ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

domingo, 17 de noviembre de 2013

Nosferatu




Valoración personal: 10/10.

Título original: Nosferatu, eine Symphonie des Grauens Año: 1922 País: Alemania Director: F.W. Murnau Guión: Henrik Galeen Reparto: Max Schreck, Alexander Granach, Gustav von Wangenheim, Greta Schröeder, GH Schnell, Ruth Landshoff, John Gottowt, Gustav Botz



Comentario:

Dirigida por Friedrich Wilhelm Murnau, "Nosferatu" es una obra maestra que se ha convertido por derecho propio en una de las películas más influyentes de la historia. Considerada como la primera película de vampiros, también se caracteriza por ser la primera adaptación cinematográfica de la novela "Drácula", de Bram Stoker. A lo largo de las décadas, muchos estudiosos de la obra de Murnau han realizado estudios exhaustivos sobre este gran clásico, así que me centraré en ofrecer mi opinión personal, además de comentar alguna que otra curiosidad.

Albin Grau, productor y responsable de otras funciones del film, como la dirección artística, el vestuario y los storyboards, era un tipo bastante curioso. Se dice que tuvo la idea de rodar una película sobre vampiros mientras servía en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial, cuando un granjero serbio le dijo que su padre era un vampiro. Grau estudiaba lo oculto y era miembro de una orden esotérica alemana llamada Fraternitas Saturni o "Hermandad de Saturno", y tenía intención de crear con su productora, Prana Film, una serie de películas sobre lo oculto y lo sobrenatural.

Grau decidió llevar "Drácula" al cine sin pagar los derechos de la obra a la viuda de Stoker, pensando que ésta no se enteraría, por lo que el guionista Henrik Galeen y Murnau adaptaron la novela cambiando los nombres de los personajes y otros elementos. El conde Drácula es aquí llamado conde Orlok, Jonathan Harker es Hutter, Mina es Ellen, Reinfeld es Knock y el Londres victoriano fue sustituido por la pequeña y pacífica ciudad de Bremen, como así es llamada en las copias francesas del film. 

A pesar de los cambios, el plagio era tan evidente que la película fue demandada, se prohibió su exhibición durante dos años y más tarde, por orden judicial, se ordenaron destruir todos los negativos y copias existentes. La productora de Grau se declaró en bancarrota y, desgraciadamente, el plan de hacer películas sobre lo oculto se fue al traste. "Nosferatu" permaneció durante años como un film perdido. Gracias a Dios, o mejor dicho, gracias a un arduo trabajo de investigación y restauración, la película ha podido ser reconstruida con los negativos que se encontraron en distintos países.

Se ha mencionado infinidad de veces que "Nosferatu" sigue resultando tan fascinante en la actualidad como en 1922. Estoy totalmente de acuerdo con dicha afirmación. Una de las cosas que suelo decir bastante a menudo es que el conde Orlok, más conocido como Nosferatu e interpretado por el actor Max Schreck, sigue siendo tan perturbador hoy día como hace un siglo. A diferencia de posteriores adaptaciones de la novela (con Bela Lugosi y Christopher Lee como principales ejemplos de la imagen arquetípica del conde), en "Nosferatu" el vampiro no se nos presenta como una criatura elegante y seductora, sino como un hombrecillo esquelético, de orejas oblicuas, garras alargadas y rostro cadavérico; poco más que un espantajo que, sin embargo, transmite una sensación inigualable de mal rollo.

Muchas escenas del film, como cuando el conde Orlok sube unas escaleras proyectando en la pared una sombra alargada, han trascendido hasta tal punto que se han incorporado a la conciencia popular. Personalmente, el momento que me resulta más impactante tiene lugar cuando el joven protagonista de la historia, Hutter, entreabre una puerta del castillo del conde, mira a través de ella y contempla horrorizado a su espeluznante anfitrión, quien permanece en el fondo de la habitación quieto como una estatua, devolviéndole la mirada con los ojos bien abiertos. Igual de impactantes son las escenas que tienen lugar en el barco, o ese plano tan escalofriante que nos muestra al vampiro observando a través de una ventana a su próximo objetivo, que no es otro que Ellen, la joven y bella esposa de Hutter, quien representa la inocencia, el bien, la luz, todo lo contrario que Nosferatu.

De vez en cuando "Nosferatu" es incluída dentro del expresionismo alemán. No sé si es del todo correcto incluirla dentro de dicho movimiento artístico, ya que el film está más cerca del romanticismo, con una ambientación que mezcla lo realista con lo sobrenatural. A diferencia de su coetánea "El gabinete del doctor Caligari" (1920, Robert Wiene), perfecto ejemplo de expresionismo alemán, casi todo el film de Murnau fue rodado al aire libre en localizaciones de Rumanía y el Mar Báltico. En los planos en los que vemos praderas, bosques y demás zonas naturales se percibe una atmósfera malsana, una presencia amenazadora que no es otra que la del vampiro, quien abandona su castillo y pone rumbo a la ciudad de Bremen llevando consigo la peste, la muerte y miles de ratas.

Antes de dar por concluido este comentario, he de advertir a todos aquellos que todavía no hayan visto "Nosferatu" de lo siguiente: hay que tener en cuenta que la película es muy antigua, prácticamente tiene un siglo de antigüedad, lo cual quiere decir que narrativamente tiene un ritmo pausado y tranquilo que puede que a los que no estén familiarizados con este tipo de cine les resulte insoportable. Considero oportuno dar esta advertencia porque muchos de mis amigos, acostumbrados a un tipo de cine mucho más contemporáneo, no han aguantado más allá de la primera media hora de metraje.

Yo, por mi parte, no tengo ese problema en absoluto, y con cada nuevo visionado me gusta más. Romántica y bella a la par que trágica e inquietante, esta sinfonía del horror es, sin duda alguna, una de mis películas de terror favoritas.

Actualmente "Nosferatu" se encuentra libre de derechos, así que podeís verla de forma totalmente legal en páginas como YouTube. A continuación os dejo la película completa. Disfrutad:





Imágenes:















7 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Ay, qué gracioso Orlok con su gorrito. Achupú, achupuchupú...

Lo peor de esta peli es que casi todas las imágenes que uno encuentra de ella en revistas e Internet son del conde y luego el tío no sale ni diez minutos en pantalla. Condenados expresionistas y su hype.

Raül Calvo dijo...

Ahora hay una edición muy buena en blu-ray dentro de la serie masters of cinema.

WOLFVILLE dijo...


Excelentísimo artículo sobre un clásico incontestable. Te recomiendo, si no lo tienes, el libraco sobre Nosferatu de Luciano Berriartua que analiza algunas de las supuestas claves esotéricas ocultas en la peli.

Un saludo!!

Einer dijo...

Acabo de leer las tres entradas del tirón y me han parecido magníficas.

La más floja es sin duda El golem, pero curiosamente tiene mi escena favorita de las tres, que es la invocación de Astaroth.

De El gabinete del doctor Caligari, quizás lo más importante son los decorados, y he leído en algún sitio que fueron encargados por error. Janowitz, el guionista, pidió decorados de (Alfred) Kubin y por su mala letra entendieron Kubist. No sé si es cierto, pero si lo es, bendito error.

Y de Nosferatu, creo que lo más importante es lo que comenta El tipo de la brocha, que Orlok sale poquísimo. Eso y que Schreck era un vampiro de verdad. ;D

Roy D. Mustang dijo...

@El Tipo de la Brocha: yo pienso que uno de los motivos por los que resulta tan impactante es precisamente por eso, porque sale poco. Si saliera mucho, el espectador se acostumbraría por completo a su presencia.

@Raül: yo de momento tengo la versión en DVD editada por Divisa.

@WOLFVILLE: muchas gracias. Habrá que leer ese libraco, pues, porque por lo que dices pinta interesante.

@Einer: muchas gracias, Einer. Me alegro de que te hayan gustado. Ains, la leyenda de que Max Schreck era un vampiro de verdad... Lo verdaderamente surrealista del asunto es que haya gente que se lo crea.

Anonimatus dijo...

Gran artículo.

Creo que hay una película basada en ese rumor sobre Schreck, no me acuerdo como se llamaba.

Vivaldo Moore dijo...

La peli que juega conque Schreck es un auténtico vampiro se llama "Shadow of the Vampire". El trabajo que en ella hizo Willem Dafoe como Schreck le valió una candidatura al Oscar (no recuerdo si lo ganó). Vale la pena verla por muchísimas razones, empezando por el elenco.

También merece una especial recomendación el remake de "Nosferatu" que Werner Herzog realizó en los 70. Allí Klaus Kinski es el vampiro.