ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 16 de enero de 2012

Dr. Cyclops




La verdad es que me ha costado decidir si incluir o no esta película en el ciclo de cine de terror que estoy haciendo, ya que, aparte de ser, claramente, una película encuadrada dentro del género fantástico, contiene unos elementos que, vistos desde la perspectiva actual, son más propios de la ciencia ficción que del terror. De todas formas, hay producciones de los años 30, como "El hombre invisible" o "Freaks", que difícilmente se clasificarían como películas de terror en los tiempos que corren, pero no fue así en su día... Lo mismo pasa con la presente película, de la que comenzaré a hablar resaltando el nombre de su director, Ernest B. Schoedsack, y el de su productor, Merian C. Cooper, quienes, a principios de la década de los 30, dirigieron "King Kong", una auténtica obra maestra de ayer y hoy, y una de las películas que más me han influído en mi vida. El caso es que lo que me transmitieron con la película del gorila gigante no lo consiguieron, ni de lejos, con "Dr. Cyclops"...


Ficha técnica:

Título: Dr. Cyclops

Título original: Dr. Cyclops

Año: 1940.

Duración: 77 min.

País: Estados Unidos

Director: Ernest B. Schoedsack

Guión: Tom Kilpatrick, Malcolm Stuart Boylan

Música: Gerard Carbonara, Albert Hay Malotte, Ernst Toch

Fotografía: Henry Sharp

Reparto: Albert Dekker, Thomas Coley, Janice Logan, Charles Halton, Victor Kilian, Frank Yaconelli, Paul Fix, Frank Reicher, Jane Webb, Billy Wilkerson

Productora: Paramount Pictures

Género: Aventuras. Ciencia ficción. Terror. / Serie B.


La historia comienza presentándonos al Dr. Thorkel (Albert Dekker), quien se halla en la selva del Amazonas investigando un descubrimiento científico. Un tiempo después, un reducido grupo de científicos acuden al lugar, ya que Thorkel reclama su ayuda. Pero tras ayudarle, éste les invita a irse. Los científicos no se quieren ir por las buenas, así que indagan en las investigaciones de su desagradecido anfitrión. Thorkel, pensando que éstos quieren robarle su trabajo, les muestra su experimento de primera mano: reduciéndolos de tamaño por medio de la radiación de la zona, la cual ha conseguido manipular a su antojo.


Partiendo de esta premisa, tenemos, como muchos sabrán, un claro antecedente de "El increíble hombre menguante", film del director Jack Arnold, de 1957, que para muchos es la cúspide del cine fantástico. Ya en anteriores películas, de la década anterior a "Dr. Cyclops", como "La novia de Frankenstein" o "Muñecos infernales", los espectadores habían visto a humanos reducidos de tamaño desplazándose por escenarios gigantes. Aunque estos escenarios fueran habitaciones normales y corrientes, el hecho de que fueran, a ojos del personaje en el que se centraba la acción, gigantescos, hacía que los espectadores los viesen como algo fascinante y desconocido.

De todas formas, los seres reducidos que salían en esas películas eran poco más que homúnculos, carentes de personalidad propia. Aquí, Schoedsack decidió coger el concepto de seres reducidos, y hacer más relevante el hecho de cómo un escenario de lo más normal se convertía en un lugar lleno de peligros mortales para humanos que, a pesar de haber sido reducidos de tamaño, conservaban su voluntad. De estos peligros cabe destacar la presencia de la mascota del Dr. Thorkel: un gato negro; un gigantesco y peligroso felino, visto así por las víctimas del doctor.


Pero la casa en medio de la jungla del Dr. Thorkel no es el único lugar por el que se moverán los protagonistas de esta historia. Como ya sucediera en anteriores películas de Schoedsack, superiores a "Dr. Cyclops", como "El malvado Zaroff" o la mencionada "King Kong", aparece una selva llena de peligros en la que, cómo no, se adentrarán los diminutos personajes que aquí son acechados y perseguidos por el malvado científico. Si ya una jungla como la del Amazonas es un lugar peligroso de por sí, los peligros se multiplican infinitamente cuando uno es poco más grande que una rata... El que los personajes se adentren en la jungla, y se enfrenten a distintos animales que aquí se nos aparecen como gigantescos, hace que la película tenga cierto toque aventurero, algo muy propio en los films de este director. Al fin y al cabo, él fue un hombre ávido de aventuras.


Para mi sorpresa, nada más comenzar el visionado de la cinta vi que ésta estaba en color, con un technicolor en tonos verdosos que acentuaba el efecto de algunos elementos. La radiación verdosa, la jungla llena de tonos brillantes, etc... Como se suele decir, tiene un toque naïf. Al principio pensé que estaba ante una versión coloreada, como las que se hicieron de "King Kong" y de "La noche de los muertos vivientes", entre otras tantas; pero no, la película, originalmente, fue estrenada en perfecto technicolor, siendo, así, el primer largometraje de ciencia ficción/terror en color, todo un hito cinematográfico.

Los efectos especiales empleados en "Dr. Cyclops" llegan a ser efectivos incluso hoy en día, lo cual es una buena prueba de lo bien hechos que estaban. De hecho, la película estuvo nominada a los Oscar de 1940 en la categoría de mejores efectos especiales; con eso lo digo todo...Y la dirección artística y de escenarios es, así mismo, más que notable. Para el rodaje se emplearon escenarios gigantescos, para que así el espectador tuviese la sensación de que estaba viendo a unos seres humanos diminutos desplazándose por una habitación enorme, un jardín a gran escala que parecía una jungla de hierbajos, etc...


Llegados a este punto, muchos os preguntaréis por qué este film, con todas las cosas buenas que he dicho de él, no está a la altura de las otras producciones de Schoedsack. Esto es debido, en parte, a la época en la que se estrenó, en pleno conflicto bélico, con los Estados Unidos tomando parte en la II Guerra Mundial. Schoedsack y C. Cooper eran conscientes de que, por entonces, lo mejor era entretener al público, despojando a la película de cualquier reflexión de cara al espectador (que con el país en guerra, ya tenían mucho en qué pensar). Así que, a diferencia de sus anteriores films, "Dr. Cyclops" se nos presenta como una película totalmente libre de pretensiones, que va a lo que va; ésto es, entretener al espectador durante los 77 minutos de metraje, maravillándole ante el colorido espectáculo que tiene en pantalla.

El problema es que simplificaron tanto el argumento que el guión, fruto de esa simpleza, tiene claras inconsistencias, las cuales no hay ni por dónde cogerlas. Como por ejemplo, que el Dr. Thorkel no se encuentre, de una forma u otra, dañado por la radiación que ha estado manipulando tanto tiempo; que el grupo protagonista no aproveche para matar a su captor una vez éste se va, tranquilamente, a dormir; quién le puso los ropajes a los personajes una vez éstos encojen de tamaño; o por qué pasan de vestir unas blancas telas a unos coloridos ropajes de una escena a otra, entre otros tantos patinazos guionísticos...

Aún así, el film cumple en su cometido, que no es ni más ni menos que el de entretener al espectador. Y eso, para mí, es motivo más que suficiente para considerarlo, subjetivamente hablando, por supuesto, un buen film.


Los personajes, a excepción del villano, no son más planos, faltos de carisma y simples porque no pueden, aunque me llamó la atención que la chica del grupo, a diferencia de las típicas damiselas que salían, por entonces, en las películas de terror, no se nos presenta como una mujer débil, de las que siempre están gritando o desmayándose a la mínima. Al contrario, su presencia aporta mucho al grupo, más allá del hecho de ser el componente femenino que no podía faltar en las películas de terror de la época.

Ahora que, claro, todo el reparto es eclipsado por la figura del Dr. Thorkel, encarnado por Albert Dekker, quien hace de un mad doctor que, al igual que otros científicos locos del celuloide, juega a ser Dios. Es una lástima que este actor no participara en más películas del género, porque lo hacía realmente bien... No todos los actores harían de un tipo de apariencia ridícula un villano a tener en cuenta...


En conclusión, una película de aventuras que, como ya he dicho, es entretenida, libre de pretensiones, directa, y corta. Para pasar el rato. Siempre que veo esta película, no puedo evitar preguntarme el porqué es tan injustamente olvidada por los aficionados a la sci-fi y, dicho sea de paso, al cine de terror.

Valoración personal: 7/10.

2 comentarios:

Einer dijo...

Lo primero que me ha llamado la atención ha sido precisamente ver que la primera captura que pones está en color ya que daba por hecho que esta película era en blanco y negro. Y, desde luego, no tenía ni idea de que fuera el primer largometraje de ciencia ficción en color.

El increíble hombre menguante es una de las películas que más me gustan de la sci-fi de los 50 y veo que saca algunas ideas de esta, como la escena con el gato.

Otra cosa que me llama la atención es el caracter que comentas de la mujer, ya que parece justo lo contrario al caracter de Fay Wray en King Kong.


Y, por último, aunque digas que no está al nivel de King Kong o El malvado Zaroff, cosa difícil por otra parte, tiene muy buena pinta, así que habrá que echarle un vistazo.

Un saludo.

Roy D. Mustang dijo...

Pues si te gustó El increíble hombre menguante, aquí tienes a su más claro predecesor.

Y en cuanto a lo del carácter de la mujer, me alegra que hayas captado perfectamente lo que pretendía decir jeje. De hecho, cuando dije lo de los desmayos y los gritos, lo hice pensando en la señorita Wray en King Kong.

Disfrútala.