ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

jueves, 4 de agosto de 2011

Juego de Tronos




Introducción a Juego de Tronos, la última serie de éxito de la HBO

Después de ver la primera temporada de esta serie, llegó el momento de hacer una vista general al conjunto de episodios que la forman y una valoración final de la misma. Seguramente ya habréis leido multitud de reseñas y opiniones sobre Juego de Tronos, así como análisis detallados de cada episodio. La mayoría de todas estas críticas seguro que eran positivas, y es que no es para menos, pues Juego de Tronos es, aparte de ser la serie de moda y que más éxito está causando en el momento en que escribo estas líneas (Agosto de 2011), el último gran éxito del prestigioso canal estadounidense HBO. Como algunos sabréis, en este blog no es que me guste hablar de cosas recientes precisamente, sean comics, videojuegos, películas o, como es el caso, series que todavía no han terminado, si no más bien al contrario... Pero es que el impacto que ha producido en mí la primera y hasta el momento única temporada de esta serie ha sido tal, que no he podido resistirme a teclear sobre ella.


Hasta estrenarse Juego de Tronos el pasado mes de Abril del 2011 en la HBO, mucha gente no apostaba nada hacia el género heroíco o fantástico en la televisión, teniendo directamente prejuicios hacia el y opinando lo que se opinaba hace décadas hacia otros géneros como las series policíacas, de mafiosos, los thrillers o los western; pero de la misma forma que los géneros mencionados tuvieron un más que notable (por no decir sobresaliente) representante en la televisión (The Wire, The Sopranos, Deadwood, etc...), al género épico y fantástico poco le quedaría ya para tener a su representante. Ya en el cine, gracias a películas como El Señor de los Anillos, muchos se dieron cuenta de que tomando elementos fantásticos y a la par épicos, podían crear auténticas gallinas de oro que, además de tener éxito de taquilla, tendrían una calidad bastante buena. Ahora la historia se repite, pero esta vez en la pequeña pantalla. Asi que me pregunto de qué forma influirá Juego de Tronos en las series de fantasía heroica que se estrenarán en los próximos años en formato televisivo...

Aunque Juego de Tronos sea una serie de la HBO, es necesario puntualizar que no es una serie con el mismo aire de "serie de autor" como le ocurren a los demás títulos de la cadena, vease las antes mencionadas The Wire, The Sopranos, Six Feet Under o la reciente Boardwalk Empire, ni tampoco tiene un "aire" marca de la casa, por asi decirlo, similar a todas ellas. Y es que esta serie, creada por David Benioff y D. B. Weiss, se trata de una adaptación de la exitosa serie de novelas Canción de Hielo y Fuego (A Song of Ice and Fire en el original) escritas por George R. R. Martin. En concreto, esta primera temporada adapta el primer best-seller de todas ellas, del que la serie toma su título: Juego de Tronos (Game of Thrones en el original). Por ende, al mencionar lo de que se trata de una adaptación de un libro a un medio audiovisual, queda bien claro que de serie de autor tiene poco, ya que el autor es en este caso el propio Martin y la serie no es más ni menos que una adaptación al cargo de otras personas del libro a la pequeña pantalla... Y bien que han hecho, ya que en el cine seguramente no funcionaría a no ser que se tomaran algunos que otros elementos o guiños y, una vez allí, se desarrollaran a su modo con resultados impredecibles. Al tratarse de una serie de TV, los que están al cargo de ella son conscientes de las posibilidades que les ofrece el formato televisivo, posibilidades de entre las cuales la extensión ilimitada del mismo es la mejor ventaja (siempre y cuando las audiencias no disminuyan, claro está).

He de decir que yo no soy un fan de la literatura de género fantástico y épico, y que centrándome en las novelas de Canción de Hielo y Fuego escritas por George R. R. Martin, tan sólo he leído tres cuartas partes de la primera de ellas, mucho antes de comenzar con el visionado de esta primera temporada. Con esto pretendo dejar clara una cosa, y es que en este artículo intentaré obviar las comparaciones entre el libro y la serie; ya que como siempre digo, se tratan de medios totalmente diferentes, y las adaptaciones que más me satisfacen son las que se hacen tomando algunos conceptos y elementos de la obra original, y tras esto acaban ganando su propia voz sin dejar de lado la esencia original (véanse casos como el de El Resplandor de Stanley Kubrick o las películas de Batman dirigidas por Christopher Nolan). Asi que espero que quede bien claro, pues este artículo se centrará en mayor medida (y no digo completamente porque sé que al final la comparación entre libro y serie será de un modo u otro inevitable) en la serie de TV Juego de Tronos, concretamente en su primera temporada.

¿De qué va?

La historia comienza en el reino de Westeros (Poniente, como ha sido traducido al español), un continente en el que las estaciones duran años y en el que en tiempos pasados llegaron a existir criaturas mitológicas como los dragones. No hace más de 15 años gobernaban los Targaryen por encima del resto de las siete casas que formaban los Siete Reinos de Poniente. La casa Targaryen tuvo como último rey del continente a Aerys II, apodado "el Loco" por sus actos, quien tras la guerra civil, nombrada por sus partidarios Guerra del Usurpador, fue derrocado por miembros de las otras casas más poderosas de Poniente, de entre los cuales destacaban el por entonces líder de la rebelión contra Aerys y actual rey, Robert Baratheon, de la casa Baratheon, y su compañero de juventud Eddard Stark, de la casa Stark.

Ya en el presente, Lord Eddard Stark, señor de Invernalia y protector del Norte, recibe la visita de un físicamente descuidado Robert Baratheon y su esposa Cersei Lannister, asi como del resto de la familia Lannister por parte de Cersei. Dicha visita tiene como objetivo el ofrecerle a Eddard Stark el puesto de Mano del Rey, un puesto que es algo así como ser el consejero más importante de Robert y, por lo tanto, un puesto de gran responsabilidad, quizás demasiada. Sin embargo, dicha visita en un principio tan alegre no es todo lo que parece, como bien descubre el joven Bran Stark (uno de los hijos de Eddard), quien por desgracia es el primero en descubrir uno de los muchos secretos en torno a los Lannister, secretos que apuntan claramente al objetivo de hacerse tarde o temprano con el Trono de Hierro, secretos que acabarán desembocando en un conflicto de proporciones épicas...

Algunos personajes

Eddard Stark: actual guardián del Norte y señor de Invernalia, así como patriarca de los Stark, Ned participó en la guerra contra Aerys II Targaryen acompañado de su compañero y también pupilo de Jon Arryn, Robert Baratheon. Y buenos motivos tuvo para ello, ya que por culpa del rey loco Targaryen murieron su padre y dos de sus queridos hermanos. Ned es el esposo de Catelyn Tully, con quien engendró cinco hijos, aunque también tiene un hijo bastardo que tuvo con una mujer durante la guerra, cuando se encontraba alejado de sus tierras nórdicas... Mientras que el resto de casas tienen lemas cuyo significado está bien claro, el de los Stark simplemente dice "se acerca el invierno", como si evocara el estar preparado ante algo que se avecina, ante algún tipo de cambio. Ned recibe la visita de Robert Baratheon, quien ahora es rey, para ser su principal consejero, y así llevar las riendas del reino mientras su antiguo compañero se ocupa de sus aficiones. Finalmente Ned accede a ser Mano del Rey, ya que como él piensa, no siempre es posible estar en el lugar al que le gusta a cada uno. Además, dicha posición le ayudará a desentrañar los misterios en torno a la muerte de su maestro, Jon Arryn, anterior Mano del Rey.

Catelyn Tully Stark: esposa de Eddard Stark y madre de todos sus hijos excepto del bastardo Jon Nieve, a quien tiene cierta tirria ya que le recuerda el acto de incesto que cometió Eddard durante la guerra. Catelyn Tully era la prometida de Brandon Stark, el hermano mayor de Eddard, quien, de no ser porque fue asesinado por el anterior rey de los Siete Reinos, se hubiera convertido en el señor de Invernalia y, en este caso, en el esposo de Catelyn. En un principio Catelyn se limita a apoyar a su marido y a aconsejarle en lo relativo a ser o no ser Mano del Rey, y anteriormente a ello es quien le comunica el misterioso asesinato de Jon Arryn, quien aparte de haber sido la anterior Mano del Rey, era su cuñado, casado con su hermana Lysa. Tras el accidente de su hijo Bran en su propio hogar, Catelyn es de los personajes que más se interesan por desenmarañar todos los misterios en torno a los Lannister, principal casa de quien ella sospecha como asesinos de su cuñado y del ataque a su querido hijo.

Jon Nieve: el hijo bastardo de Eddard Stark, por quien Catelyn no siente afecto alguno, si no más bien todo lo contrario. Su apellido, Nieve, es el que se le pone a los hijos bastardos en el Norte. Jon Nieve es consciente de que, al contrario que sus medio-hermanos, no heredará nada relativo a Invernalia, por lo que decide alistarse en la Guardia de la Noche junto a su tío Benjen Stark, hacia quien siente gran afecto ya que, a diferencia de Catelyn y al igual que su medio-hermana Arya, Benjen siente cierto aprecio hacia el joven bastardo. En un principio Benjen rechaza la propuesta, ya que le dice que el Muro (lugar que sirve de separación entre los Siete Reinos y las congeladas y misteriosas tierras más allá del Norte de Invernalia) no es lo que Jon se imagina; además de que todos aquellos que acaban en el Muro vistiendo el negro característico de las ropas de dicha guardia, suelen ser gente de la peor calaña que se les da a elegir entre la muerte o el Muro, gente que en el momento en el que se convierten en Hermanos de la Guardia de la Noche, deben serlo hasta el final de sus vidas bajo pena de muerte si acaban desertando. Y esa regla en Jon no es una excepción, por mucho que piense que se necesita su ayuda en el Sur.

Robb Stark: Robb es el hijo mayor de Eddard Stark y Catelyn Tully y, por lo tanto, es el heredero de Invernalia. A pesar de ser hijo de Eddard, al igual que el resto de los hijos que tuvo con Catelyn, Robb tiene unos rasgos más propios de los Tully que de los Stark. Aunque en un principio no desempeñe un papel muy importante más allá de su condición de heredero de Invernalia, con el tiempo se convertirá en uno de los personajes más importantes de la historia, llegando a movilizar a un ejército hacia el Sur, todo en pos de su padre y del nombre de su casa, los Stark.

Sansa Stark: de las dos hijas de Eddard Stark, Sansa es la mayor y, dicho sea de paso, la más guapa. Sansa destaca en distintas actividades propias de las mujeres en ese mundo, como son el canto, la costura, etc... Con tan sólo trece años, es prometida por medio de un acuerdo entre Eddard y Robert al príncipe Joffrey, y por lo tanto Sansa está destinada a convertirse en la futura reina de Poniente. A pesar del comportamiento arrogante y vil de Joffrey con sus seres queridos, Sansa es incapaz de no amarle, ya que ansía convertirse en una princesa primero y en reina después, posiciones sociales que, como poco a poco irá descubriendo, no son como se las imaginaba...

Arya Stark: la otra hija de Eddard y Catelyn. Con menos años que Sansa, Arya es todo lo contrario a su hermana. Mientras Sansa es guapa y destaca en distintas actividades que suelen realizar las mujeres de Poniente, Arya es fea, desobediente y está más interesada en actividades catalogadas de hombres como por ejemplo y, sin ir más lejos, la esgrima. Arya siente afecto hacia Jon Nieve y, al igual que éste, abandona su hogar en Invernalia. Pero a diferencia de Jon, Arya se dirige hacia el Sur, a la capital del reino, Desembarco del Rey, acompañada por su padre, su hermana Sansa y por su septa, ya que como piensan sus padres, al estar destinada al igual que su hermana a ser esposa de un señor del Sur, no está mal que aprenda diversas costumbres propias de las mujeres del Sur, además de adaptarse a dicho clima...

Bran Stark: Bran sería el hijo más pequeño de los Stark si no fuese porque éstos también tienen a un niño de tres años (de nombre Rickon), menor que Bran. A pesar de sus pocos años de vida, su padre decide llevarle a contemplar una de sus ejecuciones de traidores a Invernalia, tras la cual se encuentran a una loba huargo muerta con crías a su alrededor, crías que gracias a Bran consiguen quedarse cada uno de los hijos de Eddard. Bran está destinado a convertirse en banderizo de su hermano Robb, y sueña con ser un gran caballero. Sin embargo, dicho sueño se tuerce en cuanto es arrojado desde lo alto de una de las torres de Invernalia por Jaime Lannister, después de que éste hubiese sido observado por Bran manteniendo relaciones sexuales con su hermana melliza, quedándose paralítico tras la caída. Además, este será tan sólo el primer intento de asesinato con el objetivo de silenciarle.

Robert Baratheon: Robert fue pupilo de Jon Arryn y compañero de Eddard Stark durante su juventud, y después de que el Rey Loco Aerys II Targaryen pidiera su cabeza y la de Eddard, se inició una rebelión en contra de su reinado, rebelión que acabó finalizando Robert al derrotar al hijo de Aerys y heredero al trono de Poniente, Rhaegar Targaryen, en la histórica Batalla del Tridente. Desgraciadamente, durante esta guerra perdió a quien iba a ser su futura esposa, Lyanna Stark. Tras lo que muchos conocieron como la Guerra del Usurpador (siendo él mismo dicho usurpador al trono), se casó con Cersei Lannister, hija de Tywin, anterior Mano del Rey de Aerys II. Pero esta no fue el último conflicto armado en el que tomó parte en compañía de Eddard, ya que ambos tuvieron que enfrentarse a los Greyjoy en la Rebelión Greyjoy. Lo que está claro es que tras este último conflicto, Robert comenzó a descuidarse poco a poco hasta llegar a adquirir un aspecto que poco o nada tenía que ver con la figura de caballero andante ejemplar que había tenido en otros tiempos, dejando prácticamente todas sus tareas en pos del reino a Jon Arryn, su principal consejero y Mano del Rey. Y es que, como Robert suele decir, a él se le da bien conquistar tronos, pero no sentarse en ellos a gobernar... Desgraciadamente, Arryn acaba muriendo en extrañas circunstancias, y el confiado Robert decide partir hacia Invernalia para nombrar como nueva Mano del Rey a la otra persona en la que más ha confiado en su vida, su compañero Ned.

Cersei Lannister: reina de Poniente y esposa de Robert, Cersei tiene un carácter totalmente opuesto al de su marido, un carácter puramente propio de los Lannister, así como su apariencia, bella y de cabellos rubios, ambas características propias de su familia. Desde que se convirtió en reina, la vida de Cersei fue llenándose de odio y venganza debido al trato que recibía por parte de su marido, quien se descuidaba totalmente y se dedicaba a mantener relaciones con otras mujeres sin tener en absoluto en cuenta a su esposa, ya que parecía que la única mujer a la que éste había amado durante toda su vida fue a la fallecida hermana de Eddard Stark, Lyanna. Cersei mantiene relaciones incestuosas con su hermano mellizo, Jaime Lannister, y en compañía de éste y de los demás Lannister, tiene intención de hacer que su casa se convierta en la casa principal que reine todo Poniente, destronándo a Robert y ya de paso eliminando por el camino y sin remordimiento alguno a todo aquel que suponga una amenaza a su mandato.

Joffrey Baratheon: hijo de Cersei y Robert, aunque tenga unos rasgos que no tienen nada que ver con los Baratheon, como el color de sus ojos y cabello, muchísimo más propios de un Lannister. Joffrey es el príncipe heredero que gobernará Poniente tras la muerte de Robert, y es el prometido de Sansa por acuerdo entre Robert y Eddard. De carácter arrogante y maleducado, Joffrey sólo piensa en sí mismo, y a lo largo de la serie vemos hasta donde puede llegar su malicia.

Jaime Lannister: hermano mellizo de Cersei, este apuesto caballero es apodado como el Matarreyes, ya que fue él quien dio fin a la vida de Aerys II, a pesar de que fuese un miembro de la Guardia Real de Aerys (también llamados los Capas Blancas). Tras esto, pasó a formar parte de la Guardia Real del nuevo rey, Robert Baratheon, quien se convirtió en el esposo de su querida hermana Cersei, con quien mantenía relaciones incestuosas. Jaime acompaña al rey y al resto de los Lannister a Invernalia, en donde comete su primer acto contra los Stark, el arrojar a Bran torreón abajo después de haber sido visto manteniendo relaciones sexuales con su hermana, un hecho que puede desbaratar todos los planes que éste tiene con ella en pos del Trono de Hierro, trono en el que ya se había sentado brevemente tras asesinar a Aerys II.

Tyrion Lannister: También llamado el Gnomo, Tyrion es el último hijo de Tywin Lannister y su prima, ya que, tras el parto, su prima murió. Tyrion es un enano y, debido a su aspecto desde muy temprana edad, fue rechazado por su familia y por quienes le rodeaban, a excepción de Jaime, quien era el único que le trataba bien. A lo largo de los años, su personalidad fue haciéndose más y más fuerte, convirtiéndose en un personaje calculador e inteligente cuya máxima arma era la inteligencia, leyendo así multitud de libros que le permitían ganar más conocimiento. Tyrion se limita a vivir el día a día sin demasiadas complicaciones, leyendo libros y visitando burdeles de prostitutas, hasta que es acusado de haber orquestado el intento de asesinato de Bran cuando éste reposaba tras su caída de la torre.

Viserys Targaryen: Viserys es el segundo hijo de Aerys II, el apodado por los rebeldes como El Rey Loco. Al final de la guerra y a una temprana edad, huyó de Poniente junto a su hermana menor Daenerys, ya que el hecho de quedarse en Poniente significaría su muerte por parte del nuevo rey, Robert Baratheon. Desde entonces, Viserys se dedicó a vagar junto con su hermana en otros continentes fuera del alcance de Robert, ganándose el apodo de El Rey Mendigo. Su sueño es volver a sentarse en el trono que por derecho le pertenece y, para ello, decide casar a su hermana con Khal Drogo, para así hacerse con los fuertes ejércitos de éste último, y con ellos reconquistar Poniente. Sin embargo, su propia ambición y su desorbitado sentimiento de venganza le acarrearán más de un problema.

Daenerys Targaryen: al igual que su hermano Viserys, Daenerys es una Targaryen, hija de Aerys II y su hermana Rhaella. El nacimiento de Daenerys se produjo en plena guerra entre los Targaryen y Robert Baratheon y otras casas que le apoyaban en su revuelta y, por lo tanto, no recuerda Poniente. Gracias a uno de sus simpatizantes, logró huir de Poniente junto a su hermano, yendo a parar a las Ciudades Libres, hasta Braavos. Unos cuantos años más tarde, una joven y aterrada Daenerys es prometida por orden de su hermano a Khal Drogo, líder de los dothraki, un pueblo de jinetes nómada, con quien acaba casándose. Aunque en un principio Daenerys sea usada tan sólo como una herramienta de su hermano en pos de reinar de nuevo Poniente, más adelante será Daenerys quien estará por encima de su hermano al cargo de dicha misión, ya que su hermano acaba actuando de forma torpe por culpa de su desenfrenada impaciencia, impulsividad y sentimiento de venganza, llegando a maltratar en más de una ocasión a su hermana, ahora nombrada khaleesi o reina de los dothrakis.

Khal Drogo: señor de los dothrakis y al mando de un numeroso ejército de fornidos guerreros salvajes, Drogo es un poderoso guerrero que jamás ha sido derrotado en combate, como bien demuestra su larga trenza, ya que cuando un dothraki pierde una batalla, un trozo de su trenza es cortada para que así los demás vean tal deshonor. No es el caso de Drogo, cuya trenza no ha sido cortada nunca. Drogo acaba casándose con Daenerys Targaryen, última descendiente de los Targaryen, quien en un principio le teme debido a su aspecto tan grande, feroz y amenazador; pero que más tarde acaba enamorándose de él, ya que éste la trata de forma amable y cariñosa, siendo un marido que a pesar de su salvajismo la respeta mucho más que su mezquino hermano.
Sobre la serie en sí

Como habréis podido intuir, o comprobar en el caso de haber visto la serie o leido las novelas, en Juego de Tronos hay una gran cantidad de grandes personajes, todos ellos tan carismáticos como bien definidos, asi como en algunos casos personajes complejos y profundos, tanto como las relaciones que hay entre ellos y demás reinos del continente ficticio de Westeros / Poniente. Sin duda el punto fuerte de este conjunto de personajes es las relaciones entre ellos, relaciones que, al igual que los personajes, no son lo que parecen, ya que entre ellos se hurden conspiraciones, traiciones, etc... Esto último trae como consecuencia que se produzcan giros argumentales bastante interesantes, asi como cliffhangers entre episodio y episodio que dejan al espectador que no ha leido las novelas en vilo o con la mandíbula abierta fruto de la sorpresa ante lo que acaba de contemplar.

Eso sí, de lo que estoy seguro es que estos personajes no hubiesen sido tan efectivos en pantalla de no ser por el adecuado casting y por la caracterización de los personajes por parte del reparto de actores que los encarnan. Sin duda me quedo con Sean Bean como Ned Stark y con Peter Dinklage como el enano Tyrion Lannister, ambos mis personajes favoritos y no sólo por los personajes en sí, sino también por la forma en la que estos dos actores toman sus respectivos roles bordando el papel. Tampoco me puedo olvidar de Emilia Clarke, quien, en uno de sus primeros trabajos como actriz, da el salto a la fama tomando el importante papel de Daenerys Targaryen; un papel que, debido a su posición, le obliga a desempeñar escenas que en manos de otra actriz seguramente hubiesen resultado bastante forzadas o directamente ridículas, pero que interpretadas por ella han resultado ser serias y efectivas, haciendo que el espectador llegara a empatizar en todo momento con el personaje, sobre todo por parte del público femenino.

Un espectador totalmente ajeno a Juego de Tronos puede, en un principio, sentirse desbordado, no sólo por la gran cantidad de personajes, sino también por la cantidad de información que le es proporcionada a través de los primeros dos o tres episodios de la serie y, seguramente, a no ser que se haya leído los libros o tenga a un colega que sea un gran fan de la saga y le haga un esquema de relaciones entre personajes y familias reales, se haga un lío o se sienta perdido. De todas formas, es a partir del cuarto o quinto episodio de la serie cuando esta arranca finalmente, cuando las ruedas que comenzaron a girar en un principio digamos que aceleran... Ahora, que nadie piense que Juego de Tronos es una serie con un ritmo narrativo rápido. Como serie de la HBO que es, al igual que sus otras hermanas de géneros distintos, es una serie que cuenta con un ritmo lento y pausado en su justa medida, lo cual es de agradecer, ya que esto permite que empatizemos fácilmente con los personajes, asi como que ganen en profundidad y, sobre todo, en credibilidad. Además, teniendo en cuenta la cantidad de personajes que hay en Juego de Tronos, eso es algo de agradecer. Aunque claro, leer el primer libro, Juego de Tronos, ayuda a comprender mejor algunos aspectos como por ejemplo el pasado de Ned Stark y del rey Robert Baratheon, pasado que, si bien en la serie no se trata mal en absoluto (dejando entrever al espectador lo que sucedió), en el libro se trata con mayor detalle.

Y sin lugar a dudas, los personajes no serían tan efectivos y creíbles si no fuese por el contexto y la ambientación, algo esencial en toda buena serie que se precie. Y es que si hay algo que supere a los personajes en esta serie, eso es la ambientación, la cual, por medio de un buen presupuesto, ha sabido adaptar con resultados bastante óptimos lo que George R. R. Martin pretendía transmitirnos en sus novelas. Una ambientación oscura y realista, acompañada de unos escenarios acertados, asi como un cuidado vestuario, hacen de Juego de Tronos una serie creíble, que, aunque tenga una puesta en escena que hace recordar en ocasiones a otras series de fantasía como la trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos, en Juego de Tronos está lograda de tal forma que recuerda más a nuestra época medieval que a un mundo fantástico, y eso que la historia se desarrolla en un mundo ficticio en el que se suceden las distintas tramas y subtramas... Aunque más bien debería decir solamente tramas, ya que a lo largo de la serie vemos como se desarrollan diferentes historias en varios puntos de dicho mundo ficticio, y que, inevitablemente, convergerán en una sola como ocurrió en el pasado; pasado que, como ya dije en el anterior párrafo, se narra mejor y con más detalle en los libros.

Y sí, puede que ya esté comenzando a comparar bastante con el libro, y eso que dije que no lo haría pero, como también dije, la comparación entre una adaptación en forma de serie o película y su versión original en papel es algo de un modo u otro inevitable... Ya puestos a comparar, he de decir que la serie hasta el cuarto o quinto capítulo adapta a pies juntillas el contenido del libro, y eso se nota en que el ritmo de la serie es mucho más lento que en el devenir de los últimos episodios, en los cuales la tensión y los hechos aumentan y se precipitan in crescendo. Además, es en estos últimos episodios donde la serie adquiere su propia voz, añadiendo alguna que otra frase que en el libro ni se menciona. Y por supuesto, muchas cosas las adaptan al formato televisivo a su manera, véase añadir escenas de sexo y desnudos cuando un personaje se monta un largo monólogo para que el espectador más impaciente no se duerma, que Sansa sea menos malvada que en los libros, o que su hermana no sea tan horrible como la describe George R. R. Martin, así como el hecho de que Lisa Arryn y su retoño no sean tan insoportables como a uno le parecen en la versión en papel escrito. De todas formas, y en mi opinión, he de decir que el trabajo de adaptar el contenido del libro a la serie es bastante fiel y con un resultado más que notable, aunque hay personajes que me siguen chocando, ya que no me los imaginaba asi, como por ejemplo Cersei Lannister y Catelyn Stark, aunque quizás es sólo una cuestión personal... Y para terminar, decir lo que estéticamente menos me gustó: el final de la serie. Sin ánimo de soltar spoilers o desvelar el argumento, tan sólo diré que lo de no ponerla calva no me agradó en absoluto. Además que dicha pira ardiente me la imaginaba mucho más sorprendente cuando me la describieron...

Para ir terminando, decir que personalmente la serie a mí me ha encantado y, de darle una nota, le doy el proverbial más que notable que le suelo dar a la mayoría de las series de gran calidad de la HBO que veo. Sin embargo, hay cosas que me extrañan, como que con tan sólo una temporada en su haber, en diversos rankings de webs especializadas en cine y en series de TV la pongan a pocos puestos de superar al Padrino o por encima de otras series como The Sopranos o Twin Peaks (aunque en cuanto a esta última lo tengo más que asumido por la de veces que se ha dado el caso). Además, hay gente que ha abandonado la serie a los pocos capítulos, diciendo que no es lo que se esperaban, y que es una serie en la que los personajes todo el rato hablan y fornican, y que hasta los árboles fornicarían si pudiesen andar como en El Señor de los Anillos. Y es que ese es el problema de la mayoría de este último colectivo de gente, el compararla con ESDLA cuando se trata de un producto de fantasía muy distinto, además de que queda más que claro que esta primera temporada se trata sin ir más lejos de una especie de prólogo de todo lo que va a venir después, y en la que los elementos fantásticos que mencionan como los dragones y las leyendas en torno a ellos, son tan sólo eso, leyendas. Aunque hacia el final de la temporada ya podemos contemplar algunas cosas que son bastante propias de la fantasía literaria, como la magia. Y en cuanto a las batallas... Muchos se esperaban también eso, ver batallas en las que humanos colisionan en el campo de batalla contra razas fantásticas como orcos o trolls, y tras ver Juego de Tronos se han topado con que las batallas que hay son poco numerosas y además, dado el tono personal de la serie en torno a los personajes, se producen en off, de tal forma que se le da más importancia a las impresiones del personaje tras haber experimentado la batalla que a ver a un grupo de gente dándose espadazos durante más de media hora. Ahora que claro, en las próximas temporadas el ver batallas multitudinarias seguramente sea algo seguro, y para ello necesitarán una cosa bien clara y en mayor cantidad que en esta primera temporada: presupuesto. Y ojo, que esta primera temporada contaba con un gran presupuesto, como se ha podido ver en la calidad de la escenografía, vestuario, etc...

De todas formas, la recaudación no ha sido un problema y el que haya un mayor presupuesto en próximas temporadas es algo más o menos seguro, ya que los resultados de la primera temporada de Juego de Tronos han sido tan previsibles como sobresalientes, logrando una gran audiencia y convirtiéndose así en la serie de imagen real del momento o, dicho de otra forma, en la serie de moda; consecuentemente esto ha derivado en que las novelas directamente se hayan agotado temporalmente. He mencionado en más de una ocasión lo de próximas temporadas... De momento ya se ha confirmado una segunda temporada, y mes tras mes se van desvelando detalles sobre la misma. A fecha de hoy (Agosto de 2011 repito, para los despistados) aún queda bastante, ya que se estrenará en la primavera del 2012. De momento tan sólo espero dos cosas: una es un gran aumento presupuestario para aquellas escenas que ganarían en lo espectacular con un adecuado presupuesto, y la otra es que siga adaptando las novelas de la misma forma que lo ha hecho la primera temporada, ya que si es así, yo tan contento. De todas formas, solamente me queda preguntarme, llegados a este punto, qué elementos y escenas adaptarán y cuales no, y más importante aún: cómo lo harán... Pregunta que seguramente miles de seguidores se estén haciendo desde el final de la primera temporada, final que en mi opinión alcanzó su cénit en el penúltimo episodio. Sin duda, Juego de Tronos es una serie que quitará más de un prejuicio a uno en cuanto al concepto que hasta ahora pudiera haber tenido de la fantasía heroica...

7 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Mira que dejar la entrada a medio acabar... Mucho calor, ¿no?

Roy D. Mustang dijo...

Y que lo digas, Tipo de la Brocha, y que lo digas XDDD...

Agosto, calor, vacaciones, piscina... Esas cosas... Mi vagancia se vuelve exagerada XD...

Old School Generation dijo...

Como siempre, tus aportes son excelentísimos.
Desconocía esta obra, pero me ha llamado muchísimo l atención!

Roy D. Mustang dijo...

Pues ya sabes Old School, a leerla/verla. No te arrepentirás (o eso espero), jeje.

fanyfa dijo...

Esta intro me pone los pelos de punta, qué buena que es!!!

Nymeria Lunáh. dijo...

;Arya no es fea ¬__¬
Es hermosa ♥, e inteligente
no como la hermana -.-

baduljp dijo...

En la primera temporada me dejo un buen sabor de boca, me parece que es una de las mejores serie de la actualidad, Game of thrones es una súper producción de la talla de cintas cinematográficas con la única diferencia de que el final esta muy lejano.