ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Alien, el octavo pasajero (Alien)




Valoración personal: 10/10.

Título original: Alien Año: 1979 País: Estados Unidos Director: Ridley Scott Guión: Dan O'Bannon Reparto: Sigourney Weaver, John Hurt, Yaphet Kotto, Tom Skerritt, Veronica Cartwright, Harry Dean Stanton, Ian Holm



Comentario:

Introducción

La verdad es que soy incapaz de decir algo sobre "Alien" que no se haya dicho ya mil veces, así que me centraré en comentar la película desde un punto de vista personal, además de citar los precedentes cinematográficos comentados en este blog. Si os interesa saber cómo se hizo, os recomiendo fervientemente la imprescindible edición limitada en Blu-ray de la tetralogía (sobre todo la que es una lámpara en forma de huevo de Alien). Esta edición plagada de extras se encuentra descatalogada, pero de vez en cuando alguien la pone a la venta en páginas de artículos de segunda mano, como eBay.

Los precedentes fílmicos de "Alien"

En los años 70, debido al brutal éxito de "Tiburón" (Jaws, Steven Spielberg, 1975) y "La guerra de las galaxias" (Star Wars, George Lucas, 1977), los grandes estudios comenzaron a realizar películas que contaban con unos argumentos que hasta entonces solamente se podían encontrar en producciones hechas con un presupuesto bajo. Es a finales de esa década cuando surge "Alien", una producción de serie A que ofrecía lo mejor del cine de serie B de terror y de ciencia ficción.

El guión escrito por Dan O'Bannon y Ronald Shusett incluía elementos de los clásicos de ciencia ficción de los años 50, así como de la literatura de H. P. Lovecraft y del relato de A. E. van Vogt "Discord in Scarlet", posteriormente incorporado a la novela "El viaje del Beagle espacial" (The Voyage of the Space Beagle, 1950), del mismo autor. Ridley Scott, quien tras haber realizado "Los duelistas" (The Duellists, 1977) fue escogido por la Twentieth Century Fox para dirigir la cinta, añadió elementos que ya estaban presentes en "Terror en el espacio" (Terrore nello spazio, Mario Bava, 1965)" y en "La matanza de Texas" (The Texas Chainsaw Massacre, Tobe Hooper, 1974).

Otros referentes de "Alien" los encontramos en "Planeta sangriento" (Queen of Blood, Curtis Harrington, 1966) y "El terror del más allá" (It! The Terror from Beyond Space, Edward L. Cahn, 1958). De hecho, muchos consideran que "Alien" es un remake inconfeso del citado film de Edward L. Cahn, en el cual aparecía un extraterrestre que iba matando a los miembros de una nave espacial uno tras otro.

En definitiva, Dan O'Bannon era un gran aficionado del género fantástico (ciencia ficción, terror, etc.) que tomó muchos elementos de la mejor serie B. Gracias a la estupenda realización de Ridley Scott, la película tiene un tono único y original, por lo que no es un simple pastiche en el que se acumulan referencias sin ningún tipo de profundización. Todo esto demuestra que Tarantino no es el único que juega con los referentes.

Opinión sobre la película en sí

La historia comienza cuando la nave Nostromo recibe una señal de socorro en su viaje de vuelta a la Tierra. Los siete tripulantes que viajan en ella son despertados de su estado de animación suspendida por la computadora central y siguen dicha señal hasta llegar a una desolada luna. Durante el aterrizaje la nave sufre daños, así que cuatro miembros del pequeño grupo se quedan a reparar los desperfectos mientras los tres miembros restantes salen afuera a investigar. Estos tres miembros descubren que la señal procede de los restos de una gigantesca nave de diseño extraterrestre, en cuyo interior no parece haber vida. La suboficial Ellen Ripley (Sigourney Weaver), quien ha permanecido en todo momento en la Nostromo, descubre que la señal no es de socorro, sino de advertencia. En el interior de la nave abandonada, el oficial ejecutivo Kane (John Hurt) descubre una cámara llena de huevos que parecen contener algo vivo. De uno de los huevos sale un pequeño ser con patas similares a las de una araña que se lanza a su rostro.

Toda esta parte de la película me parece sublime. ¿Qué sucedió en la nave estrellada? ¿Adónde se dirigía con tantos huevos en su interior? ¿Es casual que la Nostromo pasara tan cerca del satélite? Estas son algunas de las preguntas que hacen que la trama sea intrigante y continúe siéndolo a cada nuevo visionado, ya que, al igual que otros interrogantes, no son respondidas.

Tanto en el interior de la nave abandonada como en sus alrededores se respira una atmósfera malsana que evoca a los clásicos de terror sobre casas encantadas, en los cuales un grupo de personas acudía a un viejo y solitario caserón donde parecía ocultarse algo malvado y peligroso. La visión de la nave al borde del barranco no es muy distinta de la del castillo de Drácula en lo alto de la montaña.

Durante la primera hora de metraje la trama se desarrolla de forma pausada y sin que pasen muchas cosas; pero la película no aburre en ningún momento, ya que Scott la rodó de forma sobria, introduciendo los momentos terroríficos de forma puntual y sin llegar a saturar, dotándola así de un suspense que mantiene atento al espectador desde el inicio, con ese título que se forma lentamente, hasta los títulos de crédito finales.

De vuelta a la Nostromo, Kane es llevado a la enfermería, donde el oficial médico intenta separar a la criatura de su rostro cortando una de sus patas; pero al realizar el corte el alienígena se desangra vertiendo un potente ácido. A riesgo de que puedan matar sin querer a su compañero, quien permanece en estado de semiinconsciencia, deciden esperar. Horas después el misterioso parásito con forma de araña se despega del rostro de Kane y éste recupera la conciencia. Parece que todo el peligro ha pasado, así que la tripulación decide darse un buen banquete antes de entrar de nuevo en hibernación. Mientras están comiendo, el recién recuperado tripulante comienza a sufrir espasmos y, de repente, una especie de larva dentada sale del interior de su pecho, matándole en el acto.

La escena en la que el Alien atraviesa el pecho de Kane es la más sobrecogedora y gore de todas. En la actualidad sigue siendo impresionante, y estoy seguro de que en su día provocó algún que otro desmayo en las salas de cine. La sola idea de tener a un extraño ser vivo creciendo en el estómago es horripilante y lleva implícita la idea del dolor. Hay muy pocas escenas sangrientas; pero las que hay son tan impactantes y están tan bien distribuidas que tenemos la sensación de que la película es más sangrienta de lo que es en realidad. Tras esta escena comienza lo que podríamos considerar como la segunda parte del film, la cual abarca la segunda hora de metraje.

Los tripulantes de la Nostromo, completamente atónitos ante lo que acaban de ver, deciden dar caza al Alien. Lo que ninguno de ellos sabe es que esta criatura crece a una velocidad endiablada, por lo que no tardan en convertirse en sus presas, siendo asesinados uno por uno, como si la película fuera un slasher ambientado en el espacio.

Personalmente, la segunda mitad del film me gusta menos que la primera, lo cual no quiere decir que no me guste. Al contrario, me encanta, ya que, aunque por momentos resulte algo predecible, mantiene el suspense y siempre es divertido a la par que angustioso pensar que el Alien puede estar escondido en cualquier rincón de la laberíntica nave, camuflado con el entorno y listo para atacar.

Scott dota a la cinta de una atmósfera claustrofóbica en la que nos envuelve del mismo modo que los personajes. Esta sensación de claustrofobia se debe también al hecho de que la acción dramática se desarrolle en el espacio. Como dice el eslogan que aparece en el cartel: "en el espacio nadie puede oír tus gritos". De todas formas, sentiríamos la misma sensación aunque la historia estuviera ambientada en un submarino en el fondo del Océano Atlántico o en una base militar en medio del Ártico, como sucedía en "El enigma... ¡de otro mundo!" (The Thing from Another World, Christian Nyby, 1951), ya que lo que de verdad inquieta es estar solo ante el peligro en un lugar ubicado a cientos de kilómetros de la civilización.

Uno de los principales aciertos del film fue utilizar el viejo y efectivo recurso de mostrar al monstruo lo menos posible, dando lugar a escenas basadas en  la insinuación y en la sugerencia. El Alien, obra del artista suizo H. R. Giger, es una de las mejores criaturas jamás creadas (al final de este comentario he incluído algunas de mis ilustraciones favoritas de este autor). Pocos monstruos tienen un aspecto tan siniestro y amenazador: es esbelto, posee una larga cola terminada en punta, de su espalda salen enormes tubos, su cabeza es exageradamente alargada y en el interior de la boca oculta otra boca extensible con la que despacha a sus víctimas. Aparte, por sus venas circula ácido en vez de sangre, por lo que es difícil atacarle de cerca sin resultar seriamente herido. Sin duda alguna, estamos ante un depredador perfecto. Como bien describe el personaje de Ash (Ian Holm): "Aún no habéis comprendido con lo que os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo es igualada por su hostilidad. Admiro su pureza. Es un superviviente al que no afectan la conciencia, los remordimientos, ni las fantasías de moralidad".

Los efectos de la cabeza del Alien fueron obra del italiano Carlo Rambaldi, un maestro en efectos especiales que creó el cuerpo animatrónico de E.T., un extraterrestre menos aterrador que, sin embargo, me perturbaba más que cualquier otro monstruo cuando era pequeño. Tanto los huevos como el abrazacaras lucen de forma orgánica y parecen de verdad. Los excelentes efectos especiales artesanales que se usaron han envejecido realmente bien, manteniendo ese realismo a lo largo de las décadas. El diseño de producción a cargo de Michael Seymour es también sobresaliente. Los estrechos pasillos de la Nostromo fueron diseñados con el máximo detalle y cada plano es una obra de arte.

Otro aspecto a destacar es la forma en que nos son presentados los personajes. Ninguno de los siete tripulantes de la Nostromo resalta por encima de los demás. Todos son igual de importantes y desde un principio conectamos con ellos, haciendo que nos preocupemos por lo que les pueda pasar. Además, no son valerosos héroes espaciales ni personas superinteligentes que a la hora de hablar emplean una jerga técnica, sino un grupo de funcionarios que pilotan la nave como si fuera un camión y que piensan más en cobrar su sueldo que en cualquier otra cosa. Prácticamente tienen que ser obligados a realizar la misión que les llevará a la muerte.

De entre el reparto destacaría a John Hurt como Kane y a una por entonces desconocida Sigourney Weaver en el papel de Ripley, toda una mujer que habla a los hombres en igualidad de condiciones, dejando claro que en el futuro en el que se desarrolla la trama ya no existen barreras de género entre hombres y mujeres. Tampoco me puedo olvidar de la actuación de Ian Holm como Ash. Años después este actor se haría todavía más famoso gracias al rol de Bilbo Bolson en la trilogía "El señor de los anillos". He de añadir que me pareció bastante interesante que uno de los personajes fuese un androide dispuesto a toda costa a transportar al Alien a la Tierra.

"Alien" no es sólo una aterradora obra maestra del cine de terror y de ciencia ficción, también es una de las mejores películas de la historia del cine. De imprescindible visionado.

Imágenes:


















































6 comentarios:

Raül Calvo dijo...

En realidad el relato de A.E. van Vogt que influyó en Alien es The Black Destroyer, al menos eso explica Dan O'Bannon en la intro al guión original de Alien incluido en la primera edición especial en DVD, el pack Anthology (aparecido después de la primera edición en DVD, con mas extras y un disco adicional con el material aparecido en los laser discs).

Siempre me he preguntado que habría sucedido si se hubiera incluido en la peli la escena en que Ripley se encuentra con el nido alien hacia el final. La segunda entrega sería completamente diferente. Tras verlo diversas veces el montaje del director cada vez me gusta más.

Roy D. Mustang dijo...

Gracias por el apunte, Raül.

La verdad es que esa escena incluída en el montaje del director es escalofriante...

El Tipo de la Brocha dijo...

Giger, el dibujante obsesionado con los penes. ¡Penes! ¡Penes por todas partes!

Soy el orgulloso propietario de la edición huevo y voy a encenderla por Navidad.

Roy D. Mustang dijo...

Podría ser peor, Tipo de la Brocha... Podría ser George R. R. Martin. Ese autor sí que está obsesionado con los penes.

Hal Jordan dijo...

Lo que más me ha gustado de tu critica de Alien:a) referencia a la magnífica realización de Ridley Scott (tono único y original que no es un simple pastiche de acumulación de referencias sin profundización) comparándolo con Tarantino y mostrando su analogía. b) Haces referencia a como Scott sabe manejar el ritmo de tal manera que aunque en momentos determinados parezca que hay una cierta tranquilidad, ésta no es tal, la tensión permanece. c) La referencia a la mítica secuencia del primer "cucu" del Alien cuando destroza el pecho de John Hurt y como da paso al nudo de la película no solo con lo impactante del hecho sino con como el resto de actores muestran su reacción de terror.d) referencia al recurso de mostrar lo menos posible al bicho (como ya hizo Spielberg con tiburón). Ya se encargaría Cameron de mostrarnos en cantidades industriales a nuestros colegas Aliens,
En cuanto a tu opinión de como son presentados los personajes estoy de acuerdo contigo a medias. Creo que, efectivamente, todos tienen un papel más o menos igual de relevante hasta que por las circunstancias lógicas Ripley pasa a ser precisamente eso "Ripley" la esencia de Alien junto con el bicho, claro.
Pero sobre todo estoy de acuerdo contigo en la maestría que tiene Scott de dotar a la película de esa sensación claustrofóbica con la utilizacíon de, entre otros recursos, de la luz. La dirección de fotografía, creo que el director de fotografía de Alien es Derek Vanlint, en las dos obras maestras de Scott tanto en Alien como en Blade Runner es acojonante.
Y bueno claro Ian Holm, inmenso

Roy D. Mustang dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Hal Jordan. Me alegro de que te haya gustado mi crítica.

Yo a Ripley no la consideraría la protagonista, sino la final girl de esta película que, como ya he dicho, cuenta con una segunda mitad que es como un slasher ambientado en el espacio.