ATENCIÓN, AVISO PARA HISPANOHABLANTES: RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE VER LAS PELÍCULAS Y SERIES AQUÍ RESEÑADAS EN VERSIÓN ORIGINAL SUBTITULADA EN ESPAÑOL (V.O.S.E.)

domingo, 8 de mayo de 2011

Star Trek: La Serie Original


"El espacio, la última frontera. Estos son los viajes de la nave Enterprise en una misión que durará cinco años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas, de nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar."

Con estas palabras del Capitán James T. Kirk comenzaba una de las series de ciencia ficción más míticas de la televisión: Star Trek. Serie que desde que desde su primera emisión entre 1966 y 1969, y hasta llegar a la actualidad, ha ido ganando fans década tras década, de una generación a otra incluso. Antes de nada, diré que yo no soy un gran entendido en torno a Star Trek, ni un "trekkie". Para los que no sepan que es ser un trekkie, os diré que es algo así como ser un gran fan de Star Trek, o la forma en la que muchos se refieren a ellos. Pues bien, aunque me encante, yo no soy en absoluto ni un gran fan de Star Trek, ni mucho menos un trekkie. Siempre quise ver esta serie, pero por diversos motivos no podía. El caso es que a principios de este año y aprovechando mi tiempo libre, me dió por comenzar a verla, y después de unos primeros y soporíferos capítulos que se me hicieron bastante cuesta arriba, fue al superar la docena cuando no sólo pude digerir la serie si no que también me enganchó de sobremanera, llegando a estar varias horas seguidas viendo Star Trek... Pero bueno, dejando lo personal a un lado por el momento, me centraré en hablar de los orígenes de la serie, que es lo que importa.


Hablar de los orígenes de la serie es hablar consecuentemente de Gene Roddenberry, mente creadora de todo este universo de ficción, universo que a pesar de su éxito y reconocimiento posterior, tuvo unos inicios un tanto turbulentos... Roddenberry, inspirado por distintos seriales, novelas y películas de la década de los 50, tenía en mente crear una serie de ciencia ficción que tendría como contexto el espacio, en la que sus protagonistas tendrían como misión primordial el explorarlo. Tras ser rechazado su proyecto por la CBS, fue el canal de televisión NBC quien lo aceptó. Por desgracia, la serie fue rechazada tras la emisión del episodio piloto titulado "The Cage", emitido en 1964. Varias cosas no funcionaron... La NBC alegó que este episodio representaba un tipo de serie o argumento, mejor dicho, demasiado "cerebral" o extraño para los televidentes, quienes buscaban algo más de acción o como mínimo acorde a otros seriales de la década. Aparte, el hecho de que un alto cargo como el de primer oficial de a bordo de la nave fuese desempeñado por una mujer no es algo que agradara al personal de la época, y es que claro, estamos en los Estados Unidos de los años sesenta, y algunas cosas como esta última no es que estuvieran muy bien vistas por la sociedad, la verdad. Como curiosidad, el capitán en este primer episodio piloto no se trataba del mítico y famoso Capitán Kirk, si no de un tal Capitán Pike, el cual era interpretado por Jeffrey Gunther. La única cara conocida en este episodio era la de Leonard Nimoy, que interpretaba al personaje por el que sería reconocido por encima de su propia persona, el oficial científico Spock, de raza vulcana, una raza extraterrestre ficticia de la serie.

Éste último fue el único personaje que se salvó de la criba que se realizó tras este episodio piloto, pues a Roddenberry no le quedó otra que contratar a un reparto totalmente distinto a la hora de seguir adelante con su proyecto televisivo. Asi Spock volvió en 1966 en el segundo episodio piloto de lo que sería Star Trek (titulado “Un lugar jamás visitado por el hombre”), aparte de mantener el puesto de primer oficial científico que ya había desempeñado en el episodio piloto, pasó a ser el segundo al mando. El resto eran todos personajes nuevos, como el nuevo capitán de la nave interpretado por un joven William Shatner, el Capitan Kirk. A pesar de que el capitán de la Enterprise (nombre de la nave no menos mítica que sus tripulantes y otros conceptos introducidos por la serie) era estadounidense (aunque el actor fuese de origen canadiense), la serie nos mostraba a una tripulación formada por personas de distintas etnias, de hecho los altos puestos en torno a Kirk los desempeñaban, aparte del citado Spock, una mujer de raza negra (Uhura), un asiático (Sulu), y un irlandés al cargo de la sección de ingeniería (Scott), estando presentes estos dos últimos desde el citado segundo episodio piloto. Eso sin olvidar al personaje introducido ya en la segunda temporada de la serie, lo cual fue dar un paso más allá en este concepto multicultural, ya que introducirían a un joven ruso (Chekov) como uno de los personajes principales del reparto, desempeñando un puesto no menos importante que el de Sulu. Esta claro que Star Trek iba un paso más allá, introduciendo aquí y allá conceptos políticamente incorrectos para la época. Primer ejemplo de ello esta tripulación de orígenes étnicos y culturales tan distintos o incluso opuestos y enfrentados en la época.

Este segundo intento de llevar a flote el proyecto funcionó bien, y por tanto la serie tras una espléndida primera temporada de 29 episodios de unos 47 minutos aprox. cada uno llegó a renovar para poder así comenzar a emitir una notable segunda temporada de 26 episodios. Por desgracia, y por diversos motivos como las bajas audiencias, así como el hecho de que se tratase de una serie más adelantada a su época y que no tuviese la aceptación requerida por parte de los televidentes para mantenerla a flote, la NBC anunció su cancelación durante la emisión de la segunda temporada. Gracias a las reseñables protestas de los fans que esta se había ido ganando durante la primera temporada, el canal les hizo un favor renovando para una tercera temporada, la cual fue emitida estratégicamente en un horario de baja audiencia, aparte de contar con un presupuesto menor y más limitado. Tras esta tercera temporada de unos 24 episodios, la serie encontró al fin su inevitable cancelación. Dicho de otro modo, a la NBC no le interesaba Star Trek, no veían potencial en la serie, y querían matarla tras ofrecer una tercera temporada bastante floja en comparación a las dos anteriores temporadas.

Aun a pesar de su cancelación, al poco tiempo Star Trek se convirtió en una serie de culto, con su propio séquito de fans a su alrededor. En los años 70 se realizó una serie de dibujos animados de Filmation (a cargo de otras series famosas de dibujos como "He-man" o "Los Cazafantasmas") que en su momento formó parte de la continuidad, aunque años después fuese eliminada de la misma. No fue tras el éxito del primer film de Star Wars que los que llevaban las riendas de la franquicia de Star Trek decidieron darle una segunda oportunidad, algo que derivó en las películas que continuaban la historia un tiempo después de la tercera temporada de Star Trek. Fue gracias a estas películas, algunas muy recordadas por los fans (y no es de extrañar), que la serie logró dar un salto generacional en los años 80, con la nueva serie de la franquicia titulada "Star Trek: La Nueva Generación". Posteriormente y gracias al éxito de esta última, se hicieron más series como "Espacio Profundo Nueve", "Voyager" y "Enterprise", aparte de más películas, las cuales junto a las que estaban relacionadas con la serie original alcanzaban la cifra de diez, llegando a la undécima en el año 2009. Con el tiempo, Star Trek fue denominada simplemente como "Star Trek: La Serie Original", o "Star Trek: TOS" en el original, siendo "TOS" una abreviación de "The Original Series". Queda claro que independientemente del éxito o la aceptación que tuviese Star Trek en su época, con el paso de los años no solo demostró ser una serie adelantada a su época, mostrándonos un futuro utópico mucho mejor que el por entonces presente de los años 60 (futuro en el que ya se presentaban algunos conceptos o incluso inventos que acabarían dando el salto de la ficción a la realidad); si no que también era una serie que, de una forma u otra, hizo historia en la televisión, convirtiéndose en toda una serie de culto y símbolo de la cultura popular estadounidense.

¿De qué va?

Resumiré el argumento de la serie con su premisa, la cual cité al principio de este artículo... A bordo de la nave espacial USS Enterprise NCC-1701 al servicio de la Federación Unida de Planetas, y teniendo como Capitán de la nave a James T. Kirk y como primer oficial y científico de la misma al vulcaniano Spock, la misión de esta embarcación es explorar el espacio exterior durante un periodo de cinco años, investigando y descubriendo nuevas formas de vida en el espacio, civilizaciones, etc... Siempre y claro está siguiendo unas normas como por ejemplo no establecer contacto con especies que no hayan desarrollado la capacidad de viajar por el espacio, y tampoco interferir en el desarrollo, costumbres y cultura de estas u otras especies. Pero no todo en la misión comandada por el Capitán Kirk es un alegre paseo por el espacio, ya que frecuentemente sus misiones en son de paz son interrumpidas por algún peligro exterior, sea este en forma de un extraterrestre con no muy buenas intenciones, un enemigo invisible en forma de virus espacial, un traidor terrícola que ha logrado poner en contra de Kirk y compañía a toda una cultura, o diversos fenómenos que les hacen viajar atrás en el tiempo, entre otros muchos ejemplos...

Algunos personajes:

James T. Kirk: capitán de la Enterprise, desde su puesto de mando Kirk da órdenes al resto de la tripulación, formada por más de 400 tripulantes. Gran estratega militar a los mandos de la nave y todo un tipo duro que no duda en usar los puños a la hora de combatir, Kirk está hecho un mujeriego que no se piensa dos veces el ligarse a la primera chica que se le presenta cual James Bond en celo. Mención aparte merece el actor que le encarna, William Shatner, un sex-symbol de su época cuyo ego es más grande que el espacio que exploran... A destacar su sobreactuación, con esos gestos y caras que llega a poner a lo largo de toda la serie, de los cuales algunos llegan a ser hasta irrisorios. Y una cosa más... ¿Soy yo, o es que a cada temporada Kirk está un poco más fondón/gordo? El caso es que aunque acabe con el pantalón subido hasta los sobacos para disimular, Kirk sigue siendo el mismo capitán canalla, mujeriego y buen compañero.

Spock: este vulcaniano es el primer oficial de la Enterprise, además de ser el oficial científico. Su padre es de origen vulcaniano y su madre terrícola, por ende es mitad vulcaniano mitad humano. Esta dualidad hace de Spock un personaje bastante interesante, por un lado actuando con toda la lógica de los de su especie, y a la par manteniendo bajo control sus defectos como humano, defectos que para él son algo tan humano como el albergar algún tipo de sentimiento hacia sus compañeros. De ahí que nunca llegue a encajar del todo en la tripulación, e incluso que en ocasiones resulte irritante para sus compañeros por esa falta de sentimientos y estricto autocontrol. Sin duda, la imagen de Leonard Nimoy como Spock está intrínsecamente relacionada con Star Trek, y no hay persona de las que no sepan nada de Star Trek que no conozca aunque sea de vista a este carismático personaje, más popular incluso que el Capitán Kirk.

Leonard McCoy: "Bones" para los colegas. McCoy ostenta el cargo de oficial médico de la Enterprise. Es un buen compañero, a pesar de su carácter facilmente irascible y en ocasiones borde, aconseja a Kirk antes de que este actúe, además de ser un médico sin igual. Siempre que McCoy esté cerca, no importa lo heridos que estén sus compañeros, pues con toda su parafernalia médica les logra curar. Como nota adicional, decir que su relación con Spock le da cierto toque cómico a la serie, ya que las opiniones de Spock y de McCoy, uno fiel a la lógica y uno igual de fiel a sus propios ideales, chocan constantemente.

Montgomery Scott: sin duda, Scott es mi personaje favorito de la serie, por encima de Spock. También llamado "Scotty" por sus compañeros, este alegre y sonriente personaje es un cachondo mental. Jefe de ingenieros y segundo oficial del Enterprise por detrás de Spock, se ocupa del mantenimiento de la nave. Sus pasiones son claras... Si a Kirk le apasionan las mujeres (y tirarse flores sobre si mismo), a Scott le encanta la mecánica (de ahí que haya llegado a desempeñar tal puesto en la Enterprise), su patria, y el buen whisky escocés. Repito; sin duda, mi personaje favorito.

Sulu: este asiático es el timonel de la nave, y es un experto en la esgrima. Por desgracia, no es que se indage mucho en este personaje más allá de su puesto y de que en alguna que otra situación se ría de los piques entre sus compañeros, lo cual es una lástima ya que potencial como personaje parece tener.

Pavel Chekov: este joven de origen ruso se ocupa de trazar las rutas en los mapas, por ende su labor está totalmente relacionada con la de Sulu, de ahí que se siente al lado de éste en el pueto de mando Enterprise. Chekov fue introducido en la segunda temporada de la serie con la intención de atraer a una audiencia más joven, para que éstos se sintieran identificados con el personaje de algún modo u otro. Lo curioso es que no sólo los jóvenes se sintieron identificados con él, ya que Checov tenía ese "algo" que hacía que los televidentes conectaran rápidamente con él. Es todo un patriota de la madre Rusia.

Uhura: la oficial de comunicaciones es Uhura, un personaje que apenas es desarrollado a lo largo de la serie, hasta el punto de que podemos verla sin ningún problema durante muchos capítulos sin mover el culo de su puesto. Pero aunque sea un personaje cuya profundidad apenas se comenzó a explotar, lo que esta claro es que el ver a una persona de raza negra desempeñando un papel tan importante o, mejor dicho, ese cargo en vez de andar limpiando la Enterprise cual criada era por entonces algo muy raro de ver en la televisión de la época.

Christine Chapel: esta enfermera es la principal ayudante de McCoy, además de ser la jefa de enfermería... Chapel siente una curiosa atracción hacia Spock, quien lógicamente (y nunca mejor dicho) no siente nada hacia ella más que curiosidad por su comportamiento tan humano. No se puede decir lo mismo de Roddenberry, pues en la vida real se casó con él.

Una de las cosas que más me gustan de esta primera serie de Star Trek es la relación de los personajes entre sí a pesar de las diferencias entre ellos en su forma de ser, además de esa personalidad tan clara y característica de cada uno. De esta forma y por ejemplificar, tenemos al ligón del Capitán Kirk, cuyo caracter es, cuanto menos optimista; a Spock, un Vulcaniano que como miembro de su raza y a pesar de ser mitad humano sigue un comportamiento basado estríctamente en la lógica; o al Doctor McCoy, cuyo comportamiento irascible al dejarse llevar por sus sentimientos con cierta facilidad suele chocar bastante con el de Spock, tan lógico y como puede libre de sentimientos propios de los seres humanos. Me encanta como a medida que avanza la serie uno nota cada vez con más claridad como van aumentando los lazos de amistad entre los distintos miembros de la tripulación, pasando de tener una relación más basada en lo laboral a algo más, que no es ni más ni menos que una gran amistad fruto de distintas experiencias a las que son sometidos. Cosa que no es de extrañar, pues los peligros a los que se someten, eso sin contar la de veces que se salvan mutuamente de morir o de un peligro o amenaza inminente, no son pocas...

Los episodios siguen una estructura autoconclusiva, y no fueron emitidos precisamente en el orden previsto. Prueba de ello es la fecha estelar que Kirk menciona en su diario al principo de cada episodio, la cual puede ser una fecha anterior o posterior a la del episodio siguiente, eso si no se trata de una fecha estelar que, en ocasiones, es directamente desconocida. Por ende, dicha individualidad entre episodio y episodio hace que la serie pueda tomar rumbos distintos a cada episodio, siempre claro está, sin salirse de la misión principal de exploración de la tripulación del Enterprise. Pero aunque no sigan una pauta cronológica clara, entre episodio y episodio no hay un salto temporal grande, por ende no nos encontraremos en la tercera temporada episodios enmarcados en la primera, o viceversa, por poner un ejemplo. Algunos personajes que aparecen en la serie vuelven a aparecer en otras temporadas, como por ejemplo el granuja de Mudd, un personaje en mi opinión carismático como él sólo, asi como la raza extraterrestre de los klingons, quienes adoptan el rol de malos recurrentes durante toda la serie, dando lugar a algunos de los episodios más entretenidos de la misma. Otros personajes volverían incluso en las películas, y diciendo esto me refiero claramente a Khan, enemigo a batir de la segunda película de Star Trek, para muchos la mejor de todas las películas relacionadas con esta primera serie.

Volviendo al tema de la multiculturalidad, está claro que Roddenberry era todo un soñador, un optimista que soñaba con un mundo en el que no hubiese diferencias sociales ni conflictos multiculturales, un mundo en el que existiría un avance tanto en lo tecnológico como en lo social, que partiría básicamente de una aceptación mutua del uno al otro a nivel globlal, aceptación que sería llevada más allá de la Tierra, dando lugar a una unificación de alianzas a nivel interplanetario. Ejemplo de lo primero es ver como los subalternos de Kirk son de distintas razas (Uhura, Sulu) o nacionalidades y culturas (Scott, Chekov), y como ejemplo de lo segundo tenemos a Spock, un vulcaniano con una apariencia y costumbres de un planeta ficticio que era aceptado de igual manera entre sus compañeros de a bordo (aunque éste nunca encajara/conectara del todo con el resto), independientemente de su procedencia. Y si hay un capítulo en donde se nos deja claro lo absurdo que puede llegar a ser el enfrentarse a otro ser humano únicamente por la diferencia de piel o rasgos, es el capítulo de la tercera temporada titulado “Que ese sea su último campo de batalla”, en donde se nos presentan a un ser humanoide cuya mitad izquierda es de color negro, y su mitad derecha es de color blanca, y a otro que al contrario que el anterior tiene su lado derecho de color negro y su lado izquierdo blanco. Estos dos personajes aparecen como representantes de dos razas distintas de su planeta, razas enfrentadas sólo por esta diferencia de color, diferencia que a ojos de un humano es algo totalmente estúpido, pero claro, para un extraterrestre también las diferencias raciales entre los humanos son algo igualmente estúpido. Esto último era lo que nos quería transmitir Roddenberry desde un principio, y en este capítulo lo transmitía de la forma más clara posible.

Sin duda, Roddenberry era una persona convencida de que todo ser vivo racional podía entenderse entre sí, dejando de lado temas religiosos para centrarse en temas más racionales, y por ende pretendía decirnos con Star Trek que pacíficamente, dialogando, y dejando de lado lo más bajos instintos humanos, uno puede resolver multitud de cuestiones de forma pacífica, sin importar la procedencia de con quién se dialoga, sea de la Tierra o de otro planeta... El problema (aunque esto ya es más que nada una opinión personal) de este concepto es que en algunos episodios ya la cosa se vuelve un tanto surrealista, pues Roddenberry, con tal de mostrarnos un futuro tan idílico, nos muestra episodios en los que los personajes rara vez se equivocan en sus actos como si fuesen perfectos, en donde a pesar de discutir o de tomar decisiones un tanto cuestionables todo acaba bien, etc... Dicho en pocas palabras, que prácticamente todos los capítulos acaban con el típico final feliz, haciendo que sean bastante previsibles. De hecho, los únicos personajes que mueren en multitud de episodios suelen ser los que acompañan a Kirk, a Spock o a McCoy en las misiones a otro planeta, los que visten uniformes rojos. (De hecho, mucha gente les considera los "masillas" de Star Trek, ya que sus muertes no parecen importarle en demasía a Kirk y al resto de altos cargos de la Enterprise). Con esto último no pretendo decir que ya se podía morir un personaje más relevante, si no que la serie no tenía apenas pesimismo o dramatismo. Como dice un colega mio, es una serie muy "happy".

Ahora que en cuanto a relaciones interculturales de la época, está la libre interpretación de cada uno. Esto lo digo porque tenemos otras razas extraterrestres que pueden ser comparadas con algunas razas que históricamente o en la época en la que se emitió Star Trek estaban enfrentadas a Estados Unidos. Tenemos a razas como los romulanos, raza con una estética bastante parecida a los vulcanianos pero también a los terrícolas, que posee su propio Imperio Romulano al margen de la Federación Unida de Planetas. Pero si hay una raza que sea la principal enemiga de dicha Federación, estos son los klingons. Estéticamente tienen una apariencia que se asemeja por una parte a la de un vietnamita (por entonces la guerra de Vietnam era algo muy en boga), pero por otra parte tenían una piel oscura, no como la de una persona de raza negra, si no más parecida a la de un árabe, raza con la que en la última década, curiosamente mucho tiempo después de la emisión original de esta serie, Estados Unidos ha tenido sus más y sus menos. Comparaciones aparte, los Klingons se nos presentan como una raza guerrera, arrogante y malvada a la par que mezquina, una raza de conquistadores que pretenden extender su orgulloso imperio sin importar las consecuencias. Años después, en las películas, se nos presentaban estéticamente con una apariencia más salvaje, con una estructura craneal con picos (según me han contado, en posteriores series de Star Trek explican que esto fue debido a un virus que azotó a toda la raza klingon, deformándola y dejándola así). Esta apariencia con picos y más salvaje es la más famosa de los klingon, por ende muchas personas tan sólo ven a un antiguo mongol de piel oscura a la hora de ver a un klingon de la serie original. En fin, lo que esta claro es que en cuanto a conflictos de la época, independientemente de lo que nos pretendiese transmitir Roddenberry con esta raza (si es que pretendía transmitir algo aparte de presentárnosolos como la típica raza tiránica con intención de expandir sus fronteras), era que lo mejor que podía hacer Estados Unidos en la época era dejar de lado la paranoia relacionada con la Unión Soviética y una posible e inminente Tercera Guerra Mundial, así como dejar de tachar a todo ciudadano de origen ruso como rojo comunista malvado, y el más claro ejemplo de ello está en la presencia de Chekov, el joven ruso que traza los mapas y rutas de la Enterprise.

Y no puedo dejar de lado el tema de las mujeres, quienes en el primer episodio piloto aparecían con pantalones, pero ya en el segundo episodio piloto aparecían con las minifaldas que tan de moda se estaban poniendo a finales de esa década. Uhura era un personaje que, aparte de ser de raza negra, ostentaba un cargo alto, si, pero al igual que otras mujeres de la tripulación como la ayudante de Bones, desempeñaban trabajos propios de las mujeres de la época. Y si digo trabajos propios de esa época pues son trabajos que no estaban mal vistos para una mujer como telefonista, enfermera, secretaria, etc... Por ende Uhura era la oficial de comunicaciones, no la jefa de ingenieros, por poner un ejemplo. Puede que Roddenberry, como demostró en el episodio piloto con la oficial femenina, pretendiese asignar puestos más "masculinos" a las mujeres en contraposición a lo políticamente correcto de la época, ya que era una serie que estaba ambientada en un futuro que él mismo había concebido, asi que llegados a este punto no me queda otra cosa que pensar que la asignación de puestos a las mujeres fue ya más por imposición de la productora y de la cadena que por decisión personal de Roddenberry.

Si antes decía que Star Trek era una serie adelantada a su época, no sólo era por los ideales sociales que esta introducía, ideales que, vistos hoy en día, no destacan en absoluto (¿ver a una persona de raza negra o asiática trabajando en un puesto de alto rango? ¿A quién sorprendería eso hoy en día, racistas aparte?). Si Star Trek era una serie adelantada a su época lo era también por los objetos que salían en ella, esos gadgets tan futuristas por entonces que con el tiempo se han convertido en algo real y de uso cotidiano. Y no, no estoy hablando del teletransporte (del cual también hablaré unas líneas más adelante), si no de objetos como por ejemplo los ordenadores que usaban en Star Trek. En los años 60 los ordenadores eran enormes, ocupando salas enteras incluso, por no hablar del coste y de la velocidad de los mismos. En Star Trek aparecían como ordenadores de sobremesa de hoy en día, ubicados en lugares en donde en la actualidad se suelen colocar, fuese en la recepción de una sala, al lado del escritorio en la habitación de un miembro de la tripulación, etc... Entre otros objetos reseñables está la tableta o Tablet PC que usaban en la serie, que a pesar de no ser un Tablet PC como el que conocemos hoy en día, podíamos ver como Kirk realizaba anotaciones con un lápiz en la pantalla táctil de dicha tableta. Y no menos importantes que los anteriores son los intercomunicadores inalámbricos con los que se comunicaban, algo que hoy en día vemos a menudo por la calle, y que en Star Trek podíamos ver de forma rutinaria en Uhura, con su intercomunicador con sistema de manos libres comunicándose desde el puesto de mando. Y ya que hablo de sistemas de comunicación, los teléfonos móviles fueron un invento que en Star Trek ya habían aparecido, a su manera. Todo gracias al comunicador con el que se comunicaban día tras día. Un comunicador así, como un teléfono móvil de los que existen hoy en día, por entonces era algo totalmente revolucionario. Es mas, Martin Cooper, inventor del teléfono móvil, admitió que Star Trek le inspiró a la hora de inventarse ese nuevo aparato tan imprescindible en la actualidad. En fin, podría continuar, pero creo que ya ha quedado claro que Star Trek fue toda una precursora en cuanto a tecnologías que más tarde existieron, aunque sirviese de inspiración en ellas.

Lo que me encantaría que se inventara de una vez por todas es un sistema de teletransporte como el que usaban para viajar del interior de la nave a la superficie de un planeta o viceversa... Este "transportador", como fue llamado en la serie, consistía en atrapar a alguien, desmaterializarlo en moléculas y reconstruir dichas moléculas en el lugar en donde quisiera ir a parar. Para localizar a los tripulantes en tierra desde la nave, usaban un sistema de localización similar al actual GPS. Curiosamente, Roddenberry introdujo el concepto del teletransporte por la falta de medios. El coste que generaría el recurrir a cápsulas, lanzaderas o pequeñas naves de transporte era caro, y para no mostrar una secuencia bastante cutre de la nave aterrizando en un planeta, decidió recurrir al teletransporte. Está claro que Roddenberry no era consciente del impacto que supondría este invento, pues el teletransporte es algo que a partir de Star Trek se usó muy a menudo en distintos medios de ciencia ficción, independientemente del presupuesto que tuviesen. ¿Es posible que en un futuro el transportador de Star Trek exista? Yo solo puedo decir que ojalá...

Como ya he dicho, la serie no tenía mucho presupuesto, además de que en la tercera temporada el recorte de dicho presupuesto fue bastante sangrante, llegando incluso a reciclar alguna que otra escena. Mucha gente critica duramente a Star Trek por la apariencia tan propia de seriales de la época, en donde el cartón piedra abunda en los escenarios y los efectos son, vistos a día de hoy, cutres. Eso sin olvidar el diseño de los interiores de la nave, bastante simplones así como los coloridos trajes de la tripulación, los cuales muchos han tachado de simples pijamas. Ya de paso que menciono los trajes, diré que cada color designa un cargo, siendo en esta serie original el dorado para puestos de mando, el azul para personal científico y médico, y el color rojo para el personal relacionado con ingeniería, seguridad y mantenimiento, entre otras cosas.
Star Trek también ha sido criticada por la simpleza de sus escenarios, siendo estos escenarios de cartón piedra, o en ocasiones recurrían a escenarios de otras películas que se estaban filmando al mismo tiempo que la serie, como por ejemplo ese escenario en el que Spock y Kirk viajaban a una ciudad de los años 30, o a ese mundo tan parecido a las calles de la Alemania Nazi, eso sin olvidar los castillos propios de películas ambientadas en la Edad Media, entre otros muchos escenarios. Y una cosa que se critica de forma irrisoria son los monstruos espaciales que aparecen a lo largo de la serie, que aunque estos sean pocos, bien que quedan grabados en la retina del espectador. Son monstruos que por su diseño, realismo y credibilidad bien podrían salir en un capítulo de los Power Rangers o en alguno de los antiguos seriales del Doctor Who. De hecho, uno de las peores escenas de lucha de toda la historia, como así la llaman en youtube, es la de Kirk contra el Gorn, éste último representante de su raza en dicho enfrentamiento.


Pues bien, ante todo lo anterior, yo digo: me encantan esos escenarios de cartón piedra, me encanta esa simpleza de los escenarios y de vestuario, ¿pues quién dice que en el futuro no seamos más simples no sólo arquitectónicamente si no también vistiendo? Aparte de que igual las series con las que ahora nos flipamos por sus efectos en unos años quizás envejezcan peor de lo que lo ha hecho Star Trek. Continúo diciendo que me encantan los diseños de los monstruos, tan cutres todos ellos, me encantan los efectos, tan de la época y tan cutres comparándolos a los que hay hoy en día (remasterizaciones aparte). Porque todo estos detalles tan superficiales, en conjunto, reflejan una cosa bien clara, y esto es la esencia de aquellos seriales de los años 60, en donde el espacio era algo misterioso y desconocido, y los productos de ciencia ficción en pantalla raramente se salían de la típica invasión o ataque extraterrestre. Star Trek era de estas series que, a pesar de sus defectos técnicos (defectos que no lo son tal, pues en su día no eran considerados algo cutre y, por ende, no es algo cutre), ofrecía unas premisas revolucionarias. Sírvase de ejemplo la de cosas que nos presentaba, tan futuristas vistas en aquella década, que a los pocos años ya empezaban a tomar forma, tanto en la realidad como en los productos de ficción, que incorporaban conceptos tomados de Star Trek (sírvase de ejemplo lo del teletransporte).

Y que decir de la banda sonora de la serie, con esos temas clásicos tan propios de la época para cada situación, con melodías pausadas para momentos en donde predominaban los sentimientos, temas acelerados para las peleas, etc... A destacar el mítico tema de apertura (en el que vemos al Enterprise surcando el espacio) y de cierre (con escenas de escenarios y personajes tan normales como extraños) que desde el principio nos invita a aventurarnos hacia un espacio tan misterioso como impresionante.


En fin, ya para ir terminando sobra decir que Star Trek ha sido una fuerte influencia en la ciencia ficción. Fue, como otras películas de finales de los 60, de esas joyas de la ciencia ficción que a pesar de pecar en algunos capítulos (los primeros episodios de la primera temporada y la tercera temporada casi en su totalidad se me hicieron aburridísimos, lentísimos y soporíferos) al fin y al cabo nos demuestran que se puede hacer buena ciencia ficción sin recurrir en exceso a explosiones, monstruitos alienígenas o batallas espaciales. De ahí que no me guste que se la compare con Star Wars, de hecho aún no logro comprender del todo el porqué estas dos franquicias de éxito son comparadas entre sí, cuando se tratan de productos bien distintos. Star Trek es ciencia ficción pura y dura, Star Wars es simplemente una historia de fantasía ambientada en el espacio. Ambas tienen puntos en común, como el tema de la influencia en la cultura popular, secuelas, subproductos y merchandising, aunque en esto último Star Wars rompe el record tras Hello Kitty porque la de productos que se han hecho acerca de Star Wars llegan casi al límite... Amén de referencias, tanto en la vida real como en la ficción. Un ejemplo bien claro en la realidad es el nombre que le dio la Nasa a su lanzadera espacial Enterprise, una clara referencia a la USS Enterprise del Capitán Kirk. Según he leido, la lanzadera, que en un principio se iba a llamar "Constitución" fue finalmente bautizada con el nombre de Enterprise debido a que la Casa Blanca recibió unas 400.000 cartas de estadounidenses que querían que se llamara así. Y por citar tan sólo un ejemplo de referencia a Star Trek en la ficción mencionaré aquel gran capítulo de Futurama, o un personaje de la misma serie que está basado directamente en el Capitán Kirk. Si, estoy hablando de Zapp Brannigan, una parodia espacial del Capitán Kirk. Una parodia espacial como bien podría ser considerada en Tierra el personaje de Sheldon de Big Bang Theory, el cual parodia claramente a Spock (de hecho, el personaje de Sheldon Cooper es todo un trekkie).

Resumiendo, me ha encantado esta serie original de Star Trek. Me ha encantado esa relación entre los personajes, independientemente de que sean viejos o jóvenes, me ha encantado esa esencia de los años 60 y ese aire tan inocente, optimista y lleno de felicidad de cara al futuro que pretende transmitir, al igual que esos efectos especiales tan propios de la época, así como los escenarios de cartón piedra... Me ha encantado el Gorn, me han encantado las personalidades tan distintas entre los altos cargos de la Enterprise y a la vez tan unidos entre sí, sea en temas laborales o personales... En definitiva, y repito lo que dije al principo, no soy en absoluto un fan de Star Trek ni mucho menos un "trekkie" o entendido del Universo Star Trek por mucho que me haya encantado, lo que si tengo claro es que esta serie me ha gustado tanto hasta el punto de ponerla en un altar junto a otros productos míticos de la ciencia ficción televisiva, y de la ciencia ficción en general...

4 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Yo tampoco sé en qué episodio pasaba esto o aquello o cómo se llama tal personaje o nave, pero la serie es, citando a Spok, "fascinante". De todas las que he visto en los últimos años, es con diferencia la que he disfrutado con más ilusión. "Star Trek" es un viaje de descubrimiento que, por su sencillez, retrotrae a la infancia, sin dejar por ello de plantear temas más serios para el público adulto. Sencillamente fabulosa.

Roy D. Mustang dijo...

@El Tipo de la Brocha: totalmente de acuerdo con Ud., no podías haberlo expresado mejor.

Anónimo dijo...

ola me yamo jose me gustaria verla serie me facina algunas peliculas y series de ciencia ficcion
comentario personal vi por rprimera ves la seria los 10 o12 años con la nueva generacion algunos capitulos de la se rie original qe puedo de sir la 2009 me facino pero meguataria verla coom pletala serie original pero no la puedo en con tra me pudes ayudar aver don de la des cargo mi mail es choche_luis_21@hotmail.com gracias

Anónimo dijo...

Sólo por los elementos que Futurama cogió/parodió de Star Trek se podrían hacer varios artículos.

Lo de que los capítulos tuvieran final feliz no extraña demasiado teniendo en cuenta la época.

En la web de cracked.com hay un artículo entero basado en lo inviable que sería la teleportación de Star Trek, muy recomendable para los que sepan inglés.