ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

sábado, 17 de noviembre de 2012

El hombre de mimbre




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: El hombre de mimbre

Título original: The Wicker Man

Año: 1973

Duración: 100 min.

País: Reino Unido

Director: Robin Hardy

Guión: Anthony Shaffer

Música: Paul Giovanni

Fotografía: Harry Waxman

Reparto: Edward Woodward, Christopher Lee, Britt Eckland, Diane Cilento, Ingrid Pitt, Lesley Mackie, Walter Carr, Lindsay Kemp, Aubrey Morris

Productora: British Lion Film Corporation

Género: Intriga. Terror. Musical.

¿De qué va?:

El sargento de policía Neil Howie (Edward Woodward) recibe una carta anónima en la que se denuncia la desaparición de una niña. Con la intención de dar con ella, parte al lugar en donde fue vista por última vez; una remota isla de Escocia conocida por el nombre de Summerisle. Una vez allí, se encuentra con una población formada por gente que practica ritos paganos y que cree en dioses antiguos, además de ser muy abiertos en lo que a temas de índole sexual se refiere. Los vecinos de la comunidad se comportan como si la niña desaparecida nunca hubiera existido. Nadie admite conocerla. Ni siquiera su supuesta madre la reconoce. Howie no se rinde y termina por hallar indicios de la existencia de la chiquilla, los cuales le llevarán a reunirse con el señor que maneja los hilos en la isla, Lord Summerisle (Christopher Lee).



Comentario:

Estamos, sin lugar a dudas, ante la película de culto por antonomasia del cine de terror. "El hombre de mimbre" también funciona como una película de misterio e incluso como un musical en algunos momentos. Es una película extraña, onírica y bizarra como pocas. Una película de difícil clasificación. Un especimen cinematográfico único en su especie.

Esta joya fue creada por el director Robin Hardy, un cineasta con no muchos trabajos a sus espaldas, y por el guionista Anthony Shaffer, quien estuvo a cargo del guión de "Frenesí" (1972, Alfred Hitchcock) y de "La huella" (1972, Joseph L. Mankiewicz).

A principios de los 70, el cine de terror británico se encontraba en plena decadencia ante el cine de terror estadounidense, el cual contaba con unas producciones mucho más acordes en tono y estilo con la realidad social de aquel entonces. Shaffer y Hardy crearon en tierras inglesas un film original, así como subversivo y transgresor para la época, que se desvinculaba por completo de las producciones de terror de la Hammer y la Amicus.

Uno de los aspectos que más me llamaron la atención de la cinta es la forma en que se nos muestra el pueblo de Summerisle, cuya población tiene unas costumbres de lo más peculiares. El jolgorio está a la orden del día, sus excéntricos habitantes se congregan en lugares públicos para hacer el amor, en la escuela se enseña a los niños a venerar a los símbolos fálicos, adoran a los dioses antiguos y primigenios, ven como algo completamente normal los rituales de sacrificio... Todo esto se nos muestra de forma natural, como si estuviésemos viendo una especie de documental sobre una cultura que existe de verdad. Esto último, sumado a las preciosas localizaciones y al trabajo de fotografía, dota al film de una atmósfera surrealista, turbia y onírica.

La película nos hace reflexionar sobre las religiones y la influencia monoteísta en la cultura de Occidente, siendo testigos de un enfrentamiento entre lo cristiano y lo pagano. La linea divisoria  entre buenos y malos es muy difusa, y depende en gran medida del punto de vista del espectador. Siendo objetivos, podemos afirmar que en "El hombre de mimbre" no hay héroes ni villanos. Howard no es el héroe de la función. Del mismo modo, Lord Summerisle no es el villano. Solamente son dos personas fieles a sus ideales y a sus creencias. Cada uno tiene sus defectos, sus virtudes y, por supuesto, su propia visión de lo que consideran o no correcto.

Edward Woodward hace un gran trabajo interpretando a Howie, ese sargento de policía con el cual empatizamos a pesar de que su carácter diste de ser bueno. Howie es un hombre muy católico, fiel a las viejas costumbres, estricto y reprimido. Adora a una única deidad negando la existencia de otros dioses, y se siente escandalizado y ofendido por casi todo lo que ve en Summerisle. Sus firmes creencias hacen que no tolere las costumbres locales. Las considera actos paganos que no deberían tener cabida en el mundo moderno. Es por eso por lo que le veremos actuar como si fuera una especie de cruzado, faltando al respeto a media población de Summerisle por el simple hecho de no ser cristianos y por tener unas costumbres y una educación muy distintas a la suya.

Christopher Lee está pletórico como Lord Summerisle. Bien es sabido por muchos que el bueno de Christopher nunca quiso estar muy relacionado con el género de terror, en especial con el personaje de Drácula, a quien llegó a odiar tras haberle interpretado, muy a su pesar, en más de siete ocasiones. Por lo tanto, el hecho de participar en este film era una oportunidad que no podía rechazar. Es más, su motivación fue tal que no quiso que le pagaran, participando de forma voluntaria. La verdad es que uno le ve bastante feliz dando vida a Lord Summerisle. De hecho, de sus más de doscientas interpretaciones a lo largo de su carrera, esta es su favorita.

Muchos afirman tranquilamente que esta película no es de terror porque no da miedo. La verdad es que, desde cierto punto de vista, "El hombre de mimbre" no es una película de terror propiamente dicho. O sea, quiero decir, en ella no encontraréis monstruos, sangre ni sustos por doquier. Aun así, la historia está llena de misterio e intriga, y la sensación de amenaza sobre el sargento Howie es constante de principio a fin. Cuanto más sepamos acerca del oscuro secreto de los isleños, más amenazante nos parecerá el pueblo. Principalmente, Shaffer consiguió transmitir dos cosas en su inteligente guión. Por un lado, el hecho de que el horror se oculta en todos nosotros y, por otro, la angustia que produce el enfrentarse a una realidad social basada en otro orden que desconocemos y que no podemos cambiar. Además, el final del film es macabro y, por qué no decirlo, terrorífico. Es un final inolvidable que deja con mal cuerpo al espectador.

Este comentario no estaría lo suficientemente completo si no hablo de la banda sonora, la cual, al igual que el film en general, es única. Compuesta por Paul Giovanni, se trata de una extraña mezcla entre canciones del folklore celta con cánticos regionales y la psicodelia setentera. La música actúa como un complemento importante de la trama y es prácticamente constante, como si formara parte del día a día de los habitantes de Summerisle.

Podría hablar y reflexionar mucho más sobre esta gran película; pero, llegados a este punto, prefiero limitarme a animaros a que la veáis. Eso sí, he de advertiros que os andéis con ojo, pues antes de su estreno en cines la cinta fue sometida a diversos cortes por culpa de los mandamases de la productora, a quienes no les gustó nada y decidieron hacerla más corta para que así fuera más comercial. Lo peor es que se deshicieron de todas las copias originales. Sin comentarios. Gracias a Dios, se pudo conservar una copia de la versión íntegra, de ahí que varias ediciones en DVD incluyan tanto la versión exhibida en cines en los 70 como la versión íntegra. Os recomiendo encarecidamente que veáis la versión íntegra, la cual cuenta con unos diez minutos más de metraje original, llegando a alcanzar una hora y cuarenta minutos de duración.

"El hombre de mimbre" no tuvo éxito cuando se estrenó, y no tardó en convertirse en una producción relegada a las brumas del olvido. Sin embargo, con el paso de los años fue ganando fans hasta el punto de convertirse en una pieza de culto con todas las de la ley. Una obra maestra que está considerada por méritos propios como "El Ciudadano Kane" del cine de terror. Bizarra, transgresora y rara, muy rara. Una verdadera obra de arte que no os podéis perder y que se merece por lo menos una oportunidad.

Ah, sí, se me olvidaba. En el 2006 se hizo un innecesario y pésimo remake protagonizado por Nicholas Cage. Si os topáis con esta versión, huid de ella lo más lejos que podáis. Si digo que es de los peores remakes que se han hecho en la historia, me quedo corto.

Y ahora, disfrutad de la canción "The Wicker Man" de Iron Maiden y del tema "Wicker Man" que compuso en solitario Bruce Dickinson. Se nota que eran fans del film de Robin Hardy, ¿verdad?





Imágenes:



























8 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Durante mucho tiempo pensé que nadie había visto esta peli en España. Cuando publiqué el post sobre ella nadie se interesó, lo cual fue bastante deprimente (claro que entonces ni siquiera estaba editada en DVD en España). A mí me encanta, tengo la edición de tres discos que incluye la banda sonora, la novelización que escribió Hardy, la novela en que se inspiraron y la secuela (en Blu y la novela de Hardy). También estoy pensando comprar el libro sobre los símbolos y cómo se hizo el film, pero no sé si tendrá información que no tenga ya. En fin, que me gusta mucho (la secuela no deja de tener gracia).

Roy D. Mustang dijo...

Yo me hice con el DVD nada más verlo en el Fnac. En mi opinión, la edición española de Regia Films no está nada mal, aunque en cuanto a contenido extra palidece en comparación a la inglesa. De todas formas, seguramente me acabe comprando una edición coleccionista en la que la caja es de madera. The Wicker Man Wooden Box, creo que se llama. No sé si la conocerás. La verdad es que tiene una pinta realmente irresistible.

Raül Calvo dijo...

Sí que la conozco. Tiene los mismos extras que la inglesa pero sin el audiocomentario del director y los actores ni la banda sonora. Básicamente pagas por la caja de madera y a mí no me interesaba. Está la misma edición de dos discos sin caja mucho más barata en Estados Unidos que luego sacó Anchor Bay que sí incluye el comentario en el montaje del director.

Raül Calvo dijo...

Lo acabo de comprobar y todas las ediciones americanas tienen menos extras que la inglesa. La mejor es la inglesa de 3 discos, hay otra de dos discos sin la banda sonora. No vale la pena gastarse la pasta solo por una caja de madera.

El Tipo de la Brocha dijo...

Ay, esas capturas de pantalla de muchachas en bañera realizadas en el momento más pudoroso posible... ¡Mojigato!

Por cierto, creo que cada vez te quedan mejor estas críticas.

La canción de Iron Maiden suma puntos a la entrada.

Roy D. Mustang dijo...

Gracias, Tipo. Intento que queden lo mejor posible, aunque aún no muestre desnudos integrales de féminas en las capturas, jeje.

Einer dijo...

Gran película por todo lo que comentas: extraña, bizarra y también original y adelantada a su tiempo en muchos aspectos. El papel fundamental de la música... Un gran final... Lo tiene todo. Y encima, como también comentas, tiene una mierda de remake que la hace aún más grande.

Roy D. Mustang dijo...

¡Y tan grande, Einer! El hombre de mimbre es una película que merece ser más conocida, ya que es una maravilla cinematográfica llena de matices y segundas lecturas.