ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

sábado, 5 de noviembre de 2011

Psicosis


Hay películas que son obras maestras. Otras, a pesar de no serlo, tienen otros elementos, como una gran banda sonora, un reparto de lujo, o unas escenas que permanecen grabadas en el recuerdo, que las hacen ser auténticos clásicos de su tiempo. Psicosis es ambas cosas; una obra maestra y, a la vez, un clásico no sólo del cine de terror, sino del cine en general. Toda persona que sepa un poco de cine reconocerá el nombre de Alfred Hitchcock aunque sea de oídas. Hitchcock, director pulcro y elegante, sorprendió con esta obra maestra del terror no sólo a los que ya por entonces estaban acostumbrados a sus películas, sino también a todo el público que acudió a las salas de cine a contemplar un nuevo éxito de su respetada filmografía. Un nuevo éxito que, al igual que films como "La ventana indiscreta", "Vértigo" o "Con la muerte en los talones", dejó el listón muy alto o, mejor dicho, innovó al igual que los anteriores en su correspondiente género cinematográfico, en este caso el terror. Aunque vista a día de hoy ya no sea tan terrorífica como a principios de los 60, y parezca más bien un thriller o, simplemente, un film de suspense (recordemos que Hitchcock era un genio en esto del suspense), eso no quiere decir que en su día no diese miedo...

Ficha técnica:

Título: Psicosis

Título original: Psycho

Año: 1960

Duración: 109 min.

País: Estados Unidos

Director: Alfred Hitchcock

Guión: Joseph Stefano (Novela: Robert Bloch)

Música: Bernard Herrmann

Fotografía: John L. Russell (B&W)

Reparto: Anthony Perkins, Janet Leigh, John Gavin, Vera Miles, John McIntire, Martin Balsam, Simon Oakland, Patricia Hitchcock

Productora: Paramount Pictures

Género: Terror. Intriga. / Película de culto. Asesinos en serie.

Atención: el presente artículo contiene datos que desvelan la trama de la película (spoilers). Si no la has visto, recomiendo no seguir leyendo.


No sólo soy yo el que dice lo de que Psicosis es una de las mejores películas de la historia. De hecho, puede que sea la mejor película de terror de todos los tiempos, objetivamente hablando, claro está. Prestigiosas listas como la elaborada por el American Film Institute sobre las 100 mejores películas de la historia sitúan a Psycho entre las 25 primeras. En el puesto número 18, concretamente. Para muchos una obra maestra, para otros un film de culto, y para mí una película realmente sobresaliente que, a pesar de no ser de mis favoritas o no rendirla tributo, la respeto por todo lo que supuso. Sin Psicosis, el cine de terror (y el cine en general, dicho sea de paso) no sería tal y como lo conocemos, de eso no hay duda. Si en los 70 la gente pudo disfrutar de películas en las que hacía acto de presencia un asesino en serie como villano principal de la historia, y en los 80 ya existía un sub-género conocido como slasher o películas de psycho-killers, el germen de todo esto o, mejor dicho, uno de los gérmenes, fue esta obra de Hitchcock. Y hablo en plural porque ya antes, décadas atrás, hubo otras películas, como "M, el vampiro de Düsseldorf" en las que algún actor adoptaba el papel de psicópata asesino.

La historia, la cual parte de la novela "Psycho" de Robert Bloch (que a su vez se basa en la vida del psicópata Ed Gein), en un principio, tiene como protagonista a Marion Crane (interpretada por Janet Leigh), sugerente mujer de cabellos rubios que, harta de su vida, le roba a su jefe una sustanciosa cantidad de dinero, para así comenzar con dicha cantidad monetaria una nueva vida con su amante. Tras robar el dinero emprende rumbo a California, en un viaje en donde ya Hitchcock inserta algunas técnicas propias para hacer que el espectador se sienta en suspense, en tensión, como si algo fuese a suceder de un momento a otro. A destacar el momento en el que Marion se topa con su jefe mientras éste cruza un paso de cebra; o aquel en el que ésta, sometida a una profunda presión psicológica tan intensa como la tormenta que atraviesa, y, en parte, por el miedo a las consecuencias de sus actos, oye en su cabeza las voces de su jefe y del tipo al que le ha robado el dinero, como si estuviesen a su lado.


Marion va a parar a un motel de carretera, el motel Bates, un lugar que tiene de nombre el apellido de su dueño, Norman Bates (interpretado por Anthony Perkins), un tipo delgado, en apariencia pacífico y tranquilo, algo tímido, aunque un tanto extraño... Tan extraño como la casa que se encuentra tras el motel, un caserón en apariencia algo viejo y desgastado que se alza en la cima de una oscura colina, tan oscura como las apagadas luces de neón que deberían estar encendidas al lado de la carretera... Hitchcock acertó nuevamente en este film a la hora de crear a Norman Bates, así como al hacer un giro brusco de los acontecimientos en el momento en el que Marion toma la (fatídica) decisión de relajarse en ese lugar.


Hasta entonces, el mal siempre había estado representado de otra forma o, dicho de otro modo, provenía de amenazas palpables por la sociedad americana, fruto de miedos infundados por terceros: los fascistas, los espías soviéticos y sus retorcidos planes anticapitalistas, amenazas espaciales provenientes de Marte, los monstruos tales como Drácula y el Hombre Lobo, los espíritus y las brujas, etc... Con Norman Bates la cosa cambiaba; con este personaje el terror provenía de una persona en apariencia normal y corriente, pero con una psique retorcida. El horror provenía de uno mismo, del subconsciente humano. No provenía de fuera de las fronteras estadounidenses, sino del propio corazón americano, teniendo así su origen en el seno de la "típica" familia norteamericana de clase media...

Esta película innovó en multitud de cosas. Cosas curiosas como que estábamos ante la primera película en la que se tiraba de una cadena del váter, o cosas mucho más relevantes como el hecho de estar ante el primer famoso asesino psicópata en serie del celuloide o, mejor dicho, ante la mente desquiciada de Norman, quien albergaba un claro sentimiento mezcla de desequilibrio mental y maldad. Además, Psicosis cuenta con una escena que es una de las más famosas de la historia del cine, además de ser una secuencia tan impactante como impredecible, que descolocó a todos los espectadores por igual. Sí, me refiero a la famosa e inesperada escena de la ducha, en la que el personaje interpretado por Janet Leigh, tras emitir el que quizás, a día de hoy, sigue siendo el grito más famoso de la historia del cine, es acuchillada al ritmo de la banda sonora de Bernard Herrmann, a base de un estridente violín. Escena que para muchos de los que se vean hoy en día la película quizás ya no tenga tanto impacto, ya que posiblemente ya la hayan visto. No son pocos los medios de comunicación que se han encargado de mostrarla en numerosos especiales dedicados al presente film de Hitchcock, además de que ha tenido bastantes referencias, parodias y, en definitiva, homenajes en otras series o películas.


Y digo que es inesperada por varios motivos, como por ejemplo el hecho de que los espectadores, pendientes de qué le pasaría a la esbelta protagonista, fueron partícipes de como la película tomaba un giro brusco de los acontecimientos. De ser una película en donde el dinero era el principal desencadenante de los problemas que, supuestamente, estaban por venir (o no), tras la escena del asesinato de la estrella de la película ("¿cómo pueden matar a la protagonista ya? ¡No puede ser verdad lo que estoy viendo!" Pensarían algunos) se nos muestra dicho fajo de billetes... Con esto se nos deja bien claro que, llegados a este punto, el dinero pasaba a ser no sólo un elemento prescindible en la trama, sino que también no era en absoluto el principal motivo por el que Norman cometía asesinato, dando claras muestras de su desequilibrio mental y fuerte complejo de Edipo (¿cuántos pensarían en un principio que el asesino era la estricta y malhumorada madre de éste, a quien, a pesar de que no veamos más que en los huesos (literalmente), ya nos hacemos una perfecta idea de cómo podía ser?)


La película en sí, en el mismo momento en el que se aproximaba una misteriosa sombra a Marion mientras se relajaba bajo la regadera, pasó a convertirse en un film de terror, con un argumento que dejaba de girar en torno a Marion y los billetes robados, para comenzar a girar en torno a la desaparición de ésta y, en especial, Norman Bates, el nuevo protagonista de la historia, nada menos que un psicópata, que no dejaba indiferente a nadie con su presencia y actos. Prueba de ello el estremecimiento de los espectadores de la época ante la escena de la ducha, una escena en la que el hasta entonces elegante Hitchcock nos mostraba no sólo sangre, sino también un desnudo corporal. Elementos que a finales de los 50 nadie se imaginó en uno de sus films. Se dice que la cinta se rodó en blanco y negro (un gran acierto) para reducir los niveles de violencia, entre otras cosas; pero el tiempo ha demostrado que, efectivamente, se hizo para gastar menos dinero en el proyecto, el cual costó unos 800.000 dólares, apróximadamente. Para 1966 Psicosis había recaudado unos 13 millones, superando ampliamente el presupuesto con el que se pudo llevar a cabo la película, y hoy en día la recaudación se estima que supera los 50 millones, casi nada.


Un film poco costoso (dentro de lo que cabe), con pocos medios, en blanco y negro y, en pocas palabras, una película que bien podría haber sido un capítulo más de la por entonces archiconocida serie de televisión "Alfred Hitchcock Presents". Y es que para su rodaje, el maestro Hitchcock se sirvió del equipo humano y técnico que utilizaba para dicha serie. Teniendo en cuenta esto y los resultados obtenidos, así como su impresionante influencia de cara al futuro del cine, queda claro, en este caso, que a una buena película no le hace falta un alto presupuesto para ser buena, sino un director especializado en la materia. Y a la hora de citar especialistas en lo de hacer cine, Hitchcock es uno de los mejores ejemplos que le pueden venir a uno a la mente. En fin, una película imprescindible que, aunque hoy en día no sea tan terrorífica e impactante como en los años 60, fue una obra maestra, lo es, y lo será siempre, pase el tiempo que pase...


Valoración personal: 10/10.

3 comentarios:

Natsume Maya dijo...

Asi que ésta era la peli... *_*
Los inicios de los psychokillers acompañados de una escena que es ya un clásico imprescindible del género de terror, por no decir que el Norman Bates de Perkins pone los pelos de punta más que ninguno, en mi opinión. ^^

Excelente artículo, espero que si alguien no la ha visto, el artículo que tan bien la presenta le dé motivos más qu suficientes; me los ha dado a mí para volver a verla en breve, así que... :P

Miguel Roselló dijo...

Es difícil aportar algo que no suene trivial con el fin de reafirmar algo que a veces se puede confundir con algo dicho por pura inercia cuando en realidad no es más que la verdad: que Psicosis es una obra maestra. Y como es tan difícil, cuando alguien me pregunta que por qué me gusta tanto (esa preguntita de marras que ya sabes qué pensamiento de pura incomprensión esconde detrás), siempre me remito a aquello de "pensé en rodar desde detrás a Norman llevando a su madre al hombro, pero pensé que el público sospecharía que intentaba ocultar algo; así que lo rodé desde arriba".

Y es que creo que esa anécdota resume todo lo grande que hay en Psicosis y en la mano de Hitchcock en general.

LittleEiko C dijo...

¡Hola! Ya estoy por aquí! Tras leerme tu reseña puedo decir: bravo. Me encanta cómo escribes :)

Fíjate que no conocía el detalle que el famoso Robert Bloch hubiese escrito la historia original, a quien yo conozco como uno de los integrantes del Círculo de Lovecraft, inventando De Vermis Mysteriis y Cultes de Goules, dos tratados que salen a menudo mencionados en los Mitos de Cthulhu y a quien Lovecraft dedicó su obra "El morador de las tinieblas" y autor de "El vampiro estelar" o "La sombra que huyó del chapitel", leídas ambas por mí hace unos años.

Esta peli me encantó precisamente por lo que comentas: matan a la protagonista al poco de empezar lo que demuestra que no es la auténtica, si no ese Sr. Bates que, al sentirse atraído por ella despierta la personalidad agazada de su madre en su mente enferma, un auténtico esquizoide. La vi hace muchos años y no me esperaba el final... sublime y encantadora, no me canso de verla ^^