ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

miércoles, 24 de octubre de 2012

La leyenda de la casa del infierno




Valoración personal: 8/10.

Ficha técnica:

Título: La leyenda de la casa del infierno

Título original: The Legend of Hell House

Año: 1973

Duración: 94 min.

País: Reino Unido

Director: John Hough

Guión: Richard Matheson (Novela: Richard Matheson)

Música: Brian Hodgson & Delia Derbyshire

Fotografía: Alan Hume

Reparto: Pamela Franklin, Roddy McDowall, Clive Revill, Gayle Hunnicutt, Roland Culver, Peter Bowles, Michael Gough

Productora: 20th Century Fox

Género: Terror. Intriga. / Sobrenatural. Casas encantadas. Fantasmas. Posesiones/Exorcismos.

¿De qué va?:

La mansión Belasco es un lugar encantado. De hecho, es conocida como "El monte Everest de las casas encantadas". A lo largo del siglo XX no han sido pocos los científicos y parapsicólogos que han muerto o perdido la cordura al intentar desentrañar qué es lo que se oculta en su interior. Un anciano multimillonario, quien se encuentra al borde de la muerte, contrata a unos pocos investigadores; un físico y su esposa, una parapsicóloga y un médium. La tarea que les encomienda es desentrañar el misterio de la casa y averiguar si existe vida después de la muerte. Una vez dentro de la mansión, los fenómenos paranormales no tardan en producirse...



Comentario:

Richard Matheson es uno de los mejores escritores de literatura fantástica y de terror del siglo XX. Este escritor no sólo redactó novelas, sino que también se encargó de multitud de guiones cinematográficos y de series de TV. Algunas de las películas que contaron con sus guiones fueron buena parte de las Poe-movies dirigidas por Roger Corman, "El increíble hombre menguante" (1957, Jack Arnold), "The Last Man on Earth" (1964, Sidney Salkow, Ubaldo Ragona), "La novia del diablo" (1968,  Terence Fisher), "El diablo sobre ruedas" (1971, Steven Spielberg) y otras muchas más. Creo que he dejado bastante claro que este genio del fantástico no sólo tiene una extensa carrera a sus espaldas, sino que también es un señor bastante conocido en éste, vuestro blog de cine de terror.

La película que hoy nos ocupa, "La leyenda de la casa del infierno", estuvo dirigida por John Hough, quien contó con la colaboración de Matheson en el guión. Curiosamente, dicha película estaba basada en una obra de Matheson titulada "Hell House", por lo que el escritor volvía a encargarse del libreto de una nueva adaptación cinematográfica de una de sus creaciones literarias (las dos anteriores en ser llevadas a la gran pantalla fueron "Soy leyenda" y "El increíble hombre menguante").

Muchos han comparado "La leyenda de la casa del infierno" con "The Haunting: La Mansión Encantada" (1963, Robert Wise), y no me extraña. El film de Robert Wise estaba basado en la novela "The Haunting of Hill House", de Shirley Jackson, la cual inspiró a Matheson a la hora de escribir "Hell House", relato que adapta la presente película.

Ambas producciones comparten una ambientación similar y una atmósfera opresiva y malsana. Además, también cuentan con un pequeño grupo de personas que se adentran en el interior de un antiguo caserón encantado en donde cualquier cosa puede pasar.

Sin embargo, "La leyenda de la casa del infierno" se centra más en el aspecto científico de las investigaciones de índole paranormal. Ya desde el principio de la historia se nos deja bien claro que el lugar en el que se desarrollan los hechos está realmente encantado, lo que hace que no nos preguntemos si los fenómenos paranormales son reales o fruto de la imaginación de los personajes.

En "The Haunting: La mansión encantada" sucedía justo lo contrario. No sabíamos si la mansión estaba encantada hasta el final de la cinta, y, aun así, quedaban ciertas dudas al respecto. Este es uno de los motivos por los que valoro más a la película de Wise que a la de Hough.

El tema de los fenómenos paranormales es tratado de forma seria y creíble, y estos nos son descritos de forma que entendamos que no sólo están dentro de lo posible, sino que muy bien podrían ser verdaderos. Sólo hay que leer el texto con el que se inicia el metraje, el cual es toda una declaración de intenciones. La historia, narrada de forma lenta pero sin pausas, tiene un tono y estilo que la acerca al de un documental. Diversas rarezas, como, por ejemplo, el hecho de que aparezcan rastros ectoplásmicos en las sesiones de espiritismo, se nos explican de forma respetuosa y con precisión.

Cada cierto tiempo se nos indica qué día y qué hora es. De esta forma, sabemos cuánto les queda a los personajes en la mansión Belasco, ya que el contrato que les permite alojarse allí señala que su estancia en el lugar finaliza el 24 de Diciembre, cuatro días después de haber traspasado sus puertas. Al hacer esto, el espectador tiende a pensar que cuanto más cerca esté dicha fecha, más cerca estarán de algo potencialmente peligroso. Por supuesto, ese "algo" puede presentarse antes de lo previsto. Y es que al poco de poner el pie dentro de la casa comienzan a producirse sucesos paranormales que pondrán sus vidas en peligro.

A lo largo del film se hace un mayor uso de lo sutil que de lo explícito. Ahora que, claro, no olvidemos que estamos en los 70, y en una producción de esa época no podían faltar unas cuantas escenas con sus justas dosis de sangre y sexo. Hay pocas escenas de ese tipo; pero las pocas que hay se nos quedarán grabadas en la retina. De todas ellas, destacaría la del gato poseído arañando ferozmente a la joven parapsicóloga y aquella otra en la que ésta le ofrece su cuerpo desnudo y lleno de cicatrices a un fantasma.

Otras escenas para el recuerdo son la del inesperado ataque de un poltergeist durante la cena o la que tiene lugar en la capilla. En su día debieron de dar mucho miedo y más de un sobresalto. El film no ha envejecido nada mal, y conserva gran parte de su capacidad para impresionar y mantener alerta al espectador. Me llamó bastante la atención que la sangre empleada pareciese real, lo cual se agradecía, ya que en la mayoría de las producciones británicas que se hacían por aquel entonces la sangre parecía tomate.

El trabajo de escenografía es más que notable. Sólo hay que ver los neblinosos exteriores y los tétricos interiores para comprobarlo. Los escenarios, así como la fotografía, son muy, pero que muy similares a los de las cintas de la productora británica Hammer.

En cuanto a los personajes, estos son pocos. Solamente cuatro. Cuatro investigadores con sus propias hipótesis sobre los fenómenos paranormales que no dudarán en imponer sus teorías sobre las de los demás.

El Dr. Barrett, interpretado por Clive Revill, piensa que dichos fenómenos no tienen nada de sobrenatural. Según él, son sólo manifestaciones físicas que aparecen debido a la acumulación de energías negativas. Su esposa, Ann Barrett, quien estuvo interpretada por la actriz Gayle Hunnicutt, piensa lo mismo que su cónyuge.

Mucho más interesante es el papel de Pamela Franklin como Florence Tanner, quien protagoniza las mejores escenas. Esta joven actriz encarnó durante su infancia a la niña de "The Innocents" (1961, Jack Clayton), una de las mejores películas de fantasmas de la historia.

Por último, tenemos a Roddy McDowall dando vida a Benjamin Franklin, el único superviviente de una investigación anterior en el que otrora fue el hogar de los Belasco. Su actuación es, en mi opinión, la mejor de todas, aunque en el clímax final tiende bastante a la sobreactuación. Quizás muchos reconozcan a este actor tras haberle visto en "Noche de miedo" (1985, Tom Holland) como el mítico cazavampiros Peter Vincent.

"La leyenda de la casa del infierno" se estrenó en 1973, el mismo año en el que se estrenó "El exorcista" (1973, William Friedkin), así que no tuvo mucho éxito. Una pena, la verdad. Aun así, impactó a un buen número de espectadores, formándose, con el paso de los años, un culto a su alrededor. Su influencia se puede notar perfectamente en posteriores producciones del estilo, sobre todo en aquellas estrenadas durante la década de los 90 y del 2000.

En fin, ya sabéis; si buscáis una historia en la que racionalismo y espiritualidad se dan la mano y en la que se hace un uso de lo sutil sin dejar de lado lo explícito, echadle un vistazo a esta película. Cierto es que hacia el final de la cinta la historia parece tocar techo, sin saber muy bien por dónde tirar; pero eso no quita que estemos ante una de las mejores películas sobre casas encantadas.

Imágenes:






















4 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Esto es algo que ya dije en mi blog pero sigue siendo igual de cierto: me sorprende todavía hoy que esta película fuera en su momento calificada para todos los públicos (!) Es cierto que en su adaptación Matheson eliminó las escenas de sexo y la violencia más explícita de su novela (publicada por la Factoría de Ideas), pero aún así. Creo también que el echo de que fuera calificada para todos los públicos la mató en taquilla en un momento que el público estaba ávido de sensaciones fuertes.

El Tipo de la Brocha dijo...

Cómo mola el póster. Cómo mola el gato en el tráiler. Cómo mola Roddy McDowall.

La sobreactuación, una constante.

Se me ha hecho raro leer "vuestro blog de cine de terror". ¿Ha pasado ya tanto tiempo desde que escribías también sobre otros temas?

Roy D. Mustang dijo...

@Raül: y mira que en los 70 le daban importancia a lo que se mostraba en los carteles... Todo un error el haberla calificado para todos los públicos. En fin, pobrecillos los niños que fueron a verla esperando encontrarse con una peli divertida y entrañable sobre una casa encantada.

@El Tipo de la Brocha: ¡ha pasado justo un año! ¡Sí, este ciclo de cine de terror, con más de 130 pelis comentadas a sus espaldas, está de aniversario! ¿Y cómo celebraré dicho aniversario? ¡De ninguna forma!

Javier Simpson dijo...

Todo un clásico las casas encantadas. Da y dará juego.
Wise me parece un muy buen director de cine, o sea que me apunto no sólo la que nos traes sino con la que comparas de Wise.
Con respecto al tema de la credibilidad de la sangre podrían hacerse tesis doctorales de química. Es cierto que muchas veces es una sangre poco creíble. El que tenga aspecto de salsa de tomate supongo que será para exagerar la sensación y que tenga una coherencia con el resto. Estoy contigo en que Suspense, de Clayton es una gran peli del género. De una gran elegancia gótica. Deborah Kerr es perfecta para el papel de institutriz. Me gustó, sí señor. Tampoco está mal A las nueve cada noche. Este Clayton le pega a todo; es también el realizador de El gran Gatsby.
Bueno, pues me la bajo y tal vez la vea pronto. Halloween es perfecto para la ocasión.
Un saludo, Roy. Excelente.