ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

domingo, 24 de noviembre de 2013

Garras humanas


Valoración personal: 10/10.

Título original: The Unknown Año: 1927 País: Estados Unidos Director: Tod Browning Guión: Waldemar Young Reparto: Lon Chaney, Joan Crawford, Norman Kerry, Nick de Ruiz, John George, Frank Lanning, Polly Moran, Bobbie Mack



Comentario:

Cuando el cine mudo se acercaba a su fin y la introducción del sonido en las películas estaba a la vuelta de la esquina, Tod Browning y Lon Chaney volvieron a juntarse para crear "Garras humanas", un claro precedente de "Freaks, la parada de los monstruos" (1932, Tod Browning).

Antes de dedicarse al cine, Browning había trabajado en el mundo del espectáculo, yendo de ciudad en ciudad en compañía de circos y ferias ambulantes. Este es uno de los motivos por los que conseguía recrear tan bien el mundillo circense en sus films, un mundillo donde nos encontramos a gente de lo más pintoresca: desde payasos, forzudos y bellas bailarinas hasta mujeres barbudas y gente con malformaciones físicas. En "Garras humanas" Browning hace uso de una hermosa fotografía para relatar un cuento macabro y retorcido donde no faltan los personajes deformes que tanto le fascinaban, aunque aquí los personajes están más deformes por dentro que por fuera.

Si había un actor que interpretaba roles de hombres deformes como ningún otro, ese era Lon Chaney. Este maestro autodidacta del maquillaje, también conocido como "El hombre de las mil caras", se sacrificaba por hacer que sus personajes resultasen creíbles a ojos de los espectadores, cosa que lograba con creces. El hecho de que resultasen creíbles no sólo se debía a sus dotes con el maquillaje, sino también a su elocuente expresividad. Se podría decir que desde muy pequeño la vida de Chaney fue como una película muda, ya que para poder comunicarse con sus padres tenía que ser muy expresivo, lo que sin duda le ayudó sobremanera en su carrera como actor.

En "Garras humanas" la acción dramática tiene lugar en un circo que se encuentra de gira en la capital de España, Madrid. Lon Chaney es Alonzo, un gitano sin brazos que realiza un peligroso número lanzando cuchillos con los pies. Alonzo está enamorado en secreto de la hija del dueño del circo, llamada Nanon, quien estuvo interpretada por una jovencísima y bella Joan Crawford. Sin embargo, Malabar, otro miembro del circo admirado por su gran fuerza, también está enamorado de Nanon y se declara a ella abiertamente; pero ésta le rechaza una y otra vez porque tiene una curiosa aversión a las manos de los hombres.

Hasta aquí, todo es más o menos normal. Tenemos una historia romántica, incluso melodramática, con triángulo amoroso de por medio; pero no hay que olvidar que estamos ante un film de Tod Browning, por lo que también ha de tener algo de anormal. En un principio el espectador tiene la sensación de que este triángulo amoroso terminará de la forma más lógica posible, o sea, con Alonzo y Nanon juntos, ya que la muchacha, al tener esa extraña fobia, sólo se siente segura y agusto en compañía del lanzador de cuchillos manco. El caso es que Alonzo no es tan buena persona como aparenta y oculta un oscuro secreto, como bien sabe su mejor amigo, un enano llamado Cojo.

Lon Chaney demostró con creces que podía ser un gran actor con o sin maquillaje. Su interpretación como Alonzo, a pesar de no llevar encima un ostentoso maquillaje, es una de las más fascinantes y pavorosas de toda su carrera. Chaney lleva a su personaje al extremo. Prueba de ello es el momento en que por amor comete una auténtica locura (la cual no voy a desvelar), o la inolvidable y estremecedora secuencia en que le vemos reír de desesperación al mismo tiempo que intenta fingir alegría. Me gustaría profundizar más en algunos aspectos de la trama, la cual en un principio parece bastante tópica y previsible; pero prefiero no arriesgarme a decir algo que puede que os arruine esta película tan bestial, así que simplemente os animo a que la veáis y la disfrutéis.

Al igual que "Freaks, la parada de los monstruos", "Garras humanas" fue considerada en su día como una película sórdida y morbosa. Este es el motivo por el que me encanta. Estamos ante una producción que no evita los tabúes cinematográficos de la época, con una historia de amor que roza lo enfermizo y con una moraleja final arrolladora: ¿hasta dónde es capaz de llegar una persona por amor? Por todas estas características me gusta tanto, a diferencia de los críticos que la vilipendiaron en su día.

Con la llegada del cine sonoro, el tándem Browning/Chaney tenía intención de continuar ofreciendo nuevas joyas cinematográficas. De hecho, estaba previsto que fuese Chaney quien interpretara al conde Drácula en "Drácula" (1931, Tod Browning). Desgraciadamente, este mítico actor murió de forma inesperada en 1930, a la edad de cuarenta y siete años. Una lástima, la verdad. De todas formas, no hay mal que por bien no venga, y Chaney fue sustituido en el rol de Drácula por un actor que se convertiría en toda una leyenda del cine de terror: Bela Lugosi. Además, su  hijo, Lon Chaney Jr., continuaría con su legado protagonizando distintas producciones de terror, de entre las cuales cabe destacar "El hombre lobo" (1941, George Waggner).

En fin, "Garras humanas" es una de las mejores películas mudas que he visto en mi vida, no exagero. La disfruté de principio a fin. Si todavía no la habéis visto, vedla en cuanto podáis, estéis o no acostumbrados a ver cine mudo. Su visionado sólo consumirá cincuenta minutos de vuestro tiempo, así que espero que disfrutéis con esta pequeña gran joya, la cual sigue siendo tan efectiva hoy como hace noventa años.

Imágenes:
















3 comentarios:

Einer dijo...

Absoluta obra maestra de lo más retorcida. Y la interpretación de Lon Chaney, sublime. Joan Crawford dijo que al trabajar con Chaney en esta película descubrió la diferencia entre permanecer delante de la cámara y actuar delante de la cámara.

Por cierto, el título inglés, The unknown, es porque la copia que decubrieron en el 68 estaba entre un montón de latas de películas de las que desconocían los títulos.

Roy D. Mustang dijo...

Es curioso que una actriz tan buena como Joan Crawford dijera eso, lo cual demuestra lo gran actor que era Chaney.

Sobre lo del título y la copia que descubrieron en el 68 tengo entendido lo siguiente: durante muchos años la película se creía perdida. Esto fue debido, en parte, al título original del film, "The Unkwnown". Una copia de la cinta permaneció durante décadas almacenada en una filmoteca francesa, y los encargados del lugar, al ver el título que tenía el rollo de film (“L’inconnu”, como fue conocido en Francia), pensaban que se trataba de una obra desconocida pendiente por clasificar. Dios bendiga a quien tuvo la idea de reproducir la copia, ya que gracias a esa persona podemos disfrutar de esta obra maestra en la actualidad.

Einer dijo...

Lo que dices tiene más sentido porque, de hecho, los posters de la época ya reflejan ese título. Tenía dudas de que el título real fuera The unknown, porque creo que la copia que existe no tiene los primeros minutos (hace mucho que no la veo) y además no le veo mucha relación con la película, pero está claro que ese era el título original. En lonchaney.org dicen que MGM tenía copias en 9,5mm y que al pedir a la filmoteca francesa su copia de 35mm se tiraron meses para encontrarla entre el montón de «L'inconnu», como dices. Me preguntó la cantidad de cosas que habrá en esos montones de películas desconocidas.