ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

sábado, 14 de enero de 2012

Abbott y Costello contra los fantasmas




Estamos en 1948, pocos años después del final de la II Guerra Mundial, y la población estadounidense, al estar en el bando vencedor al finalizar la guerra, estaba demasiado alegre y optimista como para tener miedo o preocuparse de nada... Así que, de esta forma, a los directivos de la Universal no se les ocurrió otra cosa que la brillante idea de que la siguiente película de Frankenstein, Drácula y el hombre lobo (la octava del primero, la sexta del segundo, y la quinta del tercero) mezclaría humor con terror, parodiando todo lo visto.

Y no pudieron haberlo hecho mejor... Tras los fracasos de "La zíngara y los monstruos" y "La mansión de Drácula", la producción de serie B titulada "Abbott y Costello contra los fantasmas" consiguió salvar al estudio del borde de la quiebra ya que, hacia finales de esa década, las pérdidas que habían tenido no habían sido pocas, precisamente.


Ficha técnica:

Título: Abbott y Costello contra los fantasmas

Título original: Abbott and Costello Meet Frankenstein

Año: 1948

Duración: 83 min.

País: Estados Unidos

Director: Charles Barton

Guión: Robert Lees, Frederic I. Rinaldo, John Grant

Música: Frank Skinner

Fotografía: Charles van Enger (B&W)

Reparto: Bud Abbott, Lou Costello, Bela Lugosi, Lon Chaney Jr., Glenn Strange, Lenore Aubert, Jane Randolph, Frank Ferguson

Productora: Universal Pictures

Género: Comedia. Terror. Fantástico. / Vampiros. Monstruos. Parodia.


Los directivos de la compañía decidieron que el protagonismo no recaería en los monstruos, como hasta entonces había sucedido, sino en estos dos señores:


Y me diréis, ¿quiénes son estos tipos? Una pregunta que aquí, en España, así como en otros países, es algo normal, ya que este par de humoristas, a pesar de ser muy famosos en Estados Unidos (prácticamente todo el mundo les conoce), no se granjearon una fama a nivel internacional como la que tuvieron otros cómicos como Laurel & Hardy (conocidos aquí como el gordo y el flaco, pareja cómica que, en cierta forma, Abbott y Costello sustituyeron cuando los anteriores empezaron a decaer).

Abbott y Costello comenzaron a hacerse famosos en la radio y el teatro para después, en los años 40, dar el salto al cine. La Universal se fijó en ellos, viendo el éxito que tuvo esta pareja de humoristas con una comedia de terror en otra compañía. Así que, en 1948, decidieron otorgarles el protagonismo en su siguiente película de Frankenstein. Y bien que hicieron...


La historia nos presenta a Wilbur (Lou Costello) y Chick (Bud Abbott), unos tipos que, sin comerlo ni beberlo, acaban en el castillo del mismísimo conde Drácula. Allí, el conde, por medio de una subordinada que tiene a Wilbur en el bote, pretende traspasar el cerebro del inocente Wilbur al cuerpo del monstruo de Frankenstein, para que esta criatura sea más obediente.

Las escenas que estos dos personajes protagonizan (la inmensa mayoría, por no decir todas) son desternillantes. Bueno, desternillantes si uno se ríe ante un humor simple. Cuando veía esta película, no fueron pocas las veces en las que me sentía como si estuviera viendo un corto de los Looney Tunes, pero en plan realista, sin exageraciones que retaran las leyes de la física. O como si estuviera viendo un capítulo de Scooby Doo, serie de animación sesentera que comparte muchas silimitudes con la presente película.

Wilbur se nos presenta como el gordo tontorrón, que sale corriendo y gritando a la mínima. Su carácter es totalmente opuesto al de su compañero de trabajo, Chick, un tipo serio y escéptico, que no cree en fantasmas ni en monstruos. Esta contraposición entre ambos personajes da lugar a situaciones bastante cómicas, que aunque hoy en día estén más que vistas, a mí me siguen haciendo gracia. Será que soy de risa fácil...


Una de las cosas de este film que más me llamó la atención es que en el reparto estaba Bela Lugosi en su famoso rol de Drácula; rol que únicamente asumió, obras de teatro aparte, en 1931, en "Drácula". Cierto es que, desde entonces, ya había hecho apariciones como vampiro, con un aspecto similar al del conde de Transilvania, pero eran otros vampiros, que respondían a otros nombres (cuestión de derechos). Los años no pasaron en balde para Lugosi, y aquí se nos presenta en lo más bajo de su carrera; un Lugosi envejecido que parece haber perdido casi todo el magnetismo que tenía a principios de los años 30. De hecho, este fue su último papel antes de que todos los estudios le diesen, definitivamente, la espalda (tenía serios problemas con las drogas), para luego pasar a hacer películas bajo la dirección de Ed Wood.


Por otra parte, están Lon Chaney Jr. en el papel que le inmortalizó, el del torturado Larry Talbot, quien sigue transformándose en hombre lobo cuando ve la luna llena.

La Universal pretendió fichar a Boris Karloff como el monstruo de Frankenstein; pero, desgraciadamente, éste declinó la oferta, ya que no quería hacer más del monstruo que le lanzó al estrellato... Así que dicho papel fue aceptado, por tercera vez, por Glenn Strange, quien, aquí, por fin, hace algo más que permanecer durante todo el metraje postrado en una camilla. Para mi sorpresa, resultó ser un monstruo que, a pesar de no superar a Karloff, resultaba más convincente que otros actores que ya habían hecho de la criatura, como los citados Lugosi y Chaney Jr.


Es curioso que esta octava parte, a pesar de haberse hecho con la intención de distanciarse del tono que imperaba en los films anteriores, consigue, sin quererlo, ser más efectiva que sus antecesoras en algunos aspectos. Por ejemplo, la ambientación resulta ser compleja y efectiva, con esa sucesión de escenarios góticos y de claroscuros.

Los tres monstruos principales, Drácula, el hombre lobo y el monstruo, actuando con la naturalidad y simpleza con la que aquí actúan, están más cerca de las actuaciones de sus primeros films que a sus desastrosas apariciones en "La zíngara y los monstruos" y "La mansión de Drácula" (películas que, a mi parecer, sobre todo la segunda, es mejor olvidar).

Así mismo, hay escenas en las que se mezclaba la imagen real con efectos de animación, gracias a la compañía que creó a Woody Woodpecker, el pájaro carpintero, como la transformación de Drácula en vampiro (creo que aquí vemos al vampiro volador más realista, dentro de lo que cabe).


A muchos les sorprende que diga que esta película es bastante buena, que ofrece lo que uno se espera de ella y mucho más, superando a todos los anteriores cócteles de monstruos realizados en los años 40. Sin ir más lejos, aquí vemos, por fin, al mismo tiempo, a todos los monstruos en pantalla. De hecho, con decir que se produce un enfrentamiento final entre Drácula y el hombre lobo, quienes se atacan empujando una camilla con ruedas en la que está atado un gordo encima, ya he dicho todo. ¡Si al final hasta aparece el hombre invisible, en forma de cameo, con la voz del eterno Vincent Price!

Lo dicho, una película bastante buena, con un final, a mi parecer, sublime. Si todos los blockbusters o películas comerciales de la actualidad tuviesen un final así, no me perdía ni una. Y es que no entiendo por qué las películas comerciales, estos blockbusters llenos de efectos especiales y de escenas de acción, se empeñan tanto en hacer secuelas en plan serio, incluso intentando superar a la anterior, como ya le pasara a la Universal con sus primeros cócteles de monstruos, cuando lo único que obtienen como resultado es una secuela no sólo mediocre, sino también aburrida.

En fin, una comedia totalmente recomendada, que allanó el camino para futuras comedias y parodias del género, como la magnífica "El jovencito Frankenstein", la insoportable "Scary movie" y sus innombrables secuelas, y, sobre todo, para futuras películas en las que este dúo humorístico compartiría pantalla con otros monstruos, como Mr. Hyde, el hombre invisible, la criatura de la laguna negra, etc...

Valoración personal: 8/10.

9 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Lo que me llama la atención de las películas que hicieron Abbott y Costello protagonizadas por monstruos es que se contaban como secuelas dentro de las franquicias "monstruosas" a pesar de ser parodias. Es como si se contase El jovencito Frankenstein como una secuela del Frankenstein de Whale!

Roy D. Mustang dijo...

Y lo más curioso de todo es que esta película, sin quererlo, tenía más continuidad que la que tuvieron las anteriores respecto a sus antecesoras.

Javier Simpson dijo...

Hola, Roy. Primera vez que entro por tu blog. Ya le eché el otro día un vistazo y tiene muy buena pinta. Me iré pasando cuando pueda. Ya veo que te hizo visita Raül, me alegro, así somos más a comentar que, supongo, será lo que querrás.
Estas pelis de serie b tenían su encanto. Estas de Abbott y Costello son todo un clásico…supongo que la que nos traes será como un Scary movi´s en plan serie b de la época ;-P pero espero con mucho más encanto.

Buena entrada, Roy. Hasta otra.

Roy D. Mustang dijo...

Bienvenido, Javier. Yo también te sigo, tu blog me pareció bastante completo e interesante.

"Abott y Costello contra los fantasmas", aún con 60 años a sus espaldas, le da mil vueltas a cualquier Scary Movie (cosa que tampoco es muy difícil. Personalmente, odio esas películas. Sobre todo sus sucedáneos, como "Casi 300", a la que a veces llamo "La innombrable").

Javier Simpson dijo...

Sí, a mí también me resultan bastante patéticas. Creo que sólo me atreví a ver Scary movi 2 y aún no sé cómo lo pude hacer.
Estas pelis no le llegan tampoco a la suela de los zapatos al clásico de este tipo de humor, que aunque no es muy buena no deja de ser tronchante, Aterriza como puedas.

Un saludo, Roy

Anónimo dijo...

Para los de mi quinta Abbot y Costello son más conocidos que Laurel y Hardy debido a los cortos animados protagonizados por ellos que ponían por la tarde cuando todavía había solo dos cadenas.

El Tipo de la Brocha dijo...

Supongo que de querer empezar a ver algo de Abott y Costello, esta película sería una buena elección. Es una pareja de la que siempre oyes hablar en páginas estadounidenses y aquí, como bien dices, casi na'. Les tengo que dar una oportunidad.

Roy D. Mustang dijo...

@Javier: Aterriza como puedas... Que gran película jeje

@Anónimo: sería curioso haber vivido esa época... Yo es que soy de finales de los 80, y de Abbott y Costello tan sólo conozco estas películas de la Universal.

@El Tipo de la Brocha: tú lo has dicho, esta película es una buena elección para empezar. De hecho, yo fui la primera que vi del dúo.

Eso si, la mejor, en mi opinión, es aquella en la que salen con el hombre invisible. Hay un combate de boxeo verdaderamente tronchante XD.

maria dijo...

Hombre, eso de que no fueron populares en Europa...Aquí en España fueron muy populares. Aún recuerdo las colas en los cines que proyectaban esta y otras suyas, como Agárrame ese fantasma o Las minas del rey Salmonete (Título desgraciado donde los haya). Fueron copiados
por, por ejemplo, Jerry Lewis (Una herencia de miedo)y forman parte de esa enorme cantidad de pàrejas de el tonto y el listo que nos han entretenido desde entonces. (Aunque antes estuvieran Olsen y Jhonson
y Laurel y Hardy)