ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

lunes, 7 de enero de 2013

Zombi




Valoración personal: 10/10.

Ficha técnica:

Título: Zombi

Título original: Dawn of the Dead

Año: 1978

Duración: 126 min.

País: Estados Unidos

Director: George A. Romero

Guión: George A. Romero

Música: Varios

Fotografía: Michael Gornick

Reparto: David Emge, Ken Foree, Scott H. Reiniger, Gaylen Ross, David Crawford, David Early, Richard France, Howard Smith, Tom Savini

Productora: Laurel Group

Género: Terror. / Zombis.

¿De qué va?:

Extraños sucesos están teniendo lugar en toda Norteamérica. Los muertos vuelven a la vida convertidos en criaturas ansiosas de carne humana. El caos reina en las ciudades, y los supervivientes se refugian en sus hogares como buenamente pueden. Francine (Gaylen Ross) es una mujer que trabaja en una cadena de televisión en la que reina el descontrol. Su novio, Stephen (David Emge), le dice que se reúna con él a una determinada hora, ya que tiene planeado escapar en helicóptero hacia un lugar más seguro. Mientras tanto, en otro edificio de la ciudad, un equipo SWAT está haciendo una redada a todas las personas que ocultan a sus familiares muertos, quienes han vuelto a la vida. Después de la sangrienta redada, dos de los agentes, Peter (Ken Foree) y Roger (Scott H. Reiniger), se reúnen con Stephen y su novia. Los cuatro huyen de la ciudad en helicóptero. A la mañana siguiente, y tras efectuar una parada para repostar combustible, aterrizan en la azotea de un centro comercial en el que no parece haber nadie, solamente muertos vivientes...



Comentario:

"Zombi" es una de mis películas de terror favoritas, y, sin duda alguna, mi peli favorita sobre zombies. La he visto tantas veces que ya he perdido la cuenta del número de veces que la he visto.

Durante la década de los 70, George A. Romero dirigió unos cuantos films que pasaron desapercibidos por taquilla. Fue a finales de esa misma década cuando decidió realizar la continuación de su ópera prima, ese clásico indiscutible del cine de terror que es "La noche de los muertos vivientes" (1968, George A. Romero).

Según el propio Romero, el motivo por el que había tardado tanto en ponerse manos a la obra con la secuela fue porque quería reflejar otra época. Mientras que "La noche de los muertos vivientes" contiene elementos que en cierto modo reflejan la sociedad estadounidense de finales de los 60, "Zombi" refleja la sociedad de finales de los 70, poniendo especial énfasis en la sociedad de consumo.

Antes de nada he de decir que hay varias versiones de la cinta. Tres, para ser exactos. La versión extendida, también conocida como "el montaje del director", dura 139 minutos y estuvo a cargo de Romero. Fue exhibida en el festival de cine de Cannes de 1978. La versión de Dario Argento, productor del film, fue la que se distribuyó internacionalmente, y dura 119 minutos, siendo así la más corta de todas. Finalmente tenemos la versión de Romero, mi favorita. Esta versión dura 126 minutos y fue la que se estrenó en los cines de Norteamérica. Si queréis saber más acerca de las características de estas versiones, os recomiendo leer el artículo de Raül "Cuando no haya más sitio en el infierno..."

La historia comienza mostrándonos a una chica que parece tener una pesadilla. Al despertar, se topa con una pesadilla peor: la realidad. Pronto nos damos cuenta de que esa joven de cabellos rubios estaba dormida en horas de trabajo, en un plató de televisión donde el caos y el descontrol campan a sus anchas. Todos los allí presentes, en especial los tertulianos del programa que se está grabando, están discutiendo entre sí. La situación en el exterior se está volviendo insostenible, ya que los muertos han comenzado a volver a la vida. Ninguno de los allí presentes sabe muy bien qué hacer. Salvo discutir entre ellos, claro está.

Del plató de televisión saltamos a otro escenario completamente distinto: un edificio rodeado por un equipo SWAT. La parte de la redada en el edificio es genial. En ella vemos cómo los agentes irrumpen en el interior del inmueble, yendo de un lado a otro matando zombies y a los familiares de estos, quienes no dudan en enfrentarse violentamente a las fuerzas de la ley con tal de defender a sus seres queridos, ahora convertidos en zombies. Una de las escenas más truculentas tiene lugar en esta parte del film. Me refiero a la escena en la que los dos agentes protagonistas, Peter y Roger, bajan al sótano del edificio y se topan con un grupo de zombies comiendo miembros humanos. Hoy en día esta escena de canibalismo no es muy sorprendente, y lo mismo se puede decir de otras tantas escenas que vemos a lo largo de la cinta; pero en su día estas imágenes fueron de lo más transgresoras e impactantes.

Tras despachar a los zombies del sótano, el par de hombres de Harrelson se reúne con Stephen, un piloto de helicóptero, y su esposa, Francine, que no es otra que la chica rubia que salía al principio de la historia. Es entonces cuando los cuatro montan en un helicóptero y ponen rumbo a un lugar alejado de la ciudad. Una de las cosas que más me gustan de esta película es que hay muy buena química entre los miembros del cuarteto protagonista. Y es que a mí me encantan las historias de grupo, con un puñado de personas armadas, fortificadas en algún sitio y resistiendo el embate del enemigo. Cierto es que en este tipo de historias se suele dejar de lado al miembro femenino; pero eso no sucede aquí. Francine es una mujer que a pesar de estar embarazada no es un lastre para el resto del equipo, no se deja llevar fácilmente por el pánico, se esfuerza en mejorar y en seguir adelante, sabe defenderse por sí sola y exige que no la dejen atrás, aunque sea consciente de la situación en la que se halla. En resumidas cuentas, toda una mujer.

Antes de superar la primera media hora de metraje, y tras contemplar a vista de pájaro las localizaciones en las que se desarrollaba la trama de "La noche de los muertos vivientes", tenemos un nuevo y definitivo escenario: un centro comercial localizado en las afueras de la ciudad. Este centro comercial es el Monroeville Mall, situado en Monroeville, Pennsylvania, al este de Pittsburgh. El rodaje duró cuatro meses, desde finales de 1977 hasta principios de 1978, y la mayor parte de las tomas fueron rodadas durante la noche y al amanecer, cuando el recinto cerraba sus puertas. El hecho de que la mayor parte del film se desarrolle en un centro comercial es el principal signo distintivo de esta película respecto a su predecesora. Además, el hecho de haber elegido un escenario como éste me parece una idea de lo más acertada, ya que alude a uno de los sueños de todo niño y de toda persona consumista, que no es otro que vivir en un centro comercial donde hay de todo.

En un principio, un buen número de muertos vivientes caminan por el centro comercial. Los protagonistas de la historia deciden quedarse en el interior del recinto hasta que la situación en el exterior se estabilice; pero antes han de hacer limpieza, así que exterminan a todos los zombies que han entrado dentro del lugar. Tras la limpieza, somos testigos de una serie de escenas de tono cómico en las que estos personajes se aprovechan de los lujos que les proporciona su nuevo hogar, cogiendo todo lo que está a su alcance sin pagar, probándose trajes caros y deleitando sus paladares con ricos manjares. Pasan los meses, y esa felicidad que sentían al principio se convierte en aburrimiento. Los personajes han disfrutado al máximo de todas las cosas que había en el centro comercial, y ahora se sienten vacíos. Lo más preocupante es que se han acostumbrado tanto a la comodidad y a la seguridad de su fortaleza que parecen haberse olvidado del motivo por el que se encuentran allí: los zombies del exterior, quienes se agolpan ante la entrada principal, cada vez en mayor número. De todas formas, los zombies no son la verdadera amenaza en el exterior, sino los humanos.

La metáfora sobre el consumismo es más que evidente, ya que está presente en todo momento. Los zombies, sin ser conscientes de que se han convertido en zombies, retoman su vida anterior y se van al centro comercial. Esto da lugar a unas imágenes no muy diferentes de lo que uno puede ver cualquier fin de semana en las grandes superficies, sobre todo en fechas navideñas o en época de rebajas. Al margen del mensaje anticonsumista, nos encontramos con otros subtextos que enriquecen al film, como la represión de las masas, la desigualdad social y la insensibilización hacia la violencia. En esta ocasión, los zombies no se nos presentan como la principal amenaza a batir, sino como un simple obstáculo, como una excusa sobre la cual Romero trata los temas que le preocupan. En realidad los monstruos son los humanos, cuya maldad y mezquindad no conoce límites. Al fin y al cabo, los zombies son lentos, torpes, no piensan y se guían por el hambre. El problema es que son muchos; pero, aun así, ¿cómo es posible que puedan con los humanos, quienes, por el contrario, son ágiles, piensan y razonan? Esto es debido a diversos motivos, como por ejemplo: la falta de empatía hacia los demás, el egoísmo, la incapacidad de ponerse de acuerdo entre sí o, simplemente, la estupidez humana.

Los treinta minutos finales de metraje son una auténtica locura, y no dejan indiferente a nadie. En ellos vemos cómo una banda de moteros irrumpe salvajemente en el centro comercial, echando por tierra el trabajo de los personajes principales por construir un refugio seguro. Algunos de estos moteros parece que se lo están pasando como nunca mareando y matando a los zombies. Otros se dedican a robar todo lo que tienen a mano y los hay también que se limitan a romper cosas. Ante este espectáculo de salvajismo y anarquismo descontrolado uno se para a pensar: ¿merece la pena que los humanos hereden la Tierra? ¿Merece continuar existiendo la raza humana, con tantos locos sueltos? ¿Es esto a lo que hemos llegado tras siglos y siglos de evolución? ¿Es esto a lo que llaman progreso? ¿Estamos presenciando el triunfo de la decadencia? Siempre que veo esta película se produce un efecto catártico en mí, ya que, lejos de evadirme de la realidad, recuerdo muy bien lo que veo día tras día, en especial las noches de los fines de semana, cuando camino por las calles de mi ciudad y me topo con algunos casos de decadencia humana realmente patéticos.

Tom Savini estuvo a cargo de los efectos especiales y del maquillaje de los muertos vivientes. Además, interpretó a uno de los moteros, siendo de toda esa panda de salvajes motorizados el que más llamaba la atención por su inconfundible bigote y su mata de pelo negro. Aunque "Zombi" contara con un presupuesto muchísimo mayor que el de "La noche de los muertos vivientes", aún seguía siendo un presupuesto bajo, por lo que el maquillaje de los zombies no es que haya envejecido muy bien. Todos los extras fueron cubiertos por una capa de pintura facial de color azul. Así mismo, Romero y Savini decidieron vestir a sus criaturas de tal forma que quedara bien claro a lo que se dedicaron en vida. Difícilmente olvidaremos a algunos zombies, como los niños zombies, la monja zombie, el zombie que no se despega de su ametralladora o el zombie Hare-Krishna (mi favorito). Con estas vestimentas no sólo reconocemos a cada uno de los muertos vivientes, sino que también se nos recuerda que en el pasado fueron humanos como nosotros.

"Zombi" fue un éxito rotundo en todo el mundo, y dio lugar a multitud de producciones exploitation sobre temática zombie, de entre las cuales destacaría todas las que se hicieron en Italia a principios de los 80. Así mismo, si no fuera por esta película, el subgénero zombie no sería tal y como lo conocemos ahora. En 1979, el italiano Lucio Fulci dirigió una secuela no oficial, titulada "Nueva York bajo el terror de los zombies" (1979, Lucio Fulci). A mediados de la década de los 80 llegaría a las salas de cine la secuela oficial, "El día de los muertos" (1985, George A. Romero). Este título puso punto y final a la trilogía iniciada a finales de los 60 con "La noche de los muertos vivientes". Casi treinta años después del estreno de "Zombi", Zack Snyder realizó un remake, "Amanecer de los muertos" (2004, Zack Snyder), el cual hizo posible que el subgénero zombie resurgiera con una fuerza inusitada. Para mi sorpresa, este remake resultó ser bastante bueno, aunque no llegara a superar al film original.

Estamos, pues, ante una de las cintas de terror más influyentes de la historia. Su influencia es tal que podríamos considerarla, junto con "La matanza de Texas" (1974,  Tobe Hooper), la película de terror definitiva. Una obra maestra que no me canso ni me cansaré de ver. De visionado obligatorio.

Imágenes:









































6 comentarios:

Javier Regidor dijo...

Toda una obra maestra dentro del genero zombie, con una excelente dirección a manos de Geroge A Romero, una banda sonora que te mete de lleno en las situaciones peliagudas en este film gracias a "studios Goblin", un reparto de actores de lo mas acertado y una hístoria que plasma a la perfección el terror que pueden producir estas criaturas sedientas de carne en un entorno muy real.

Mi nota para esta peli es un 10

El Chachi dijo...

Muy buena película. No supera a "La noche de los muertos vivientes" pero muy chula. Me acuerdo de una escena en la redada, que se pone una mujer entre un zombi y un policía y el "bocaíto" que le mete es épico. Me gustó también la siguiente peli que transcurría en un búnker. Lo del zombi domesticado me llegó al alma.

León dijo...

Me voy a poner en el disparadero... Esta película esta bien, pero el remake de Snyder me parece la mejor película de zombies de todos los tiempos, y uno de los escasos casos en los que el remake supera al original.
Ya está. Ya lo he dicho.
Saludos

Evil Elvis dijo...

Me encanta esta peli. La trilogia de Romero me parece perfecta. Contrario a lo que piensa mucha gente, no creo que el remake de Snyder sea mejor que la original, de hecho, ni siquiera me gusta, es una de tantas peli de terror que se hacen ultimamente.

Chris W. Gray dijo...

También es mi favorita de Romero, me parece increíble la forma de criticar el mundo moderno a través del centro comercial.

Inconmensurable.

Roy D. Mustang dijo...

@Javier: la verdad es que las versiones europeas abusan demasiado de los temas de Goblin.

@El Chachi: en mi opinión sí supera a "La noche de los muertos vivientes"; pero no mucho. "El día de los muertos" es muy buena. Sin duda, la trilogía de "La noche..." "El amanecer..." y "El día..." es sublime.

@León: la verdad es que cuando me enteré de que se iba a hacer un remake me faltó poco para perder mi fe en la raza humana. Sin embargo, me gustó bastante.

@Evil Elvis: lo es. Es perfecta. No es mejor que la original, pero, aun así, me gusta bastante.

@Chris W. Gray: tú lo has dicho.