ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 2 de junio de 2011

Misfits


Misfits, serie británica del 2009 y que a fecha de hoy lleva en su haber dos temporadas de 6 y 7 capítulos respectivamente (se ve que a los ingleses les molan las series cortitas con temporadas de no más de 10 capítulos), ha demostrado de sobra ganarse el apelativo con el que muchos la han calificado, y este es ni más ni menos que una de las series más políticamente incorrectas de la historia de la TV, ya que el sentimiento de que uno está viendo algo socialmente catalogado como incorrecto está presente desde el principio de la misma de forma prácticamente omnipresente. Pero, ¿es una serie políticamente incorrecta, o simplemente es realista? Yo creo que ambas cosas...


Lo que está claro es que es Misfits ha acaparado la atención de distintos y variados tipos de público, y esto es un gran logro que muy pocas series consiguen. Desde los típicos aficionados a los comics de superhéroes, pasando por los autodenominados "frikis", hasta captar la atención de gente ajena a cualquier serie/película de género superheroico o incluso fantástico. Además, da igual como sea una persona, ya que en mayor o menor medida, a uno le resulta inevitable identificarse con uno de los cinco protagonistas, protagonistas que vienen a ser el principal "gancho" e hilo conductor de cara al espectador. No esperéis ver en Misfits a una panda de adolescentes que obtienen superpoderes y que de buenas a primeras, y partiendo de la premisa archiconocida de "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", deciden hacer uso de ellos en pos del bien y la justicia, no. Si queréis ver algo asi, tenéis otros productos como los Teen Titans o la serie de la Young Justice mismamente. Pero dejando de lado las comparaciones con otros superhéroes más populares, mejor paso a hablar directamente del argumento principal de la serie y de los personajes que forman el quinteto protagonista, que son cualquier cosa menos superhéroes...

¿De qué va?

La historia comienza con seis adolescentes problemáticos que cumplen una pena de servicio a la comunidad, realizando actividades rudimentarias como limpiar calles, cuidar de gente mayor o de discapacitados, borrar pintadas de las paredes, etc... Durante una de estas tareas, se produce una tormenta eléctrica de la que surge un granizo de proporciones descomunales. Al ser alcanzados por un rayo, estos adolescentes obtienen poderes especiales, siendo estos poderes diferentes los unos de los otros. Por desgracia, el encargado del centro comunitario que se hallaba supervisando sus tareas en el momento en el que comenzó la tormenta también es alcanzado por el rayo y, misteriosamente, enloquece hasta el punto de querer matarles, cobrándose su primera víctima en uno de los seis chicos. Los cinco restantes pronto se percatan de que poseen misteriosos poderes (bastante relacionados con su personalidad, por cierto), asi como que el encargado está descontrolado y quiere matarles cual bestia sedienta de sangre. Tras un brutal ataque al que sobreviven gracias al poder de retroceder en el tiempo de uno de ellos, logran sobrevivir al mismo ataque del encargado matándole y escondiendo su cadáver. Los chicos siguen con sus vidas, con cuidado de que no se descubra que fueron ellos los culpables de la misteriosa desaparición del encargado, y la primera persona que sospecha de ellos es la siguiente encargada del centro, que es ni más ni menos que la que iba a ser futura esposa del encargado asesinado...

Algunos personajes

Nathan Young: este chaval podría ser considerado el protagonista de la serie, más que nada porque es el que genera más atención por encima de sus compañeros. Es algo normal, ya que su comportamiento es el del típico chaval inmaduro que quiere llamar la atención como sea aunque sea haciendo estupideces, burlándose del resto de sus compañeros, y vivir la vida a tope como si no existiese un futuro en el que hay que sentar cabeza. Teniendo esto último en cuenta, se podría decir que Nathan es el personaje que mejor plasma la esencia de la serie, la de los personajes de la serie; todos ellos jóvenes problemáticos, a los que a unos les importa más que a otros el haber acabado realizando servicios a la comunidad por su mal comportamiento. El caso es que a Nathan no le importa en absoluto, como tampoco parece importarle que su madre le eche de casa por agredir a su nuevo novio, u otras cosas peores. Y es que, y resalto el aparentemente, el pasotismo de Nathan ante todo en general no conoce límites... Ah, le encantan las pizzas y su superpoder es toda una incógnita.

Simon Bellamy: al contrario que Nathan, Simon es introvertido y callado, además de ser muy educado y mucho más maduro que el resto de sus compañeros. Por desgracia, la confianza que tiene en si mismo y autoestima personal es bastante baja. Su habilidad de volverse invisible está claramente relacionada con su forma de ser, ya que a veces le gustaría, literalmente, desaparecer. Y vaya que lo consigue con su superpoder... Al contrario que sus compañeros, la vida de Simon ha sido de lo más normal y corriente, pero por desagracia la soledad y el mal trato por parte de sus "en teoría" "amigos" le llevaron a actuar de una forma precipitada que, como resultado, le ha llevado a parar al centro de servicio comunitario al igual que al resto. Cabe destacar el gran giro que se produce en la evolución de este personaje de la primera a la segunda temporada, un cambio en su forma de ser bastante relacionado con los sucesos que ocurren a su alrededor.
"Simon sufriendo un chungazo antes de volverse invisible"

Curtis Donovan: si Nathan no se arrepiente de sus actos del pasado en absoluto y Simon si, Curtis va más allá que este último hasta el punto de convertir su arrepentimiento en una obsesión. Más de una vez desearía volver atrás en el tiempo y que no le trincaran aquella noche en un bar con cocaína encima, noche en la que su carrera como corredor olímpico se fue al traste por este incidente (incidente que llegó a salir hasta en los periódicos, ganándose asi mala fama). Desde entonces la vida de Curtis gira alrededor del arrepentimiento en torno a ese suceso, y su poder está bien relacionado con su obsesión. Con la habilidad de poder retroceder en el tiempo sólo cuando de verdad lo desea, ahora tiene la posibilidad de cambiar su presente o, visto desde el pasado al que va a parar, su futuro; pero, ¿acaso si se cambia el pasado no ocurrirá consecuentemente algo malo en el futuro? En fin, volviendo a su personalidad se podría decir que Curtis es el más normalito del grupo, dentro de lo que cabe.

Kelly: esta chica tan agresiva fue toda una sorpresa para mi, ya que creía que gente con esta estética sólo la había en España. Kelly es la primera del grupo en descubrir su poder, que consiste en escuchar los pensamientos de los que la rodean (incluyendo los de su perro, con esto lo digo todo), puesto que es una persona que, aunque se haga la tipa dura le preocupa bastante lo que puedan pensar acerca de su persona. Tiene un fuerte caracter y es la primera en decirle a Nathan lo idiota que puede llegar a ser aunque en parte se sienta atraída hacia él de una forma bastante curiosa (e insegura). Su carácter impulsivo y su forma de ser de actuar antes de pensar la lleva a meterse en más de una pelea, y por ese motivo acabó en el centro comunitario, por meterse en una brutal pelea tras recibir un insulto por parte de otra chica.

Alisha: Alisha fue detenida tras ser arrestada por conducir borracha. Al igual que sus compañeros, fue afectada por el rayo adquiriendo en su caso el poder de alterar las feromonas de los que establecen contacto con ella, por lo tanto toda persona que toque con su piel la piel de Alisha quiere tener sexo con ella descontroladamente, como sea. Tras retirar el contacto con su piel, la persona que la tocaba no recuerda nada de lo sucedido mientras permanecía en contacto con ella. En un principio Alisha se siente bendecida por este poder, ya que piensa que puede tener sexo con quien quiera sin su gran miedo a ser rechazada, pero llega un punto en que descubre que no todo en la vida es sexo, y es entonces cuando comienza a sentirse sola. Durante la primera temporada inicia una relación con Curtis que es, cuanto menos, curiosa. Sobre todo por la forma en que tienen sexo entre ellos, bastante tronchante todo sea dicho...

Cuando me hablaron por primera vez de Misfits, pensé que se trataría de una especie de Heroes a la inglesa (para todo aquel despistado Heroes es una serie de TV estadounidense que, en efecto, trata de personas normales que adquieren superpoderes). Una especie de Heroes si, eso pensé, pero en plan Teen Titans. O sea, adolescentes normales y corrientes que un día obtienen superpoderes, y por ello se ven inmersos en situaciones que tienen como principal objetivo lo típico: salvar el mundo y velar en pos de la justicia. Investigando por Internet quedaba claro que Misfits fue una serie que se publicitaba de boca en boca como un "Heroes a la inglesa", pero en relación a todo esto diré que una serie no tiene nada que ver con la otra, para nada. Y no sólo por el esquema de la serie, de muchos menos capítulos en comparación a la citada serie americana, si no por el argumento en si, la forma en la que son tratados los personajes, las distintas personalidades de cada uno de ellos, etc...

De primeras tenemos a unos jóvenes que visten monos rojos. Esto deja bien claro que se hallan realizando actividades de servicio a la comunidad, por lo tanto no son lo que se suele decir "buenos chavales". Pero claro, tampoco son unos psicópatas o unos delincuentes extremadamente peligrosos, ni mucho menos... A pesar de ser delincuentes, los crimenes de cada uno son un tanto "leves". Dicho de otra forma, típicos crímenes de adolescente conflictivo e inconsecuente, como por ejemplo el andar trapicheando con pequeñas cantidades de droga, el meterse en peleas, el tener broncas con sus padres hasta el punto de hastiarles, el conducir borracho tras una noche de fiesta, o el quemar la casa de un tío al que a uno le cae mal. Vale, no, lo último es un tanto extremo je, je. De hecho, el verdadero crimen grave lo cometen en el primer capítulo de la serie, cuando asesinan al encargado del servicio comunitario, ya que por culpa de la tormenta enloquece hasta el punto de querer matar a los pobres chavales, y a éstos no se les ocurre otra cosa mejor que cargárselo, sin más rodeos.

Una cosa que llama bastante la atención es ver que los poderes que estos obtienen no se tratan de los superpoderes molones que todos querríamos tener como superfuerza, levitación, controlar el magnetismo, o los poderes fruto de la picadura de una araña radiactiva... En vez de todos estos famosos y a la par icónicos superpoderes, los chicos de Misfits obtienen unos poderes que no son gran cosa, y que sirven para bien poco. Pero claro, ¿sirven para poco o es que simplemente estos chavales no hacen buen uso de ellos? Personalmente diría que pueden servir para mucho, todo depende de la estrategia a seguir, y eso lo demuestran en prácticamente todos los episodios, demostrando que todos los poderes en conjunto son, en mayor o menor medida, útiles. Tampoco esperéis de primeras (y resalto el "de primeras") a estos personajes vistiendo trajes en los que abunda el látex y el espándex (aunque el mono rojo podría ser considerado como tal a pesar de tratarse de un simple uniforme propio de una determinada organización). Resumiendo, que estos chicos obtienen sus poderes y ¿qué hacen tras esto? Pues seguir a su bola como siempre, con sus propias vidas, con el incentivo de que ahora tienen poderes, pero sobre todo seguir con lo suyo. Ni usarlos en pos de la humanidad, ni en beneficio de los que les rodean (a no ser que la cosa se vaya de las manos), ni nada. Sólo en pos de ellos mismos, y punto.

Es esta última característica en las personalidades de los personajes lo que les hacen ser reales a pesar de contar con habilidades sobrehumanas, y quizás el principal motivo por el que esta serie capta a un público tan variado como diferente. Y no sólo ellos son los que han obtenido superpoderes tras la tormenta, como bien se puede comprobar en los capítulos posteriores al primero, en los que éstos conocerán a una o más personas con habilidades especiales que poseen desde el extraño fenómeno meteorológico, siendo éstos secundarios, buenos y malos, con poderes a cada cual más bizarro. En la segunda temporada cada capítulo tiene como antítsesis del quinteto a un nuevo malo o malos con superpoderes. Y digo malos porque de supervillanos tienen bien poco, aunque claro ¿una persona por cometer un crimen sin llegar a exhibirse a gran escala es menos supervillano que los icónicos supervillanos de los comics?

El quinteto protagonista borda sus papeles, sus personajes están muy bien caracterizados y son creíbles, muy creíbles de hecho... Porque claro, son adolescentes problemáticos, pero a la par hacen cosas propias de la gran mayoría de la juventud de hoy en dia: follar, beber alcohol, soltar tacos... esas cosas, a la par que entre ellos se establece un curioso y realista lazo de amistad que deja de lado esos tópicos de grupo protagonista tan unido que resulta, cuando menos, ser un grupo propio de un cuento. Y si, he dicho que hacen cosas como practicar sexo con el primero que pillan por delante (le llaman amor en la segunda temporada), alcoholizarse y soltar palabras mal sonantes; y es que repito, tras adquirir los poderes, estos siguen a su bola con sus vidas y por lo tanto, sus personalidades permanecen inalterables, fieles a su verdadera naturaleza en su forma de ser. Siguen yendo al servicio comunitario, y su única preocupación y responsabilidad al mismo tiempo es ocultar al encargado que éstos habían asesinado (posteriormente el asesinar a alguien que descubra sus poderes se convertirá en la solución que, de forma impulsiva, más optan por seguir, hasta el punto de hacerlo algo totalmente normal...) Al principio uno no se identifica claramente con ningún personaje (al menos en mi caso), con ninguno de los que forman este grupo con tantos roces. Pero poco a poco, y a medida que avanza la serie, de forma inexplicable uno se va encariñando con los personajes al mismo tiempo que entre ellos se cogen cariño entre si, hasta llegar incluso a apreciar al personaje que en un principio el espectador odiaba. De hecho, llega un momento en que vemos al quinteto protagonista como los buenos sin importar la moralidad de sus actos en conjunto o por separado, llegando a considerar a los que investigan sus asesinatos como los malos de la historia, cuando en realidad y lógicamente son todo lo contrario.

Lo que no podría resultar tan creíble como los personajes es el tema de los poderes que tienen. Vale que los usen de una forma parecida a la que nosotros también lo haríamos (y si, no os flipéis porque dudo mucho que uno tras obtener superpoderes como los de los personajes de esta serie se enfundara un traje con máscara y decidiera lanzárse a la aventura cual Superman o Spiderman), pero lo que quiero decir con esto es que hay superpoderes que son, cuanto menos, absurdísimos. Sobre todo en la segunda temporada, en la que en cada capítulo asistimos a la presentación de un nuevo personaje que pondrá en más de un aprieto al quinteto de "delincuentes" juveniles. Estos nuevos personajes malvados cuentan con poderes a cada cual más absurdo. Ejemplifico: un tío que ve todo a su alrededor como si estuviese en el videojuego "Grand Theft Auto 3", otro que tiene la habilidad de controlar mentalmente a la gente por medio de tatuajes y que su punto débil son... los cacachuetes. Si, habéis leido bien, los cacahuetes. Pero hey, que cuando todo parecía no ser más absurdo, llega un personaje que resulta ser un gorila, ¡un puto mono, un animal ni más ni menos, que se ha convertido en humano tras la tormenta, y que necesita amar! (¿cómo se come esto?)

Y si, todo esto se ve en la segunda temporada. El que sean dos temporadas tan cortitas beneficia a la serie tanto como que esta cuente con pocos medios para su realización; pero, aunque sean pocos medios todos ellos han sido muy bien aprovechados, logrando una atmósfera bastante efectiva que le sienta como anillo al dedo a la serie. Si una cosa me queda clara, es que las temporadas no es que sean cortitas, es que duran lo que tienen que durar. No me cabe duda de que si duraran más estas se tornarían en algo repetitivo o incluso aburrido, sumándose al sentimiento de incredulidad por parte del espectador, puesto que uno de los problemas de Misfits es que los argumentos y soluciones finales a tomar son bastante predecibles (al menos a quien se haya tragado bastante cosas relacionadas con superpoderes como el que escribe estas líneas), haciendo que no haya lugar para la sorpresa. Pero bueno, el caso es que divertir es algo que consigue, y de eso trata esta serie (aparte de provocar a los más ajenos a esta generación llamada por muchos generación "ni-ni"). Y más que divertir, y gracias a sus personajes, Misfits es una serie que engancha, que mantiene en vilo al espectador, aunque éste tenga la sensación continua de que no se halla ante nada del otro mundo pero que al mismo tiempo si, puesto que está viendo algo de ficción pero que al mismo tiempo es tan real como nuestro día a día.

Si he de calificar de una forma a la serie, tendría que hacerlo por temporadas, ya que la primera temporada es poco más que notable, y en ella se nos muestra lo que se tiene que mostrar a lo largo de sus seis capítulos, y el final nos da a entender claramente qué es Misfits. Esto es, sin ir más lejos, una apología a la decadencia juvenil a través del quinteto protagonista y en especial a través de Nathan (y esto lo digo porque menudo discurso se curra el chaval en el último capítulo). Apología en contraposición a los enemigos que tienen en el último capítulo de esta primera y magnífica temporada que, a pesar de no sorprender y ser algo memorable, satisface de sobras. Pero es en la segunda temporada cuando los argumentos se comienzan a tornar algo repetitivos y la evolución de los personajes es tan ilógica como la forma en que se trata el tema de viajes en el tiempo. El caso es que a pesar de que decaiga bastante (por no decir mucho) y de las incongruencias argumentales por doquier, la serie sigue enganchando, puesto que con unos personajes así uno no puede hacer otra cosa que preguntarse con qué se va a encontrar en el siguiente capítulo.

Ejemplificando estos defectos está el hecho de que el personaje de Nathan en la primera temporada haga sus tonterías, pero que en la segunda temporada dichas tonterías eclipsen su verdadera forma de ser considerablemente, hasta el punto de llegar a verle como a un simple bufón; así como que no veo lógico que en la primera temporada veamos a Simon comiendo delante de un cadáver cual psicópata insensible, y en la segunda temporada su personalidad descarrie tornándose en una forma de ser propia de todo un buenazo amoroso (¿será que con esto los que llevan las riendas de la serie pretendieron mostrarnos lo voluble que puede llegar a ser la juventud?). Eso sin nombrar los citados viajes en el tiempo, que por favor, si los usan que lo hagan bien, porque hay cada fallo en la temática de viajes temporales que es de apaga y vamonos...

Lo que no me dejo de preguntar es que, si estamos ante dos temporadas tan diferentes entre sí en la forma en que son tratados los planteamientos básicos de la serie en conjunto, es cómo será la próxima tercera temporada, ya que por lo visto e inevitablemente se desarrollará en un contexto diferente al de las dos anteriores. Lástima la noticia de que el actor que encarna a Nathan haya abandonado tan repentinamente la serie, puesto que se había ganado a pulso la categoría de protagonista, aunque puede que el que yo le considere el protagonista sea un error, ya que el hecho de llamar la atención con tonterías y paridas no hace protagonista del grupo a uno. Pero bueno, esas paridas y frases lapidarias propias de Nathan le daban a la serie bastante vidilla y humor (un humor que, por cierto, era bastante cuestionable ya que no se solía salir de bromas relacionadas con el sexo o en degradar a los que le rodean), y sin éste para muchos "protagonista" se echarán algo de menos (bastante de menos, de hecho. Ya dije antes que en Misfits uno acababa cogiéndole cariño a personajes que en un principio no aguantaba). En fin, veremos que nos ofrece esta serie con la próxima temporada, puesto que yo la espero con ganas y, sobre todo, espero saber que nuevos planteamientos tendrá. Lo que tengo claro, y esto lo digo influido por mi valoración final de la segunda temporada, bastante peor parada en comparación a la más que notable primera temporada, es que tampoco me espero nada del otro mundo, y eso es bueno.


6 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Más que poderes poco espectaculares parecen poderes baratos de mostrar en pantalla.

¿Y no vas a decir cuál es el poder de Nathan? ¿Es que no se descubre enseguida? Bueno, lo miraré en la Wikipedia.

Roy D. Mustang dijo...

@El Tipo de la Brocha: je, je, claro que no voy a decirlo, de hecho el superpoder de Nathan es uno de los misterios de la primera temporada (no lo dicen hasta el final de la misma).

Y lo que ya he dicho en el artículo, Misfits es una serie con poco presupuesto (pero bien empleado), y eso se extiende, como tu has dicho, a los poderes.

Miyu dijo...

A mí me encanta misfits, mucho, no pensaba que me gustaría tantísimo como me gustó.
Lo cierto es que la primera temporada me pareció grandiosa, pero es que la segunda me pareció mucho mejor, considero que tenia muchas más tramas y me mantenía en tensión con muchas cosas (que aquí no diré porque son todo spoilers).
Para mí, los verdaderos pilares de la serie son Nathan y Simon, y me ha dolido en el alma y el corazón y todo que Robert Sheehan se marche de la serie, de hecho, creo que misfits va a perder mucho con ésto, no porque Nathan haga paridas y chorradas, sino porque realmente es un personaje que importa, y porque a pesar de haber empezado como un secundario más no ha sido así, ya digo.
Btw, veré la tercera temporada, aunque me parece bastante feo que los capítulos para ver qué pasó con Nathan los cuelguen vía web y no se emitan por la tele y salga directamente un tío a "sustituirle" (que personalmente creo que la idea en sí misma es todo un error... Pero en fin, que igual me sorprende).
De todas formas, creo que ésta serie puede gustarle a cualquiera, y ya digo, soy muy fan (y de Nathan también eh? Que no sé si aún no se había notado con todos esos argumentos tan chulis que he puesto por arriba xDDDDDDDDDDDDDDD).

Roy D. Mustang dijo...

@Miyu: ha, ha, ha, ha, si ya me contó anoche Ele que estás asi como medio traumada por la marcha de Nathan ja, ja. Joder pues lo de los episodios via web no lo sabía. Que chapuza por dios, ¿y los que no sigan esta serie online qué? Encima me dices que van a meter a otro para, como bien has dicho y entre comillas "sustituirle". No comments, pero esto me hace esperar la tercera temporada con menos buenas espectativas (que no menos interés je, je).

Ade Jackson dijo...

El poder de Nathan es que es inmortal :p

Roy D. Mustang dijo...

SPOILER ALERT!!! XD