ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 31 de octubre de 2011

Hellraiser




Igual de famoso que la canción de Motörhead que acabo de poner justo antes de estas líneas es el nombre de Clive Barker, escritor inglés especializado en el género de terror, que no sólo se dedicó a deleitar a lectores, sino también a espectadores con algunos films, de entre los cuales destaca Hellraiser, su primera y mejor incursión en el séptimo arte. También es popular la frase de Stephen King: "He visto el futuro del terror, y su nombre es Clive Barker", aunque parece ser que el tiempo ha demostrado que dicha frase, leída hoy en día, debería haber sido algo tipo: "He visto el presente del terror, y su nombre es Clive Barker". Y es que la obra de Barker encajaba perfectamente en los 80, en especial en un momento en el que seguía las pautas instauradas por otros maestros del gore como David Cronenberg o Dario Argento, quienes, siendo partícipes de lo que se denominó como "New Flesh", ya ofrecieron un punto de vista particular del terror que tiene gran influencia en esta adaptación al celuloide de "Hellbound heart", una novela corta de horror escrita por el propio Barker y publicada tan sólo un año antes del estreno de Hellraiser: Puerta al infierno.

Ficha técnica:

Título: Hellraiser

Título original: Hellraiser

Año: 1987

Duración: 90 min.

País: Reino Unido.

Director: Clive Barker

Guión: Clive Barker (Novela: Clive Barker)

Música: Christopher Young

Fotografía: Robin Vidgeon

Reparto: Andrew Robinson, Clare Higgins, Ashley Laurence, Sean Chapman, Oliver Smith, Robert Hines

Productora: Cinemarque Entertainment BV / Film Futures / Rivdel Films

Género: Terror. / Película de culto. Gore.


Una de las cosas que más me llaman la atención de Hellraiser es la cantidad de secuelas que se han hecho, siendo más de siete y, de esta forma, se ha convertido en una de las franquicias de terror cinematográficas con más secuelas en su haber (con permiso de Viernes 13). En Hellraiser, de 1987, Barker se sirve de una serie de elementos propios de su literatura: el toque sadomasoquista que impera a lo largo del film, la mezcla entre el deseo sexual y la perversión, así como los más bajos instintos morales del ser humano, las realidades paralelas, y esa forma de enfatizar lo desagradable como si se tratara de algo normal y cotidiano, algo que nos rodea constantemente, seamos conscientes o no de ello...

La historia comienza en un mercado, en algún lugar lejano, en donde un hombre de voz grave y oscuras uñas le compra a un comerciante, a un alto precio, un objeto cúbico, una especie de caja china llamada la Caja de los Lamentos. Pero si digo que la adquiere a un alto precio es por lo que le sucede después, justo cuando este individuo, de nombre Frank Cotton, consigue abrir la caja en el ático de su destartalado caserón, liberando una especie de infierno, abriendo la puerta a una dimensión en donde el placer y el dolor están unidos más allá de los límites humanos. Finalmente, lo único que queda de Frank son simples pedacitos de él mismo esparcidos por el suelo, como pueden observar algunos de los seres provenientes de dicha dimensión, seres llamados los Cenobitas. La casa queda abandonada, pero un tiempo después del incidente, llegan a ella los nuevos inquilinos: el hermano de Frank, Larry, y su infiel esposa Julia. Es en el momento en el que Frank se corta accidentalmente y derrama sangre sobre el suelo del ático cuando una presencia infernal comienza a tomar forma física...


Como ya he dicho, Hellraiser es una película de 1987. Esto quiere decir que el género de terror ya había pasado por multitud de fases que le habían ido definiendo hasta llegar a dicha década, década de la que apenas ha progresado... Muestra de ello el que se hayan hecho tantas secuelas del género slasher. Hellraiser aúna en sí misma distintos elementos genéricos, como bien se puede comprobar durante todo el metraje. De esta forma, tenemos la casa encantada en la que reina lo tétrico y en donde se desarrollan los hechos, el slasher (que, en contra de lo que pudiera parecer, el verdadero malo o asesino de la historia es Frank Cotton, y no Pinhead, como muchos creen, quien ilustra la portada de la cinta), e incluso monstruos, siendo en este caso los Cenobitas. Además, se producen una serie de crímenes pasionales que parten de un triángulo amoroso entre Frank, Julia y Larry; siendo el propio hermano de Larry el que inicia esa extraña relación con la esposa de éste. Y si digo extraña es porque el motivo principal que los une es el sadomasoquismo; Larry por el hecho de torturar placenteramente a alguien, y Julia por el morbo que le produce recibir dicho trato.

Está claro que, en su día, Hellraiser fue una de las películas de terror más impactantes dada su estética, además de por su temática, ya que en esta ocasión y, a diferencia de en multitud de películas del género de la década, los adolescentes cobraban menos importancia que los adultos, siendo tan sólo pobres víctimas de los actos poco morales de sus mayores. De entre los dos jóvenes que hay, que no son muchos, sino más bien lo contrario, es importante hablar de Kristy (a la que se podría considerar la protagonista de la historia), la hija de Larry y su anterior y fallecida esposa, personaje sobre el que acaban desembocando todas las penurias en torno a la Caja de los Lamentos, que, aunque cargue con algunas carencias como actriz, además de que su personaje no sea muy complejo y carismático, esto lo compensa con la efectiva ambientación con la que Barker impregna el film en todo momento. Y es que la ambientación, la estética, lo gore, etc., son algunos de los elementos que más destacan en Hellraiser, aunque lo más icónico de esta primera película recaiga en el diseño de Pinhead y los Cenobitas, seres de estética fetichista y ambigua en los que la carne, el cuero y el metal se mezclan con el dolor y el placer...


De todas formas, uno de los principales motivos que hacen que Kristy y su joven compañero tengan menos profundidad que los adultos es por el hecho de que Barker se centra en desarrollar más que ningún otro personaje a Frank y a Julia, dos personas pervertidas y sin empatía hacia los demás y, repito, unidas solamente por lo único que respetan: su sadomasoquista relación. A pesar de que estos dos personajes sean las verdaderas estrellas del film, la mayor parte del impacto visual recae en Pinhead, interpretado por un mítico Doug Bradley. Dicho impacto hizo posible que fuese el único personaje de esta primera parte que hiciese acto de presencia en todas las secuelas, traspasando las barreras del tiempo y, de esta forma, convirtiéndose en un icono más de la cultura popular y del cine de terror. Personalmente, jamás ví Hellraiser de crío por el simple hecho de que la imagen en portada de Pinhead me perturbaba en exceso...

Además de las no muy convincentes actuaciones de Kristy, el film tiene otros defectos... Como el hecho de que toda la atmósfera terrorífica y agobiante se desplome precipitadamente hacia el final, en un fogoso espectáculo de luces y monstruos en donde lo desconocido, lo tétrico y lo perturbador pasan a unirse desembocando en un infierno palpable en torno a la joven protagonista. Los efectos especiales cutres de los Cenobitas desapareciendo en contraposición a otros que a día de hoy siguen siendo impresionantes (como por ejemplo la regeneración de Frank), así como la transformación del mendigo que persigue a Kristy en un ser de origen demoniaco, son elementos que más bien sobraban... De no ser por ellos, estaríamos ante una película realmente sobresaliente. El caso es que estamos ante una cinta que, a pesar de cargar con estas carencias superficiales y por su precipitado y quizás algo descuidado final, sigue siendo lo mejor de la corta producción cinematográfica de Clive Barker y, para muchos, un film de culto.


Valoración personal: 7/10.

5 comentarios:

Sheila dijo...

¿Sabes? La vi ayer por la noche por primera vez ^^.
Aarón y yo empezamos viendo Wishmaster pero se quedó colgada y vimos al final Hellraiser. Yo nunca la había visto pero hace poco empecé a leerme los libros del autor (Clive Barker), que le gusta mucho mezclar sexo y sangre...
Lo mejor para mí es la última media hora de peli.

El Tipo de la Brocha dijo...

La regeneración de Frank es una escena inolvidable. A pesar de ello, no es una saga a la que haya prestado mucha atención.

Roy D. Mustang dijo...

@Sheila: se me olvidó especificar en el artículo, que aunque no la viese de pequeño por el tema de su perturbadora portada... Por unas cosas y otras, no me la ví hasta hace bien poco jaja.

@El Tipo de la Brocha: yo en cuanto a las secuelas... De momento como que no tengo el menor interés en vérmelas; pero oye, quién sabe, quizás algún día me de por ahí y las vea...

Samantha dijo...

La vi hace unos meses y me quedé atónita con la regeneración de Frank... Daba tanto asquito ese tipo con todo viéndosele y lleno de sangre, uf xD

Algo que remarcaría de esta película es el hecho de que tratem el tema de las otras dimensiones. Es esalofriante pensar que si existieran otras dimensiones, serían seres "extraterrestres" (entre comillas porque son terrestres, aunque con un cuerpo diferente) y no los mismos humanos.

Anónimo dijo...

La segunda parte es bastante aceptable pero las que siguen son bastante malas.