ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 20 de junio de 2011

Vickie el vikingo




Vikingos... La verdad es que la historias y aventuras en torno a esta gente que antaño poblaban el norte de Europa es algo que siempre me ha llamado la atención... Bastante, de hecho. Esas épicas historias y leyendas de los distintos pueblos nórdicos que llegaban en barcos a otros lugares dispuestos a saquearlos y llevarse consigo todos los tesoros, la forma tan ejemplar en que celebraban sus victorias, su maravillosa religión de dioses tan dignos de ser adorados en la que creían, el ir en un barco de un lugar a otro en busca de batallas con el cuerpo lleno de alcohol (vale no, esos eran los piratas), etc... En fin, si os gustan todas esas cosas de los vikingos, pues lo siento, pero esos elementos no los encontraréis en Vickie el vikingo, serie de la que hablo en el presente artículo.


Vickie el vikingo, el vikingo de las ideas le llamaba yo... Con tal de frotarse la nariz a este chavalín tan pintoresco (si, era un niño a pesar de su androginidad) se le ocurría una brillante y estrambótica idea de forma espontánea. La serie, que se emitió en España en el año 1975 (o 76, a mi aún me faltaba como una década para nacer) al igual que otras tantas de dibujos de la época tras el telediario de Televisión Española del mediodía, nos contaba las aventuras de Vickie, que en compañía de su padre y líder de la aldea en la que vivía y de otros tantos vikingos y personajes de la misma, vivía aventuras en las que se mezclaba notablemente y, claro está, desde un punto de vista totalmente infantil, lo que era épica con inteligencia. Está claro que a quien le guste lo épico es, consecuentemente, alguien inteligente, pero esta serie sólo podía ser épica ante ojos de un niño pequeño de no más de siete u ocho años, y es que a ese público infantil es a quien estaba expresamente dirigida esta serie. Hace poco me he vuelto a ver Vickie el vikingo, o lo que es lo mismo, más de quince años después desde la primera vez que la vi (o más). Pero antes de entrar en opiniones, impresiones pasadas y presentes y demás, haré lo que hago en muchos de mis kilométricos e interminables artículos, hablar de qué va la serie y de algunos personajillos, que en Vickie el vikingo son todos unos "personajes".

¿De qué va?

Vickie el vikingo nos cuenta, como el título indica, las aventuras del pequeño Vickie, un vikingo de la norteña aldea de Flake. Vickie es el hijo del líder de la aldea, el basto Halvar, pero a diferencia de su padre y de los niños de su edad, tiene un comportamiento bastante distinto al de los demás, prefiriendo la paz y la tranquilidad que le otorga su aldea en vez de soñar con un futuro en el que obtendrá la gloria a base de batallas y saqueos en costas de tierras lejanas. Sin embargo, y tras una disputa con su padre a la hora de comer, Vickie decide retarle a una apuesta. Si la gana, Vickie se embarcará con su padre y los suyos para demostrarle que aunque no sea tan fuerte y valiente como los demás vikingos, si tiene lo que hay que tener para ser un buen vikingo. Claro está, desde su peculiar punto de vista. Sobra decir que dada la astucia de Vickie éste gana la apuesta, y consigue infiltrarse en el barco de su padre metido en un barril, siendo descubierto por uno de los vikingos de la tripulación cuando ya están demasiado lejos de la aldea, de camino a otro lugar... Por desgracia, al poco de arribar, son apresados por los hombres de la fortaleza que pretendían saquear. Tras ser encerrados, a Vickie no le queda otra que idear uno de sus planes, el primero de una serie de planes efectivos que a lo largo de la serie serán vitales para que tanto su padre como el resto de la tripulación puedan seguir vivitos y coleando.

Algunos personajes:

Vickie: indiscutible protagonista de la serie, Vickie es un vikingo la mar de peculiar (como casi toda la serie en si, pero el protagonista se lleva la palma de la peculiaridad). De aspecto andrógino, aseguro totalmente que Vickie se trata de un varón (y si no me creéis ver la serie y ya veréis, ya...) Su forma de ser es terriblemente cobarde, llegando a asustarse, como se puede ver en el primer capítulo de la serie, de una simple cría de lobo; pero dicha cobardía y falta de fuerza física la compensa de sobras con su mente, pues en comparación a los otros vikingos de la aldea y a los rivales que se van ganando a lo largo de la serie, la mente de Vickie es la de un genio.

Halvar: el padre de Vickie es más basto que... que es muy basto, y ya está. Halvar es el personaje que más se acerca a la figura del auténtico vikingo (vale, si, está muy lejos de dicha figura o estereotipo pero algo es algo). Su comportamiento es el de alguien granuja y brivón y, en ocasiones, machista con su mujer. En mi mente se quedaron grabadas aquellas escenas en las que entraba en su casa tras sus viajes por alta mar, y con su grave voz decía: "¡mujer, sírveme la comida...!" Halvar es valiente, impulsivo y fuerte, pero no se puede decir lo mismo de su inteligencia, la cual es todo lo contrario de la de Vickie, aunque su padre siempre diga después de que a Vickie se le ocurra una idea cosas como: "se me habría ocurrido a mi", "se nota que es mi hijo, que ha heredado mi inteligencia", etc... Sin duda, a Halvar le encanta mantener su honor y figura como vikingo más importante y de más ayuda, a pesar de que sepa totalmente que es su hijo (del que no está muy orgulloso en ocasiones dada su forma de ser tan distinta a la suya y a la de los demás niños) el que le soluciona todos los problemas que, como líder de la aldea, está obligado a resolver él solo.

Snorre: este vikingo es el más canijo de todos, es del tamaño de un tapón. Bueno, no literalmente, pero es muy bajito, y tal... Durante toda la serie suele estar siempre quejándose, lo que hace que todo aquel que vea la serie tenga que soportar su voz, estridente y gritona a más no poder... Aunque quien no le soporta es Tejure, con quien siempre está peleándose. Snorre teme a su mujer, que al igual que la de los otros vikingos adultos es una mujer de amplia cintura y con una mala leche que asusta hasta al vikingo más valiente. Aunque visto lo visto, en la aldea de Vickie todos son muy machos, valientes y demás, pero todo de boquilla. En sus ataques de impulsividad a la hora de lanzarse contra el enemigo, Snorre grita un curioso grito de guerra: "¡ula, ula, ula, ula...!"

Tejure: como ya he dicho en el párrafo anterior, Tejure siempre está discutiendo y peleándose con Snorre a la mínima, no importa la importancia del motivo que les lleve a discutir, estos dos personajes están destinados a odiarse hasta el fin de los tiempos. Aunque Tejure sea más calmado que Snorre, se podría decir que no tiene complejo de tener una cara de caballo y unos dientes que espantarían a los que hacen los anuncios de "fumar es malo para la salud", ya que es bastante presumido y egocéntrico. La principal habilidad de Tejure es su velocidad, siendo así el que corre más rápido de toda la aldea, demostrándolo con creces cuando huyen de un enemigo (si es que estos vikingos... Debieron de perderse el capítulo de barrio sesamo "versión vikinga" en el que explicaban la gloria que se obtenía en las batallas, el tema del Valhalla y demás...)

Urobe: Urobe es el vikingo más anciano de toda la aldea, pero eso no le impide seguir formando parte de la tripulación de Halvar. La verdad es que siempre me he preguntado porque había en la tripulación un viejo que apenas podía blandir una espada y que encima caminaba encorbado (aunque luego corría como todos como si nada), o por qué sus compañeros no se preocupaban de su salud o de su condición de persona mayor. Puede que el hecho de estar presente en todos los viajes fuese porque Urobe es algo así como la enciclopedia del grupo, ya que dada su vejez, sabiduría y conocimientos puede ser de ayuda en algunas ocasiones. A veces pienso que antes de que entrara Vickie a la tripulación, Urobe era el vikingo que les ayudaba cuando se metían en líos, porque si no, no me explico como podía sobrevivir una tripulación tan cobarde como tan poco inteligente.

Ulme: Ulme es el poeta de la tripulación. Siempre lleva encima suya un arpa que es como si fuese parte de su cuerpo, ya que la música y la lira son su vida. Pero no creáis que Ulme es el típico integrante que acaba siempre estampado o colgando de un árbol cuando los vikingos celebran una fiesta (seguro que alguno ya estará pensando en cierto personaje de Astérix). Ulme, a pesar de su pedantería, es soportado por sus compañeros (y es que, el hecho de que todos estos vikingos se soporten entre sí dados sus defectos es todo un logro). De hecho, en ocasiones le vemos blandir la espada (aunque en Vickie el vikingo parezcan espadas de madera). Ah, y no me preguntéis donde ocultaba su arpa cuando se ponía a combatir, es todo un misterio. Como nota adicional y para poner un ejemplo más de la inteligencia de la tripulación, Ulme es el único vikingo de la aldea que sabe leer. Al fin y al cabo, el tío es un poeta...

Gorm: vale... ¿Cómo hablar de este personaje sin nombrar las consecuencias de un alto consumo de drogas? ...Difícil es, sólo decir que se pasa toda la serie en un estado continuo de hiperactividad desenfrenada, de hecho porque la animación es antigua que de ser una serie de hoy en día seguramente saldría temblando y con sudores fríos (amén de una actitud más psicótica-depravada). Gorm es un personaje que muchos recuerdan por su entusiasmo a la hora de realizar un salto e inmediatamente chocar las plantas de sus zapatos en pleno salto a la par que grita la peculiar frase de: "¡estoy entusias-ma-do!"

Faxe: Faxe es un vikingo que tiene obesidad y sobrepeso, además de un buen corazón. Pero a los que llevaban las riendas de la serie no les debían de caer muy bien la gente excesivamente rellenita, que decidieron ponerle como un perfecto y genuino atolondrado. Asi que Faxe es eso, un vikingo que en formar una frase se puede tirar sin problemas un minuto, y que se sólo piensa en comida, hasta el punto de olerla cuando no la hay... Su obsesión por la comida es tal, que le importan un bledo los tesoros. Su mayor tesoso sería obtener cantidades infinitas de carne (y cupones para el Burguer King y demás establecimientos de comida rápida), prueba de ello es la cara (y ojos de colorines) que se le pone cuando alguien menciona algo relacionado con comer...

Ylvie: esta chica es la amiga íntima de Vickie. Me resultaba la mar de extraño que durante toda la serie no le diera ni un beso en la mejilla a Vickie (al menos no se otros, pero yo no recuerdo que esto llegara finalmente a suceder). En fin, el caso es que este era uno de los motivos por los que muchos dudaban de la orientación sexual del pequeño protagonista, si ya se dice que impresiones y opiniones las hay de todos los tipos... Ylvie es la primera en defender a Vickie de los demás chavales de la aldea cuando les da por burlarse de Vickie, y entre sus hobbies están el gritar incansablemente el nombre de Vickie durante toda la serie, hasta el punto de ser un personaje odioso a más no poder. Y es que cada vez que veo a este personaje, me acuerdo de aquellos capítulos en los que apenas pasaba nada interesante...

Gilby: ya he dicho anteriormente que en la aldea los niños se burlaban de Vickie, y Gilby es algo así como el líder, el típico cabecilla de una pandilla de chavales que hacen bullying al "débil". Pero como líder de los chavales de Flake, Gilby es la mar de tonto, aunque su comportamiento es bien similar al que tenían Halvar y los demás cuando eran críos. O sea, todo lo contrario a lo que es Vickie. Curiosamente, aunque en un principio le tenga mucha manía a Vickie (envidia, por decirlo de otro modo), a lo largo de la serie le irá teniendo en más alta estima dadas las ideas y ayuda que Vickie aporta con sus ideas. Si ya se dice, que la unión hace la fuerza...

Sven: en Vickie el vikingo no hay un villano claro, de hecho los malos deberían ser Vickie y compañía, que se embarcan con la intención de robar tesoros (y robar es malo, niños). Pero si hay un malo que destaca por encima de todos más que nada por la de veces que aparece en la serie, ese es Sven. También conocido como Sven el terrible, se cuentan leyendas a cada cual más terrible en torno a este personaje. Posee una flota de tres barcos y una tripulación formada por un número de hombres superior a la de la tripulación de Halvar, y como muchos otros pueblos vikingos, Halvar y los suyos le temen. Aunque claro, tras el primer encontronazo que tienen, dicho miedo y tensión hacia Sven irá disminuyendo progresivamente, y no es para menos... Sven siempre va armado con su bola de pinchos y acompañado de un tipo tan rastrero como escuálido.

La verdad es que cuando me enteré de que Vickie el vikingo era una serie de animación germano/japonesa, producida por la famosa compañía del país del sol naciente Nippon Animation, me quedé a cuadros. Lo mismo que me pasó con Heidi y Marco cuando me dijeron que eran japonesas, más japonesas incluso que Vickie el vikingo... Y si digo más es por el estilo de dibujo, claramente japonés. Pero claro, ¿yo de crío que sabía? Ya me podían poner una serie de dibujos española, estadounidense, japonesa, francesa, rusa (bueno rusa no), o alemana que para mí siempre eran lo mismo: dibujos, simples dibujos animados. Tan simples como Vickie el vikingo. ¿Que no me creéis cuando digo que esta serie es una co-producción alemana y japonesa? Pues aquí mismo os dejo el opening original en japonés, mucho más pausado y melódico que el marchoso y pegadizo opening que nos llegó a España a otros países occidentales.

Que hey, tras haber escuchado el original, el verdadero desde otro punto de vista vamos, pues yo me sigo quedando sin dudar con el opening de "¡hey hey Vickie, hey Vickie hey!" (Ya dije que era una canción pegadiza... Y eso que no entendía las partes habladas en absoluto, pero pse, cuando uno la cantaba se la inventaba sin problemas diciendo cosas sin sentido relacionadas de forma remota con Vickie).

Por compararla con otras series que vi a principios de los 90 (y es que el nacer a mediados de los 80 como que le imposibilita a uno el ver estas series la primera vez que se emitieron en España, cosas de que aún no tuviese mi propia máquina del tiempo y tal), la compararé con las citadas Heidi y Marco, series que se basaban más en el drama (y en el aburrimiento) que en otra cosa. La verdad es que prefería mil veces más ver las aventuras de Vickie el vikingo que Heidi y Marco, y es que en donde en las dos series protagonizadas por una niña de las montañas que brincaba con las cabras y un niño que en compañía de un mono buscaba a su madre (el pobre crío no tenía Internet), Vickie tenía algo que molaba mucho más, y esto era un vikingo que vivía con el granuja de su padre y que se embarcaba con éste en busca de aventuras, siendo Vickie la única cabeza pensante de la tripulación, a pesar de ser un niño tan pequeño como el que era yo cuando miraba esta serie.

Pero lo que más me llamaba la atención de Vickie el vikingo al contrario que otras series más de origen estadounidense era que ésta se basaba más en el mensaje que pretendía transmitir que en la acción y diversión desenfrenada. Dicho de otro modo, en Vickie el vikingo se le daba más importancia a la inteligencia que a la fuerza, de ahi que fuese un ejemplo a seguir de serie para un público infantil, en contraposición a otras más violentas que llegaron después, como la polémica para muchos padres Bola de Dragón (y es que Bola de Dragón iba dirigida a un público algo más mayor). En fin, me pregunto la cantidad de niños que, influidos por esta serie de su infancia más tarde se dedicaron a hacer trastadas sin despeinarse, únicamente dándole vueltas a la cabeza de forma retorcida y sin rascarse/frotarse la nariz como hacía Vickie, ojo.
"Vickie el vikingo, españolizado"

La estructura de la serie era en forma de capítulos autoconclusivos. Si que seguían una trama (bastante superficial dicho sea de paso), pero uno no se perdía nada si se había perdido el capítulo anterior, a no ser que se hubiese quedado en continuación, ya que muchos capítulos continuaban de uno a otro (además solían ser los que más molaban). El caso es que se viese o no el capítulo anterior, uno se iba a enterar igual de bien, y es que esta serie, recalco, era una serie destinada a un público mayoritariamente infantil, por lo tanto no había que ser muy espabilado para saber qué había pasado... Los capítulos eran muy parecidos entre sí, y seguían una estructura similar teniendo en común la actuación final de Vickie, personaje que gracias a sus ideas era un auténtico "deus ex machina" o solución efectiva final. Pero claro, habían dos tipo de capítulos: los que se desarrollaban en la aldea, y los que se desarrollaban en otro país, siendo estos últimos capítulos protagonizados por Vickie y su padre, en compañía de "guerreros" vikingos de Flake.

Estos capítulos en los que Vickie y su padre partían a la mar molaban tanto... Eran un cachondeo, dada su torpeza e impulsividad siempre acababan metiéndose en un lío, o eran encerrados en un calabozo de una fortaleza que pretendían saquear, o caían en una trampa de un ejército extranjero al que no le caían muy bien los vikingos... Pero no se, algo tenían estos capítulos (algo que se llama épica aunque fuese de una forma infantil y ridícula a más no poder), que me encantaba. Y es que a ver, está claro, la serie se titula Vickie el vikingo. Resalto "el vikingo", y es que con esto yo espero de estos dibujos animados ver algo mínimamente épico, ¡aventuras!, aunque estas sean muy infantiles me da igual... Pero lo que no quiero es ver esos capítulos tan soberanamente aburridos y de relleno en la aldea (que no eran pocos precisamente), en los que apenas sucedía nada, y lo más interesante que ocurría eran cosas como que Vickie recogía flores con su amiga, o se tiraba unos cuantos minutos gritando y escapando de la cría de un lobo (y sin trampas tan hardcore y divertidas como las que le ponía el coyote al correcaminos), o se ponía a entrenar a un animal; véase ejemplos de esto último una paloma, una gaviota, o dos focas... Ya que menciono lo de los animales, me resultaba bastante curioso que luego le ayudaran en sus ideas y planes, como si estos animales fuesen meras invocaciones del Final Fantasy, o Pokémon mismamente (pero sin pokéball).Y ojo, que ya de pequeño estos capítulos en la aldea eran algo que me aburrían de sobremanera. Cuando un capítulo comenzaba en dicho lugar y llegado a los 5 minutos ya veía que iba a ser un capítulo en el que pasaría algo (si es que pasaba algo relevante) teniendo como escenario principal la aldea y alrededores , solía cambiar de canal o ponerme a jugar a la Game Boy.
"Imagen que resume los capítulos en la aldea"

Otra de las cosas que me gustaban de esta serie era lo diferentes que eran los personajes entre sí. Vale, todos tenían en común que eran muy tontos en comparación con el pequeño Vickie, pero teníamos una tripulación formada por ocho vikingos protagonistas (más unos vikingos cutres y aleatorios que aparecían y desaparecían de vez en cuando), que en conjunto formaban una tripulación cuanto menos carismática. El granuja y basto Halvar, todo un líder vikingo que sigue los estereotipos de estos pueblos, el sabio Urobe, el poeta Ulme, hasta el vago y glotón de Faxe eran personajes tan planos como carismáticos con los que uno no podía evitar, cuanto menos, esbozar una sonrisa ante la simpleza pero a la par efectividad con la que habían sido definidos.

Y qué decir de la ambientación de la serie, tan simple como decir: coge a unos vikingos y su entorno, infantilízalos y "estupidízalos" bastante, y voilá. Hablar de la ambientación conlleva también a hablar de la calidad de animación, que es de lo que empezaré a hablar. Y es que estamos ante una serie japonesa de los años 70, que tuvo que ser coproducida con Alemania para que la cosa siguiese a flote. Esto es, no esperéis ver en Vickie una serie con grandes efectos de animación oriental a los que los japoneses nos tienen tan bien acostumbrados desde Akira y los años 80 aproximadamente, si no una serie que en ocasiones a uno le hace preguntarse si ha sido dibujada por niños pequeños (que repito por enésima vez que es una serie destinada a este público infantil). Asi es, Vickie el vikingo parece haber sido dibujada por niños pequeños, y ejemplos de ello son la aldea, que tiene la misma apariencia que la típica aldea con un montón de casas simples dibujada por un crío, así como las zonas circundantes a ella con bosques, montañas y ríos con un estilo de dibujo similar al que yo tenía cuando hacía dibujos con las plastidecor a los cinco años de edad; el mar, que es cualquier cosa menos realista; así como el barco, que no me coge en la cabeza que siendo tan pequeño (de hecho más que un barco parece una barquita), tenga un camarote y sobre el se halle una tripulación de más de siete hombres. Que la tripulación es otro fallo, pues constantemente (sobre todo en los primeros capítulos) vemos como aparte de los siete vikingos protagonistas aparecen y desaparecen otros vikingos mal dibujados, siendo estos unos perfectos vikingos de relleno, dibujados para dar la sensación al joven espectador de que la tripulación de Flake es grande. Ah, y qué decir de la anatomía de los personajes. A veces tienen cuatro dedos, otras veces tres (como un tenedor je, je), y otras veces... tienen todos los dedos de la mano (cinco, eh). En fin, se podría decir que la animación, sobre todo en los primeros capítulos, es una auténtica chapuza. Pero bueno, teniendo en cuenta que estamos ante una serie japonesa de los años 70, no está muy alejada del estilo de otras series niponas del mismo nivel o calidad de animación de la época. Y puestos a comparar, si nos vamos ya a Estados Unidos y comparamos la animación de Vickie el vikingo con la de otras series de dibujos estadounidenses (que no películas, ojo) tampoco es que esta estuviese muy allá, uno tan sólo tenía que remitirse a las series que hacía por entonces en norteamérica la compañía Filmation, entre otras.

Y en cuanto a la banda sonora... O dicho de otro modo, las canciones que suenan como música de fondo a lo largo de la serie, decir que me quedé perplejo cuando me di cuenta de que canciones que llevaba años tarareando, de esas canciones que uno se pone a tararear cuando sale de la ducha o cuando le da por tararear algo de forma aleatoria, etc... pertenecían a Vickie el vikingo. Y yo no se otros, pero a mi las canciones que sonaban en Vickie (sobre todo la que sonaba cuando Flake y cía ponían rumbo a algún lugar), eran terriblemente pegadizas. Y repito, si no me creéis, escuchar de nuevo el opening, presente al principio de este artículo.

Vickie el vikingo parece ser una de estas series pasajeras, de las que se emitieron sin hacer mucho ruido, y tal y como llegaron se fueron, sin cosechar éxito. Cierto es que no fue una revolución, pero si que marcó a toda una generación de niños, fuesen los que la vieron en su fecha de emisión original a mediados de los setenta, o chavales que la vieron mucho más adelante en una de sus numerosas repeticiones, entre los que yo me incluyo (en España cosechó un gran éxito hasta el punto de hacerse unas figuras de dudosa calidad). Cabe destacar que si no fuera por Vickie el vikingo, muchos no disfrutarían de ese manganime tan famoso en la actualidad que tantos años lleva publicándose y emitiéndose, respectivamente... Si, estoy hablando de One Piece. En uno de los tomos de One Piece, en el primero de hecho, el autor de dicho manga, Eiichiro Oda, confiesa que a la hora de crear One Piece y el mundo en el que se desarrollan los hechos que nos cuenta, se basó en Vickie el vikingo, que era su serie de la infancia preferida. Y eso se nota, no sólo por la estética infantil y desenfadada que tiene One Piece, si no también por el trato más exagerado que en Vickie que Oda le da a sus personajes, y por algún que otro guiño como el que muestro a continuación (cachalote gigante, barco volador, etc...)
"Escenas que luego Oda reutilizó en One Piece, a su manera"

Para ir terminando (aún queda, no suspiréis) diré lo que quería decir desde hace un buen rato (y creo que es el motivo principal por el que me ha dado por hacer este extenso artículo), y esto es que, tras volverme a ver unos dieciocho (o más) años después los 35 primeros capítulos de la serie (que no lo he dicho antes pero la serie constó de unos 78 capítulos, y eso que en un principio se iba a tratar únicamente de un episodio único basado en un cuento occidental), decir que esta serie me ha dejado un tanto "frío". Me explico... Vickie el vikingo es una serie que de pequeño disfrutaba, aunque como ya dije unos párrafos más atrás los capítulos de la aldea siempre me han aburrido, y en el presente me parecían directamente insoportables de lo aburridos que eran, ya que en ellos apenas sucedía nada (y si sucedía algo, era algo totalmente irrelevante). De pequeño veía esta serie como algo inteligente, original y a la par épico. Los combates con espadas entre vikingos me encantaban, y me tomaba en serio a los personajes sin cuestionar su comportamiento por muy absurdo y fuera de lugar que este fuese. Para mi esos eran auténticos vikingos, sin duda.

Y centrándome ya en el presente... Ya he dicho que los capítulos en la aldea eran poco más que un castigo autoimpuesto, pero se nota que los años han pasado y ahora tengo pelo ahi abajo (estoy hablando de los sobacos); y claro, no es lo mismo el punto de vista de un niño al que va dirigida esta serie que el de una persona adulta que ha visto cosas muchísimo más épicas y adultas. Sigue pareciéndome una serie con una propuesta original (el que un vikingo, perteneciente a una nueva generación de vikingos que al contrario que el resto de su estirpe guerrera piensa con la cabeza y no con los puños, es una clara muestra de las intenciones de esta serie, de hacer ver a los jóvenes expectadores que la violencia no lleva a ninguna parte). Los combates con espada me han parecido menos épicos que el ver a dos adolescentes dándose con espadas de soft combat o a dos borrachos pegándose con espadas de madera... De hecho en cuanto a las espadas a mi que no me digan que no, pues estas eran de madera, una espada no puede partirse con tanta facilidad, ni tampoco no provocar ni un simple roce. Y el comportamiento de los vikingos lo juzgo, cuanto menos, de patético. Así como los planes de Vickie, que si de pequeño me parecían sorprendentes e ingeniosos, hoy en día me han seguido parecido ingeniosos, si; pero inviables. Es físicamente imposible que muchos de sus planes se pudiesen llevar a cabo en la vida real. Pero claro, esto uno lo ve siendo un crío y se queda flipando con lo listo que es Vickie, ahora que si le pones en compañía de unos vikingos tan tontos como el resto de la tripulación... Lo que me lleva a pensar que era de ellos antes de que Vickie se uniese a ellos, cómo sobrevivían y salían de apuros sin él, etc...
"De pequeño este muñeco no me daba miedo"

En fin, el caso es que esta serie es una serie que de pequeño disfruté como el enano que era, y no me la perdía por nada del mundo (solamente si veía que un capítulo se iba a desarrollar en la aldea, que por milésima vez diré que me parecían soporíferos y odiosos), así que decidí volver a verla hoy en día tantos años después, esperando revivir momentos de mi infancia como los que revivo cada vez que me vuelvo a ver películas de mi infancia como Indiana Jones, los Goonies, me pongo a jugar a un videojuego de la misma época como el Super Mario Bros o el Final Fight, o me pongo a ver otras series de dibujos de cuando era pequeño como las Tortugas Ninja o Dragones y Mazmorras. Craso error... Mientras estas dos últimas series estadounidenses (entre otras) me siguen pareciendo igual de buenas y entretenidas por la cantidad de cosas que pasan en un capítulo, Vickie el vikingo se me ha atragantado, y me ha resultado imposible vermela entera (que haya llegado a la mitad de la misma ya es un logro). Me ha parecido lenta, repetitiva y aburrida a más no poder, y el hecho de que en un capítulo apenas pasen cosas pues no ayuda mucho, la verdad (¡que estén más de 3 minutos de un capítulo mostrando a Vickie caminando por el bosque o columpiándose en un columpio es una violación y un atentado a la paciencia!). Los únicos capítulos que no me han producido ganas de que terminara el capítulo en este revisionado eran aquellos en los que el padre de Vickie y los demás vikingos eran capturados por un ejército extranjero, y quizás esto era por el buen recuerdo que tenía de ellos de pequeño, y motivo por el que me dió por volver a verla y revivir experiencias (con peores resultados, he dicho). Pero lo que está claro es que, de la misma forma que esta serie marcó a famosos como Eiichiro Oda, esta serie de pequeño es algo que me encantó, y basándome en eso y como se suele decir aquí en España: "a mi que no me quiten lo bailao".

5 comentarios:

Old School Generation dijo...

Recuerdo con simpatía estos dibujos de la infancia.
De hecho mi hermanastra les tenía un cariño especial, que en parte heredé de ella.
Tenian algo magico los dibujos de aquella época.

Roy D. Mustang dijo...

La verdad es que si je, je. Es algo que los dibujos de hoy en día no tienen.

Yota dijo...

Desde que me enteré que era una niña, mi mundo se hundió.

XD

Roy D. Mustang dijo...

Yota, pues yo refloto tu mundo diciéndote que es un chico XD...

Anónimo dijo...

Viendo lo tontos que eran en la tripulación la conclusión de que Urobe les sacaba de los problemas debe ser la más plausible.

Los mejores capítulos eran sin duda aquellos que formaban parte de una trama mayor como aquel en el que ayudan a unos aliados en un asedio en el que el esbirro del malo creaba planes que Vickie tenía que contrarrestar.