ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 26 de diciembre de 2011

El hombre lobo




Con este nuevo artículo añado a un nuevo monstruo clásico, salido de las puertas de los estudios de la Universal, a este ciclo de cine de terror, un ciclo en el que repasaré los títulos, a mi parecer, más significativos del género. En este caso, el último monstruo que creó la Universal después del boom de principios de los 30 iniciado por "Drácula" y "El Doctor Frankenstein", boom que hizo que la compañía, amparada por la, por entonces, recién instaurada política de Carl Laemmle Jr. (el jefe de la Universal), se dedicó a producir, incansablemente, films fantásticos, de terror, en los que monstruos de historias del folklore popular campaban a sus anchas por las salas de cine. El éxito fue tal que algunos, como el monstruo de Frankenstein, tuvieron incluso secuelas. Tras "La novia de Frankenstein" (una de las mejores películas del cine de los años 30 y, dicho sea de paso, de la historia del cine), Laemmle Jr. y su padre, quien fundó los estudios, tuvieron que abandonar su propia compañía debido, en parte, a los descomunales gastos que tuvieron a la hora de rodar sus terroríficas producciones. Así pues, pasados unos años, ya a principios de los años 40, cuando comenzaba la II Guerra Mundial, la Universal, con un presupuesto escaso en comparación al de sus anteriores éxitos, se decidió a rescatar el mito del hombre lobo y recurrir al actor Lon Chaney Jr. para, en 1941, estrenar en los cines "El hombre lobo", su último gran clásico antes de que se lanzaran a hacer multitud de secuelas y crossovers entre sus monstruos a lo largo de esa misma década.


Ficha técnica:

Título: El hombre lobo

Título original: The Wolf Man

Año: 1941

Duración: 67 min.

País: Estados Unidos

Director: George Waggner

Guión: Curt Siodmak

Música: Charles Previn, Hans J. Salter, Frank Skinner

Fotografía: Joseph A. Valentine (B&W)

Reparto: Claude Rains, Warren William, Ralph Bellamy, Patric Knowles, Bela Lugosi, Maria Ouspenskaya, Evelyn Ankers, J.M. Kerrigan, Fay Helm, Lon Chaney Jr., Forrester Harvey

Productora: Universal Pictures

Género: Fantástico. Terror. / Hombres lobo.


Todo comienza con la llegada de Larry Talbot (Lon Chaney Jr.) a su ciudad natal, en algún lugar de Europa, posiblemente Gales. Larry había pasado mucho tiempo fuera, viviendo al otro lado del océano, en Estados Unidos; pero eso no impide que se pueda reconciliar sin problemas con su padre, Sir John Talbot (Claude Rains). Larry es un hombre al que le gusta la ciencia, y un día, mientras está mirando a través de un telescopio, divisa en una casa de la ciudad a una bella mujer de la que se enamora a primera vista. Sin dudarlo, va a visitarla a su tienda de antigüedades, en donde, de paso, adquiere un bastón con la empuñadura en forma de cabeza de lobo, hecha con plata. La chica que se encuentra trabajando en el lugar, de nombre Gwen Conliffe (Evelyn Ankers), le cuenta el significado del bastón, en el que también se halla tallado el emblema de los hombres lobo, una estrella con cinco puntas. Pero a Larry eso le importa bien poco, ya que su verdadero objetivo es concretar una cita con la joven... Cosa que logra, a pesar de que ésta esté prometida con otro.


Esa misma noche, acompañados por una amiga de Gwen, acuden a una feria de gitanos, recién instalada en los bosques de las afueras. Es allí en donde conocen a una pareja con cierto conocimiento de las artes místicas, Maleva (Maria Ouspenskaya) y Bela (Bela Lugosi). Bela se ofrece a leerle el futuro a la amiga de Gwen, un futuro que se encuentra marcado, para desgracia de la muchacha, en forma de estrella de cinco puntas en la palma de su mano... Esa misma noche, poco después, Larry y Gwen se separan de su compañera, y ésta es atacada por una criatura que parece ser un lobo. Alertado por los gritos de la mujer, Larry acude al rescate, pero demasiado tarde. Aún así, logra matar al animal, sin impedir que éste, antes de morir, le muerda. Pero lo inaudito no tarda en llegar, pues el lobo se transforma en un hombre, un tipo al que conocieron ese mismo día... El lobo resulta ser Bela, y, según la esposa del vidente, éste le ha transmitido, por medio del mordisco, la maldición del hombre lobo a Larry, quien desde que su bastón es descubierto al lado del cadáver, es tachado por todos los ciudadanos como sospechoso de asesinato, aunque no tengan pruebas suficientes que permitan arrestarle... Es a partir de ese momento cuando el hijo de Sir Talbot tendrá que lidiar con su nueva naturaleza, no como heredero de su padre, sino como un ser que se transforma en hombre lobo cuando menos se lo espera, y como un hombre acusado de asesinato. Pronto, y a raíz de unos misteriosos asesinatos, un grupo de hombres se adentrará en los bosques para dar caza a un misterioso ser peludo del que se sospecha como autor de los crímenes...


Hablar de Lon Chaney Jr. es hablar del hijo del hombre de las mil caras, Lon Chaney, apodado así debido a su impresionante capacidad de adoptar distintos roles con un maquillaje que le hacía irreconocible. Lon Chaney Sr. fue uno de los grandes del cine de terror, quizás el primer actor en ganarse la categoría de actor mítico dentro del género, sobre todo gracias a sus actuaciones en películas mudas bajo la dirección de Tod Browning durante los años 20. Murió a principios de los años 30, y, a principios de los 40, la Universal decidió crear una nueva estrella dentro del género como ya habían hecho, diez años atrás, con Bela Lugosi y Boris Karloff. De ahí que al hijo de Chaney le dieran el papel del hombre lobo, pensando que así, quizás, tendrían el mismo éxito que tuvieron con "Drácula" y "El Doctor Frankenstein", iniciando, de esta forma, una nueva edad de oro en un género que, al igual que Lugosi, ya empezaba a flaquear. He de decir que no lo consiguieron. La película no tuvo el éxito esperado, pero esto no impidió que, a lo largo de los 40, en vez de crear más películas originales, se dedicaran a producir, repetidamente, largometrajes en los que Drácula, Frankenstein, la momia, el hombre lobo o, incluso, los humoristas Abbott y Costello compartían pantalla; largometrajes de los que hablaré dentro de muy poco en este mismo blog.

Lon Chaney Jr., a pesar de no ser un actor de la talla de los mencionados Lugosi y Karloff, sí que acabó siendo considerado un actor mítico, en especial gracias a su filmografía como actor, una sucesión de films enmarcados dentro del fantástico de entre los que destaca su papel como licántropo, el hombre lobo más famoso de la historia del cine, dicho sea de paso. Es necesario decir que, antes de esta producción, la Universal ya había hecho una película, a mediados de los años 30, sobre hombres lobo, la cual, incluso, tuvo una secuela a finales de los 30. Sí, estoy hablando de "El lobo humano" (ya comentada por aquí), una película que, a mi parecer, resulta ser más profunda e interesante que la presente. Eso sí, a pesar de ser más compleja que "El hombre lobo", no tiene el mismo carisma, la misma "garra" que la protagonizada por Chaney Jr... Y es que al hijo del hombre de las mil caras también se le suman en el reparto nombres como Claude Rains o Bela Lugosi (quien ya empezaba a dar signos de su inminente deterioro como actor) que, cada uno a su manera, hacían que el film tuviese cierto encanto. Además, la idea de los directivos de la Universal era hacer una historia directa, sin pretensiones; y, si las había, que fueran simples y fáciles de entender. Esto hace que, en muchas ocasiones, tengamos la sensación de estar ante personajes planos, poco complejos y, en ocasiones, con actuaciones simplonas. En relación a esto último está Lon Chaney Jr., quien, en esta ocasión, demuestra que sus mejores roles son como monstruo, y no como humano...

El maquillaje aplicado sobre Chaney fue obra de Jack Pierce, ese gran maquillador que también maquilló a la criatura de Frankenstein y a otros muchos más. Como con la criatura de Frankenstein, logró un resultado merecedor de un aplauso, más si se tiene en cuenta que por entonces no existían efectos especiales por ordenador ni el uso de látex y materiales similares. Un maquillaje totalmente efectivo, sin duda, que muestra una perfecta mezcla entre humano y lobo, sin tener más de lobo que de humano. Tal es así que el rostro de Chaney como hombre lobo ha pasado, al igual que el de Drácula, la momia, etc., a formar parte del imaginario colectivo.

"Jack Pierce terminando de maquillar al nuevo monstruo de la Universal"

Esto me hace reflexionar y divagar en que estamos ante un caso parecido al de "La momia". En la película original, de 1932, la momia era Boris Karloff, y éste apenas aparecía envuelto en vendajes más de unos segundos. Sin embargo, en las siguientes películas con una momia como monstruo estrella, realizadas durante la década de los 40, era Chaney, y no Karloff, quien hacía de momia, apareciendo vendado de la cabeza a los pies, tal y como todo el mundo se imagina a una momia viviente. Bien, pues de igual forma, el actor que hacía de hombre lobo en "El lobo humano", Henry Hull, fue eclipsado por la figura de Chaney como licántropo, hasta el punto de que, aún a día de hoy, muchos piensan que el primer hombre lobo del cine fue Lon Chaney Jr.

Una de las cosas que más me llaman la atención de este actor es su capacidad para hacer de distintos monstruos. Durante los 40, hizo de Frankenstein, Drácula, la momia, etc... Sin duda, era un actor muy versátil. De todas formas, lo que esta claro es que "El hombre lobo" supuso su trampolín a la fama, una fama que se granjeó sin salir de este tipo de películas (y de algún que otro western, dicho sea de paso). Un actor algo limitado en comparación a otros, no lo niego; pero que, a su manera, acabó siendo igual de recordado que otros grandes actores por todos los fans del cine de terror clásico.


A un llamativo reparto también se le suma una llamativa y artesanal ambientación hecha con pocos medios, digna de una joya de serie B, la cual es, posiblemente, el principal punto fuerte de la cinta. Cabe destacar, de entre todos los escenarios, el del bosque. Un lugar que, por medio de la niebla artificial (a la altura de los pies), se encuentra sumido en una perturbadora oscuridad; un efecto realmente efectivo que, aún en la actualidad, se sigue usando. Sin duda, la niebla hizo posible que el bosque tuviese una ambientación que en su día pudo llegar a ser incluso opresiva, una ambientación onírica que sirve de escenario a elementos reales y ficticios. Pero las escenas en el bosque engullido por la niebla no son las únicas dignas de mención. La feria que organizan los gitanos es igualmente destacable, así como aquella otra escena en la que un angustiado Talbot entra en la iglesia tan sólo para toparse con como todos los que le habían respetado se vuelven para mirarle con una mirada mezcla de miedo, asco y desconfianza.


Pero no todo en la película es digno de ser aplaudido... Hay fallos de los que cualquiera se daría cuenta, como por ejemplo aquel en el que vemos como Larry se transforma en hombre lobo vistiendo una camiseta de tirantes para, acto seguido, ver como éste se desplaza por el bosque con una camisa abrochada hasta el último botón. En "El lobo humano" vimos como el licántropo de aquel film se vestía y se enfundaba una bufanda antes de salir a la calle, pero a este hombre lobo no se le ve tan racional como aquel. Otro fallo, de guión, si es que así se le puede llamar, es aquel en el que, en el bosque, y gracias a Maleva, Larry vuelve a ser humano. Pocos instantes después, éste se encuentra con un grupo de hombres que andaban buscando al hombre lobo para cazarle, y Larry les dice que tan sólo andaba por ahí "dando un paseo". Tras escucharle, los hombres le creen... Y digo yo: ¿acaso son tan tontos que no pudieron deducir que un tipo que va por ahí descalzo y con una herida en la pierna era el hombre lobo al que buscaban?


En fin, salvando estos pequeños fallos, estamos ante una película clave dentro de la historia del cine de terror. Si bien "El lobo humano" instauró el subgénero de hombres lobo, "El hombre lobo" hizo que dicho subgénero ganara fama y reconocimiento a nivel internacional, influyendo a multitud de personas por todo el mundo. El legado de esta película se ha sentido, desde entonces, a lo largo de las décadas. En los años 60, la productora británica Hammer revitalizó el mito. Esa misma década, y a lo largo de los 70 y 80, incluso 90, en España se realizaron multitud de películas con un hombre lobo similar, al menos en estética, al de Chaney Jr., encarnado por el gran, a mi parecer, Paul Naschy. Sí, estoy hablando de Walpurgis, el hombre lobo nacional de mi país. Así mismo, pienso que grandes películas como "Aullidos" o "Un hombre lobo americano en Londres" no serían nada sin este clásico. Recientemente, Benicio del Toro ha asumido el papel de hombre lobo en un remake de la presente; un remake que, a mi parecer, es bueno, y tal; pero no es, ni de lejos, tan mítico como la película original de 1941. En conclusión, una película de serie B que, a pesar de contar con pocos medios, alcanzó la categoría de clásico. Simple, entretenida, y sin pretensiones.

Valoración personal: 7/10.

3 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Esta es mi película favorita de los clásicos de terror de la Universal. Además, si no me confundo, introdujo y reinventó muchos de los elementos que hoy se asocian a las leyendas sobre hombres lobo.

Roy D. Mustang dijo...

Tú lo has dicho, Tipo de la Brocha. Mientras que en "El lobo humano" todo giraba en torno a una planta, en "El hombre lobo" se introdujeron cosas como que el hombre lobo podía ser herido a muerte por la plata, en especial por las balas de plata jeje. Lo de la luna llena se suprimió en esta peli, pero en su secuela se volvió introducir.

Anónimo dijo...

La verdad es que es este tipo de hombre lobo no me impresiona nada, más que un híbrido de lobo y humano me parece un tipo extremadamente peludo con garras y colmillos que no tendría oportunidad contra otros hombres lobos más modernos, con cabeza lobuna y una altura de más de 2 metros.