durante un experimento fallido le causó heridas faciales).

Tras secuestrar a los 4 Fantásticos y llevarles a su castillo, este les envía al pasado con su máquina del tiempo a la época de los piratas, para que le traigan el tesoro de un conocido pirata de esos tiempos... Si, un argumento que a pesar de demostrar superficialmente la naturaleza egoista y de beneficio propio de Muerte a dia de hoy dejaría descolocado a mas de un lector y mas teniendo en cuenta que el villano de la historia es el Dr. Muerte, pero psé, bienvenidos a 1962 y al nacimiento de la Era Marvel con el método de introduce-deshecha ideas que no funcionen propio de Stan Lee, en el que en un número el fantasticar se parece mas a una bañera voladora que a un vehículo y en los siguientes números es remodelado por Kirby quien se esfuerza en que se parezca mas a un vehículo de estética "kirbyana" de tal forma que mola muchísimo mas y todos contentos. En fin, la máquina del tiempo es la primera prueba de que el Dr. Muerte es un auténtico genio científico, por ser el primer individuo del Universo Marvel (o del mundo mejor dicho) en tener una máquina del tiempo, y más teniendo en cuenta que algunas de las máquinas del tiempo que se verían después partirían de este modelo. ¡Todo un precursor de viajes en el tiempo este villano!

En este mismo número también se nos daban algunos detalles del pasado del Doctor Muerte, los cuales los contaba Reed, quien al poco de ser secuestrado junto con sus compañeros de equipo reconoció por su voz al Doctor Muerte como un "compañero" suyo en la universidad. Por entonces, Reed iba a ser el compañero de cuarto de Muerte, pero este prefirió irse a otro cuarto solo ya que, teniendo en cuenta su carácter extremadamente ególatra, antisocial y arrogante (de hecho desprecia a la raza humana por su simplicidad en comparación a su genio), no es que le cayese muy bien el bueno de Reed. Muerte, también con conocimiento sobre las artes oscuras, decide realizar un experimento en el que las mezcla con la ciencia. Un dia, Reed descubre que Muerte ha cometido un error en el experimento, en una ecuación concretamente, por lo que le avisa, pero su orgulloso compañero se niega a aceptar que ha cometido algún fallo (de hecho ni se lo plantea), y sigue adelante con el experimento, que resulta en una explosión que le deja la cara completamente vendada por culpa de las heridas causadas. Tras ser expulsado de la universidad por el decano de la misma, lo último que sabe Reed de Muerte es que fue visto por el Himalaya (misterio que se resolvería y en el que se profundizaría años después). Una de las primeras cosas que los lectores querían tras ver a Muerte por primera vez era ver su rostro detrás de la máscara. Pero ay... Eso es algo que no verían hasta años, digo décadas después... Algo bastante lejano la verdad, todo lo contrario que la inminente siguiente aparición de Muerte, en el número siguiente.

En Fantastic Four nº 6 (Septiembre 1962) volvía a hacer acto de presencia Namor, el cual era convencido por el Doctor Muerte para unirse a él en destruir a los 4 Fantásticos. Manipulado por éste, Namor entra en el edificio de los 4 Fantásticos, en donde introduce un dispositivo que Muerte le ha dado. Este dispositivo antigravitatorio de una potencia sin igual hace que todo el edificio Baxter se despegue del suelo y vuele hacia la atmósfera terrestre, en donde pulsando un botón, Muerte lo hará detonar junto con todo el edificio y sus cuatro enemigos. Sobra decir que en este número el cuarteto finalmente se salva, y además, gracias a la ayuda de Namor, quien al verse traicionado por Muerte al haber sido usado como una simple herramienta para la consecución de sus planes, sumado a sus sentimientos por Sue, decide ponerse de parte del cuarteto momentáneamente. Años después, el gran guionista John Byrne retomaría este plan del Doctor Muerte con mayores resultados, llegándolo a llamar el primer, mejor y casi perfecto plan que pudo concebir Muerte... Y es que en su historia Namor no haría acto de presencia. En Fantastic Four nº 6 Namor ya duda desde un principio en destruir a los 4 Fantásticos, ya que éste se siente atraido hacia Sue y esta hacia él, (aunque Sue se debate entre el exmonarca submarino y su novio Reed...) Muerte le da motivos suficientes como para dejar de lado cualquier signo de aprecio hacia ellos y en general hacia la humanidad que destruyó su reino con pruebas nucleares... En esta historia se nos deja claro la posición de ambos. Mientras que el Dr. Muerte es un villano de los pies a la cabeza que solo se interesa por si mismo y por su objetivo de dominación mundial, Namor es solo un alma atormentada, con sus ideales y su forma de pensar, un personaje en otro tiempo soberano de un glorioso reino submarino ahora atormentado y solitario, un personaje que en el pasado llegó incluso a luchar en pos de la humanidad aunque sus intereses fueran en realidad por y para su raza submarina. Pero esta historia no reconciliaría a Namor con los 4 Fantásticos como muchos pensarían (y es que como Stan y Jack decian, la Era Marvel era la era de las sorpresas), Namor solo pospone su enfrentamiento definitivo con el cuarteto para otra ocasión, y sigue jurando destruir a la raza humana por interferir en el destino de su pueblo.

Ya en el número 8 (Noviembre de 1962, un año que cumplía la serie vaya), se nos presentaba a un personaje que sería tan importante en la vida de la Cosa como si fuese parte del cuarteto, y es que este personaje sería poco tiempo después su novia. Si, en dicho número se nos presentaba a Alicia Masters, una bella joven ciega, experta en la escultura, cuyo padrastro, el amo de las marionetas, pretende destruir a los 4 Fantásticos (me pregunto porque en tantas series de ficción los padrastros son pintados como personajes tan malos...) Tras este número, Alicia Masters se convertiría en un personaje regular e importante de la serie, y es que aunque no fuese uno de los cuatro pilares del cuarteto, si sería un gran pilar o apoyo emocional para el personaje de la Cosa. Su relación con Ben Grimm era bien aprovechada por Stan y Jack, mostrándonos los pensamientos de Alicia, totalmente enamorada a pesar de su aspecto de la Cosa, quien en ocasiones pensaba que ésta le quería únicamente por pena, aparte de porque era ciega y no podía ver su grotesca apariencia. Los caóticos pensamientos personales se irían desarrollando a lo largo de los números, en especial los del ya citado Ben quien se evadía de ellos lo mejor que podía con su buen humor o a base de mamporros contra algún delincuente, y los de Sue Storm, que no se decidía entre Reed y Namor aunque siguiese teniendo a Reed como su pareja. La verdad es que, ¿quién pensó al ver por primera vez a la Cosa que con su aspecto llegaría a ser un personaje tan humano, en vez del típico grandullón bobalicón del grupo? O, mejor aún ¿quién pensó que llegaría a tener novia tan pronto? Muchos pensaron que antes la tendría Johnny Storm (que sus rollos tenía por ahí...)

En cuanto a las portadas, una que me llama bastante la atención es la del número 9 (Diciembre de 1962, ya que el mes anterior la serie pasó a ser de periodicidad mensual). Tenemos a los 4 Fantásticos, maletas en mano, saliendo del edificio Baxter, su base de operaciones y hogar, con una multitud a su alrededor abucheándoles y despreciándoles. Cerca, se hallaba un Namor triunfante y regocijándose por la situación del cuarteto. Esta portada me llama la atención porque es de esas portadas en las que el estilo Marvel creado por Stan y Jack queda patente, ya que vemos a un grupo de superhéroes con superproblemas, y de forma bien obvia aunque en el interior se nos relataran los motivos por los que han llegado a esa situación. (En DC, y ojo me gusta DC, las únicas portadas anteriores a esta época que me habían llamado la atención por la situación de los superhéroes en ellas eran exageradamente ridículas...)

Otra portada del estilo, y anterior a esta era la del nº 7, en la que los 4 Fantásticos eran mostrados ante la sociedad como cuatro criminales a ser capturados bajo el letrero de "WANTED", mientras que la muchedumbre gritaba cosas como "¡abajo con los 4 Fantásticos!" Además, aparecía un platillo volante como los de esas películas de sci-fi de los años 50... Y es que en dicho número se nos presentaba a Kurrgo, un extraterrestre del Planeta X (nombre tan típicamente extraterrestre como el platillo volante) que, a diferencia de los skrulls, pertenecía a una raza pacífica que necesitaba la ayuda de los 4 Fantásticos para asegurar la supervivencia de su raza.
Aunque Kurrgo se nos presentara al final, y a diferencia de los ciudadanos de su raza como un malvado mas (dejando claro que buenos y malos los hay en todas partes ya sea en el barrio en el que uno vive como en un planeta lejano de otra galaxia), en el nº 11 (Febrero de 1963) se nos presenta a un alienígena con buenas intenciones que protagonizaría dicho número. Este extraterrestre sería bautizado como "el Hombre Imposible". Este extraterrestre llegaba a la Tierra sin intenciones de invadirla, ni ninguna intención salvo la de divertirse. Esta historia, al igual que las anteriores también tenía su punto de originalidad made in Marvel by Stan y Jack, ya que este dúo nos dejaba claro que en sus historias no todo era lo que parecia, y es que por entonces una visita extraterrestre a nuestro planeta era sinónimo de invasión o peligro inminente hacia la condición de la raza humana como raza dominante de la Tierra. Eso no quiere decir que tuviesemos una historia tranquila (aunque si mas intrascendente que el resto de historias),ya que la llegada del Hombre Imposible se nos presentaba como una historia en la que Stan y Jack se relajaban mostrándonos las catastróficas travesuras del saltimbanqui extraterrestre por la Tierra, algo que hizo que los 4 Fantásticos no se relajaran precistamente a la hora de tener que pararle por los daños que estaba ocasionando sin ser consciente del mal que hacía... Algo parecido sucedería en el número 24 (Marzo de 1964) con un pequeño (solo en edad) extraterrestre que, separado de sus padres y extraviado en la Tierra, no se le ocurre mejor cosa que usar sus poderosísimos poderes en la Tierra como si fuese su patio de recreo. De ahi su apodo, en el original "the infant terrible", tan terrible y a la vez peligrosamente juguetón como el Hombre Imposible vamos.

Y tema aparte, por esta época ya veiamos como Stan le había cogido cierto gancho a los personajes y llenaba las viñetas con sus simpáticas frases con mas soltura, con mas familiaridad por así decirlo, con toda su verbórrea tan propia de él, sello de la casa. Y es que Marvel pronto sería considerada como la casa de las ideas, y motivos no le faltaban para haberse ganado este apelativo, ya que Stan Lee, acompañado de otros dibujantes como Kirby y Steve Ditko, compaginaban los guiones de Fantastic Four con los de otras series de superhéroes que estaban iniciándose, superhéroes que tarde o temprano harían acto de presencia en Fantastic Four, como contaré en el próximo artículo. Y si, se que dije que eso sería un tema a tratar en el presente, pero como se suele decir, a veces las cosas no salen como uno pretende en un principio (No se puede decir lo mismo de Stan y Jack, que iniciaron los 4 Fantásticos mas como una despedida del mundo del cómic -a menos por parte de Stan-, que como el inicio de una época que marcaría un antes y un después en la historia del cómic) En fin, divagaciones mias aparte... ¡Nos vemos!

3 comentarios:

Taicho dijo...

Eso de que Dr. Doom era el primero del universo en tener una maquina del tiempo no se yo... George Wells en la pelicula El tiempo en sus manos (The time machine) de un par de años antes de esta etapa de los 4F ya tubo una :P

No puedo imaginarme a la Cosa entre piratas y corsarios...

Vaya asi que despues de ser expulsado de la Universidad, Dr. Doom tambien se fue a ver al Yeti! Digo a los Inhumanos.

Anda que por la epoca que era sembrar la semilla del adulterio, los cuernos y la infelidad... y encima perpetrado por una mujer como era Sue Storm con sus sentimientos hacia Namor (aparte de los de Reed) es dificil de creer.

Roy D. Mustang dijo...

Jajaja, bueno hombre, me refería el primero en el Universo Marvel, no en el universo de la sci-fi en general jaja.

La Cosa entre piratas y corsarios... Es algo asi como... Argh, bienvenido a la Marvel de primeros de los 60 y sus desvaríos varios xD... (Aunque me parecen incluso mas serios que los de hoy en dia, ojo)

Bueno, lo de Doctor Doom ya sabes... Irse a un sitio perdido donde no te va a encontrar ni dios. ¿Se te ocurren algunos mas? (Recuerda nuestra conversación de ayer sobre este ya manido tópico xD...)

Y si, lo de Sue, teniendo en cuenta que estos cómics fueron publicados a principios de los 60... Aunque bueno, aún no estaban casados ojo, si no si que hubiera sido un tanto "shock" para el lector... Simplemente, Namor hace acto de presencia, flirtea con ella, y ésta, como típico estereotipo ya no sabe hacia quién decantarse, si hacia Reed o hacia Namor xD.

Taicho dijo...

"(Aunque me parecen incluso mas serios que los de hoy en dia, ojo)"

Si, encuentro mas serio la Cosa, entre piratas que un chaval de goma, tienes razón.

Aunque no estubieran casados, para esa epoca, y mentalidad estadounidense, estar saliendo con un hombre era casi como "un contrato de por vida".