ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

domingo, 15 de diciembre de 2013

Aullidos (The Howling)




Valoración personal: 8/10.

Título original: The Howling Año: 1981 País: Estados Unidos Director: Joe Dante Guión: John Sayles (Novela: Gary Brandner) Reparto: Dee Wallace, Patrick MacNee, Dennis Dugan, Christopher Stone, Belinda Balaski, Slim Pickens, John Carradine, Robert Picardo, Dick Miller



Comentario:

En un principio, "Aullidos" iba a ser una adaptación a la gran pantalla de una novela de Gary Brandner titulada "The Howling". El guionista Terence H. Winkless había hecho una adaptación muy fiel del relato; pero Joe Dante, quien estaba a cargo del proyecto, se mostró insatisfecho con el resultado, así que contrató a John Sayles, un guionista bastante solvente con el que ya había trabajado en "Piraña" (Piranha, 1978). Sayles decidió empezar de cero con el guión ignorando la novela de Brandner, de la cual solamente conservó la premisa argumental. De este modo escribió un guión más interesante que el borrador escrito por Winkless.

Con esta, su segunda película, Joe Dante demostró de nuevo que era todo un cinéfilo al que le apasionaba el cine de terror. En "Aullidos" encontramos numerosos guiños referenciales al género, de entre los cuales cabe destacar el hecho de que varios personajes tienen el mismo nombre que algunos directores que han llevado a la gran pantalla el mito del hombre lobo, como por ejemplo George Waggner, Terence Fisher y Roy William Neill.

La actriz Dee Wallace, famosa por interpretar a la madre del amigo de E.T., se encargó de dar vida a la protagonista de la historia, una reportera que tras ser asaltada por el asesino serial al que investigaba sufre una crisis nerviosa. Es entonces cuando su psiquiatra, el doctor George Waggner (Patrick Macnee), la destina a una colonia experimental formada por unas personas que comen mucha carne y se comportan de forma extraña.

Además de las actuaciones principales de Dee Wallace, Patrick Macnee y Christopher Stone, nos encontramos con Kevin McCarthy y Dick Miller, ambos rostros habituales en los films de Dante, así como con los cameos de distintas celebridades relacionadas con el género fantástico, como Roger Corman, John Carradine y el editor de la revista "Famous Monsters of Filmland" Forrest J. Ackerman.

Uno de los principales atractivos de la cinta es que en ella se reinventa la leyenda del hombre lobo sin dejar de lado las reglas inventadas por el guionista Curt Siodmak para "El hombre lobo" (The Wolf Man, George Waggner, 1941). Como sucedía en el clásico de la Universal, los licántropos de la presente película pueden convertir a cualquier humano en uno de los suyos con sólo morderle y se les puede matar utilizando balas de plata. De todas formas, son incorporados nuevos conceptos dignos de interés. Por un lado los hombres lobo pueden transformarse en el momento en que lo consideren oportuno, sea de noche o de día, sin necesidad de luna llena. Por otro lado, el hecho de ser un hombre lobo no se nos presenta como una maldición, sino todo lo contrario. 

Los hombres lobo de "Aullidos" se regocijan siendo conscientes de su condición licantrópica y sienten que son superiores al resto de la humanidad. Sin embargo, no atacan a los humanos para alimentarse de su carne como hacían sus antepasados. Como mucho, muerden a todos aquellos que les caen bien para que sean como ellos. Estos hombres lobo viven organizados bajo sus propias reglas en una colonia alejada de las grandes urbes, en el interior de un frondoso bosque a orillas del mar, donde se alimentan de la fauna de la zona. Eso no quiere decir que los objetivos de los miembros de la colonia se limiten a la búsqueda de alimento, pues algunos sueñan con un futuro en el que los de su especie puedan vivir en igualdad con los humanos, cosa que resulta harto difícil, como bien podrá comprobar el responsable del lugar, quien en un momento dado será incapaz de controlar a algunos de los suyos.

El principal motivo por el que "Aullidos" se convirtió en un clásico inmediato del cine de licántropos se debe a que la película no sólo se limita a ofrecer escenas de miedo y suspense con monstruos de por medio, sino que también ofrece una reflexión sobre el perpetuo conflicto entre la naturaleza animal del ser humano y su parte racional, la cual reprime sus deseos y pulsiones más primarias. Esta represión de los instintos más básicos del ser humano está muy bien representada en el marido de la protagonista, quien tras convertirse en bestia se desboca sucumbiendo a sus impulsos, comenzando por comer carne para luego mantener relaciones sexuales con una de las integrantes de la colonia. De esta forma, el hombre lobo se nos presenta claramente como un símbolo de liberación a todas las normas sociales y morales que nos oprimen a diario, y no simplemente como un monstruo.

Si hay un personaje al que podríamos considerar como el monstruo o villano de la historia ese es el perturbador asesino serial Eddie Quist, interpretado por Robert Picardo. Eddie es un hombre lobo que prefiere vivir al margen de la colonia y mata humanos en las calles de Los Ángeles cual psicópata. Es por este motivo por el que es tratado como un ser insignificante por los suyos, quienes, al igual que los humanos, también tienen su particular conflicto interno, ya que no saben si continuar viviendo alejados de la sociedad o irse a zonas más pobladas donde dar rienda suelta a sus instintos como bestias salvajes; instintos que, dada su naturaleza, cada vez son más difíciles de controlar y que consisten principalmente en alimentarse de humanos como si estos fueran poco más que ovejas.

Otro aspecto a destacar de "Aullidos" es la apariencia de los hombres lobo. En esta película no tienen un aspecto tan adorable como el de Lon Chaney Jr. en el clásico de la Universal anteriormente citado, ni tampoco son unas criaturas con una estética como la que tenía el licántropo de "La maldición del Hombre Lobo" (The Curse of the Werewolf, Terence Fisher, 1961). Aquí los hombres lobo son unas bestias bípedas enormes, de más de dos metros de alto, que lucen de forma totalmente monstruosa y amenazante. 

Cabe destacar también los logrados efectos especiales a cargo Rob Bottin, quien al año siguiente demostraría lo bueno que era en su trabajo en "La cosa" (The Thing, John Carpenter, 1982). Mi escena favorita es la impactante transformación de Eddie Quist en licántropo, la cual dura más de un minuto y es el punto álgido de la cinta. Está claro que en los 80 las técnicas en efectos especiales de maquillaje alcanzaron un grado de perfección que sólo podría ser superado por medio de técnicas digitales, algo que todavía no ha sucedido, ya que el problema de los efectos especiales digitales es que suelen envejecer bastante rápido y mal, haciendo que lo que veamos en pantalla no resulte tan realista como cuando lo veíamos hace unos años.

"Aullidos" tuvo mucho éxito cuando se estrenó, así que eventualmente se rodaron seis secuelas, todas ellas bastante malas y olvidables, ya que ni de lejos lograron igualar el trabajo de Joe Dante en la primera parte. Estamos, pues, ante un film más que notable, perfecto para ver en sesión doble con mi película de hombres lobo favorita: "Un hombre lobo americano en Londres" (An American Werewolf in London, John Landis, 1981).

Imágenes:
























6 comentarios:

E.C. Belmont dijo...

Me gustaría ver la película como curiosidad cinematográfica!
Tienes un buen blog y buenas pelis que me veré :3
Saludos

El Tipo de la Brocha dijo...

Un voto a favor de esa sesión doble que propones. Aullidos y Un hombre lobo americano en Londre son las primeras películas de hombres lobo que vi y dos vigas maestras de este subgénero.

Sr. Irons dijo...

Está claro que en lo referente al cine de los 80 Joe Dante es uno de los directores más significativos, especialmente en el género de Terror/Fantástico

Roy D. Mustang dijo...

@E.C. Belmont: pues míratela, míratela. Y que sea en sesión doble junto con "Un hombre lobo americano en Londres" ;)

Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado el blog. Siéntete bienvenido.

@El Tipo de la Brocha: sí, son dos grandes películas de hombres lobo, por no decir las mejores junto al clásico de la Universal protagonizado por Lon Chaney.

@Sr. Irons: la verdad es que entre Aullidos, Gremlins y Explorers Joe Dante fue uno de los directores más inolvidables de esa década tan fantástica en lo que a cine se refiere.

Raül Calvo dijo...

Los interesados en una adaptación más fiel de la novela de Gary Brandner pueden ver su curiosidad satisfecha viendo la cuarta entrega de la serie: Pueblo Maldito (The Howling IV: The Original Nightmare) y aburrirse un montón. Hace tiempo que tengo ganas de leer el par de novelas que Brandner escribió sobre esta historia pero no son fáciles de encontrar.

Roy D. Mustang dijo...

La verdad es que las secuelas de Aullidos son malas con avaricia... Y lo peor es que también son aburridas.