ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 3 de febrero de 2011

Los 4 Fantásticos de Stan Lee y Jack Kirby - Parte II


Que Los 4 Fantásticos revolucionaron un género que se creia más que muerto es algo que di mas que a entender en la primera parte de esta serie de artículos sobre la mítica familia de Marvel. Tras la primera parte de esta serie de artículos sobre la primera familia, he aquí la segunda parte. Que el primer número de los 4F fuese un exito fue algo que también quedó mas que claro en la primera parte, y el porqué de su éxito idem. Pero no solo el primer número fue un éxito, los que le siguieron no tenían nada que envidiar al primer número en cuanto a ventas (aunque si en revalorización como se ha visto a lo largo de las décadas). Esta primera etapa de los 4F de Stan Lee y Jack Kirby hizo mella en muchas generaciones de lectores, tanto es asi que desde entonces, apenas la formación original del grupo ha sido alterada en pocas (y temporales) ocasiones, para acabar volviendo siempre a la formación original de Mr. Fantástico, la Chica Invisible, La Cosa y la Antorcha Humana.


Como pudisteis leer en la primera parte, antes de la publicación del nº 1 de Fantastic Four Marvel se dedicaba a la publicación de seriales sobre monstruos e invasiones extraterrestres. Esta herencia por así decirlo queda patente en los primeros números de la serie. Prueba de ello es que en el primer número tenemos ya de primeras en la portada a un llamativo monstruo gigante atacando a los protagonistas y acaparando gran parte de la atención, pero también vemos como uno de los miembros del grupo, La Cosa, es directamente un monstruo. Un monstruo en apariencia, ya que en su interior no deja de ser una persona atormentada por su apariencia, el buenazo (y bastante mamoncete) Ben Grimm. La segunda parte del cómic, en la que se produce el enfrentamiento entre los 4 Fantástico y el Hombre Topo, esta repleta de monstruos de estética made in Kirby propios de la década anterior, tan propios como los nuevos enemigos a los que se enfrentan en el segundo número, los cuales también se transforman en cualquier ser (incluido, como no, en monstruos horripilantes de gran tamaño).

En efecto, hablo de los Skrulls, herencia de esos seriales que nos mostraban invasiones a nuestro planeta, de una apariencia extraterrestre mas que típica (piel verde, orejas puntiaguas... Todo un tópico de la época vamos). Por supuesto, estos eran malvados, y así se nos presentaba a la raza alienígena de los skrulls como unos extraterrestres que, dispuestos a conquistar la Tierra, debían antes eliminar a los 4 Fantásticos pero no entablando un combate con ellos, si no volviendo al mundo y la opinión pública contra ellos sembrando el caos haciéndose pasar por el cuarteto, ya que como he dicho antes los skrulls eran una raza que podían alterar su apariencia mostrándose como quisieran. Al final de la historia, Reed Richards y compañía consiguen parar a los "4 Fantásticos" impostores, y tras un enfrentamiento con los skrulls en el que estos se transforman en monstruos de gran tamaño (siempre recordaré la transformación de uno de esos skrulls en un cactus gigante con forma humana...), Reed idea un plan para que se retire la nave insignia cercana a la Tierra y tras esto decide hipnotizar a los skrulls que les suplantaron haciendo que éstos se transformen en pacíficas vacas... Un final bien simple y curioso, que el guionista John Byrne retomaría en la serie en los años 80 ofreciéndonos una historia bastante entretenida que era todo un guiño a esta época de la que aquí hablo.

Ya en el nº 3, se producía la novedad mas importante en cuanto a estética, puesto que como se nos mostraba en portada los 4 Fantásticos estrenaban sus uniformes subidos en el fantasticar (en cuyas primeras apariciones tenía la mítica apariencia similar a una bañera voladora), y en dicho número se nos presentaba el igual de mítico edificio Baxter, el cuartel general de los 4 Fantásticos, que servía a la par de hogar y base de operaciones para los 4 protagonistas. Mientras el nº 1 fue la génesis del grupo y una especie de puente entre los comics de Timely de los años 50 con los de la reciente Era Marvel en los 60 junto con el nº 2, el nº 3 dejaba bien claro que una nueva época había comenzado. Los uniformes de los 4 Fantásticos mostrados ya en portada eran una buena prueba de ello, uniformes que hoy en dia todo el mundo conoce: azules y con el símbolo del grupo (un 4 rodeado por un círculo) en el pecho de cada uno de ellos. Hasta La Cosa en un principio tenía uniforme (y casco), algo que fue eliminado poco después ya que, hay que tener muy presente que Stan Lee a la hora de concebir sus superhéroes seguía una regla basada en incorporar ideas por muy estrafalarias que fueran y desecharlas si estas finalmente no llegaban a cuajar (algunas bien que tardó en desecharlas, pero eso es un punto a comentar mas en otras series que en los 4 Fantásticos...)

En este tercer número, los 4 Fantásticos se enfrentaban a un villano mas acorde con el tópico de villano de opereta, el Hombre Milagro, que como su nombre indica era todo un experto en crear ilusiones. De todas ellas, la mas importante y recordada fue una con la que logra dar vida a un monstruo, a una monstruosa estatua gigante que estaba al lado de unos cines en los que se estrenaría la película donde hacía acto de presencia la criatura. Tras sembrar el pánico por la ciudad, la Antorcha Humana prende fuego a la criatura, derritiéndola con el intenso calor de su llama... El momento en el que la criatura es derretida puede ser interpretado (de hecho, lo ha sido) por muchos como el fin de la era de los monstruos dispuestos a arrasar ciudades, tema recurrente que saturó el mercado del comic-book estadounidense en los años 50. Y es que haciendo retrospectiva, los monstruos tan de moda a finales de los 50 gracias a películas y proyecciones al aire libre, ya estaban empezando a aborrecer al público por lo repetitivas que se podían llegar a hacer este tipo de historias tras el factor sorpresa de las primeras películas que uno veia. Pero bueno...

De la misma forma que el número 1 y 2 eran como un puente que unía el pasado de la editorial con el presente, este era mas un enlace de transición, no se puede decir lo mismo del nº 4, en el que si que se genera un auténtico enlace al recuperar a un superhéroe antiguo de Marvel Comics: Namor, el príncipe submarino. Namor fue un personaje que hizo su primera aparición junto a otros superhéroes como la Antorcha Humana original (personaje en el que, obvia y claramente, estaba inspirado Johnny Storm) en el nº 1 de Marvel Comics, en 1939, y que junto al Capitán América, Bucky y las Antorchas Humanas luchó contra los nazis en la II Guerra Mundial en esos cómics que claramente pretendían transmitir un sentimiento patriótico y antinazi a los chavales estadounidenses de la década de principios de los 40. En la historia, Johnny Storm va a parar a un barrio lleno de gente pobre, y en un albergue se encuentra con un tipo que tiene una fuerza descomunal. A Johnny le parece familiar, ya que poco antes de salir de casa estuvo leyendo un cómic de Namor, y en efecto, tras eliminar las barbas del vagabundo con su llama, ve que es el mismísimo Namor, que parece haber perdido la memoria. Conocedor de las habilidades de Namor y de su hábitat natural, la Antorcha Humana lo sumerge en las aguas de la ciudad con la intención de que este recupere la memoria, cosa que consigue, para su desgracia; ya que lo primero que Namor hace es dirigirse al reino en el que gobierna, Atlantis, solo para descubrir que los humanos la han destruido en una de sus pruebas nucleares, y que los supervivientes han huido a algún lugar del inmenso y vasto océano. Presa de la rabia y la frustración, es en este momento cuando el siempre desconfiado Namor decide declarar la guerra a la humanidad, despertando (como no) a un monstruo gigantesco del fondo del mar, que como cualquier otra criatura marítima le obedece. El resto de la historia sería bastante previsible de no ser porque Namor se enamora a primera vista de Sue Storm, y de que el villano de la historia... ¡Es en teoria un superhéroe de décadas anteriores! Stan y Jack lo habían hecho de nuevo, al darle esta nueva vuelta de tuerca al género superheróico, sumándola a los pensamientos internos de cada uno de los personajes que en próximos números se harían mas que notar hasta el punto de que al lector llegaría a interesarle mas el desarrollo de los personajes e interactuación entre ellos o con su entorno social, que las escenas de acción propias de estos cómics.

De ahi en próximos números veríamos como estos personajes se nos muestran como mas humanos, sea con los pensamientos internos de La Cosa sobre el cómo le miraran los demás debido a su grotesca apariencia física, el excesivo sentido del deber por y para la ciencia en pos de un futuro mejor para la humanidad de Reed Richards y el consecuente descuido hacia la relación que mantiene con su novia Sue Storm, personaje que en estos primeros números se nos presenta como el miembro mas débil del grupo (algo que unos cuantos números después cambiaria con la presentación de una nueva faceta de su poder: el crear campos de fuerza invisible, capaces incluso de frenar a Hulk). En cuanto a los hermanos Storm, estos también tenían sus defectos como los otros dos personajes, de todos ellos quedaba clara la infidelidad en los pensamientos de Sue hacia Reed, o la inmadurez patente de Johnny Storm. Vamos, que Stan Lee habia hecho de un cómic de superhéroes... Si, un cómic de superhéroes, ¡pero que parecía un culebrón! (Estoy exagerando ojo). Sin duda, este dicharachero guionista revolucionaba el género de los superhéroes mes tras mes, no quedándose así estancado en un primer número original del que el resto de la serie bebería sin que los personajes evolucionaran (eso solo se hace en la Marvel de hoy en dia). Como muchos han dicho, la creatividad de ambos autores, Stan Lee y Jack Kirby, no conocia límites, y esto es algo de lo que hablaré en la próxima parte, haciendo especial hincapié en los villanos que pronto aparecieron en la colección, asi como en otros superhéroes invitados que a partir de 1962 empezaron a crearse en la naciente y creciente Era Marvel de los cómics. ¡Nos vemos!

3 comentarios:

Taicho dijo...

Al leer el nombre de los villanos que podian transformarse en cualquier cosa me ha venido a la mente otra persona xD
Por cierto tienes alguna imagen del enemigo que se transforma en cactus humanoide gigante? Me hace gracia, podria presentar Marvel una denuncia a Square por sus Cactilios?
Eso de reutilizar a un superheroe anterior como Namor, pero en villano es del tipo de "vuelta de tuerca" de la trama que me encantan. Odio los personajes demasiado buenazos, o que siempre estan del lado del bien. Todo el mundo en algun momento duda, cambia de "bando/ideas", se enfurece, tiene rencor, avaricia... venganza.

Y en lo referente a ideas raras que tenia Stan Lee y que le costaba aceptar que no cuajaban sobre en otras series que comentabas, podrias darme algun ejemplo?

Roy D. Mustang dijo...

Aunque he de añadir que dos años después, gracias al mismo Namor encima, el Capitán América volvería, y si, el Capitán América era un personaje de la Marvel antigua al igual que Namor. Pero no volveria como un antagonista, si no como todo un héroe / leyenda viviente xD.

¿Ideas raras de Stan Lee? Pues algunas que he mencionado: que la Cosa llevara máscara, que el fantasticar por su primerizo y simplón diseño pareciese una bañera, inventos que los 4F usaban en sus primeros números pero que números después ya nadie recordaba... Asi como multitud de villanos cutrísimos o simplemente ridiculos como el Hombre Maravilla, el Niño Terrible o Kurrgo. Si nos vamos a otras series ya nos encontramos mas cosas incluso, los 4F es de las que mejor planeo. Por ejemplo, en Hulk, al principio se convertía en Hulk cuando se hacía de noche, como un hombre lobo o_o. Son pequeños detalles que décadas después muchos grandes guionistas supieron adaptar en sus etapas y hacerlas creíbles y darle un sentido, en vez de dejarlas caer en el olvido.

Taicho dijo...

Hulk a la luz de la Luna? Más que un homnbre lobo pareceria un Ôzaru pelado.
Encima de ser perseguido por todo dios, como peligro numero uno, a aullar como un hipnotizado por la luna xD