ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

viernes, 9 de noviembre de 2012

El retorno del Dr. Phibes




Valoración personal: 7/10.

Ficha técnica:

Título: El retorno del Dr. Phibes

Título original: Dr. Phibes Rises Again

Año: 1972

Duración: 89 min.

País: Reino Unido

Director: Robert Fuest

Guión: Robert Fuest, Robert Blees

Música: John Gale

Fotografía: Alex Thomson

Reparto: Vincent Price, Robert Quarry, Peter Jeffrey, Fiona Lewis, Hugh Griffith, John Cater, Gerald Sim, Lewis Fiander, John Thaw, Peter Cushing

Productora: Coproducción GB-USA; American International Pictures (AIP)

Género: Terror. Intriga.

¿De qué va?:

Tras los sucesos acontecidos en su mansión, el doctor Anton Phibes (Vincent Price) despierta de un letargo de tres años con la intención de revivir a su esposa y obtener la vida eterna. Para ello, parte a Egipto acompañado por su ayudante muda, en donde deberá surcar el Río de la Vida que fluye a través del templo de Isis. Su archienemigo, un tipo llamado Darrus Biederbeck (Robert Quarry), también busca las aguas de la vida eterna para poder prolongar su ya de por sí longeva vida, por lo que se dirige a Egipto en compañía de sus hombres. Phibes no está dispuesto a permitir que alguien se cruce en su camino, y menos si se trata de su peor enemigo, por lo que comienza a matar recurriendo a sus delirantes métodos, los cuales llamarán la atención del inspector de Scotland Yard Trout (Peter Jeffrey), quien enseguida se pondrá tras su pista.



Comentario:

El éxito que tuvo "El abominable doctor Phibes" (1971, Robert Fuest) no fue descomunal; pero sí lo suficientemente satisfactorio como para dar luz verde a una secuela, la cual se estrenó tan sólo un año después. Por supuesto, Vincent Price repetiría su rol como Phibes.

"El retorno del Dr. Phibes" estuvo producida por la American International Pictures, más conocida por las siglas AIP. Esta productora produjo las dos cintas de Phibes y otras muchas más en las que el polifacético actor dio lo mejor de sí, como las Poe-movies de Roger Corman. Vincent estaba cansado de trabajar para dicha compañía, y, a su vez, la AIP quería deshacerse de él cuanto antes debido al alto salario que le tenían que pagar. De ahí que contrataran a Robert Quarry, ya que querían que este actor reemplazara a Vincent en futuras producciones. Por aquel entonces, Quarry había obtenido cierta fama dando vida al conde Yorga en "El conde Yorga, vampiro" (1970, Bob Kelljan) y, también, en "El retorno del conde Yorga" (1971, Bob Kelljan). Price se enteró de que querían sustituirle por Quarry; pero, aun así, la relación entre ambos actores durante el rodaje fue bastante buena.

Tras comentar la primera película, poco puedo decir sobre esta segunda entrega, ya que los elementos que caracterizaron a la primera se mantienen; la estética camp, los escenarios con un diseño basado en el art deco, la orquesta compuesta por autómatas, el humor negro, los singulares asesinatos de Phibes...

"El retorno del Dr. Phibes" parodia las películas sobre Egipto que se hacían en los años 30. La historia, aparte de estar ambientada en tierras egipcias, se inclina hacia lo fantástico. Sólo hay que ver el objetivo que tienen en común Phibes y Biederbeck, que no es otro que hacerse con la vida eterna.

El humor no es muy sutil, que digamos. Los personajes son llevados al absurdo, y lo mismo se puede decir de los asesinatos de Phibes, los cuales ahora tienen un toque egipcio, por así decirlo. En definitiva, esta secuela es aún más, si cabe, delirante y bizarra que su antecesora. Razón por la que a algunos les gusta más que la primera parte.

El principal defecto del film es que desperdicia el talento de sus actores. Los papeles están mal distribuidos. Robert Quarry no está a la altura de Vincent Price, por lo que su personaje no es un rival digno de Phibes. En su lugar, podrían haber puesto al bueno de Peter Cushing, quien, desgraciadamente, sólo aparece en un cameo como capitán de un barco. Un duelo Cushing Vs. Price hubiera molado. Mucho.

Peter Jeffrey y John Cater repiten en sus respectivos roles como el inspector Trout y el superintendente Waverley; pero lo único que hacen es protagonizar escenas cómicas que hacen que les veamos como una especie de dúo cómico. Un dúo cómico metido con calzador en la trama principal, he de añadir.

En cuanto al maquiavélico personaje de Vincent, el doctor Phibes, éste no se nos presenta como un villano, sino como el héroe de la función. El principal problema es que no para de hablar consigo mismo, lo cual es un error, ya que si por algo se caracterizaba este personaje era por lo que transmitía con su mirada y con toda su pantomima. Algunos de los monólogos que se monta resultan repetitivos, en especial aquellos que están dirigidos a su amada y difunta esposa.

"El retorno del Dr. Phibes" tuvo más éxito que la primera entrega. De todas formas, la AIP la consideró un fracaso de taquilla, por lo que jamás se realizó una continuación, y eso que el guión para una tercera parte ya estaba preparado. Del mismo modo, la idea de sustituir a Vincent por Quarry fue desechada, por lo que Quarry nunca se convirtió en una superestrella del cine de terror. A partir de ahí, la mítica productora de títulos de serie B se centró en producir películas blaxploitation, como "Blacula" (1972, William Crain) o "Sugar Hill" (1974, Paul Maslansky), iniciando, de esta forma, el principio de su fin.

Aunque esta secuela esté llena de altibajos y de incoherencias tanto a nivel guionístico como visual, es bastante divertida y, además, conserva el tono y estilo de la primera entrega, por lo que podríamos considerarla una digna continuación. Teniendo en cuenta su duración, es perfecta para ver en sesión doble junto a la primera parte, dando lugar a tres horas de entretenimiento en las que veremos un body count de lo más surrealista.

Para finalizar este artículo, os dejo con la canción que suena durante los créditos de cierre, cantada ni más ni menos que por Vincent Price. Los que hayáis visto "El mago de Oz" (1939, Victor Fleming) la reconoceréis al instante:



Imágenes:



























1 comentario:

Raül Calvo dijo...

Lo único en lo que supera al anterior film es que la Vulnavia de esta segunda entrega es más atractiva. Aparte de eso, coincido en el comentario que haces de la peli. Aunque me divierto viéndolo, creo que habría sido mejor si hubieran mantenido el tono más "equilibrado" de la primera.