ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 10 de diciembre de 2012

La profecía




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: La profecía

Título original: The omen

Año: 1976

Duración: 111 min.

País: Estados Unidos

Director: Richard Donner

Guión: David Seltzer

Música: Jerry Goldsmith

Fotografía: Gilbert Taylor

Reparto:  Gregory Peck, Lee Remick, David Warner, Billy Whitelaw, Harvey Stephens, Leo McKern, Patrick Troughton, Robert Rietty, Martin Benson

Productora: 20th Century Fox

Género: Terror. Intriga.

¿De qué va?:

La historia comienza con el embajador americano Robert Thorn (Gregory Peck) dirigiéndose en taxi a un hospital de Roma. Su esposa, Katherine Thorn (Lee Remick), ha dado a luz, pero lo que ella no sabe es que su hijo ha muerto nada más nacer. Un sacerdote de ojos oscuros aconseja a Robert que adopte en secreto a un bebé nacido esa misma noche, y Robert le adopta sin papeleo de por medio, como si ese misterioso recién nacido fuera realmente suyo. Más tarde, al niño le pondrán el nombre de Damien. Cinco años después, Robert es asignado a la embajada de Londres. La vida de los Thorn parece ir sobre ruedas. Todo cambia el día de la fiesta de cumpleaños de Damien (Harvey Stephens), cuando su niñera se ahorca delante de todos los allí presentes. Poco después, el Padre Brennan (Patrick Troughton), un cura un tanto excéntrico, le dice a Robert que Damien es el Anticristo que desatará el Apocalipsis. El embajador americano comienza a sentirse realmente preocupado a raíz de una serie de sucesos extraños e inexplicables que le hacen pensar que quizás el cura estaba en lo cierto.



Comentario:

Antes de dirigir "Superman" (1978, Richard Donner), "Los Goonies" (1985, Richard Donner), "Arma Letal" (1987, Richard Donner) y otros títulos de sobra conocidos por todos, Richard Donner dirigió "La profecía".

Como suelo decir a menudo, mis películas favoritas son las de los años 70. En esa década, el género de terror alcanzó unos niveles de calidad y popularidad comparables a los de los  tiempos de la Universal. Tras el éxito tanto de crítica como de público de "La semilla del diablo" (1968, Roman Polanski), llegó "El exorcista" (1973, William Friedkin), cuyo éxito fue arrollador y derivó, por un lado, en más films de terror de calidad y, por otro lado, en decenas de imitaciones. La 20th Century Fox se dio cuenta del filón comercial que tenían este tipo de producciones, así que produjo la primera y única incursión de Richard Donner en el género de terror, la cual le permitió dar el salto al estrellato.

A pesar de su antigüedad, "La profecía" es una película que ha envejecido realmente bien y no ha perdido su capacidad de impacto. Esto es debido principalmente a dos factores: en primer lugar, porque la trama principal gira en torno a uno de los miedos más ancestrales, que no es otro que el miedo al fin del mundo. En segundo lugar, al hecho de que el mal en su vertiente más pura adquiere la forma de un pequeño querubín de apariencia inocente.

David Seltzer escribió el guión tras haber realizado una exhaustiva investigación sobre temas relacionados con el satanismo. De esta forma, la historia tendría un tono creíble a ojos de cualquier espectador que no fuese experto en esos temas. Donner trasladó el libreto de Seltzer a la gran pantalla rodando la película de forma sobria, sin abusar de los efectos visuales ni de los sustos, creando así una atmósfera angustiosa. Durante gran parte del metraje se hace un uso de la sugerencia en pos de lo explícito, aunque eso no quita que haya alguna que otra muerte tan impactante como inolvidable.

La cinta cuenta con una magistral puesta en escena, un elenco de personajes más que notable y una historia bien planteada cuyo ritmo no decae en ningún momento, por lo que su visionado es bastante entretenido y ameno. No negaré que la investigación sobre los orígenes de Damien emprendida por su padre adoptivo y el fotógrafo que le acompaña sea un tanto predecible; pero, aun así, está narrada de tal forma que resulta interesante, manteniendo en todo momento el suspense y la intriga.

En un principio, la historia es un tanto ambigua, haciendo que nos preguntemos cosas como: ¿es Damien el Maligno reencarnado? ¿Es el padre de Damien un hombre que se ha vuelto loco y cree que su hijo es el Demonio? ¿Las muertes que se producen son sólo un cúmulo de macabras casualidades o, por el contrario, hay algún ser demoníaco moviendo los hilos desde la sombra? Desgraciadamente, esta ambigüedad se pierde a medida que avanza el metraje, ya que se nos presentan diversos elementos relacionados con lo satánico que difícilmente dejan lugar a la duda.

La sensación de amenaza es constante. Al fin y al cabo, el Demonio es un ser omnipresente cuya influencia no conoce límites, como bien descubrirán en su periplo europeo el personaje de Gregory Peck, el embajador Robert Thorn, y su acompañante, el fotógrafo Keith Jennings, interpretado por David Warner. Si me paro a pensarlo, otro factor que ha hecho que el film no haya perdido la fuerza y la capacidad de perturbar al espectador es la forma en que las desgracias van sucediéndose una detrás de otra, a pesar de los esfuerzos de este par de personajes por impedirlas. El mal se presenta de forma contundente, imbatible. Esto último dota a la historia de un tono pesimista, completamente acorde con la realidad social de la época.

El terror no sólo irrumpe en lo cotidiano, en un ambiente familiar y a plena luz del día, sino también en lugares lúgubres y tétricos, como el cementerio etrusco en el que Robert y Keith son emboscados por las fuerzas del mal. Dicho cementerio recuerda poderosamente a los magníficos escenarios de cartón piedra que se utilizaban en las producciones británicas de la Hammer.

El reparto raya a gran altura, destacando la soberbia actuación de Gregory Peck, quien más de una década atrás participó en el clásico de 1962 "El cabo del terror" (1962, J. Lee Thompson). En esta ocasión, Peck da vida a un embajador americano en la que sería una de sus últimas grandes actuaciones. En un principio, su personaje se muestra algo escéptico ante las advertencias de un cura. A medida que avanza la trama, se irá sintiendo cada vez más confuso debido a las tragedias que suceden a su alrededor, terminando por comportarse de una forma un tanto paranoica. Como la película está narrada de forma sobria y contenida, la opción de que se está volviendo loco resulta bastante verosímil. Otro personaje a destacar es la enigmática señora Baylock, interpretada por una Billie Whitelaw de lo más siniestra e inquietante. Baylock será la encargada de despertar y potenciar la maldad del pequeño Damien, quien estuvo interpretado por Harvey Stephens, un pequeño diablillo que logró bordar su papel a pesar de su corta edad.

Mención aparte merece la excelente banda sonora a cargo de Jerry Goldsmith, gracias a la cual ganó el Oscar a la mejor banda sonora. La música hace que la película sea realmente inquietante. Hay personas que afirman que el film perdería enteros sin el acompañamiento musical. Yo creo que es algo exagerado afirmar algo así, pero en parte no les falta razón. Al igual que Damien, el sobrecogedor tema Ave Satani ha pasado a formar parte de los anales del cine de terror. Sinceramente, si hiciera una lista sobre mis temas favoritos del género, éste estaría entre ellos.

Al igual que otros títulos relacionados con el satanismo, "La profecía" ha sido estigmatizada como una "película maldita" a causa de diversos sucesos relacionados con el rodaje, de entre los cuales destacaría los siguientes: un rayo golpeó el avión en el que viajaba Gregory Peck de camino a Londres. No mucho después, otro rayo golpeó el avión en el que viajaba el guionista de la cinta, David Seltzer. Algunos animales se descontrolaron: los rottweilers atacaron a sus entrenadores, y durante la escena de los mandriles, estos simios atacaron de verdad el coche en el que se encontraban Lee Remick y Harvey Stephens. Para colmo de males, se produjo un atentado terrorista en el hotel donde se alojaba Richard Donner. Tras el rodaje, el actor David Warner tuvo un accidente de tráfico en el que su esposa murió y uno de los guardias del zoológico en el que se rodaron distintas secuencias fue devorado por un león. No sé a ciencia cierta cuáles de estas anécdotas son ciertas y cuáles son falsas; pero, independientemente de su veracidad, es innegable que llaman la atención de la gente, haciendo que muchos se interesen por ver la película.

"La profecía" fue estrenada el 6 de Junio de 1976, o lo que es lo mismo, el 6 del 6 de un año acabado en 6. El film estuvo acompañado de una gran campaña publicitaria y su éxito en taquilla permitió financiar "La guerra de las galaxias" (1977, George Lucas). Así mismo, y al igual que "El exorcista" y "Tiburón" (1975, Steven Spielberg), dio lugar a un buen número de copias de dudosa calidad. A día de hoy continúa siendo una película de terror tan disfrutable como el día de su estreno. Totalmente recomendada. Y ya sabéis, nunca adoptéis un niño sin saber de donde viene. No os fiéis de su apariencia, ni de su rostro risueño, pues podría ser el mismísimo Anticristo...

Imágenes:



























3 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Y antes de La Profecía, Richard Donner dirigió Pesadilla a 20.000 pies, uno de los episodios más memorables y aterradores (para mí) de La dimensión desconocida ;D.

Es curioso lo que mencionas de la ambigüedad porque nunca se me había ocurrido. Es decir, cuando vi la peli ya daba por supuesto que Damien era el Anticristo. Nunca pensé que pudiera ser interpretado de otra manera, por eso me resultaba tan divertido el audiocomentario de Donner en la peli en la escena final, donde si te acuerdas explica como le vende la película a Peck para que haga esa escena ya que el actor sentía que un personaje suyo no podía matar a un niño y qué iba a pensar la gente, y Donner le convencía diciéndole que la película trata de como el prota se vuelve loco y todo está en su cabeza! La verdad es que la secuencia de títulos de crédito ya deja claro que La profecía no es precisamente sutil o ambigua.

En mi blog comenté toda la saga, hasta el remake/fotocopia (utilizaron el mismo guion y no cambiaron nada! Qué sentido tiene eso?). Las secuelas no están mal, la cuarta merece mención aparte porque es muy, muy mala pero tiene un momento musical que me hizo reír muchísimo.

León dijo...

Junto con "La noche de Halloween", la mejor película de terror de de los 70. Como bien dices ha envejecido de maravilla, y el tema de la imposibilidad de huir del mal es el motor de esto.
Saludos

Roy D. Mustang dijo...

@Raül: con sólo ver el poster, uno piensa que Damien es el Anticristo, así que me parece totalmente normal que pensaras eso.

Opino lo mismo que tú. Las secuelas, a excepción de la cuarta, no están nada mal. En cuanto al remake, no lo he visto. Y teniendo en cuenta lo que dices, ni ganas... ¿¡Qué sentido tiene hacer un remake usando el mismo guión!? ¡Eso sí que es un remake innecesario y lo demás es tontería!

@León: se me hace difícil seleccionar dos títulos como los mejores del cine de terror de los 70, ahora que de hacer una lista sobre los mejores films de terror de dicha década, La profecía estaría entre ellos, sin duda.