ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

martes, 16 de octubre de 2012

El otro




Valoración personal: 7/10.

Ficha técnica:

Título: El otro

Título original: The Other

Año: 1972

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Director: Robert Mulligan

Guión: Tom Tryon (Novela: Tom Tryon)

Música: Jerry Goldsmith

Fotografía: Robert Surtees

Reparto: Chris Udvarnoky, Martin Udvarnoky, Uta Hagen, Diana Muldaur, Norma Connolly, Victor French, Lou Frizzell, John Ritter, Loretta Leversee

Productora: 20th Century Fox

Género: Terror. / Años 30. Infancia.

¿De qué va?:

La historia comienza a mediados de los años 30, en una pequeña población rural de Connecticut. Niles Perry (Chris Udvarnorky) y Holland Perry (Martin Udvarnorky) son dos hermanos gemelos de nueve años de edad que se pasan los días de verano jugando. Su madre, Alexandra (Diana Muldaur), se encuentra enferma desde que su esposo murió en extrañas circunstancias, y Ada (Uta Hagen), su abuela, les trata con todo el cariño del mundo. Ada les ha enseñado un juego, llamado "el gran juego", que consiste en hacer que los chicos se imaginen en el cuerpo de otro ser vivo, sea este ser vivo persona o animal. Lo que la pobre anciana no sabe es que uno de sus dos nietos está haciendo un uso indebido de ese juego, y pronto comienzan a suceder misteriosos y mortales accidentes en torno a los vecinos de la comunidad.



Comentario:

La primera vez que vi "El otro" no me gustó. Me aburrió. Mucho. Con decir que me quedé completamente dormido creo que ya lo digo todo. Sin embargo, dos años después, decidí darle una segunda oportunidad, así que la volví a ver. Y me gustó. Recientemente, la he vuelto a ver una tercera vez para decidir si era digna de ser incluida o no en este ciclo de cine de terror, y he de decir que en este tercer y último visionado la he disfrutado bastante. Sobra decir que estamos, pues, ante una película que gana a cada nuevo visionado. Al menos en mi caso, claro está.

La novela original, la cual tenía el mismo título que la película, fue un éxito tanto de público como de crítica. Ésta estuvo escrita por Thomas Tryion y su fecha de publicación data de 1971, tan sólo un año antes del estreno de su adaptación a la gran pantalla. Tryion también se encargó de escribir el guión del film, y fue Robert Mulligan, el director de la maravillosa y prácticamente perfecta "Matar a un ruiseñor" (1962, Robert Mulligan), quien se ocupó de dirigirlo. Como muchos sabrán, Robert Mulligan es uno de esos directores que no se andan con tonterías, a pesar de que su carrera cinematográfica como realizador sea algo irregular, ya que en su haber se encuentran obras maestras indiscutibles, pero también algunos títulos de dudosa calidad.

Muchos han comparado "El otro" con la citada "Matar a un ruiseñor". Al fin y al cabo, tenemos una historia protagonizada por dos niños pequeños que son hermanos y que está ambientada en los años 30, en una tranquila y apacible zona rural de Estados Unidos. De todas formas, y dejando de lado estos puntos en común, "El otro" es una película muy, pero que muy distinta al encantador y entrañable film protagonizado por Atticus Finch y sus hijos.

Y es que esta producción es de esas en las que los niños no se nos presentan como personas adorables, sino como el mal. Y si digo el mal, me refiero a un mal puro, que surge sin catalizadores como problemas mentales y traumas infantiles. En este caso, esa maldad está perfectamente representada en el personaje de Holland, uno de los dos hermanos gemelos protagonistas. Por otra parte, está su otro hermano, llamado Niles. Al contrario que Holland, Niles es tranquilo, piensa antes de actuar e intenta no meterse en muchos líos. 

Una de las cosas que más me llamaron la atención es que en ningún momento se nos muestra a ambos personajes en el mismo encuadre. Además, Niles suele estar en lugares luminosos y Holland, por el contrario, aparece en lugares oscuros y sombríos. Esto es algo de lo que no me percaté en el segundo visionado de la cinta (en el primero es que no me percaté prácticamente de nada), sino en el tercero.

Las actuaciones de estos dos personajes, quienes estuvieron interpretados por dos hermanos gemelos de verdad (los hermanos Udvarnorky), son espléndidas. Lo mismo se puede decir de la actriz Uta Hagen como Ada, la abuela de los pequeños. Según he leído, esta actriz especializada en el teatro fue la maestra de grandes actores como Al Pacino, Jack Lemmon, Sigourney Weaver o Jason Robards, entre otros. Casi nada.

Mucho se ha hablado sobre si "El otro" es una peli de terror o no. Personalmente, yo opino que sí lo es. Y de las buenas, ya que hace uso de un terror psicológico. No hay sangre ni vísceras, ni sustos cada dos por tres. Y ese es mi tipo de terror favorito, el que se basa más en sugerir que en mostrar, el que antepone lo sutil a lo explícito. De ahí que me gusten tanto los clásicos del género.

De lo que no hay ninguna duda es de que el principal punto fuerte del film es su ambientación. La atmósfera onírica que se crea, acompañada de la banda sonora de Jerry Goldsmith, transmite al espectador calma y tranquilidad, incluso optimismo, como si en ese pueblo no pudiera pasar nada malo. Sin embargo, no os dejéis engañar por las apariencias. El pueblo en donde viven los Perry no es como la zona campestre de La casa de la pradera o la aldea de Heidi, ya que es un lugar en donde pasan cosas turbias. Muy turbias.

Quizás a muchos no les guste esta película. Su ritmo lento y pausado, así como su puesta en escena, más propia de un telefilm que de una producción cinematográfica, no suele ser del agrado de todos. Además, los niños están casi todo el rato corriendo de un lado a otro, y eso hace que el espectador tenga la sensación de  estar viendo siempre lo mismo.

Otro motivo por el que no suele gustar es por la forma en que se resuelven todas las incógnitas planteadas desde el inicio. En su día fue una revelación de lo más original; pero hoy en día se antoja previsible, sobre todo si uno se ha empapado de un buen número de thrillers psicológicos.

De todas formas, y a diferencia de posteriores producciones como "El sexto sentido" (1999, M. Night Shyamalan), la revelación de "El otro" no es el principal punto fuerte de la historia, ni, tampoco, forma parte del clímax final. Tras dicha revelación, aún queda poco más de media hora de metraje, y es en los últimos minutos cuando asistimos al auténtico horror.

No entraré en detalles sobre el final. Tan sólo diré que es uno de esos finales pesimistas, oscuros e inauditos que tan de moda se pusieron por aquel entonces, a finales de los 60 y principios de los 70. Dicho final fue muy influyente en posteriores cintas de terror. A todo esto, los minutos finales siguen siendo perturbadores en la actualidad, y, teniendo en cuenta que estamos ante una producción de más de cuarenta años, eso es todo un logro.

En fin, si queréis ver una película con niños siniestros de por medio, mucho más perturbadores que los niños albinos de "El pueblo de los malditos" (1960, Wolf Rilla) o la niña de "La mala semilla" (1956, Mervyn LeRoy), bien podríais catar este trabajo de Mulligan y del escritor Thomas Tryion. Inquietante y por momentos enternecedora, "El otro" es, sin duda, uno de los retratos más crueles de la infancia que se han hecho en la historia del celuloide. Una película en la que no todo es lo que parece, y en la que, por ende, los niños no tienen por qué ser personas inocentes sin maldad, sino más bien lo contrario...

Imágenes:






















4 comentarios:

Raül Calvo dijo...

Pensaba que ya la habías comentado antes, pero resulta que era yo el que había hecho un post de esta peli, aunque hace bastante tiempo.

Robert Mulligan es el ejemplo perfecto de director profesional: le dan un guion y él lo filma adecuándose al material. Por eso este tipo de directores tiene una filmografía irregular: dependen bastante de la calidad del guion que van a filmar.

La película me gustó mucho. Tú comentas que un gemelo lo filman en de modo "luminoso" y al otro en "la oscuridad". Teniendo en cuenta el argumento, esto lo relacioné en mi post con la representación de la psique humana, el ego y el superego, al estilo Jekyll y Hyde o, incluso, Basket Case. En todo caso, un clásico del terror.

Roy D. Mustang dijo...

Qué va, aún no la había comentado.

En este ciclo de cine de terror, los 60 ya han quedado atrás y ahora entro de lleno a comentar pelis de terror de los años 70. En dicha década se estrenaron muchas de mis películas favoritas no sólo de mi género favorito, sino también del cine en general.

Es muy curiosa esa comparación que haces relacionando a los hermanos gemelos de esta película con Jekyll/Hyde o los hermanos siameses separados de Basket Case. Interesante, la verdad.

Javier Simpson dijo...

Hola, Roy. A mí también me gusta por lo general más el terror que sugiere y recrea atmósferas inquietantes que el explícito.
Roy, si son niños más perturbadores que los de pelis tales como El pueblo de los malditos o La mala semilla habrá que verla sí o sí. Me sonaba, pero nunca le había prestado suficiente atención hasta leer tu post, que por cierto me ha gustado, como siempre.
Perdona por haber tardado en pasarme. A veces por falta de tiempo tardo en comentar en algunos blogs amigos, pero no me olvido, no. Y por supuesto gracias por lo que has puesto en la entrada de Atticus Finch y por el enlace de esta entrada.
Hasta pronto, Roy.

Roy D. Mustang dijo...

Gracias a ti por comentar y por currarte entradas como la de Atticus Finch, Javier.