ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 14 de noviembre de 2011

Psicosis II: El regreso de Norman


El director Richard Franklin y el por entonces guionista Tom Holland se juntaron en 1982 para realizar lo que fue la primera secuela de "Psicosis", el clásico de 1961 dirigido por Alfred Hitchcock, aunque la película no se estrenó hasta 1983. En "Psicosis II: El regreso de Norman", tenemos de vuelta, como el título indica, a la gran estrella del primer film, el perturbador Norman Bates, aquel tímido y educado encargado del motel que tenía su apellido de nombre.


Quizás muchos no hayan oído hablar de Richard Franklin, y no es de extrañar, ya que este director no es que haya dirigido algo realmente memorable... No se puede decir lo mismo de Tom Holland, famoso por el trabajo que realizaría años después dirigiendo películas de culto de los 80 como "Noche de Miedo" o la quizás más popular "Muñeco diabólico". Ya en "Psicosis II" apuntaba maneras de lo que sería su posterior trabajo; de hecho, a mi parecer, el guión de esta secuela es uno de sus mejores trabajos. No como director, ojo, sino como guionista. Para mi sorpresa, mucha gente desconocía que "Psicosis" tuviese no sólo una segunda parte, si no también una tercera o incluso una cuarta parte... El caso es que de todas ellas, solamente se salva la presente (creo que será mejor que opine más a fondo sobre el resto de las secuelas en otra ocasión); una continuación que, si digo que es una película infravalorada, me quedo corto.

Ficha técnica:

Título: Psicosis II: El regreso de Norman

Título original: Psycho II

Año: 1983

Duración: 113 min.

País: Estados Unidos

Director: Richard Franklin

Guión: Tom Holland

Música: Jerry Goldsmith

Fotografía: Dean Cundey

Reparto: Anthony Perkins, Vera Miles, Meg Tilly, Robert Loggia, Dennis Franz, Hugh Gillin, Claudia Bryar, Robert Alan Browne, Ben Hartigan, Lee Garlington, Tim Maier, Jill Carroll, Chris Hendrie, Tom Holland, Michael Lomazow

Productora: Universal Pictures

Género: Terror. Thriller. Intriga. / Secuela.

Como muchos ya sabréis, aunque a veces sea algo que tienda a ser olvidado, "Psicosis" estaba basada en una novela escrita por Robert Bloch. Ya hablé largo y tendido de la primera parte de lo que se convertiría, por desgracia, en una especie de franquicia, por llamarla de algún modo. Y digo por desgracia ya que de la misma forma que le sucedió a otras películas de terror con brillantes primeras partes como "La matanza de Texas" o "Halloween", cuantas más secuelas se hicieron, más malas fueron respecto a las anteriores. Curiosamente, la novela original de Bloch también tuvo segunda parte, escrita por él mismo y publicada en 1982, titulada, oportunamente, "Psicosis 2". En esas fechas Hilton A. Green, ayudante de dirección del mismísimo Hitchcock en "Psicosis" y una de las personas más importantes en la producción de la serie de televisión "Alfred Hitchcock presents", tenía interés en continuar la historia del clásico psycho-killer Norman Bates. Bloch le ofreció a la productora, Universal Pictures, los derechos de su segundo libro, pero la compañía lo rechazó debido a que ésta continuación en papel no conservaba la esencia que Hitchcock transmitió con el primer film. De hecho, más bien parecía una burda imitación de la mencionada película de John Carpenter, "Halloween".

Parecía que la idea de Green de realizar una secuela de la obra maestra de Hitchcock era algo prácticamente imposible, ya que partía de la base de que era algo que seguramente la mayoría de los seguidores y fans del "genio del suspense" no se tomarían bien, puesto que éste había muerto pocos años atrás, en 1976. Pero, milagrosamente, apareció Tom Holland, quien escribió el libreto de lo que sería el guión de "Psicosis II", el cual nada tenía que ver con la segunda parte narrada por Bloch, resultando en un guión en gran medida fiel en espíritu a la primera parte. Al guión de Holland se sumó la dirección de Richard Franklin, un gran fan de Hitchcock (de hecho, a lo largo del metraje hay numerosas, por no decir muchas, escenas que homenajean al ya por entonces fallecido director). Para rematar la faena, al cargo de la banda sonora estaría Jerry Goldsmith (quien ya había demostrado una gran labor como compositor en "La profecía", película de Richard Donner de 1976). Cabe destacar también que Dean Cundey sería el encargado de la fotografía (para quien no sepa quién es este tipo, decir que era el director de fotografía ligado a John Carpenter). Y lo más importante: Anthony Perkins repetiría en el papel de su vida, encarnando una vez más a Norman Bates. Y no sería el único actor que ya hizo acto de aparición en el primer film, ya que Vera Miles, quien hacía de la hermana de Marion Crane, volvería a interpretar al mismo personaje, 22 años después.


Y 22 años después se desarrolla la trama de "Psicosis II", la cual se inicia con la archiconocida escena de la ducha de su antecesora, en blanco y negro, para luego dar paso a un plano que nos muestra en todo su esplendor la casa en donde se crió Norman junto a su desgraciada madre, lugar que abandonó tras los hechos acontecidos tras el asesinato de su última inquilina en el motel. Y junto con este plano, también se da paso a la presencia de color, ya que este film decidió prescindir, a diferencia del original, del blanco y negro. Muchos se piensan que la primera película es en blanco y negro por ser antigua; sin embargo, esto fue más que nada para abaratar costes, ya que Hitchcock veía a "Psicosis" como un proyecto menor, como una especie de descanso entre grandes producciones.

En mi opinión el hecho de que la película sea en color es todo un acierto, ya que vemos como, al poco de comenzar la cinta, Bates abandona el psiquiátrico en el que estuvo encerrado (condenado) durante 22 años, para salir siendo una persona aparentemente curada de su enfermedad mental. Así, en el presente, Bates es un hombre de una edad en torno a los 50 años que ve el mundo desde otro punto de vista; un punto de vista más cuerdo y optimista, desligado del pasado, por así decirlo. Pero, curiosamente, el mundo es distinto. Tan distinto como el hecho de que ahora las imágenes son en color. Mientras él ahora es una persona normal, toda la sociedad y el mundo en general parecen haber enloquecido en el período de tiempo comprendido entre 1960 y 1982. Un mundo tan distinto como algunos elementos con los que se toparon los espectadores en esta secuela, algunos clara y perfectamente apreciables; como que el film estaba en color; que personajes como Lila Crane o Bates aparecían, lógicamente, más viejos; que los años han cambiado también al motel Bates y al caserón que se hallaba justo al lado, etc... De esta forma, tenemos en la actualidad un motel regentado por un impresentable que se dedica a alojar a jóvenes que sólo piden habitación para drogarse y demás cosas, y el que otrora fuera hogar de los Bates es en el presente un caserón abandonado, plagado de telarañas, habitaciones llenas de polvo, y, desgraciadamente, también de recuerdos que atormentarán y desquiciarán a un supuestamente curado Norman...


Así que dicho esto, creo ya haber dejado claro el argumento del film, el cual gira en torno a la figura de Norman, quien, tras salir del psiquiátrico, intenta reinsertarse en la sociedad, ya que ahora es una persona normal, con un trabajo normal, como el que desempeña al poco de cumplir su condena, de ayudante de cocina en un bar de carretera. Sé que es algo extraño el ver al carismático Norman Bates, todo un clásico de los psycho-killers, portando un sucio delantal y trabajando en un bar detrás de la barra, preparando pedidos para los clientes, etc... pero de ahí a decir que es algo ridículo, como he oído decir a algunos...

De todas formas, en un momento dado de la cinta Bates decidirá volver a ocuparse de su antiguo motel, empezando por despedir al tipo que se encargaba del negocio en su ausencia; negocio que, sin Bates, estaba de capa caída, siendo tan sólo un lugar donde se reunía la peor calaña juvenil. Tras esto, el desempleado e impresentable señor que se "encargaba" del motel decidirá ir a provocar a Bates en más de una ocasión, quien será defendido por la joven Mary (interpretada por Meg Tilly), chica que iniciará con Bates una relación que, de calificarla como extraña, me quedaría corto. Por otra parte, Lila Crane, ahora de apellido de casada Loomis, está decidida a vengar a su hermana, quien fue acuchillada por Norman 22 años atrás. De ahí que, profundamente descontenta con la puesta en libertad del asesino, decida tomarse la justicia por su cuenta...


Pasando a lo más importante del artículo en sí, y adonde de verdad quería llegar, he de decir que se nota que Franklin es un fan de Hitchcock, inundando la cinta de referencias y planos como los que salían en el primer film, a destacar el de las escaleras que conectan la planta inferior con la superior del caserón. Desde un principio, Franklin y Holland fueron conscientes de que ni de lejos superarían con una segunda parte el trabajo de Hitchcock; así que, visto así, y teniendo esto en cuenta en todo momento, "Psicosis II" se nos presenta más como un homenaje a la primera parte que como una secuela en sí. Un homenaje a Hitchcock, un largometraje hecho con humildad que no recurre a escenas ni a tópicos propios del cine de terror de la época, aunque escenas sangrientas haberlas las hay... Sin duda, hacer una segunda parte intentando emular a la primera hubiera resultado en un rotundo fracaso, además de estar aún más, si cabe, infravalorada.


Sí, "Psicosis II" es de estas películas que la gente suele mencionar a la hora de hablar de segundas partes malas, pero yo estoy totalmente en desacuerdo con esto. Todos sabemos que Hitchcock es Hitchcock, y que la primera parte dirigida por él mismo es un producto insuperable se mire como se mire; pero, desgraciadamente, la gente se niega a ver a su secuela como un homenaje a ésta o como una natural evolución llena de homenajes y guiños a la primera parte, puesto que muchos quizás se esperaban de esta continuación una película que no sólo igualara sino que también superara a "Psicosis", como sucedió con la segunda parte de "El Padrino" respecto a la primera, unos cuantos años atrás.

Nada más lejos de la realidad, "Psicosis II" no la supera ni de lejos, pero no por ello es mala, ni tampoco rompe con la esencia de su predecesora en pos de multitud de escenas más propias del nuevo modelo de cine de terror instaurado en los años 80 con éxitos como "Viernes 13" y sus innumerables secuelas. De hecho, la ambientación está bastante lograda y resulta tan efectiva como el tono imperante, propio de un thriller psicológico, que hace que la trama bien construida se nutra de pistas que hagan que el espectador se pregunte qué está pasando, si Norman está realmente curado o no, etc... Y esto último es lo más importante de "Psicosis II: El regreso de Norman", el que el espectador averigüe si Norman ya es una persona normal o si, por el contrario, continúa siendo un psicópata asesino con un complejo de edipo incurable... Si queréis saberlo, tan sólo tenéis que verla. Yo, personalmente, os animo a ello. Lo que no os recomiendo son las películas en torno a Norman Bates que vinieron después, una de ellas incluso dirigida por el propio Anthony Perkins poco antes de morir, en 1992...


Valoración personal: 7/10.

4 comentarios:

AtrejuWhetu dijo...

En el colegio leimos en su día una versión abreviada de la novela de Robert Bloch, pero no sabía que había secuela "oficial". Sí que me consta que Los pájaros tuvo alguna que otra, firmadas por Alan Smithee, el pseudónimo que se suele utilizar en el cine cuando alguien no está orgulloso de lo que ha hecho.

Las secuelas tienen un objetivo marcadamente comercial y seguir la estela de la fama del original como productos de consumo, pero sí que estoy de acuerdo que en los años 80 y 90 se les fue la mano muchísimo con las producciones de este género.

El Tipo de la Brocha dijo...

A mí esta parte también me gusto. Es distinta de la primera, pero en el buen sentido. Perkins es grande.

Roy D. Mustang dijo...

@AtrejuWhetu: estoy de acuerdo con lo de que las secuelas tienen un objetivo marcadamente comercial... Y si no, que se lo digan a Jason de Viernes 13.

@El Tipo de la Brocha: grande Perkins, sí.

Juanky dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, es una secuela muy infravalorada y desconocida, pero que a mi decir que me encanta es poco; como curiosidad, decir que esta película la vi antes que la primera, o al menos eso recuerdo, cuando tenía unos 4 años, y desde entonces me hipnotizó. De hecho, Psicosis es mi película preferida. Lo único en que no estoy nada de acuerdo es en que el resto de secuelas no valgan para nada. Esta saga a mi me encanta y me parece bastante redonda y respetuosa con la historia y el espíritu de la original, especialmente las dos primeras secuelas. Psicosis 3, pese a no tener el suspense y la incentidumbre de las dos anteriores, me parece una más que digna continuación, cierto que ya más cercana al slasher, pero que además podemos ver con más detalle lo que se nos insinuaba en la anterior, y es ver los diálogos entre Norman y su madre, que son bastante inquietantes; las luces y sombras están muy bien llevadas, con ese tenebrismo que nos sumerge más en la locura de Norman, y con cierto humor negro que no resta, sino suma al conjunto. Además dirigida por el propio Perkins; ¿quien mejor que él conoce al personaje de Norman para realizar esta película? yo creo que la tercera es la película más personal de Norman y su mente trastornada, es decir, la que se centra más en el personaje y por eso la ambientación es más tenebrosa, más oscura y a veces hasta surrealista. En general, son secuelas que tienen un tono distinto una de otra, pero son respetuosas y además creo que forman una saga redonda. La cuarta parte ya no es tan mítica, pero no deja de ser interesante sobretodo porque nos muestra lo que nos faltaba por saber: la relación tortuosa de Norman y su madre antes de que la envenenase. No nos hace falta ver la aberración que es esa serie actual donde trasladan la historia de Norman al siglo XXI y convierten el pueblo en una especie de Twin Peaks con Norman y sus amigas como detectives. Eso si que no lo considero digno de comparación con Psicosis, al igual que el innecesario y muy inferior remake.