ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 1 de diciembre de 2011

Freaks, la parada de los monstruos


Tod Browning es de esos directores que, al igual que otros dignos de mención como James Whale, aportaron grandes joyas del cine de terror durante los años 30. Obra suya es "Drácula", de 1931, su primera incursión en el cine sonoro y, dicho sea de paso, todo un éxito a nivel internacional. A finales de ese mismo año, un motivado Browning se embarcó en su siguiente proyecto, mucho más personal que la adaptación de la novela de Stoker: "Freaks", también conocida como "La parada de los monstruos". En la actualidad no son pocas las películas consideradas de culto, pero esta fue, claramente, de las primeras en ser consideradas como tal. A lo largo de las décadas, "Freaks" ha recibido calificaciones de todo tipo: abominación fílmica, una ofensa, una curiosidad relegada a compartir cartelera con producciones exploitation y, como tal, a ser exhibida en salas X junto a cortos pronográficos, una película de culto, una obra maestra... En fin, será por adjetivos o, mejor dicho, calificativos que ha recibido este, en mi opinión, film más que notable...

Ahora que una cosa está clara: pocas veces he visto un reparto tan bizarro... La primera vez que supe de "La parada de los monstruos", nombre con el que me la presentaron, fue de la misma forma que mucha gente supo de su existencia: por el boca a boca. Mi primo me comentó de qué iba así por encima y, enseguida, dejándome llevar por el morbo, por la curiosidad que me producía tal bizarrada, quise verla. Lamentablemente, mis tíos impidieron que la viésemos porque decían que era de muy mal gusto, así que no fue hasta que la emitieron una noche de un viernes a altas horas de la madrugada, en V.O.S.E (desconozco si se llegó a doblar en otro idioma aparte del original, creo que no), dentro de un especial de TV dedicado, curiosamente, al circo. Tras verla, con tan sólo unos diez años, me sentí, en cierta forma, conmovido, con mal cuerpo, con la piel de gallina y, sobre todo, maravillado... Nunca había visto nada igual, y pocas veces, tras ver algo en pantalla, me ha quedado una sensación similar...


Ficha técnica:

Título: Freaks, la parada de los monstruos

Título original: Freaks

Año: 1932

Duración: 64 min.

País: Estados Unidos.

Director: Tod Browning

Guión: Willis Goldbeck, Leon Gordon, Al Boasberg

Música: Richard Wagner

Fotografía: Merrit B. Gerstad (B&W)

Reparto: Wallace Ford, Leila Hyams, Olga Blacanova, Roscoe Ates, Henry Victor, Harry Earles, Daisy Earles, Rose Dione, Daisy Hilton, Violet Hilton, Schlitze, Josephine Joseph, Johnny Eck, Frances O'Connor, Peter Robinson, Olga Roderick

Productora: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

Género: Drama. Terror. / Discapacidad. Circo. Película de culto.


Otro nombre por el que es conocida "Freaks" es "Spurs", título de la historia corta en la que se basa. Sí, la mayoría de producciones del género se basaban siempre en un antecedente literario, así que ésta no era una excepción. El cuento original se publicó en 1923, y en él se nos narraba una historia de amor no correspondido entre un enano de feria y una bella y vil mujer que trabajaba en el mismo sitio. Una historia de amor muy macabra dado su desenlace, he de añadir... La MGM, viendo cómo la Universal, un estudio que hasta entonces siempre había sido de segunda, se enriquecía a la par que ganaba reconocimiento por parte del público y la crítica especializada gracias a adaptaciones al cine de clásicos literarios como "Drácula" o "Frankenstein", ambas de 1931, se decidió a llevar a "Spurs" a la gran pantalla, con ciertos cambios, como que contara con un argumento y desarrollo menos oscuro.


Browning, quien ya había trabajado para la compañía pocos años atrás, no dudó en volver a ella una vez le comentaron lo que tenían pensado adaptar. Comenzando a trabajar en el mundo del circo, las ferias ambulantes y el espectáculo, se podría decir que el director se tomó este proyecto como la oportunidad de hacer su, posiblemente, filmación más personal. Browning le mostraría al público lo que querían y no querían ver, esa sensación de la que surge un morbo extraño e irrefrenable, mezcla de curiosidad y otros sentimientos enterrados en el subconsciente humano ante lo desconocido... Algo con lo que él, antes de meterse en el mundillo del cine, había convivido de primera mano.


La historia, la cual, partiendo de la escena inicial, se nos narra a modo de flashback, se desarrolla en un circo ambulante, que en esos momentos se halla en algún lugar de Europa deleitanto al público con sus espectáculos, así como con sus "freaks", como así son llamados de cara al público los seres humanos que viven allí. El motivo por el que son tachados con este apelativo (o descalificativo, más bien), es porque, a excepción de algunas personas como algún que otro payaso, la trapecista, el forzudo, y poco más, el resto de las personas nacieron con algún tipo de mal formación física; tullidos, enanos, mujeres barbudas, hermanas siamesas... Todas aquellas personas que, desgraciadamente, no pueden adaptarse a la sociedad de la época debido a su apariencia, viven felizmente en aquel lugar deleitando al público, riendo entre ellos.

El problema llega cuando Hans, uno de los enanos, se enamora de la trapecista, llamada Cleopatra. Pero Cleopatra, mujer cuya belleza es proporcional a su maldad, se dedica a burlarse sútilmente del enano, sin que éste, debido al ciego amor que siente por ella, se dé cuenta. Vamos, dicho de forma vulgar, Cleopatra es lo que muchos tacharían hoy en día de "zorra", "lagarta", "putón" y demás lindezas. Sobre todo cuando esta arpía mira a Hans con otros ojos cuando se entera de que éste ha heredado una gran fortuna. Tras enterarse de este sugerente dato, planea en secreto con Hércules, el forzudo del circo, en casarse con Hans para luego matarle, de tal forma que parezca un accidente, y así huir con su hercúleo amante y con la fortuna lejos de aquel lugar lleno, como ella misma acabará diciendo en un acto de bajez, de monstruos.


Aunque casi todo el mundo que haya oído hablar de "Freaks" lo sepa, es importantísimo decir que todo el reparto estaba formado por verdaderos fenómenos de la naturaleza. Vamos, que los actores que veis en todo momento, por increíble que parezca, no estaban pasados por ningún filtro de efectos especiales, ni ninguna chorrada de esas... Los actores que salían eran así de verdad, y punto. De hecho, muchos de ellos aparecían directamente con el mismo nombre que tenían en la vida real (había una mujer, "la mujer pájaro", llamada Koo-Koo que, efectivamente, figuró en el reparto con ese mismo nombre).


Para el casting, la MGM obtuvo miles y miles de fotos de candidatos, ya que Browning había decidido que el largometraje contara con personas que padecían estas enfermedades de verdad, que vivían el día a día yendo de un sitio a otro en sus ferias, siendo exhibidos al público como prodigios de la naturaleza, dotando así de mayor realidad y efectividad al film. Algunos de los actores, como Harry Earles, quien adoptaba el papel de Hans, ya habían actuado con anterioridad en el mundo del cine (de hecho, Earles saldría pocos años después en el clásico a color "El mago de Oz", haciendo algo que hacían casi todos los personajes en esa película: cantar y bailar). Así mismo, la actriz Olga Baclanova, que daba vida a Cleopatra, había desempeñado un rol importante en "El hombre que ríe", otro clásico del cine mudo (en el que, dicho sea de paso, cierto dibujante de comics se basó para crear a cierto villano sonriente de Batman).


Cuando vi por primera vez "Freaks", me quedé alucinando ante lo que veían mis ojos... Ya había llovido mucho desde la fecha de su estreno, allá a principios de 1932; pero, de lo que estoy seguro, es que pocas películas han contado con un reparto tan variopinto como éste... De hecho, llamar actores a los integrantes del casting podría ser considerado algo erróneo, ya que durante gran parte del metraje, muchos de ellos, la gran mayoría, actúan con total naturalidad (ahí están los microcefálicos apodados "cabezas de alfiler", o "pinheads", en el original, en los espectáculos en los que se mostraban ante el público). Ahora que claro, también había algunos que eran actores de verdad, como Angelo Rossito (el enano que durante la escena de la boda recorre la mesa de un lado a otro, caminando por encima de ella), quien de todo el reparto acabó siendo el actor más prolífico, teniendo uno de sus últimos papeles muchas décadas después, en "Mad Max III", en 1985. Además, este pequeño gran tipo había conocido a lo largo de su carrera a otros grandes del cine de terror como Boris Karloff, Bela Lugosi, Lon Chaney Jr. y Vincent Price; casi nada...

De todas las personas que salen a lo largo del metraje, quizás los que más me impactaron fueron el tipo que carecía de piernas y que se desplazaba con las manos, y el que carecía no sólo de piernas, sino también de brazos. La escena en la que éste señor se enciende un cigarrillo sirviéndose únicamente de su boca se me quedó grabada a fuego en la mente... Y bueno, cómo olvidar también a la mencionada Koo Koo bailando, dándolo todo, en la ya citada escena de la boda... Un baile que, para quien no esté acostumbrado a ver este tipo de cosas, resulta realmente perturbador.


Tan perturbadora resultó ser la película que, al poco de su estreno, tras haber reducido considerablemente su metraje debido al gran número de escenas consideradas por la MGM como de mal gusto (de 91 min. se quedó en tan sólo 60, apróx.), fue tachada como algo desagradable, un film impresentable, asqueroso, y, como ya he dicho, de mal gusto, que no sólo hacía sentir incómodo al espectador sino que también era una falta de respeto hacia todas aquellas personas que se ganaban la vida exhibiéndose en ferias ambulantes, como bien afirmaron algunos de los actores que figuraron en el reparto, quienes se arrepintieron de participar en el film, como la mujer barbuda. Se difundió la leyenda urbana de que algunas mujeres embarazadas, en su estreno en San Diego, abortaron al ver la película; así como que otras personas, en posteriores proyecciones, abandonaron la sala corriendo al no poder soportar ver algo tan distinto a lo que estaban acostumbrados a ver en sus rutinarias vidas.

Lógicamente, estos rumores eran falsos... Además, surgieron poco después de que "Freaks" fuese relegada a la categoría de "película X" y de que la MGM se deshiciera de prácticamente todas las copias, todo con tal de no granjearse una mala fama al estar relacionada con la creación de Browning (durante una temporada, circuló el rumor de que todos los negativos de "Freaks" fueron arrojados a la Bahía de San Francisco, ya que el mandamás de la MGM, Louis B. Mayer, la consideró un experimento fallido, que no sólo le provocaba vergüenza, sino que también le recordaba el gran fallo que había sido el acceder a los planteamientos de Browning, de contar con gente "distinta"). A todo esto, el director jamás se recuperó del duro golpe que fue para él el fracaso en taquilla de "Freaks"... Muestra de ello es que, a partir de 1932, bajara el ritmo de su producción cinematográfica muy considerablemente... Entre que ya no contaba con Lon Chaney como actor estrella, que no se adaptaba al cine sonoro, y las críticas vertidas sobre su obra más personal, Browning filmó, en los ocho años siguientes, cuatro largometrajes más, retirándose del cine muchas décadas antes de su muerte, en 1962...

Curiosamente, a lo largo de las décadas se mantuvieron unas pocas copias, las cuales fueron circulando entre distintas personas, como por ejemplo Dwain Esper, el padre del cine exploitation... Por supuesto, la MGM ya no contaba con los derechos de "Freaks", así que, cambiando el título original por el de "Forbidden Love", para luego, tiempo después, volverlo a cambiar por el de "Nature's Mistakes", proyectó la película de Browning en autocines y demás tugurios en donde también se proyectaban cortometrajes pornográficos. Muchos iban a esos locales con la intención de ver una sucesión de escenas de alto contenido erótico entre gente normal y tullidos; pero, al ver que no salía nada de eso, a Esper no le quedaba otro remedio que, tras el final de la sesión, proyectar algún corto en el que primaran los desnudos corporales. De todas formas, el motivo por el que no le quedaba más remedio que hacer eso era porque promocionaba la película enfatizando las relaciones entre gente "normal" y gente con alguna deficiencia física... Sí, ya en los años 40 y 50 exístia gente con unas filias y unos gustos un tanto... peculiares.


Las décadas fueron pasando, y el rumor de que una película que, en su día, fue prohibida en Inglaterra y demás países, y que contaba en su reparto con gente real con diversos síndromes, se hacía cada vez más y más popular, hasta que en los años 60, al poco de la muerte de su director, "Freaks" fue ganando cierta fama entre los círculos universitarios, proyectándose en distintas asociaciones formadas por gente joven, quienes buscaban en el cine nuevas experiencias, algo que no se solía ver en el Hollywood de aquella época (el cual en 1968 finalizó, al mismo tiempo que el código Hays que regulaba los contenidos, dando así paso a lo que, a día de hoy, conocemos como cine contemporáneo). Además, ya a principios de esa misma década, en el Festival de Venecia de 1962, ésta se proyecto, recibiendo, muy al contrario que treinta años atrás, unas críticas realmente favorables. "Freaks" se empezó a exhibir más y más, pasando de proyectarse en cines prácticamente abandonados y en los peores locales inimaginables a lugares de gran prestigio como el Museo de Arte Moderno de New York.

En los años 70 el éxito y reconocimiento de "Freaks" por parte de la crítica era más que notable, siendo, así, una película de culto, con un grupo de fans, un culto a su alrededor, que acudían a las sesiones en las que se exhibía en algunos de esos cines al aire libre, tan populares entre la juventud de la época, acompañada en cartelera de alguna que otra producción de serie B que, curiosamente, hoy en día son también películas de culto; como Pink Flamingos, Night of the Living Dead, o Eraserhead.


En 1986 se cerró un ciclo... Lamentablemente, por entonces, la mayoría de los que hicieron posible el rodaje de "Freaks" se hallaban muertos desde hacía años, así que no pudieron ver el éxito que estaba teniendo en ese momento ese antiguo fracaso en el que habían participado, fracaso del que muchos renegaban. Aquel año, la MGM, la misma compañía que había renegado de la creación de Browning décadas atrás, lanzó una edición en VHS, acogiendo, así, a su hijo no nato, por llamar al film de algún modo.

Desde entonces, "Freaks" es, sin duda, una de esas películas clave en el cine de terror, una cinta adelantada por lo menos treinta años a su época que, a día de hoy, a pesar de no dar miedo, sí que llega a perturbar (sobre todo cuando ésta se acerca a su final), al mismo tiempo que nos hace ser conscientes de que dicha incomodidad ante lo que estamos viendo surge básicamente de prejuicios infundados, quizás, por la sociedad, o por ese miedo, inherente a todo ser humano, ante lo desconocido, ante lo que es diferente... Un miedo que Browning, efectivamente, nos hace verlo como algo infundado, ya que los denominados por la sociedad "monstruos" resultan ser menos monstruos que la gente "normal", estos últimos, en ocasiones, auténticos monstruos por su comportamiento. Y es que, como se suele decir, juzgar a alguien basándose únicamente en su apariencia es un error... He ahí la moraleja del cuento.


Valoración personal: 9/10.
___________________

Fuente:

Freaks

Freaks, Freaks, Freaks!!

6 comentarios:

Miyu dijo...

Yo la vi hace unos añitos porque la encontré en dvd en mi biblioteca (muy fuerte). El caso es que el argumento en general no es "malo" o de terror, es lo que me impresionó, porque no sabía de qué iba, quería verla por la fama y tal.
Hace un tiempo leí una cosa muy dura: Que las personas "normales" (no me parece indicado llamarles así, porque todo son personas normales, pero no sé cómo decirlos, personas sin problemas físicos??) no querían comer con el reparto con mal formaciones... Se ve que los dividían para comer y tal... Has leído las vidas de algunos de los actores? Algunas rozan lo grotesco... Creo que era la mujer ave, que decía que tenía un cerebro muy pequeñito y dos vaginas y menstruaba por las dos a la vez y tuvo hijos... En fin, que me impactó.
Creo que el que me impactó más, es el "hombre gusano", el que es simplemente una cabeza y un torso y va reptando... Me pareció muy duro... La vi poco después de 'El hombre elefante' (no sé si la has visto, te la recomiendo, pero yo lloré tanto que una vez y nunca más, porque lo pasé muy mal...) me da mucho repelús hasta donde puede llegar el morbo humano... A tratar a personas con mal formaciones como si fuesen animales de circo... Y de todas formas en ésta peli tampoco hay "maltrato" digamos, están bastante bien, dentro de todo...
No sabía que fue cortada ni nada, me extrañó que fuese tan cortita, pero claro... Y sí, nunca fue doblada, no sé el por qué o.o

Roy D. Mustang dijo...

Joder sí, lo de que la gente que no nació con ningún problema físico se negara a comer durante los descansos con los de la feria me pareció muy, pero que muy, jodido. Sólo el director comía con ambos por igual, sin establecer distinciones...

Lo de la mujer pájaro lo veo más bien como una leyenda urbana más... Leí sobre la vida de otros actores, y algunas son grotescas no, lo siguiente... Me estremecí bastante con la de las hermanas siamesas (además, investigando, vi que en youtube hay una película de exploitation de los años 50, por ahí, que protagonizaron). La verdad es que hoy en día muchos de los actores de esta peli no hubiesen acabado así de mal, aunque por el mundo sigue habiendo mucha discriminación de este tipo.

Sí, estoy de acuerdo, "El hombre elefante" es una gran película, y muy dura... Quizás refleja mejor lo que Browning quiso transmitir con anterioridad en "Freaks". De hecho, en cierta forma, toma muchos elementos de esta película y los lleva más allá. Yo no lloré, pero poco me falto jeje.

El caso es que "Freaks", por como era y todo lo que vino después de su estreno hasta que se recibió el beneplácito de la crítica, me parece un film único.

Sympathyforthedevil dijo...

Gran reseña. La película me parece buenísima, aunque bastante dura. Pero trata con respeto a estas personas, aunque lo que pasara fuera de camaras fuera otra historia.

Roy D. Mustang dijo...

La verdad es que lo de Freaks da de que hablar... ¡Hasta se podría hacer una película en plan biopic sobre cómo se rodó!

Anónimo dijo...

Es una pena que ni el director ni el reparto vieran el momento en el que al final se reconocieran los méritos de la película. Fué muy adelantada para la época, hay que recordar que por aquel entonces la discriminación racial no estaba castigada y de hecho era lo más normal ser abiertamente racista y xenófobo, no es de extrañar que la gente acabara rechazándola por mostrar su hipocresía.

Asenath dijo...

Una película brillante, tanto en su elaboración como en el guión. Una estupenda lección para el ser humano y toda una joya para los que nos consideramos freaks.
Gracias por el artículo.